Política migratoria y economía

Aunque en ningún hecho social sucede sin la concurrencia de múltiples factores, la inmigración es fundamentalmente un fenómeno de causas económicas. Teniendo en cuenta esto y en continuidad con otros mensajes incluidos en este blog acerca de los diversos modelos de política migratoria, a continuación se reproduce parcialmente un artículo de Joaquín Estefanía publicado en el diario “El País”, en donde se incide sobre este mismo tema y sus efectos en la economía de los países receptores de inmigración: 

Otra vuelta de tuerca: la emigración elegida. Los viajes de ida sin vueltaEl País – DOMINGO – 14-05-2006

Las limitaciones crecientes a la entrada de inmigrantes también tienen que ver con sus nuevas características: cada vez con mayor frecuencia, las poblaciones se van de sus países de origen sin intención de volver; el trabajo ya no se concibe como una posibilidad de mejorar la vida de los familiares que se quedan en el país de origen, sino como un medio para intentar cambiar de vida y echar raíces en el país de destino. El viaje es sólo de ida, y el objetivo es el reagrupamiento familiar y el permiso indefinido de residencia en donde se les acoge.

Tan importante como la política de inmigración es la de integración -sería mejor decir “de acceso a la ciudadanía”- en los países de acogida. Para ello es básica la evolución del mercado laboral. Los datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2006 en España son inquietantes: a pesar de que nuestro país crece a una tasa interanual del 3,5% (más que los países de nuestro entorno), el paro repuntó porque ese crecimiento no es suficiente para dar trabajo a todos los que lo buscan. En ese periodo entraron en el mercado laboral 180.000 personas más, mientras que sólo se crearon 85.900 empleos. Es decir, la economía española crea empleo, pero es incapaz de absorber toda la nueva mano de obra. Las perspectivas para la economía española en 2007, tanto de la Comisión Europea como del Fondo Monetario Internacional, indican que el próximo ejercicio el PIB crecerá menos. ¿Qué ocurrirá entonces?

La multinacional del trabajo temporal Manpower acaba de publicar su último índice laboral, elaborado por el catedrático de Economía Aplicada Joan Oliver. Muchos de sus datos son sugerentes: la mitad de los cuatro millones de empleos generados por la economía española desde 2002 han sido ocupados por inmigrantes. Para explicar la dependencia de la población inmigrante, Oliver declaró: “Sería inimaginable sacar del mercado laboral a más de dos millones de trabajadores y eliminar a cuatro millones de consumidores”. Estas cifras son una media desde 2002, pero el proceso se ha ido intensificando: la población inmigrante de entre 16 y 64 años era en 1992 el 1,9% del total; en 2000, el 4,2%; en 2002, el 6,9%, y el 11,6% en 2005.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

ME INTERESARIA CONOCER MAS SOBRE EL TEMA YA QUE ES DE MUCHO INTERES PARA MI .Y SOBRE TODO NECESITO DE ESTA INFORMACION PARA REALIZAR UN PROYECTO DE INVESTIGACION ACADEMICO.

Atentamente,

Srta. Mónica Alverca

saludos por favor ayudarme con la consulta sobre ¿cómo la aplicación de políticas migratorias comunes ha afectado a los migrantes que desean viajar a españa?

HOY EN DIA HAY CRISIS EN TODOS LADOS ASI QUE YO LE RECOMIENDO ALA GENTE QUE NO SALGA DE SUS PAISES Y ABANDONE ASUS FAMILIAS EL QUE BUSCA ENCUENTRA ASI QUE NOSE DESEPSIONEN DE ALGUNA OOTRA FORMA PODEMOS HACER DINERO YASEA PONIENDOSE ABENDER COMIDA AFUERA DE SUS CASAS AGAN ALGO EXFUERCENSE POR EYO NADIE BA ARESOLBERLES LA VIDA ASI QUE MANOS ALAOBRA ALGO SE DEBE DE HACER

(requerido)

(requerido)


*