Migraciones y memoria histórica

En ocasiones, más vale una imagen que mil palabras. El pie de foto reza así: “Imagen de los tripulantes de La Elvira a su llegada al Puerto de Garupano, Venezuela, en mayo de 1949″.
 

Unos van y otros vienen. ¡Las vueltas que da la vida!

Los españoles también fuimos inmigrantes. Es más, también fuimos inmigrantes ilegales. En busca de un futuro mejor. España ha cambiado tanto, que hoy nos cuesta reconocernos en la mirada de esos otros, los que hoy vienen a nuestro país con idéntico propósito, con la misma historia a cuestas que, hace apenas unos años, portaron consigo millones de hombre y mujeres españoles. En torno al 50% de españoles emigraron de manera ilegal, y regularizaron su situación una vez en el país de destino. Con el tiempo progresaron y la sociedad que les vio llegar como trabajadores acabó por reconocerles como ciudadanos.

Lectura recomendada: VV.AA.: De la España que emigra a la España que acoge, Fundación Largo Caballero y Obra Social Caja Duero, Madrid, 2005, 660 págs.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay paises pobres, sino empobrecidos. La ambición capitalista con las multinacionales ha terminado con la riqueza de los paises del tercer mundo, que fianancian gobernantes corruptos haciéndoles primeros accionistas de las multinacionales a cambio de malvenderles las materias primas del país.Si recordamos, muchos españoles emigraron a Argentina, México, Venezuela…, en busca de un futuro para sus hijos. Hoy es a la inversa.

Cada vez la riqueza está peor repartida. No sabemos qué nos deparará el futuro a los españoles. Muchas de nuestras empresas se están yendo a países del Este porque la mano de obra es más barata.

El capital se mueve en clave de beneficios de poder y dinero. No entiende de derechos humanos. Y, es el Capital el que termina controlando el poder político.

No podemos entrar en una lucha entre personas que viven de su trabajo. Los inmigrantes no son responsables de su pobreza, son víctimas. Tenemos que solidarizarnos y juntos luchar contra la explotación.

Recientemente asistí en Badajoz a la inauguración de la exposición ‘De la España que emigra a la España que acoge’. De los documentos que se pueden ver en la exposición, entre otros muchos, me llamó la atención un recorte de periódico de 1949 con una foto de emigrantes canarios a bordo de un barco, cuyo titular decía: «Apresados en Venezuela 75 inmigrantes ilegales canarios». El mismo que aparece en este blog.

Con dicho titular me vinieron a la cabeza ideas que seguro que a ti que esta leyendo este artículo, también te están surgiendo. A buen entendedor con pocas palabras bastan.

En definitiva creo que la conclusión esta cayendo por su peso como fruta madura. Hemos sido país que ha tenido que emigrar; y somos ahora país de acogida de inmigrantes. El tiempo ha hecho que los protagonistas hayan cambiado pero el fenómeno de las migraciones y las realidades que lo sustentan permanecen: la tiranía de gobiernos corruptos, la persecución por razones ideológicas y sobre todo la pobreza. Son las causas que nos llevaron a emigrar y son las causas que nos hace ser población receptora de inmigrantes.

Por lo tanto, por favor, no hagamos demagogia de la inmigración, como con nosotros la hicieron en décadas pasadas, cuando lo único que se buscaba era lo que nuestra región, en aquellos tiempos no podía darnos, un futuro mejor.

Cuando oigo comentarios más o menos despectivos, por no decir palabras mayores como xenófobos o racistas, sobre los inmigrantes, en el bar, en la tienda, en la calle, hay un algo en mi interior que se revuelve, un sentimiento de vergüenza ajena, de decir y alguna vez lo he hecho con cierta rabia: «disculpa, tú tienes a alguien en tu familia que ha sido inmigrante en otra región o país, yo sí y a mi no me gustaría que hablaran así de ella». Qué pronto olvidamos y sobre todo cuando estamos en el lado de los ‘ricos’.

gracias por su amable atencion, quiero aprovechar de informarle que mi apellido rosales es de un desendiente de españa mi bisabuelo , se llamaba antonio rosales me gustaria tener mas informacion de su prosedencia.

gracias

jose rosales

Los humanos -sino todos un mayoría- odiamos recordar nuestras miserias pretéritas. Miramos hacia el futuro, y es loable mirar. Olvidamos con suma facilidad a los que están en peores condiciones que nosotros, los que hemos tenido la "suerte" de venir a nacer en un país rico. Prospera la sociedad, prosperamos con ella, y vamos dejando atrás nuestras miserias.

No queremos oír ni hablar de los muertos en el mar por la emigración desesperada.

La tierra no es ningún paraíso ni lo será mientras haya seres humanos y seres vivos que sufran injusticias, enfermedades, miserias… . Mientras haya un solo ser con vida que no esté feliz en su lugar de nacimento y quiera emigrar para poder comer una comida llevando un vida digna.

La Tierra en un enorme barco al que le entra agua en sus bodegas. Este agua llegará a los camarotes de los ricos en 1ª Clase, desde la sala de máquinas ya paralizada llegará el agua. El barco se está hundiendo.

Atte.

Koldo.

(requerido)

(requerido)


*