Archivo de febrero, 2007

Migraciones y pluralismo religioso en las escuelas

En España se ha ido configurando un sistema educativo dual, público y privado, siendo éste último básicamente confesional católico. El anclaje jurídico para este sistema educativo privado-católico ha sido el art. 27 de la Constitución de 1978 (y en conexión con el art. 16). Por su parte, el destacado papel otorgado a la educación católica en el marco de la escuela pública se ha hecho al amparo de un marco normativo extraconstitucional: casi en paralelo con la elaboración de la Constitución Española se pactaron unos acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede por los cuales se garantizaba la enseñanza confesional de la religión católica en los centros públicos. Es bastante posible que que en el momento de la firma de dichos acuerdos, éstos constituyeran una salida airosa para superar un conflicto que había lastrado anteriores experiencias democráticas en España, pero hoy en día tales acuerdos plantea problemas nada sencillos de solucionar.

Por un lado, el país ha experimentado en las últimas décadas un importante proceso de secularización, de modo que el agnosticismo y el ateísmo práctico son opciones en crecimiento para una parte importantísima de la población. Además, otro fenómeno creciente es el de la multitud de cristianos que no se sienten identificados con ninguna iglesia. Y, por otro lado, nuestra sociedad va recibiendo la incorporación cada vez mayor de inmigrantes que reivindican la enseñanza en la escuela de otras religiones, entre ellas la religión islámica.

En este terreno progresivamente plural y multiconfesional, donde la religión católica se presenta como una opción más no sólo frente a concepciones agnósticas y ateas, sino también frente a otras confesiones cristianas y otras religiones monoteístas, ¿cuál es el camino que debe elegirse en el sistema educativo? Existen al menos dos posibilidades: a) promocionar la enseñanza no confesional del hecho religioso, en sus distintas manifestaciones y versiones; b) abrir el ámbito educativo a las distintas confesiones religiosas.

Pero dado que la opción a) no es elegible en exclusiva porque están vigentes los mencionados acuerdos con la Santa Sede, parece que estamos abocados a la opción b), con lo que aumentaría el Babel en las escuelas y se renunciaría a dar unas bases comunes, por mínima que sea, para la convivencia. Entre las posibilidades abiertas, el único camino inconstitucional sería el de marcar discriminaciones, que sería el caso, por ejemplo, de que se facilitase la enseñanza de la confesión católica en la escuelas, pero no de otras religiones. Pues, ¿con qué legitimidad se puede permitir la enseñanza de una determinada confesión religiosa en las escuelas y negar ese mismo derecho al resto de las confesiones que lo soliciten? Y en caso de que se acepte extender este derecho a todas las confesiones, ¿quién seleccionaría, contrataría y despediría a los profesores encargados de impartir dicha asignatura?, ¿las propias comunidades religiosas como se hace en el caso de los profesores católicos?

¿No sería más deseable que la escuela, como el conjunto de la vida social, se asentase sobre valores comunes como, por ejemplo, los principios básicos del Estado democrático y los derechos humanos, y no sobre valores religiosos particulares, aunque sean los de la mayoría? Hoy, en una España cada vez más plural en términos culturales, religiosos e ideológicos, es sumamente importante educar para la convivencia. Educar en los derechos humanos es educar en valores prosociales, imprescindibles en una sociedad de ciudadanos libres, conscientes y responsables.

- – - – - -

 Para completar lo expuesto aquí con una perspectiva teórica diferente, aunque no necesariamente enfrentada, véanse algunos argumentos filosóficos contra la enseñanza de la religión en las escuelas.

Etiquetas:
Categorias: General

La creciente importancia de las remesas de los inmigrantes

Las migraciones poseen una indudable significación económica, no sólo para quienes personalmente emprenden la aventura de emigrar, sino también para sus familiares y  para los países de donde parten (y, por supuesto, también para los países en donde instalan sus nuevas residencias). En este sentido, las remesas que los emigrantes envían a sus países de procedencia conforman un capítulo especial en el cuadro general de la economía de muchos Estados. Sin embargo, y pese a lo mucho que se habla de ellas, no resulta tan sencillo definir qué se entiende por remesas, por más que para el lenguaje coloquial sea simplemente el dinero que los emigrantes envían a su país de origen (siempre que no sea a cambio de algo tangible).

Otra cuestión diferente es si las remesas representan un factor relevante en la distribución global de la riqueza o no, pero lo cierto es que son muchos los países del Tercer Mundo que reciben cuantiosas remesas de sus emigrantes. En este terreno la palma se la lleva, sin duda, América Latina, que recibe una importante suma de millones: unos 45.660 millones de euros (60.000 millones de dólares) en 2006. Con todo, y según datos del Banco Mundial, tales remesas no han impulsado tanto como se podía pensar el producto interior bruto (PIB) de los respectivos países. Esta cifra es prácticamente equiparable al total de la inversión extranjera directa en el área. Pese a ello, este flujo de remesas entre 1991 y 2005 sólo ha contribuido a acelerar su PIB en un 0,25%. Además el impacto de las remesas sólo ha reducido la pobreza en tres puntos porcentuales. Es decir, la pobreza afectaría al 28% de la población en lugar del 25% actual. Otro tópico con el que acaba el Banco Mundial es que los que más remesas reciben no son los más pobres, sino las clases medias, porque son una gran parte de los que emigran.

Resulta también interesante analizar las remesas que los inmigrantes residentes en España envían a sus países. Pese a su creciente importancia, no debemos olvidar que no fue hasta diciembre de 2004 cuando por primera vez las remesas enviadas al extranjero superaron por primera vez a las enviadas por los emigrantes españoles.

Recientemente la Comisión Europea ha publicado un informe dónde revela que España es el primer emisor de remesas desde la Unión hacia terceros países. Este informe cifra en 8.986 millones de euros las remesas emitidas en 2004 desde los países miembros hacia los países no miembros. De esta cantidad, España es el principal emisor con casi el 40%, o bien 3.258,3 millones. Para hacerse una idea de los que estas remesas implican, y fijándonos tan sólo en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Madrid, el millón de inmigrantes con residencia en dicha región enviaron 1.523 millones de euros a sus países durante el año 2006, algo más de cuatro millones de euros al día.

Un 70% de los extranjeros destinó parte de su sueldo (una media del 24,1%) a ello. Según datos obtenidos a partir de 848 entrevistas en toda la Comunidad de Madrid a extranjeros mayores de 18 años y con más de uno de residencia, el 75% de los envíos de dinero se destina a Latinoamérica. Sus ciudadanos son los más ahorradores, ya que representan un 60% del total de inmigrantes.

Etiquetas:
Categorias: General

Sobre el proyecto legislativo para extender la nacionalidad a los nietos de emigrantes españoles

El Consejo de Ministros del día 9 de febrero de 2007 aprobó el proyecto legislativo para modificar varios artículos del Código Civil, con lo que se extiende a los nietos de emigrantes españoles nacidos en el extranjero la posibilidad de adquirir la nacionalidad española. Las modificaciones del Código Civil han sido incluidas en el anteproyecto de Ley de Adopción Internacional. Juan Fernando López Aguilar, aseguró en su última comparecencia como ministro de Justicia en la rueda de prensa posterior al Consejo que, aunque no se puede cifrar el número de personas que pueden acogerse a la medida, serán muchos «los esperanzados en poder recuperar este vínculo» con España, de los cuales la mayoría lo harán en régimen de doble nacionalidad.


La iniciativa responde al cumplimiento de un mandato del Parlamento que recogía la Ley de 16 de diciembre de 2006 denominada Estatuto de los Derechos de los españoles en el extranjero. A juicio de López Aguilar, este Estatuto supone «un indicador de la calidad y consistencia del patriotismo constitucional» que supone velar por los derechos de los ciudadanos «estén o no en España».


El Código Civil vigente al día de hoy exige que, para optar a la nacionalidad española, el padre o la madre de quien la solicite debe ser originariamente español y, además, que haya nacido en España. Así, hasta la fecha los nietos de emigrantes españoles cuyos padres no habían nacido en España no podían acceder a la nacionalidad.

 

Sobre este mismo tema, puede encontrarse información más detallada en la página web del grupo “Hijos y Nietos de Españoles”:
http://groups.msn.com/nietosporlaciudadania

 

NOTA IMPORTANTE: Este ‘blog’ es fundamentalmente un foro de debate, un lugar donde poder discutir e intercambiar opiniones sobre cuestiones relacionadas con la inmigración. NO ES UNA CONSULTORÍA, NI UNA ASESORÍA JURÍDICA, NI UNA AGENCIA DE TRABAJO.  Por esta razón, los comentarios que no sean de opinión y se limiten a solicitar información serán eliminados. Para resolver dudas concretas, y sin salir de internet, quizás puedan resultar de utilidad las siguientes direcciones: www.extranjeros.es; www.en.migrar.org

Etiquetas:
Categorias: General

Migraciones y ciudadanía: una cuestión de justicia

Es frecuente que uno sea tachado de ingenuo cuando plantea públicamente problemas relativos a la justicia social. En el opulento mundo occidental suele verse incluso como una cuestión de mal gusto. En este mismo mundo, cada vez más determinado por las migraciones, fenómeno que está alterando profundamente su estructura y composición interna, la cuestión del acceso a la ciudadanía se ha convertido hoy en el principal problema de la justicia. La ciudadanía establece el límite de quienes son acreedores de ella frente a quienes son a lo sumo sólo objetos de la caridad. La ciudadanía replantea también la legitimidad del marco de los Estados y de la definición arbitraria de que todo aquello que hay más allá de sus fronteras es ajeno a sus incumbencias.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: General

Migración y mestizaje: aumenta el número de matrimonios mixtos en España

Durante el año pasado (2006) se han celebrado en España 22.294 matrimonios entre un español y un cónyuge extranjero, de acuerdo con el Instituto de Política Familiar (IPF). Esto supone el 14.2% de los matrimonios en España, una tendencia al alza, puesto que en el año 2002 sólo se producían la mitad de uniones mixtas, el 8.5% del total. Se sigue percibiendo una mayor proporción de hombres extranjeros, mayoritariamente latinos, casados con mujeres españolas (un 61 %).

 

En los últimos diez años España ha dado ciertamente un gran salto hacia la configuración de una sociedad mestiza, y no sólo por el número de matrimonios mixos. También se nota la misma tendencia en los recién nacidos: el 17,6% de los nacidos en 2005, el último año con los datos cerrados del Instituto Nacional de Estadística, tiene al menos uno de los progenitores extranjero. El porcentaje se ha multiplicado por cuatro desde 1996, y en seis comunidades autónomas —Baleares, Cataluña, Madrid, Murcia, La Rioja y Comunidad Valenciana— los recién nacidos con al menos un progenitor extranjero suponen más del 20%. Más representativo del grado de mestizaje es el siguiente dato: si bien el 17,6% de los nacidos en España en 2005 tiene al menos uno de los progenitores extranjero, el 11,51% tiene fue de parejas mixtas, es decir, tiene un progenitor español y otro extranjero. En 1996 este mismo dato era tan sólo del 1,81%.

 

El aumento de los matrimonios mixtos –como muestra representativa del nivel de relaciones entre españoles e inmigrantes– es, sin duda, un indicio de la inclusividad de la sociedad receptora y, en definitiva, del grado de integración social. Poco a poco la frontera entre los inmigrantes y los españoles se va agrietando. Lo importante es que el extranjero está dejando de ser un extraño, una persona discordante con el paisaje de las calles, un hombre o una mujer de un color, de un atuendo o de un peinado exótico.

 

Queda, no obstante, mucho que hacer a todos los niveles: en las escuelas, en el trabajo, en la vida de los barrios, a nivel local, en las asociaciones civiles, en los partidos políticos, etc.  Todo ello es necesario para evitar una sociedad dual con realidades segregadas en función de la procedencia de las personas. Aunque resulta preciso actuar en todos esos niveles, el ámbito escolar es en donde la acción resulta más necesaria y urgente: la escuela representa el espacio más natural donde aprender a valorar y a consolidar el mestizaje y evitar que ello degenere en un futuro con efectos desintegradores.

Etiquetas:
Categorias: General