Patentes Históricas: La grapadora

Vamos a revisar un objeto que va perdiendo importancia a medida que el papel va desapareciendo de nuestras mesas: la grapadora. Parece haber acuerdo en que la primera grapadora se fabricó en Francia en tiempos de Luis XV, en el siglo XVIII. En el siglo XIX aumentó considerablemente el volumen de documentación en papel que se manejaba y surgió la necesidad de un sistema más eficiente de sujeción de pilas de papeles. Entre las primeras grapadoras se pueden citar la patentada por George McGill en 1866 (US56587). En 1879 el mismo inventor patentó el primer antecedente de la grapadora moderna (US 212316). Según se puede observar, el mecanismo es muy sencillo: en un cargador se introducen las grapas que son empujadas mediante una guillotina, atravesando el papel y chocando contra una base metálica que posee dos fisuras que guían los extremos de la grapa juntándolos.

Patente US 212316

En España son muy populares las grapadoras de la marca “el casco”®, en concreto los modelos denominados M-1 y M-5. Se comenzaron a fabricar en 1935 por la empresa “Manufacturas el casco” de Éibar que se dedicaba a la fabricación de armas, especialmente revólveres y aplicó sus conocimientos sobre el trabajo del metal con precisión a la fabricación de accesorios de oficina. Esta grapadora está fabricada en acero, incluyendo el proceso de fabricación el escariado, fresado, rectificación, torneado, pulido a mano y finalmente baño de cobre, níquel y cromo. Se considera uno de los iconos del diseño español y un ejemplo de lo que es una fabricación de calidad.

Grapadora de “el casco”

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*