El éxito empresarial y la Propiedad Industrial: el caso de DESIGUAL

Continuando con la serie que anunciamos la semana pasada presentamos ahora el caso de Desigual, empresa española que también ha creído en sus innovaciones y en su protección a través de la Propiedad Industrial, alcanzando un éxito por todos reconocido.

Supone otro ejemplo de empresa española obtenido del último libro de casos de éxito “La propiedad Industrial y su influencia en el éxito empresarial” publicado por la Oficina Española de Patentes y Marcas.

DESIGUAL: El sueño de vestir a las personas de una manera diferente convertido en realidad

En 1984 Thomas Meyer imaginó un futuro en el que las personas pudieran vestirse de un modo diferente, con prendas que inspiraran emociones positivas y que estuvieran al alcance de todos, y convirtió esa idea en la esencia de Desigual.  Diseños diferentes y optimistas, inspirados en Barcelona, en el Mediterráneo, el sol, la luz y las ganas de vivir, creados para vestir personas, no cuerpos. Un universo de patchwork, texturas, motivos gráficos y handcraft plasmado en un modelo de negocio  basado en sus diseños, sus valores y en su capacidad de estar presentes en múltiples geografías a través de múltiples canales y con gran diversidad de categorías de productos.

Les caracteriza el “fun&profit”: Desigual se ha construido sobre la idea de que goce y negocio no sólo son compatibles y complementarios; también son necesarios. Así, el equipo se forma a partir del trabajo diario, del aprendizaje conjunto y de las emociones compartidas.

Tienen ocho categorías de producto: Woman, Man, Kids, Accesories, Shoes, Living, Sport y Beauty, que venden a través de 13 canales de distribución diferentes: retail, multimarca, department stores y digital, garantizando siempre una experiencia Desigual a sus clientes. Es por ello que, además de prendas, también ofrecen emociones, y con este objetivo se movilizan para que estar en contacto con ellos sea siempre apasionante y diferente, ya sea a través de novedosas campañas de marketing, desfiles en la New York Fashion Week, presencia en redes sociales, programas de fidelización o cualquier oportunidad que permita celebrar la autenticidad de todos los que les siguen. Su actividad es una búsqueda constante para sorprender, estimular, emocionar y compartir su universo. Con esta mentalidad trabajan los más de 4.600 empleados en todo el mundo procedentes de más de 100 nacionalidades distintas.

Las oficinas centrales se encuentran en Barcelona, frente al mar. Además cuentan con 2 centros logísticos situados cerca de las oficinas, fundamentales para que las prendas lleguen a los casi 100 países en los que están presentes. En 2016 vendieron casi 30 millones de prendas y facturaron 861 millones de euros.

LA PROTECCIÓN MEDIANTE PROPIEDAD INDUSTRIAL

Desigual protege y defiende sus marcas, entre ellas la marca insignia “Desigual”. Su ADN es clave para su negocio. Y su identidad es mucho más que el logo, también son sus diseños, reconocidos y reconocibles por sus clientes.

Sus Marcas

La protección de las marcas de Desigual se inicia en 1986 cuando se protegió por primera vez la marca “Desigual” y el slogan “no es lo mismo”, ambos ejemplificaban a la perfección ese universo diferente que les caracteriza.

Continuó la protección de la famosa marca de los robots de Desigual que no dejó indiferente a nadie. “Atypical no es lo mismo” es su filosofía para la vida. Cada nueva colección de ropa Desigual viene inspirada en un slogan que año tras año va labrando la historia de Desigual y que es registrado como marca de la Unión Europea: magic stories, happy, smile is better, Wow, hand made, me&you, dream, rainbow, sex, fun & love, all together, la vida es chula!, Global traveller, Extraordinary,… Actualmente el Grupo Desigual tiene protegidas más de 450 marcas en más de 160 países.

Sus Diseños

Como apuntábamos, tan importante como las marcas son sus prendas de vestir y colecciones de moda,  que destacan por su originalidad, colorido, patrones, tejidos novedosos, patchworks, etc. Patchwork es la técnica que les caracteriza. Superponen texturas, colores, telas y grafismos. Combinan estampados, bordados y aplicaciones. Patchwork es también una actitud: siempre es mejor sumar que restar. La originalidad de los diseños Desigual ha comportado que sean considerados como obras artísticas protegidas por derechos de propiedad intelectual. Reconocimiento que han conseguido en numerosas sentencias judiciales, sobre todo de los tribunales franceses, pero también en los españoles, italianos y holandeses. Igualmente, el carácter singular de cada una de las prendas, accesorios y en general de todos los productos Desigual ha comportado que se protejan como diseños industriales ante la OEPM, pasando a registrar una media de unos 3.000 productos Desigual al año en diseños industriales durante las dos temporadas existentes en el mundo de la moda, esto es, Primavera Verano y Otoño Invierno.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*