La OEPM publica una nueva instrucción sobre dispensa o devolución de las tasas del IET o del Examen Sustantivo en determinados supuestos


El artículo 36.5 de la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes establece que “No serán objeto del informe sobre el estado de la técnica ni de la opinión escrita las solicitudes cuyo informe de búsqueda internacional haya sido realizado por la Oficina Española de Patentes y Marcas en su calidad de Administración encargada de la búsqueda internacional”.

Asimismo, el artículo 183 de la citada ley regula, por un lado, las condiciones de reembolso de la tasa del informe sobre el estado de la técnica (IET) cuando éste pudiera basarse total o parcialmente en un informe de búsqueda internacional (IBI)  anterior y, por otro, las condiciones de reembolso de la tasa de examen sustantivo cuando éste pudiera basarse total o parcialmente en un examen preliminar internacional (EPI) anterior. En ambos supuestos se prevé que el porcentaje de reembolso se determinará en función del alcance del informe, esto es, de la mayor o menor utilización que se hubiera hecho de la información proporcionada por el IBI o el EPI previos.

Por su parte, el apartado 3 del artículo 45 del Reglamento para la ejecución de la Ley de Patentes dispone que, para solicitudes divisionales, si ya se hubiera pagado la tasa para la realización del informe sobre el estado de la técnica (IET) para la correspondiente solicitud inicial,  el solicitante no tendrá que pagar la tasa del IET para la solicitud divisional si la materia de esta ya hubiera sido objeto de búsqueda con la solicitud inicial.

A todo esto hay que añadir que la Regla 16.3 del Reglamento del  PCT (Tratado de Cooperación en materia de Patentes) prevé el reembolso de la tasa de búsqueda cuando la Administración encargada de la búsqueda internacional tenga en cuenta los resultados de una búsqueda anterior al realizar la búsqueda internacional. Los porcentajes de reembolso de la tasa de búsqueda internacional, así como los casos en los que se puede devolver la tasa de examen preliminar internacional están previstas en el Acuerdo con la Oficina Internacional de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) en relación con el funcionamiento de la OEPM como Administración Internacional de Búsqueda y de Examen Preliminar Internacional en el marco del PCT Patentes.

Todas las disposiciones anteriores tienen en común que si la OEPM, al realizar una búsqueda o un examen sustantivo dentro del procedimiento internacional PCT o del procedimiento nacional de concesión, tanto de patente como de modelo de utilidad, se puede beneficiar de un trabajo realizado anteriormente, esta reducción del esfuerzo al realizar las diferentes tareas debe reflejarse en el reembolso de las respectivas tasas en los supuestos legalmente previstos.

Es importante destacar que, en todo caso, se trata del reembolso de una tasa, previamente abonada a la OEPM y dicho reembolso se efectuará previa petición del interesado. A este respecto, hay que tener en cuenta que el plazo para solicitar la devolución prescribe a los cuatro años tal como dispone el artículo 66 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

La nueva Instrucción dictada por el Director de la OEPM, que se aplicará a aquellas solicitudes de devolución de ingresos que se presenten a partir del 1 de marzo de 2019,  da  adecuado cumplimiento a las disposiciones anteriormente descritas y determina el reembolso aplicable a cada caso, lo que traerá como consecuencia importantes ventajas para los solicitantes.

Así, los solicitantes que presenten una solicitud PCT con prioridad nacional en la Oficina receptora de la OEPM, verán sensiblemente simplificados los procedimientos administrativos (Devolución y Subvenciones), ya que la mera solicitud de devolución de la tasa de búsqueda internacional podrá suponer el reembolso del 100% del importe de la tasa, cuando se cumplan las condiciones que establece la propia Instrucción, sin necesidad de tener que recurrir al procedimiento de subvenciones para conseguir al final dicha reducción completa. Dicha simplificación supondrá un beneficio considerable para los solicitantes, de tal manera que el coste por presentar una solicitud PCT en la OEPM reivindicando una prioridad nacional se verá reducido sensiblemente en un tiempo breve, lo que supondrá reducir los actuales 3.000 Euros (en cifras redondas) a 1.300 Euros.

En el caso de solicitudes divisionales cuyo objeto se haya incluido en el IET de la solicitud inicial, por no implicar un esfuerzo complementario, y siempre que la OEPM pueda basarse completamente en dicho informe, el solicitante no tendrá que abonar la tasa de IET.

Resolución completa

 

Etiquetas:
Categorias: Propiedad Industrial

NUEVAS ALERTAS TECNOLÓGICAS SOBRE INTELIGENCIA ARTIFICIAL y BLOCKCHAIN


Las Alertas Tecnológicas forman parte de los servicios gratuitos de Información Tecnológica que la OEPM ofrece a los usuarios a través de su página web. En ellas se proporciona información actualizada sobre las patentes recientemente publicadas en el mundo en relación a un tema técnico concreto.

Las áreas temáticas de cada Alerta se establecen en función de las necesidades de información en materia de patentes demandadas por las Plataformas Tecnológicas, empresas innovadoras, Universidades, centros de investigación y otros gestores de I+D que operan en el mismo sector tecnológico. Con ello se pretende que la tecnología que generen sea una tecnología con valor que permita el retorno financiero y mejore la competitividad de las empresas y su internacionalización. La estrategia de búsqueda de cada Alerta Tecnológica es diseñada por examinadores de patentes expertos.

Esta semana, a las 25 Alertas Tecnológicas disponibles en 4 grandes epígrafes (Ciencias de la Vida y Alimentación, Energía y Sostenibilidad, Materiales y sus aplicaciones y Varios), se han sumado 4 nuevas Alertas: Blockchain, Machine Learning, Redes neuronales y Lógica Difusa, agrupadas bajo el epígrafe de “Inteligencia Artificial y Blockchain”.

1.     Blockchain

La cadena de bloques o Blockchain es una forma de realizar y reflejar anotaciones sobre transacciones de cualquier tipo y consignarlas de forma distribuida en múltiples nodos. Las transacciones se verifican con una prueba de trabajo matemática casi imposible de revertir. Esta característica y su naturaleza distribuida hace que la cadena de bloques funcione como un libro de registros distribuido, con miles de copias idénticas, muy difícil de corromper. Su carácter de tecnología transversal supone que su impacto afecta a muchos sectores de la industria, la economía y la sociedad.

2.     Machine learning

El Machine Learning o aprendizaje automático es un conjunto de tecnologías y técnicas que permiten que sistemas informáticos puedan aprender de manera autónoma a partir de un conjunto de datos que se les facilita. El aprendizaje se produce de manera supervisada o no supervisada y su ritmo y precisión puede depender de si se añaden nuevos datos con los que el sistema puede mejorar sus modelos. Es la base de la mayoría de tecnologías que forman la base de la Inteligencia Artificial.

3.     Redes neuronales

Las redes neuronales son un caso particular de aprendizaje automático que consiste en un sistema informático que imita el funcionamiento de las neuronas animales a la hora de procesar información en red. En las redes neuronales profundas (deep learning), parte del proceso es opaco al supervisor humano, por lo que la forma de aprender del sistema queda oculto y desconocido. Este conjunto de técnicas se usa preferentemente para problemas de clasificación o reconocimiento de patrones, típicos de la inteligencia avanzada animal.

4.    Lógica difusa

Las técnicas e implementaciones de lógica difusa (fuzzy logic) se emplean en problemas de clasificación donde no existe una verdad total, por ejemplo para decidir si un color es verde o azul si cromáticamente están muy próximos. Donde la lógica clásica solamente es capaz de decir Verdadero o Falso, la lógica difusa puede distinguir entre rangos de veracidad o falsedad. Los sistemas y métodos que incorporan lógica difusa suelen implementarse como una solución de inteligencia artificial para un problema de decisión en un entorno que no está perfectamente definido. Se puede complementar con aprendizaje automático para mejorar sus capacidades.

A estas 4 nuevas Alertas se suman otras 25 ya existentes en diferentes sectores técnicos:

Ciencias de la Vida y Alimentación

Energía y Sostenibilidad

Materiales y sus aplicaciones


Varios

 

La oferta de servicios gratuitos de Información Tecnológica proporcionados por la OEPM se completa con los Boletines de Vigilancia Tecnológica. Publicaciones trimestrales realizadas por la OEPM íntegramente o en colaboración con otras organizaciones nacionales e internacionales como el Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPTI), las Plataformas Tecnológicas o el Instituto Nacional da Propriedade Industrial  (INPI) portugués. Incluyen una selección de las patentes más relevantes publicadas en el mundo durante el trimestre analizado y se realizan en 15 sectores.

Estos y otros servicios de la OEPM son valorados muy positivamente por los usuarios, lo que ha contribuido a situarla como una de las oficinas de Propiedad Industrial más innovadoras del mundo según la revista World Trademark Review.

 

 

Etiquetas:
Categorias: Propiedad Industrial

2019: AÑO INTERNACIONAL DE LA TABLA PERIÓDICA


Los elementos químicos, todos juntos y ordenados, están de celebración este año, pues 2019 ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el Año Internacional de la Tabla Periódica (a solicitud de la UNESCO. General Conference, 2017, 39th). Así que Don Germanio, Doña Plata o Don Wolframio, entre otros, están de enhorabuena porque desde todos los foros científicos se les está rindiendo homenaje este año. En este blog no queremos ser menos y nos sumamos también a dar a conocer un poco más el origen y algunas curiosidades de la Tabla Periódica, esa que un día nos pareció imposible de aprender de memoria pero … ¿quién no es capaz todavía de recitar de carrerilla el CalcioBarioRadio por ejemplo? ¿O el CloroBromoYodo? ¿Y el CarbonoSilicioGermanio? Claro que si mencionamos las valencias, los números atómicos, cuáles son lantánidos o actínidos, alcalinos o alcalinotérreos, … ¡¡eso ya son palabras mayores!!

Según define la UNESCO en su propuesta de dedicar este año a la Tabla: “la celebración de un Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos en 2019 es una forma de reconocer la función crucial que desempeñan las ciencias fundamentales, y especialmente la química y la física, a la hora de aportar soluciones a muchos de los desafíos que afrontan los Estados Miembros para aplicar la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.”  

Homenajes a la Tabla Periódica en todos los ámbitos y países

 

¿Tabla Periódica: de qué estamos hablando?

La Tabla Periódica (de los elementos químicos) es, como indica su nombre, una ordenación en filas y columnas (tabla) de los elementos químicos en base a sus propiedades. Podría decirse que es el ABC de los químicos, el punto de partida de todo investigador, un reto a la memoria de los estudiantes y, seguramente, una obra inacabada. Pero por encima de todo, la tabla periódica significa el ORDEN, la comprensión del comportamiento de algunos materiales, sólidos, líquidos o gases. Con su forma de rectángulo abierto, sus símbolos, números, colores, leyenda, es la clave de muchos misterios que a lo largo de los siglos han ido resolviendo científicos de todo el mundo.

Un poco de historia química

Si nos remontamos a los principios de los tiempos conocidos, cuando la ciencia y la filosofía eran primas hermanas, el hombre ya se preguntaba de qué estaría hecho lo que le rodeaba, y así, las distintas culturas fueron haciendo conjeturas hasta llegar al conocimiento que se tiene hoy en día de lo que es la química.

Los “cientísofos” (científicofilósofos) griegos fueron enumerando los distintos elementos de la naturaleza como culpables de constituir la materia de las cosas: el agua (Tales de Mileto), el aire (Anaxímenes), o el fuego (Heráclito), o bien todos ellos juntos más la tierra (Empédocles), mezclados en distinta proporción daban lugar, según ellos, a todas las sustancias existentes.

A esta mezcla natural, Aristóteles agregó el éter o quintaesencia, formador de las estrellas. Estas teorías fueron evolucionando al expandirse las civilizaciones por el mundo, dando lugar a la Alquimia, que ya contemplaba cómo las mezclas de elementos y sus cambios de temperatura lograban transformar unas sustancias en otras. Los árabes, incorporaron el descubrimiento de nuevos elementos como el mercurio o el azufre, y así, con el paso de los siglos y el empeño del hombre, siguió evolucionando el conocimiento de nuevos elementos y de sus mezclas, y descubriéndose las propiedades que cada uno tenía.

Pero no fue hasta el siglo XVII, cuando se proclamó por parte del científico británico Boyle, la definición moderna de elemento químico: sustancia que no puede descomponerse en otras más simples. A partir de este momento, ya “solo” quedaba averiguar cuántos elementos existían, conocer sus propiedades, nombrarlos, y … ¡ordenarlos!

Avanzando hacia la Tabla Periódica

Partiendo de los criterios establecidos por Boyle, durante el siglo XVIII físicos, químicos y científicos de distintas nacionalidades europeas estudiaron las propiedades de los elementos conocidos, sus características comunes y sus diferencias. El cuadro siguiente reúne algunos de los avances más importantes que encaminaron la clasificación de los elementos hacia la Tabla actual.

Cada uno de estos científicos iba descubriendo características comunes a grupos de elementos, pero las diferencias entre ellos parecían tener más peso que las afinidades y no fue hasta 1869 cuando Mendeleïev publicó la primera versión de nuestra Tabla Periódica (razón por la que se le atribuye a este químico ruso su creación) basada en que los elementos con masas atómicas semejantes tienen propiedades similares. Esta primera Tabla contenía 63 elementos y … ¡huecos! La razón de dejar espacios vacíos entre algunos elementos era que, para confirmar su teoría de periodicidad, a Mendeleïev le “faltaban” algunos elementos que siguieran las series que había creado, en concreto le faltaban elementos que tuvieran masas atómicas: 45, 68, 70 y 180, y aunque no encontró esos elementos predijo qué propiedades tendrían en función de los elementos adyacentes, y … ¡no se equivocó!, pues años más tarde tres de esos huecos fueron ocupados por el galio, el escandio y el germanio, elementos que respondían a las masas atómicas que le faltaban y a las propiedades que el ruso les presumía.

                    La tabla de Mendeleïev                                                        Primera publicación de la Tabla Periódica      (Biblioteca Universidad de Pensylvania)

Completando a Mendeleïev

Esta primera tabla de 63+3 elementos siguió ampliándose e incluso corrigiéndose a medida que se descubrían nuevos elementos y que se mejoraba la técnica para determinar las masas atómicas de cada uno de ellos. Así, por ejemplo, en 1894 Lord Rayleigh descubrió el argón, elemento gaseoso inerte y lo ubicaron entre el cloro y el potasio, en una familia junto al helio, ya que no encajaba en los grupos existentes. Así se creó el “grupo cero”. Más tarde, en 1904 se introdujo el grupo de los Gases Nobles, incorporando también el neón. Mediado el siglo XX Seaborg introdujo el plutonio, y finalmente se colocaron las series de los actínidos y los lantánidos como un anexo a la Tabla original.

Los científicos, que no cesan en su empeño por encontrar y clasificar todos los elementos químicos que nos rodean, consiguen que la Tabla esté en evolución constante, y sea la “obra inacabada” que comentábamos. De hecho, las últimas incorporaciones aprobadas por la IUPAC en 2016 han sido cuatro elementos superpesados de la tabla periódica de los elementos químicos con los números atómicos 113 (nihonio), 115 (moscovio), 117 (teneso) y 118 (oganesón), como resultado de una estrecha colaboración científica en el plano internacional.

Patentes, Modelos, Diseños y Marcas inspirados por la Tabla Periódica

La propiedad industrial también es campo en el que la Tabla Periódica tiene su pequeño protagonismo.

Si nos referimos a patentes y modelos de utilidad, encontramos que han sido varios los inventores preocupados por encontrar invenciones para ayudar a estudiantes y maestros a memorizar la Tabla, véase por ejemplo el modelo chino CN201420552315U: un tablero con una rejilla para insertar bloques, cada uno de ellos correspondiente a un elemento químico, con un electrodo positivo y otro negativo y una pantalla de cristal líquido con la información del elemento químico que se ilumina cuando se coloca en su lugar; o la americana US201715442456, que consiste en un tablero con la Tabla Periódica impresa, donde cada uno de los elementos está cubierto por una pieza magnética que muestra su número atómico, los estudiantes deben coger una carta con el nombre de un elemento químico y adivinar la pieza magnética que le corresponde según su número atómico, levantar la pieza y comprobar si coincide con el elemento del que se trata.

CN201420552315U                                                                                  US201715442456

Encontramos también invenciones que muestran Tabla Periódicas tridimensionales (US19903105A o US3724098) o con formato de hélice (CN201420210766U) o elíptico (US7297000), todas ellas orientadas a facilitar la memorización de los elementos y sus propiedades.

US19903105A                                                                            US3724098

CN201420210766U                                                                                  US7297000

 

En cuanto a diseños industriales españoles, se podría mencionar el D0017968  “La ornamentación de una tabla periódica de los elementos químicos”, ya que es el único que se ha encontrado que contenga en su título la mención a la tabla periódica, aunque realmente lo que hace es utilizar la disposición de la conocida tabla para ubicar “un grupo de figuras grotesca de formas redondeadas, representativas de personas y animales en actitudes diversas”. En Europa podemos fijarnos en el diseño 002443291-0001:

D0017968                                        002443291-0001

 

En relación a las marcas, dejamos aquí a modo de ejemplo algunas curiosidades registradas, como la “Tabla Periódica de los Sabores” (86499051), “La Ciencia de la Educación Negra es la Química del Éxito” (87943181) – una tabla periódica con abreviaturas de los nombres de los Colegios y Universidades Históricamente Negras y su año de establecimiento en cada casilla – o “la Tabla Periódica Ca Fe” (75238275), todas ellas juegan con el estilo de la Tabla de elementos químicos para dar a conocer lo que desean promocionar.

86499051                                                            87943181                                        75238275

Hasta aquí nuestro homenaje a la Tabla Periódica en su Año Internacional. Pueden encontrar más información en la página oficial conmemorativa de la UNESCO IYPT2019 y aquí se pueden consultar los actos en honor de la tabla periódica en España.

 

 

Mariluz Contreras Beramendi

 

 

Etiquetas:
Categorias: Propiedad Industrial

¿ADIOS AL BIGMAC?


La potencia de ciertas empresas icónicas a menudo lleva a pensar que nada ni nadie puede interponerse en su camino y si debemos hablar de un auténtico gigante empresarial pocos pueden hacer sombra a McDonald’s. La empresa de comida rápida es una de las compañías más grandes y valiosas del mundo (con un valor cercano a los 40.000 millones de dólares) tiene más de 36.000 restaurantes repartidos por todo el mundo y en ella trabajan cerca de medio millón de empleados. A pesar de ello, ni siquiera una de las empresas más potentes del mundo está a salvo de llevarse un disgusto por un pleito de marcas.

En efecto, McDonald’s se acaba de llevar una sorpresa de mano de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) que, el pasado 11 de enero ha resuelto en contra de McDonald’s en relación con la marca de su producto más célebre, el BigMac.

Todo empezó en abril de 2017 cuando la empresa irlandesa de comida rápida Supermac’s presentó una solicitud de caducidad de la marca de la Unión Europea 62.638 “BigMac” alegando falta de uso conforme al artículo 58.1 del Reglamento de Marcas de la Unión Europea. Ante esta situación, McDonald’s se encontraba en la obligación de acreditar que la marca BigMac había sido utilizada de forma efectiva para designar los productos para los que está registrada, en concreto para sándwiches y hamburguesas, en el territorio de la Unión durante el periodo 2012-2017. En principio, podía considerarse una fácil tarea y la empresa aportó a tal fin declaraciones de los representantes de McDonald’s en diversos países de la Unión junto con datos de facturación y promoción en dichos países. Asimismo, aportaron imágenes de la web de McDonald’s en las que se aprecia la marca BigMac asociada al producto y una entrada de Wikipedia sobre la célebre hamburguesa.

Con la tranquilidad del trabajo bien hecho, poco imaginaban en McDonald’s que sus pruebas iban a ser desestimadas por la EUIPO. La oficina europea, siguiendo una práctica consolidada, interpreta que, a efectos de prueba, deben aportarse documentos fehacientes para acreditar los hechos alegados y, en este caso, para acreditar el uso efectivo de la marca. No se consideró por tanto que las declaraciones de los responsables de la propia empresa pudieran tener fuerza probatoria, pues estos individuos no podían considerarse imparciales. Tampoco se tuvieron en cuenta las imágenes extraídas de la web de la propia empresa McDonald’s ya que es una información elaborada precisamente por quien pretende utilizarla como prueba. Finalmente, no se valoró como fehaciente la página Wikipedia ya que, pese a su gran popularidad e importancia, no deja de ser una web cuyo contenido puede ser editado a voluntad por cualquier usuario y, por tanto, no se le puede considerar como prueba fiable.

En tanto que todas las pruebas aportadas por McDonald’s fueron rechazadas, se llegó a la situación de que el gigante del fast food no había aportado una prueba de uso efectiva de la marca. En consecuencia, la EUIPO resolvió que no existía acreditación del uso genuino de la marca BigMac en el territorio europeo en el periodo 2012-2017, dando la razón a Supermac’s y decretando la cancelación de la marca.

BigMac continuará protegido gracias a las otras diversas marcas que la compañía ostenta sobre ese mismo término.

La controversia sigue por tanto abierta pero no deja de ser un buen recordatorio de que, cuando los derechos de marca están de por medio, no se debe bajar la guardia ni por un momento.

 

Juan Uceda Requena

 

 

Etiquetas:
Categorias: Propiedad Industrial

SOLICITUDES DE PATENTE EUROPEAS QUE NO REIVINDICAN UNA PRIORIDAD ESPAÑOLA: UNA DECISIÓN ARRIESGADA


Como bien saben la mayoría de los lectores, ya que normalmente son ustedes profesionales del mundo de la Propiedad Industrial, España, como el resto de los estados miembros del Convenio de la Patente Europea, supone un caso particular en el mundo de las patentes ya que contamos con dos tipos de patentes en nuestro territorio; las concedidas por la OEPM (Oficina Española  de Patentes y Marcas) aplicando el procedimiento regulado en La Ley 24/2015 y su Reglamento de ejecución y las otorgadas por la Oficina Europea de patentes aplicando el procedimiento de concesión definido en el Convenio de la Patente Europea y sus reglas. En este último caso, para que una patente concedida por la Oficina Europea tenga efectos en España es preciso presentar ante la OEPM una traducción al castellano de toda la memoria y pagar una tasa de validación.

También conocen los lectores el llamado “derecho de prioridad”, al que el blog ha dedicado algunas entradas en el pasado, creado por el Convenio de la Unión de París en 1883 para solucionar el problema que planteaba para la novedad de solicitudes de patentes posteriores, la exhibición de la invención en las exposiciones internacionales de la época.

Tradicionalmente, en los años que han transcurrido desde 1986 cuando el Convenio de la Patente Europea comenzó a aplicarse en España juntamente con el procedimiento nacional de concesión, lo habitual era que aquellos solicitantes españoles que optaban por presentar una solicitud de patente ante la Oficina Europea de Patentes (OEP) lo hicieran reivindicando la prioridad de un depósito inicial ante la OEPM de una solicitud nacional. Hay que tener en cuenta que en aquellos años la Ley 11/1986 garantizaba la obtención de una patente, siempre que se cumplieran algunos requisitos formales y técnicos, incluso si la patente iba acompañada de un informe negativo en relación con la novedad y la actividad inventiva de la invención. De ese modo, en el caso en que la patente fuera denegada por la Oficina Europea o concedida de manera muy limitada, se podía obtener cierta protección en el territorio español. Normalmente, la protección obtenida en España era más amplia que la concedida por la Oficina Europea de Patentes. Sin embargo, en los últimos años parecería que está aumentando el número de depósitos directos ante la OEP sin reivindicar prioridad española.

Estos datos que se muestran a continuación, obtenidos de la herramienta OEPMESTAD de la OEPM ofrecen la evolución en el porcentaje de solicitudes de patente europeas de origen español publicadas y que reivindican la prioridad de un depósito previo español, distinguiendo entre solicitudes de modelos de utilidad y solicitudes de patentes.

Se considera que una solicitud de patente es de origen español si España es el país de residencia del primer solicitante.

Según se observa en los cuadros anteriores, se ha pasado de un 76% de las solicitudes europeas de origen español publicadas que reivindicaban la prioridad de un depósito anterior en España en el año 2000 a un 45,8% en el 2017.

El descenso ha sido especialmente significativo en las prioridades de modelos de utilidad españoles, donde se ha pasado de un 27,2% en el año 2000 a un 3,6% en el 2017.

En el caso de las prioridades de patentes el descenso no ha sido tan acusado; de un 49% en el año 2000 a un 42,2% en el 2017.

La siguiente tabla muestra el porcentaje de las solicitudes de patente europeas procedentes de los distintos Estados Miembros presentadas en 2017 de forma directa, es decir, sin reivindicar la prioridad de un depósito anterior incluida una solicitud internacional tipo PCT. En España el porcentaje es del 46,8%, uno de los más altos entre los Estados Miembros del Convenio de la Patente Europea, sólo por detrás de Turquía (48,8%), Liechtenstein (49,5%) y Rumanía (63,5%).

Aunque aún no se posee información, existe la impresión de que este descenso en las solicitudes de patentes europeas de origen español que reivindican prioridad se habría acentuado en 2018 tras la entrada en vigor de la Ley 24/2015 el 01 de abril de 2017, que ha supuesto la implantación en España de un procedimiento de examen sustantivo obligatorio.

Este descenso está coincidiendo con un aumento en el número de solicitudes de patentes europeas de origen español, como se observa en el siguiente cuadro:

Fuente: Estadísticas de la Oficina Europea de Patentes

No es infrecuente escuchar en encuentros sobre patentes a agentes de la propiedad industrial españoles y a agentes europeos de patentes españoles manifestar que ellos recomiendan a sus clientes presentar una solicitud de patente europea directa sin reivindicar prioridad española alguna.

Por supuesto, es una estrategia legítima, que suele funcionar perfectamente si el Informe de Búsqueda proporcionado por la Oficina Europea, normalmente a los 6 meses desde la fecha de presentación de la solicitud de patente europea directa, es positivo. Sin embargo, si el resultado del procedimiento de concesión ante la Oficina Europea no es positivo para el solicitante, éste podría encontrarse sin protección alguna, cuando de reivindicar la prioridad de un depósito español anterior, ya sea de una solicitud de modelo de utilidad cuando ello sea posible (hay que tener en cuenta que la Ley 24/2015 ha aumentado el número de invenciones protegibles mediante modelo) o de una solicitud de patente podría haber obtenido alguna protección.

Otro factor que puede haber desincentivado el depósito de solicitudes nacionales cuya prioridad reivindicarían solicitudes europeas posteriores es la relajación de los requisitos de traducción para efectuar el análisis de si la invención es de interés para la defensa; mientras que el RD 2424/1986 relativo a la aplicación del Convenio sobre la concesión de patentes europea exigía en su artículo 3 la presentación de una traducción al castellano de toda la memoria ante la OEPM de la solicitud de patente europea, desde la entrada en vigor de la Ley 24/2015 y en aplicación del artículo 93.1 del Reglamento de ejecución solo se requiere la traducción del resumen y el título.

Para empresas españolas grandes y medianas, el pago de la tasa  de depósito (100,38 € u 85,32 € en formato electrónico) y de la tasa de búsqueda (684,65 € o 581,95€ en formato electrónico), requisito exigido para que la solicitud de patente española sea admitida a trámite, y mucho menos el pago de la tasa de depósito en el caso de los modelos de utilidad no debería ser impedimento para jugar esas dos cartas. En cuanto a emprendedores y universidades públicas, hay que tener en cuenta que se pueden beneficiar de un descuento del 50% en esas tasas iniciales. También hay que tomar en consideración que desde que en noviembre de 2013 el Tratado de Derecho de Patentes entró en vigor en España, es posible que el primer depósito en España, la prioridad, esté redactada en inglés o cualquier otro idioma. Asimismo, actualmente se están entregando los informes de búsqueda por parte de la OEPM antes de los 10 meses de media desde la fecha de presentación y mucho antes en numerosos casos y los tiempos de concesión son menores ante la OEPM que en la OEP; en 2018 de unos 2 años de media para patentes y de unos 3 meses de media si no hay oposición para modelos, mientras que en la Oficina Europea el plazo medio de concesión fue de media algo más de cuatro años en 2017.

Anteriormente se indicaba que un informe de búsqueda positivo emitido por la OEP a los 6 meses desde la fecha de presentación es un muy buen augurio para la obtención de una patente europea y probablemente de una patente triádica, pero no debemos olvidar que la OEPM participa con la OEP en un programa conocido como UIP (Utilization Implementation Project) mediante el cual la OEPM facilita a la OEP los informes de búsqueda y las opiniones escritas de las solicitudes de patentes nacionales cuya prioridad reivindican solicitudes de patentes europeas. Puesto que antes del año desde el primer depósito la OEPM ya ha emitido el Informe de Búsqueda con la correspondiente Opinión Escrita, en muchas ocasiones antes de los 6 meses especialmente en el llamado CAP, un informe positivo en la OEPM puede contribuir a la obtención de un informe favorable en la EPO. Como ejemplo de esta situación se puede citar la solicitud de patente europea de número de publicación EP3378295A1 que reivindica la prioridad española P2017300358. Comparen los informes de búsqueda.

Otra estrategia de primer depósito no tan arriesgada como la solicitud de una patente europea directa y que no implica reivindicar la prioridad de una solicitud nacional española, aunque sí una traducción al español de toda la memoria es la presentación de una solicitud PCT donde se designe a la OEP como Administración de Búsqueda. Si antes de los 30 meses desde la fecha de prioridad se prevé un desenlace negativo ante la OEP se puede entrar en fase nacional en España mediante solicitud de patente o de modelo de utilidad nacional.

Conclusión

La tendencia creciente a presentar solicitudes de patente europeas directas es una práctica de riesgo que algunos solicitantes españoles deberían reconsiderar.

Leopoldo Belda Soriano

Etiquetas:
Categorias: Propiedad Industrial