Un acercamiento a la metodología para la alfabetización de Paulo Freire (Cap. III) .

Paulo Freire estableció cinco fases para la elaboración práctica del método de alfabetización. Método donde el peso de la propuesta residía en su preparación y no tanto en la aplicación. De tal forma, el trabajo de investigación liderado por los coordinadores de debate y los propios equipos de investigación tenía una importancia significativa en el proceso. El trabajo de campo debía ser minucioso y ciertamente preciso, siendo para tal fin necesaria una inversión de tiempo fuerte.

                        
(Portada del libro de Paulo Freire Educación como práctica de la libertad, 1967, donde expone buena parte del proceso metodológico de la alfabetización concientizadora)

Así, en primer lugar se trabajaba la obtención de universo vocabular donde era clave el trabajo de los equipos de investigadores o coordinadores de debate. Para Javier Echeverría (Escuela y concientización, 1974, p. 81 Editorial Zero) este primer paso se configuró de tal forma que “[…] a partir de de la verbalización «salvaje» (el coordinador del debate) debe destacar las palabras y los temas más cargados de contenido existencial, que tendrán, por tanto, una resonancia cultural profunda y que revelarán además los deseos, las frustraciones, las esperanzas de quienes las pronuncian. Es decir, se trata de detectar y recoger el «material» lingüístico con mayores posibilidades concientizadoras.”


Aunque como puntualizó Freire, en esta primera etapa no sólo se recogían los vocablos con un sentido existencial y emocional, sino también aquellos típicos de pueblo que estaban fuertemente ligados a la experiencia de los grupos. Utilizando la entrevista como herramienta principal los investigadores iniciaban sus visitas al campo de trabajo con actitudes comprensivas frente a los sujetos que observaban. En este sentido, “la única dimensión que se supone deban tener los investigadores en este marco en el cual se mueven y el cual se espera que se haga común con aquel de los hombres cuya temática buscan investigar, es la de la percepción crítica de su realidad, que implica un método correcto de aproximación de lo concreto para desvelarlo” (Freire, Pedagogía del oprimido, 2002, p. 138, Siglo XXI).


Según Freire (Pedagogía del oprimido, 2002, p. 139) a esta primera etapa correspondía un trabajo extenso: 

Esta descodificación de lo vivido implica, necesariamente, que los investigadores, a su vez, sorprendan el área en momentos distintos. Es necesario que los visiten en horas de trabajos en el campo; que asistan a reuniones de alguna asociación popular, observando el comportamiento de sus participantes, el lenguaje usado, las relaciones entre directorio y socios, el papel que juegan las mujeres, los jóvenes. Es indispensables que la visiten en horas de descanso, que presencien a sus habitantes en actividades deportivas; que conversen con las personas en sus casa, registrando manifestaciones en torno a las relaciones marido-mujer, padres-hijos; en fin, que ninguna actividad, en esta etapa, se pierda en esta primera comprensión del área.

La segunda etapa, por su parte, correspondió a la selección del universo vocabular. Resultando fundamental para iniciar este segundo paso que los investigadores llegaran a la aprehensión del conjunto de contradicciones a partir de los datos recogidos en el trabajo de campo. Estas contradicciones, entonces, se presentaban como el sustento básico para la selección posterior de las palabras generadoras. Para este fin se establecieron tres criterios: la riqueza fonética, las dificultades fonéticas y el valor pragmático en relación al nivel de implicación de la palabra con la realidad social, cultural y política.

Un tercer paso se situó en la creación de situaciones existenciales típicas del grupo con que se va trabajar. Se presentaban situaciones–problemas a los grupos con la intención de que, mediante el debate, se descodificara el concepto antropológico cultural que arrastraba cada situación existencial. A partir de situaciones locales, además, se abrían nuevas perspectivas que permitía analizar problemas nacionales y regionales. Para cada situación se colocaban vocablos generadores, según sus dificultades fonéticas, que podían incluir la totalidad de una situación. Raimundo G. Barros (La educación ¿utilitaria o liberadora? 1971, p. 79 Editorial Marsiega) explicó la forma en que operaban Freire y su equipo para el trabajo de las situaciones existenciales:

Cada una de estas situaciones se representa en una pintura o dibujo. Así la primera situación, que pretende excitar la curiosidad del analfabeto y trata de hacerle distinguir el mundo de la naturaleza y el de la cultura representa un hombre sencillo. En torno suyo seres de la naturaleza (árboles, sol, suelo, pájaros…) y objetos de la cultura (casa, pozo, vestidos, instrumentos de trabajo…), una mujer y un niño. Con la ayuda de un animador se entabla un prolongado debate. Por medio de preguntas sencillas, tales como: ¿Quién ha hecho el pozo?, ¿para qué lo ha hecho?, ¿cómo lo hizo?, ¿cuándo?, preguntas que se repiten en relación con los diferentes elementos de la situación, surgen dos conceptos básicos: el de «necesidad» y el de «trabajo» y la cultura se explica en el primer nivel, el de la sustancia.

En cuarto lugar se trabajó la construcción de fichas que ayudaran a los coordinadores en su trabajo. Eran simples apoyos para los coordinadores y se utilizaban bajo la condición de no convertirse en una prescripción rígida que se debiera utilizar fielmente. Por su parte, la fase quinta consistía en la preparación de nuevas fichas con la descomposición de las familias fonéticas que correspondían a los vocablos generadores. Finalizado este quinto paso comenzaba el trabajo de alfabetización propiamente dicho: 

Cuando el grupo haya agotado, con la colaboración del coordinador, el análisis (descodificación) de la situación dada, el educador pasa a la visualización de la palabra generadora; para la visualización y no para su memorización. Luego de visualizarla, establecido el vínculo semántico entre ella y el objeto a que se refiere y que se presenta en la situación, se ofrece al educando el otro slide, cartel o foto en el caso del stripp-film, la palabra, sin el objeto nombrado. Después se presenta la misma palabra separada en sílabas, que generalmente el analfabeto identifica como “trozos”. Reconocidos los “trozos” en la etapa del análisis, se pasa a la visualización de las familias fonémicas que componen la palabra en estudio.

El punto crucial del proceso trabajado por Freire se ubicó en el hecho en sí de que los participantes de los debates en los “círculos de cultura” se descubrieran como creadores de cultura mediante la transformación de la naturaleza. Al tiempo que manifestaban su poder de creación, de decisión, de intervención, se veían limitados por el hecho de ser analfabetos. No se decía al analfabeto que lo era, resultando que el analfabeto se convertía en un sujeto activo del proceso educativo al tomar conciencia de su propia situación.

Un acercamiento a la metodología para la alfabetización de Paulo Freire (Cap. I) .

Un acercamiento a la metodología para la alfabetización de Paulo Freire (Cap. II) .

Un acercamiento a la metodología para la alfabetización de Paulo Freire (Cap. IV) .

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

pido ayuda para conocer mejor el metodo práctico de enseñanza.

trabajo como voluntaria en el Penal de santa rosa de copan HONDURAS, tengo la información qe saque de internet pero me falta la metodologia practica

por favor si alguien me pude ayudar escribame

Hola Margarita,

En respuesta a tu solicitud de ayuda respecto al método de alfabetización de Paulo Freire, te comento que para mi el texto que mejor desglosa el método de este pedagogo brasileño es: "Educación como práctica de la libertad" del propio Freire. Es un libro que está editado por "Siglo XXI Editores" y que creo que se puede conseguir con cierta facilidad en cualquier librería ó biblioteca que tenga una sección de pedagogía.

En este libro Freire desglosa las distintas etapas en las que dividió su método de alfabetización con campesinos de Brasil. Creo, además, que este mismo método ha sido adaptado (con más o menos éxito) a diferentes contextos. No sabría decirte si existe una adaptación para presos, aunque no me sorprendería del todo.

Un saludo.

gracias tratare de conseguirlo pero no esta en santa rosa de copan donde vivo actualmente jon

me interesa conocer mas detalladamente los pasos del metodo

Primero: relaciones hombre mundo en contradiccion a las relaciones animales mundo, mientras el animal tienes y no le queda mas q resignarse ante el mundo, el ser humano puede responder de muchas maneras ante los problemas del mundo mediante su trabajo.

SEGUNDO: hay niveles de conciencia, la conciencia mitologica, la conciencia(no me acuerdo el nombre en si), la conciencia critica y por ultimo la conciencia politica…

es lo q me acuerdo por el momento, FREIRE es un maestro de maestro, todo un AMAUTA.

La verdad deberias conseguir ese libro: La educacion como practica de la libertad y la pedagogia del oprimido, AMBOS DE freire.

[...] se está poniendo en práctica un nuevo enfoque emergente, desarrollado por ÉVEIL y que se llama alfabetización concientizadora, la que se practica con instrumentos originales de formación y de educación ciudadana. Para [...]

(requerido)

(requerido)


*