El agua y la fabricación de refrescos

En los países subdesarrollados es necesario solucionar no solo la disponibilidad de agua si no también el tratamiento de la misma. Algunas compañías fabricantes de refrescos han tomado conciencia y han puesto en marcha iniciativas con miras a paliar el acuciante problema del agua.

En este sentido la empresa estadounidense Coca-Cola invierte más de 11 millones de euros para desarrollar su ‘Programa de Colaboración de Agua’, que pretende reducir el consumo de agua y reciclar la que se utiliza en sus procesos, especialmente en países en vías de desarrollo.

 

[CyPS-UCM-Grupo de Catálisis y Procesos de Separación]

En el día mundial del agua de 2008 se ha querido insistir en la importancia de la creciente escasez de agua en todo el mundo. Según la ONU, en 2030 la Tierra estará habitada por unos 8.100 millones de personas. Para alimentar a toda la población se necesitará un 14% más de agua dulce. Pero las reservas de agua no crecen, antes al contrario, el planeta sufre sequías frecuentes, mientras que fuertes tormentas producen inundaciones, destrozan cosechas enteras y contaminan el agua dulce.

También hay que tener en cuenta las desigualdades en el reparto y en el acceso en distintas partes del mundo. En países como Kenia, hay aldeas situadas a varias horas del pozo de agua dulce más próximo. En Níger, según UNICEF, el consumo medio de agua por habitante es de 41m3, mientras que el de Estados Unidos es de 2.000 m3.

   En los países desarrollados, pocas veces nos paramos a pensar en las dificultades de acceso a agua potable, un bien del que carecen más de 1.100 millones de personas, el equivalente al 18% de la población mundial.

En los países en vías de desarrollo y subdesarrollados, no basta con solucionar la disponibilidad de agua corriente. Igual de importante es el tratamiento del agua para que pueda  ser reutilizada, por ejemplo, en el riego. Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio fijados por Naciones Unidas es reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable y a la sanidad básica en 2025.

El fabricante estadounidense de refrescos Coca-Cola invierte más de 18,2 millones de dólares (más de 11,5 millones de euros) para desarrollar su ‘Programa de Colaboración de Agua’, una iniciativa mundial que pretende reducir el consumo de agua, reciclar la que se utiliza en sus procesos y colaborar en programas e iniciativas locales de reabastecimiento en las comunidades en las que opera. El compromiso público de Coca Cola es devolver a la naturaleza y a las comunidades cada gota de agua empleada en la producción. Un propósito muy ambicioso, sobre todo, si se considera que cada Coca Cola es en un 90% agua y que hasta el momento la empresa estadounidense ha conseguido una reducción del 9% en el total de su proceso de fabricación.

El plan, vigente desde junio de 2007 gracias a un convenio con la organización ecologista WWF, impulsará cerca de 100 proyectos en un total de 49 países. Hasta la fecha, se han realizado un 28% de los proyectos, mientras que sigue en curso un 71%. El 1% restante se desarrollará en un futuro. El  programa que presenta Coca Cola tiene una dimensión global. Por regiones, Asia (33%), África (27%) y Pacífico Sur (26%) aglutinan el mayor número de iniciativas, que giran en torno a varios ejes de acción como son la protección de cuencas hidrográficas, el acceso de las comunidades al agua potable, agua para el uso productivo, educación y concienciación. En definitiva, el proyecto que presenta Coca Cola tiene un alcance global y podría tener un impacto muy significativo ya que la compañía es una de las mayores empresas fabricantes de bebidas y un referente en cuanto a los hábitos de consumo que impulsa esta industria. 

En línea con este reto, Coca-Cola, a través de la Fundación Coca-Cola para África, y la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid, en sus siglas en inglés) pusieron en marcha en 2005 un programa denominado Alianza para el Agua y el Desarrollo (Wada), que con una inversión de 13,8 millones de dólares (8,75 millones de euros) hasta 2010 pretende mejorar la calidad del agua en zonas deprimidas de catorce países (doce de ellos en África). El objetivo es mejorar la calidad de vida de 250.000 personas.

En paralelo con sus actuaciones relacionadas con el agua a través de la Fundación Coca-Cola para África, la empresa tiene entre sus objetivos promover un uso eficiente del recurso entre sus embotelladores. La planta de Kalioub en El Cairo no es una excepción. En esta instalación se ha logrado reducir la cantidad necesaria de agua para producir un litro de refresco de 3,8 litros a 3 litros. En todo el mundo, la media para producir un litro de Coca-Cola es de 2,5 litros de agua, aunque Europa está por debajo de la media mundial, con 2,1 litros. La planta de Kalioub cuenta además con una planta de tratamiento de agua, procesando diariamente 600 metros cúbicos. Del total, 200 metros cúbicos se destinan a la producción de las bebidas y otros 100 se reutilizan internamente dentro de la planta. Los 300 metros cúbicos restantes se vierten a la red pública de saneamiento. El objetivo de Coca-Cola es que en 2010 todas las plantas embotelladoras del mundo cuenten con un sistema de tratamiento de agua, siempre y cuando no sea posible conectarse al sistema público, como ocurre en los países desarrollados.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

La idea fundamental es el reciclaje del agua que se utiliza en el mantenimiento de la planta

Un cordial saludo de bogota colombia, quisiera saber como trato el agua en la elaboracion de refrescos manualmente, ya que no contamos con maquinaria.

gracias.

por favor pongan imagenes de vomo se elabora un producto de coca-cola de preferencia un refresco

(requerido)

(requerido)


*