El Mediterráneo se calienta y sube de nivel

Las zonas cercanas al Mediterráneo han sufrido una apreciable subida de la temperatura del aire lo que ha originado a su vez una elevación de la temperatura del agua acompañada de un rápido ascenso del nivel del mar. Este hecho observado fundamentalmente en las últimas décadas del siglo XX puede acarrear la extinción de determinadas especies de animales y plantas.

 

[CyPS-UCM-Grupo de Catálisis y Procesos de Separación]

Diversos científicos han elaborado un documento sobre la evolución de la temperatura, nivel del mar y salinidad del Mediterráneo, desde mediados del siglo XX hasta ahora. Las conclusiones, obtenidas gracias a las mediciones directas y objetivas que el Instituto Español de Oceanografía (IEO)Ministerio de Ciencia e Innovación. Gobierno de EspañaFundación Española para la Ciencia y la Tecnología http://www.ieo.es realiza desde 1948, apuntan que esta zona ha sufrido una apreciable subida de la temperatura del aire y de sus aguas desde la década de los ’70 y un rápido ascenso del nivel del mar desde la última década del siglo XX. El documento analiza datos oceanográficos y atmosféricos que vienen siendo recogidos sistemáticamente por el IEO y otras instituciones. El IEO es un organismo público de investigación, dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia que posee ocho centros oceanográficos costeros, una estación de biología pesquera, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por seis buques oceanográficos, entre los que destaca el Cornide de Saavedra, de 1.100 toneladas de desplazamiento y 68 m de eslora.

Calendario de actividadesLos científicos han observado dos periodos claramente diferenciados: desde 1948 hasta mediados de los ’70 se produjo un descenso de la temperatura, tanto del aire como de la capa más superficial del mar, pero desde esta última fecha hasta la actualidad se ha observado un cambio de esta tendencia, con un fuerte ascenso de las temperaturas. El aumento de temperatura de las aguas no es uniforme y cambia dependiendo de la profundidad. La subida varía entre los 0,12 ºC y los 0,5 ºC.

El aumento puede parecer pequeño, pero hay que tener en cuenta la alta inercia térmica del mar, lo que implica que incrementos pequeños de temperatura requieran que el mar absorba gigantescas cantidades de calor. También se ha producido un aumento de la salinidad, reflejo de la disminución de las precipitaciones en el Mediterráneo, así como de la merma del aporte de los ríos debido a las construcciones hidráulicas.

Respecto al nivel del mar, el documento señala un rápido ascenso desde la década de los ’90, coincidiendo con un considerable aumento de las temperaturas. Esta subida se cifra entre 2,5 y 10 milímetros por año, lo que implica que, de seguir esta tendencia, el nivel de las aguas subiría entre 12,5 y 50 centímetros en los próximos 50 años.

Aunque es pronto para afirmar que este ritmo de subida del nivel del mar vaya a mantenerse en las próximas décadas, hay que señalar que la aceleración de estas tendencias a partir de la década de los 90 es un fenómeno detectado a nivel global para todo el planeta. Además, estos datos deben servir para dar a conocer cómo las alteraciones del clima tienen un reflejo en el océano y que el Mediterráneo no se escapa a esta tendencia global.

 

Osvaldo Sala catedrático de Ecología de la Universidad de Brown y autor principal de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio -un informe de más de 1.300 expertos para el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente comentó recientemente en la Fundación BBVA, que a pesar de que es difícil ir de una escala global, a una escala particular, es decir, qué es lo que va a suceder en el mediterráneo español, parece que van a producirse importantes extinciones locales de especies de animales y plantas. “En el futuro se vivirá en un mundo mucho más simplificado donde se van a perder parte de las plantas nativas y al mismo tiempo va a haber invasiones de las foráneas”. Para el año 2050 entre un 12 y un 15 por ciento de las especies de plantas van a estar en una trayectoria hacia la extinción y en el Mediterráneo esta proporción se eleva al 25 por ciento. Para el año 2050 las poblaciones de esas especies de plantas habrán disminuido tanto que ya no serán sostenibles. Eso no quiere decir que se extingan inmediatamente, pero ya estarán en una trayectoria de la que no podrán salir”.

En cuanto a como afectarán estos factores a la disponibilidad de agua el profesor Sala opina que la interacción causa-efecto funciona en la otra dirección. No es que la biodiversidad afecte a la disponibilidad de agua sino al revés: a medida que fluye menos agua en los ríos, la biodiversidad disminuye. Todos los ríos en las regiones mediterráneas y tropicales disminuirán mucho sus caudales porque lloverá menos y sin embargo aumentará la demanda para riego.

Más de un tercio de la superficie española está en riesgo de sufrir desertización y las previsiones del cambio climático hablan de que nuestro clima se «africaniza». En este sentido se ha realizado un seguimiento de las mariposas en España y su distribución en los últimos diez años y se ha visto que éstas han emigrado hacia el norte. Comunidades de mariposas que eran típicas del sur de Europa ahora ocupan lugares más septentrionales. El movimiento de especies no es hipotético sino documentado en numerosos aspectos.

ABC Periódico Electrónico S.A.




 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*