El agua sigue sin ser un derecho fundamental

El año 2009 puede considerarse un año importante para la política europea de aguas, ya que se van a celebrar varios eventos a nivel internacional. Entre ellos cabe destacar el 5º Foro Mundial del Agua. Durante el Foro, se celebraron debates que trataron una gran cantidad de temas, desde el  cambio climático a los riesgos en la gestión del agua. En el último día del Foro, los ministros y jefes de  delegaciones asistentes firmaron la Declaración de Estambul con el fin de concentrar esfuerzos para adaptar la gestión del agua y mejorar la cooperación a todos los niveles. Sin embargo el V Foro Mundial del Agua, ha concluido sin contar con el reconocimiento del agua como un derecho fundamental del hombre.

 

[CyPS-UCM-Grupo de Catálisis y Procesos de Separación]

Aunque parezca mentira, el agua no se considera hoy por hoy un derecho fundamental del hombre. Y todo ello porque una gran cantidad de países han votado no a ese derecho. Es de suponer que los representantes de dichos países no mueren de sed o enfermedades infecciosas relacionadas con la mala calidad del agua que consumen. Es de suponer que sus familias tampoco tienen problema alguno para disponer de litros y litros de agua diariamente. Si así fuera, el resultado del foro mundial en el que se tomó la decisión de no considerar el agua un derecho fundamental a buen seguro que hubiera sido otro. Millones de personas mueren al día de enfermedades provocadas por la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene. Millones de hombres, mujeres y niños, tienen que recorrer kilómetros y kilómetros cada día, para poder recoger un jarro de agua potable.

Puede que nosotros no podamos abastecer de agua a tantas personas que lo necesitan, puede que no podamos crear acuíferos ni pozos suficientes, pero quizá podamos empezar por valorar lo que se supone que tenemos por sentado, y que sólo empezamos a echar de menos cuando nos falta: el agua potable.

El año 2009 puede considerarse un año importante para la política europea de aguas, ya que se han celebrado o celebrarán varios eventos a nivel internacional. Entre ellos cabe destacar el 5º Foro Mundial del Agua que se ha celebrado en Estambul durante el mes de marzo del año en curso. http://www.cities-localgovernments.orgThe European Water Conference 2009 which will be held on the 2nd and 3rd of April 2009 in Brussels aims at encouraging the active involvement of citizens and stakeholders and to draw maximum attention to the preparations of the River Basin Management Plans.

El Foro Mundial del Agua es una iniciativa del Consejo Mundial del Agua (CMA) que tiene el objetivo de despertar la conciencia sobre los asuntos del agua en todo el mundo. Como el evento internacional más importante sobre el tema, el Foro busca propiciar la participación y diálogo de múltiples instituciones con el fin de influir en la elaboración de políticas a nivel global, asegurando un mejor nivel de vida para la humanidad en todo el mundo y un comportamiento social más responsable hacia los usos del agua, en congruencia con la meta de alcanzar un desarrollo sostenible.

Los Foros Mundiales del Agua están construidos sobre la base del conocimiento, y experiencias de diversas organizaciones muy activas en el mundo del agua. Es una iniciativa fundada en los principios de colaboración, asociación e innovación.

El 5º Foro Mundial del Agua fue inaugurado en Estambul con el lema de  ”Tender un puente para el agua” con el fin de encontrar soluciones a los problemas  mundiales de escasez de agua y promover la cooperación entre  países y organizaciones. Turquía es conocida por la riqueza de sus recursos hídricos, culturales y tecnológicos y por su cooperación estratégica compartida entre el Consejo General de los Trabajos Hidráulicos del Estado, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Municipio Metropolitano de Estambul.  

Al Foro asistieron una cifra récord de 25.000 participantes de  todo el mundo, entre ellos varios jefes de estado, más de 90  ministros, 63 alcaldes, 156 delegaciones y 148 miembros de  parlamentos, más de 4.000 organizaciones y más de mil periodistas de todo el mundo.

Durante el Foro, de una semana de duración, se celebraron unos 100 debates que trataron una gran cantidad de temas, desde el  cambio climático a los riesgos en la gestión del agua, y desde  cómo gestionar y proteger los recursos hídricos hasta cómo  invertir en agua, así como el futuro de la misma con el objetivo de influir en la agenda política mundial.

El vicesecretario general de la ONU, Kim Hak-Su, recordó que los Objetivos del Milenio relativos al agua -acceso para todo el mundo y calidad sanitaria- están aún muy lejos de conseguirse, especialmente en el África Subsahariana, diciendo que debemos reconocer que los recursos hídricos no son infinitos y avanzar hacia una gestión más participativa del agua.

El secretario general del Foro, Oktay Tabasaran, pidió que las preocupaciones económicas de los países en un tiempo de crisis no ahoguen los debates necesarios sobre los problemas del agua y Loic Fauchon, presidente del Consejo Mundial del Agua, dejó claro que el tiempo del agua fácil ha terminado, ya que el mundo se enfrenta a la disyuntiva del aumento de la utilización del agua a la vez que también aumenta la preocupación por la falta de la misma y por la mayor protección de los recursos naturales.

Durante el Foro también se recordó la experiencia del anterior Foro Mundial del Agua en 2006 que se celebró en Méjico y que sirvió para concienciarse sobre la problemática del agua lo que se ha traducido en que el presupuesto dedicado a los recursos hídricos se haya duplicado en estos tres años.

El presidente de Turquía, Abdullah Gül, recordó las desigualdades en el consumo del agua a nivel global y advirtió que muchos países que no son ricos en este bien, como Turquía, deberán mejorar la gestión de sus recursos hídricos o pronto caerán por debajo del nivel de la pobreza de agua y el ministro turco de Medio Ambiente, Veysel Eroglu aclaró que el objetivo de este foro no era comercializar con el agua sino encontrar soluciones y conseguir que el agua llegue a todos los habitantes del planeta.

En particular merece la pena hablar del énfasis que se ha puesto en realzar los esfuerzos necesarios para alcanzar los Objetivos del Milenio y con ello mejorar el acceso al agua limpia y segura, al saneamiento, a la higiene, además de al buen estado de los ecosistemas lo antes posible. Todo ello en un contexto de gestión integrada de los recursos hídricos.

En el último día del Foro, los ministros y jefes de  delegaciones asistentes firmaron la Declaración de Estambul en la que se pide se realicen esfuerzos  internacionales para adaptar la gestión del agua a todos los  retos globales y mejorar la cooperación a todos los niveles. En la declaración oficial que han ratificado todos los países se ha reconocido la necesidad de que exista una seguridad para el agua, así como los cambios globales, sin precedentes y rápidos, que impactan sobre el agua: el crecimiento de la población, migraciones, urbanizaciones, cambio climático, desertificación, sequías y degradación, entre otros. En el texto se resalta el reconocimiento de todos los países por responder a los desastres, tanto naturales como aquellos inducidos por el hombre. Además, los representantes gubernamentales reconocen al agua como una cuestión horizontal que afecta a multitud de sectores y servicios.

Sin embargo, no se reconoce el acceso al agua y al saneamiento como un derecho humano. Por ello, el V Foro Mundial del Agua, ha concluido sin contar con el reconocimiento del agua como un derecho fundamental del hombre de los cerca de 190 países participantes, un llamamiento que lleva arrastrándose desde la anterior edición celebrada en México en 2006, y que en Estambul ha contado con un mínimo respaldo de 19 países. La inclusión o no de ese derecho ha sido el aspecto más polémico de la Declaración y esta propuesta fue liderada por un grupo de países latinoamericanos y Suiza, al que con posterioridad se incorporó Sudáfrica, con el objetivo de que Naciones Unidas lo reconozca.

Los 19 países, entre los que se encuentran España, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Bangladesh, Marruecos, Guatemala, Ecuador, Cuba, Chile y Venezuela, han dejado reflejado en un documento anexo a la declaración oficial que pueda considerarse este derecho y se ha generado esperanza porque la ‘Declaración de Estambul’ abre la posibilidad de trabajar en varios frentes, entre ellos el trinomio agricultura vinculada con alimentación, agua y energía. Hay que seguir produciendo alimentos para que no se dé la situación de hambre en el mundo, siendo conscientes de que la agricultura es una de las actividades que más agua utiliza.

En dicho documento, los países se comprometen a realizar las acciones necesarias para la implementación progresiva de ese derecho. El texto reza: “Reconocemos las discusiones, los debates en el marco de las Naciones Unidas en lo que respecta a los Derechos Humanos y al acceso seguro al agua potable y al saneamiento. Reconocemos este derecho y revisaremos cómo podrá llevarse a cabo en nuestras leyes nacionales, reglamentos, políticas y prácticas”.

Francia y Alemania comparten que el agua es un derecho fundamental del hombre, aunque no se hayan suscrito a este documento anejo a la ‘Declaración de Estambul’ y que la Unión Europea, en consecuencia, ha preparado un texto en el cual se manifiesta una posición similar y que igualmente será anexo a esta Declaración de Estambul.

La próxima edición del Foro Mundial del Agua tendrá lugar en Marsella (Francia) en 2012. Es de esperar que entonces se reconozca que el agua debe ser considerada un derecho fundamental del hombre.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

q mal no es lo k buscaba

(requerido)

(requerido)


*