El valor de las aguas residuales como fuente de energía, nutrientes y agua

Cada año se producen 380.000 millones de m3 de aguas residuales a nivel global, cinco veces la cantidad de agua que pasa por las cataratas del Niágara cada año. Además, el volumen de aguas residuales va en aumento: se prevé un incremento de un 24% en 2030, y un 51% en 2050. Se estima que la recuperación de nutrientes de las aguas residuales podría satisfacer el 13,4% de la demanda agrícola. Además, supondría beneficios medioambientales, como reducir la eutrofización. Por otra parte, la energía recuperada podría proporcionar electricidad a 158 millones de hogares, el equivalente a EE.UU. y México juntos.

Universidad Complutense de Madrid

Un nuevo estudio del Instituto para el Agua, el Medio Ambiente y la Salud de la Universidad de Naciones Unidas (UNU-INWEH), con sede en Canadá, indica que se podría recuperar gran cantidad de energía, nutrientes y agua potable a partir de las aguas residuales municipales.

Cada año se producen 380.000 millones de m3 de aguas residuales a nivel global, cinco veces la cantidad de agua que pasa por las cataratas del Niágara cada año. Además, el volumen de aguas residuales va en aumento: se prevé un incremento de un 24 % en 2030, y un 51% en 2050. Se calcula que las aguas residuales contienen 16,6, 3 y 6,3 millones de toneladas de nitrógeno, fósforo y potasio, respectivamente. En teoría, recuperar esos nutrientes podría satisfacer el 13,4% de la demanda agrícola. Aparte de la ganancia a nivel económico (13.600 millones de dólares a nivel global), supondría beneficios para el medio ambiente como reducir la eutrofización, es decir, el exceso de nutrientes en las masas de agua que dan lugar a la proliferación de plantas y mortandades de fauna acuática por falta de oxígeno.

Por otra parte, la energía en las aguas residuales podría proporcionar electricidad a 158 millones de hogares, más o menos el equivalente a los EE. UU. y México juntos (Figura 1).

Los cálculos y proyecciones en el estudio se han realizado a partir de valores teóricos de agua, nutrientes y energía en las aguas residuales municipales, y los autores resaltan que la información existente sobre volúmenes generados y reutilizados es limitada en muchos países. A pesar de ello, Manzoor Qadir, principal autor y subdirector del UNU-INWEH, señala que el estudio ofrece información importante sobre el potencial de las aguas residuales como fuente de agua, nutrientes y energía a nivel global y regional. Indica que, aunque será necesario superar una serie de dificultades para lograr una alta tasa de recuperación, conseguirlo supondría un progreso importante para lograr los ODS, la adaptación al cambio climático, procesos con un consumo neto de energía igual a cero, y una economía circular.

El volumen de agua que se podría reutilizar serviría para regar hasta 31 millones de ha, casi un 20% de la superficie cultivada en la UE.

Asia es el mayor productor de aguas residuales (159.000 millones de m3), con el 42% del volumen global. Le siguen Europa (68.000 millones de m3) y América del Norte (67.000 millones m3), con volúmenes similares a pesar de que la población urbana de Europa (547 millones) es mucho mayor que la de América del Norte (295 millones). Sin embargo, la producción de aguas residuales per cápita en Europa (124 m3) es considerablemente menor que en América del Norte (231 m3). En el otro extremo se encuentra África subsahariana con una producción de 46 m3 de aguas residuales per cápita, debido a la escasez de agua y deficiente gestión de las aguas residuales en zonas urbanas.

La orina humana genera el 80% del nitrógeno y el 50% del fósforo de los aportes a las plantas depuradoras, por lo que su eliminación no solo supondría menos eutrofización, también reduciría los costes de depuración y permitiría procesos de circuito cerrado. La tecnología actual para la recuperación de nutrientes ha avanzado en gran medida, y en el caso del fósforo, es posible recuperar entre un 25% y un 90%.

Vladimir Smakhtin, director del UNU-INWEH y líder en la investigación de fuentes de agua no convencionales, resalta el cambio de actitudes que se está produciendo en la actualidad: lo que solía verse como un desecho pasa a tener un gran potencial en cuanto a beneficios económicos y ambientales, a medida que mejora la capacidad de recuperación de agua, nutrientes y energía a partir de las aguas residuales.

Figura 1. Potencial actual de las aguas residuales para la producción de energía y proyecciones para los años 2030 y 2050 basadas en los aumentos previstos de los volúmenes de aguas residuales.

Más información en: https://www.iagua.es/noticias/redaccion-iagua/valor-aguas-residuales-como-fuente-energia-nutrientes-y-agua

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*