Dietilen Glicol, del envenenamiento en humanos al fraude en el consumo

No es una noticia sensacionalista, como pudiera parecer. Todo empezó hace unos meses, exactamente el 15 de mayo de 2007 al leer en las noticias de madrid +d: “Alarma mundial por la proliferación de medicamentos chinos falsificados”.

Que falsifiquen rolex o bolsos de marca es una cosa, pero jugar con la salud es otra muy distinta.

 

Resumiré aquí lo que me ha tenido en alerta desde ese momento, buscando confirmar la veracidad de la noticia por diferentes fuentes de información, hasta que ha saltado en España otra alerta, por suerte de mínima trascendencia en Salud Pública

En primer lugar hablaremos de la ficha técnica del dietilen glicol (no confundir con el etilen glicol y el propilen glicol, no tóxicos y autorizados para el consumo humano en algunos productos y alimentos).

 

Según wikipedia el dietilen glicol, de la familia de los alcoholes, es un líquido viscoso, incoloro e inodoro de sabor dulce, que puede ser fácilmente mezclado con agua y alcohol. Es utilizado como disolvente industrial en la fabricación de anticongelantes.

Se absorbe rápidamente por vía digestiva y respiratoria y por contacto prolongado por la piel. Su metabolización en el organismo se realiza principalmente en hígado y riñón.

El metabolismo del dietilenglicol puede ocurrir mediante la formación de ácido etoxihidroxi-acético (HEAA) en el hígado, acumulándose dentro del hepatocito (célula hepática) y provoca la muerte de las células, mediante un fallo hepático, y también dentro de los túbulos renales provocando un fracaso renal agudo.

La dosis letal para humanos se estima en un rango entre 0.014 a 0.170 mg de dietilenglicol por kilogramo de peso.

 

El tratamiento, si se diagnostica a tiempo, consiste en:

Ø      mantenimiento de las funciones vitales,

Ø      contrarrestar los efectos de la acidosis,

Ø      anticonvulsionantes,

Ø      lavado gástrico,

Ø      remoción de los metabolitos de la sangre mediante diálisis.

 

Para constatar los sucesivos envenenamientos producidos por sustancias que contienen dietilenglicol consultar wikipedia.

 

Resumamos el desastre:

Una empresa china exportó una partida de dietilen glicol, vendido como glicerina, esta partida atravesó múltiples fronteras, sin someterse a ningún control ni sanitario ni de calidad, incluso pasó por una importadora española que tras cambiar el etiquetado, lo revendió y siguió circulando hasta que el año pasado llego a Panamá. Allí, creyendo que era glicerina, lo utilizaron para la fabricación de jarabes contra el catarro y jarabes antihistamínicos (para el tratamiento de la alergia).

 

La forma de presentación de la enfermedad ha sido un mediante un fracaso renal agudo. Cuando las Autoridades Sanitarias Panameñas detectaron un inusual número de casos y fallecimientos por un fallo renal agudo de etiología desconocida iniciaron la investigación ayudados por la Organización Panamericana de la Salud para averiguar que podía estar causando esta enfermedad hasta que encontraron los jarabes contaminados.¿ Como lo denominaríamos Cluster….Brote? Más bien Cluster.

 

El último comunicado de las autoridades panameñas estima que se han producido 119 afectados con 102 fallecimientos desde julio de 2006.

 

En 2007 en República Dominicana descubrieron y retiraron del mercado pasta dentífrica fabricada con dietilen glicol.

 

Ahora le ha tocado el turno a España: las autoridades de consumo están retirando del mercado dentífricos también fabricados con dietilen glicol, estas pastas de dientes han sido ampliamente distribuidas por todo el territorio español; no solo vendidas en los establecimientos conocidos por “Todo a cien o chinos”, si no distribuidas incluso en los hospitales.

 

El 11 de julio de 2007 leo en un periódico: China ejecuta a un ex alto cargo de sanidad por corrupción, era el ex jefe de la Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos. Al parecer aceptaba sobornos a cambio de conceder licencias a fármacos que, al menos, causaron 10 muertes en China. Desde luego aquí no están incluidas las víctimas panameñas.

 

No es mucho más sencillo y lógico hacer controles sanitarios y de calidad en origen, cuando se exporta un producto y lo mismo en un producto importado antes de proceder a su comercialización. Por que la solución de ejecutar a una persona no le devuelve la vida a los muertos ni la salud a aquellos que han quedado con secuelas.

 

Consuelo Ibáñez, médico salubrista y epidemiólogo

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*