Epidemiología de la Leishmaniasis

 

Las leishmaniosis son un grupo de enfermedades parasitarias de distribución mundial transmitidas al ser humano por la picadura de alrededor de 30 especies de flebótomos infectados por protozoos del género Leishmania.

Stammers/TDR/OMS

Se estima que ocurren cada año 2 millones de casos nuevos en todo el mundo, de los cuales 1,5 millones de casos son leishmaniasis cutánea. Se estima que el número de personas infectadas sobrepasa los 12 millones. Sin embargo, los datos oficiales subestiman la realidad de la afección humana por estos protozoarios debido a que gran parte de los datos oficiales se obtienen exclusivamente a partir de la detección pasiva,  numerosos casos no son diagnosticados, existen un gran número de personas asintomáticas, y la leishmaniosis es de declaración obligatoria en solo 32 países de los 88 endémicos.

 

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad, van desde úlceras cutáneas (leishmaniosis cútanea) que cicatrizan espontáneamente hasta formas fatales en las cuales se presenta inflamación severa del hígado y del bazo (leismaniasis visceral). La enfermedad por su naturaleza zoonotica, afecta tanto a perros como humanos. Sin embargo, animales silvestres como  zarigüeyas, coatíes y osos hormigueros entre otros, son portadores asintomáticos del parásito, por lo que son considerados como animales reservorios.

 

        

Zarigüeya                       Coatí                               Oso Hormiguero

 

El agente se transmite al ser humano y a los animales a través de la picadura de hembras de los mosquitos pertenecientes a los géneros phlebotomus del viejo mundo y lutzomyia del nuevo mundo.

 

LEISHMANIOSIS CUTÁNEA

La forma cutánea de la enfermedad en humanos, también conocida en Perú como uta y en Nicaragua como lepra de montaña, tras un periodo de incubación de una semana a muchos meses, comienza con una mácula y luego una pápula en el sitio donde ha picado el phlebotomo  que crece y se transforma en una úlcera indolora y poco activa, cuando no existe infección bacteriana, Las lesiones pueden ser únicas o múltiples. A veces cicatrizan espontáneamente en el término de semanas o meses o persistir durante un año o más. En algunos indivíduos, ciertas cepas de leishmania, sobre todo del continente americano, pueden diseminarse y producir lesiones de las mucosas, incluso años después de que la lesión cutánea primaria haya cicatrizado La recurrencia de las lesiones cutáneas después de una aparente curación se manifiesta como úlceras, pápulas o nódulos en la úlcera original cicatrizada o muy cerca de ella.

Agentes infecciosos: Generalmente, en el Viejo Mundo Leishmania tropica, L. major, L. aethiopica. En el Nuevo Mundo L. braqsilensis y L. mexicana

El diagnóstico se hace por visualización directa de la forma intracelular no movil de parásito (amastigote) en frotis teñidos obtenidos de las lesiones y por cultivo de la forma extracelular móvil (promastigote) en medios adecuados.

 

LEISHMANIOSIS VISCERAL (Kala-azar)

Enfermedad sistémica crónica que, tras un período de incubación de dos a seis meses, con límites de 10 días a varios años, se caracteriza por fiebre, hepatomegalia y esplenomegalia, linfadenopatía, anemia, leucopenia, trombocitopenia, emaciación y debilidad progresivas. Si no se trata, suele causar la muerte. La fiebre tiene un comienzo gradual o repentino, es persistente e irregular, a menudo con dos picos febriles al día, que se alternan con periodos de apirexia y febrícula. Pueden aparecer lesiones dérmicas secundarias al kala-azar después de una aparente curación de la enfermedad sistémica.

El diagnóstico parasitológico, se basa de preferencia en el cultivo del microorganismo en material de biopsia o aspirado, o en la demostración de amastigotes intracelulares en frotis obtenidos de médula ósea, bazo, hígado, ganglios linfáticos o sangre.

El diagnóstico serológico se basa de manera característica en pruebas de anticuerpos inmunofluorescentes indirectos o ELISA,

Agentes infecciosos: Por lo común, Leishmania donovani, L. infantum y L. infantum/chagasi.

Entre los reservorios conocidos o presuntos están los seres humanos, los cánidos salvajes (zorros y chacales) y los perros domésticos. Los seres humanos son el único reservorio conocido en Bangladesh, India y Nepal.

 

 Fuente: criaderomonterrey.pamerida.com

 

Modo de transmisión: Por la picadura de flebótomos hembras infectantes. En los focos de leishmaniasis antroponótica, los seres humanos son el único reservorio, y la transmisión de persona a persona se produce por la picadura de flebótomos. En los focos de leishmaniasis zoonótica, los perros, el reservorio animal doméstico, constituyen la principal fuente de infección para los flebótomos. Se ha descrito transmisión de persona a persona en usuarios de drogas inyectables coinfectados con leishmania y VIH que comparten jeringas. Los pacientes infectados a su vez infectan a los flebótomos, y sirven como reservorios humanos aun en los focos zoonóticos.

 

Leishmaniasis is transmitted by the bite of female phlebotomine sandflies.  The sandflies inject the infective stage, promastigotes, during blood meals 1.  Promastigotes that reach the puncture wound are phagocytized by macrophages 2and transform into amastigotes 3.  Amastigotes multiply in infected cells and affect different tissues, depending in part on the Leishmania species 4.  This originates the clinical manifestations of leishmaniasis.  Sandflies become infected during blood meals on an infected host when they ingest macrophages infected with amastigotes (5 , 6).  In the sandfly’s midgut, the parasites differentiate into promastigotes 7, which multiply and migrate to the proboscis 8

Periodo de transmisibilidad: No suele transmitirse de persona a persona, pero es infectante para los flebótomos mientras los parásitos persisten en la sangre circulante o en la piel del huésped mamífero que sirve como reservorio. La infectividad para los flebótomos puede persistir aun después del restablecimiento clínico de los pacientes. 

Susceptibilidad: La susceptibilidad es general. Al parecer, el kala-azar induce inmunidad homóloga duradera. Se ha comprobado que son frecuentes las infecciones asintomáticas y subclínicas, y que la desnutrición predispone a la afección clínica y a la reactivación de las infecciones latentes. En los pacientes con SIDA presenta enfermedad sintomática, quizás como reactivación de infecciones latentes.

 

Métodos de control

Detectar casos y tratarlos de forma inmediata

Control de los vectores:. Aplicar insecticidas de dacción residual de forma períodica. (ojala que algún entomólogo nos pudiera contar algo de la vida los phlebotomos pasa saber exactamente como dónde utilizar los insecticidas para que la medida sea lo más efectiva posible)

Eliminar o controlar los criaderos de phlebotomus por ejemplo aplicando medidas de desmonte o eliminando basuseros.

 

El control de los perros en los focos zoonóticos sigue siendo discutible. En los países industrializados suele tratarse a los perros, (Tratamiento de la leishmaniosis canina: Ilustre Colegio Oficial de  Veterinarios de Madrid) pero a menudo presentan recaídas. En muchos países en desarrollo, el exterminio masivo de perros positivos a la leishmania no ha sido una medida satisfactoria, excepto en China. Un método reciente, que consiste en usar collares impregnados con insecticida, resultó eficaz en la República Islámica de Irán, al reducir la incidencia canina y humana de leishmaniasis visceral.

Puede obtenerse más información en:http://wHryv.who.int/tdr/diseases/leish/defaul.htm

 

Isabel Méndez Socióloga Salubrista

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*