Epidemiología de la gripe

En un post anterior hablamos del catarro, ahora vamos a hablar de la gripe. No crean que ahora tengo una gripe. Contra la gripe me protejo, me vacuno todos los años. En este post se mencionará el gran mito sobre la vacuna de la gripe y que hace que la coberturas vacunales no sean todo lo altas que sería de desear. El Ministerio de Sanidad y Consumo ya tiene un documento sobre la gripe y aquí les presento un resumen. Este es el documento completo

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda GRAVE de las vías respiratorias causada por un virus. Entre sus características epidemiológicas más importantes está su elevada capacidad de transmisión de una persona a otra.  

En nuestro medio, se presenta generalmente en invierno y de una forma epidémica, es decir, que cada año nos enfrentamos a una temporada en la que puede producirse una gran actividad y circulación del virus de la gripe sobre todo en los meses de noviembre a marzo. Es un importante problema de salud, tanto por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente, como por las complicaciones que puede ocasionar. La proporción de población afectada durante las epidemias anuales oscila entre el 5 y 15% en poblaciones general, y es superior al 50% en grupos de población cerrados como internados escolares o residencias de ancianos, etc. Durante las epidemias, los casos más graves y las defunciones se producen principalmente en los ancianos y en las personas con enfermedades cardíacas, pulmonares, renales, metabólicas crónicas, anemias o inmunosupresión.

 

El virus causante de la gripe tiene una elevada capacidad de sufrir variaciones en sus antígenos de superficie (proteínas que tienen especial relevancia en la capacidad de infección del virus y frente a las que los seres humanos producimos anticuerpos que nos protegen). Estas variaciones implican la aparición de nuevos virus gripales, frente a los que el ser humano no tiene protección.

 

Los virus de la gripe pertenecen a la familia de los Orthomyxoviridae. Existen tres tipos de virus gripales: A, B y C. Los más importantes son los tipos A y B, ya que el C no produce epidemias y sólo provoca infecciones sin síntomas o con cuadros clínicos poco trascendentes y en casos aislados.

El virus A es el principal causante de las epidemias que se producen cada año y mientras que el virus gripal B se presenta generalmente en brotes más localizados.

Los virus tipo A se dividen en subtipos basándose en dos proteínas de la superficie del virus. Estas proteínas se denominan hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N). Los subtipos más frecuentes de virus A que actualmente están en circulación entre humanos y son anualmente incluidos en la vacuna antigripal son A (H1N1) y A (H3N2)

 

Mecanismos de transmisión

La fuente de la infección está constituida por las personas enfermas. La transmisión se produce fundamentalmente por vía aérea mediante gotitas que son originadas al hablar, toser o estornudar. También puede transmitirse, con mucha menos frecuencia, por contacto directo, por ejemplo cuando una persona toca una superficie que contiene virus de la gripe (por ejemplo la mano de un enfermo) y posteriormente se toca su nariz ó su boca.

Las personas enfermas son capaces de transmitir la enfermedad desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del comienzo de la enfermedad. Los niños pueden transmitir la gripe incluso durante más de 7 días tras el comienzo de los síntomas.

Los síntomas de la enfermedad comienzan de 1 a 4 días después de que el virus entra en el organismo.

 

Síntomas de la Gripe

A las pocas horas de la infección el tracto respiratorio está inflamado y congestivo.

El cuadro clínico inicial típico suele comenzar de forma brusca con fiebre y escalofríos, acompañados de dolor de cabeza, congestión nasal, molestias de garganta, malestar general, dolores musculares, pérdida de apetito y tos seca.

La fiebre y los dolores musculares suelen durar de 3 a 5 días y la congestión y la falta de energía puede durar hasta 2 semanas. En ancianos es frecuente la aparición de dificultad respiratoria o la producción de esputo, mientras que en niños son síntomas frecuentes la otitis media o las molestias abdominales. La mayoría de las personas se recuperan en una o dos semanas, pero en algunos casos pueden desarrollarse complicaciones

 

Tratamiento de la Gripe

El tratamiento de la gripe suele ir enfocado a tratar los síntomas que la enfermedad produce.

Consejos en caso de padecer gripe:

 

Prevención de la Gripe.

La vacunación es el método más eficaz para prevenir la gripe. Se recomienda fundamentalmente para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de padecer la gripe y para las personas en contacto con estos grupos de alto riesgo ya que pueden transmitírsela.

Así, los grupos de población en los que se recomienda la vacunación antigripal, según el protocolo para la vigilancia de la gripe aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, son los siguientes:

·         Personas mayores de 65 o más años de edad. Se hará especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.

·         Personas menores de 65 años, Con factores de riesgo (que por presentar una condición clínica especial tienen un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe o porque el padecer la enfermedad pueda provocar una descompensación de su condición médica:

·         Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares, incluyendo: displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.

·         Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades metabólicas crónicas, incluyendo: diabetes mellitas; insuficiencia renal; hemoglobinopatías y anemias; asplenia; enfermedad hepática crónica; enfermedades neuromusculares graves o inmunosupresión, incluida la originada por la infección de VIH o por fármacos o en los receptores de transplantes. En este grupo se hará un especial énfasis en aquellas personas que precisen seguimiento médico periódico o que hayan sido hospitalizadas en el año precedente.

·         Personas que conviven en residencias, instituciones o en centros que presentan asistencia a enfermos crónicos de cualquier edad.

·         Niños/as y adolescentes, de 6 meses a 18 años, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.

·         Mujeres embarazadas, preferiblemente a partir del segundo trimestre del embarazo. Aunque la vacunación antigripal es segura en embarazadas, es preferible administrarla después del primer trimestre del embarazo para evitar la asociación coincidente con el aborto espontáneo, que ocurre fundamentalmente en ese trimestre.

·         Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones:

·         Profesionales sanitarios tanto de atención primaria como hospitalaria.

·         Personas que, por su ocupación, trabajan en instituciones geriátricas o en centros de cuidados de enfermos crónicos y que tienen contacto directo con los residentes.

·         Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos.

·         Personas que conviven en el hogar, incluidos niños/as, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo, por su condición clínica especial

·         Personas que, por su ocupación, prestan servicios comunitarios esenciales: policías, bomberos, personal de protección civil, etc.

·         Viajeros internacionales.

·         Personas que, por su ocupación, pueden estar en contacto con aves sospechosas o conocidas, de estar infectadas por virus de gripe aviar altamente patogénicos, especialmente:

·         las personas que están directamente involucradas en las tareas de control y erradicación de los brotes (destrucción de los animales muertos, limpieza y desinfección de las áreas infectadas).

·         las personas que viven y/o trabajan en granjas de aves donde se han notificado brotes, o se sospecha su existencia. Esta recomendación deberá actualizarse en función de las evidencias epidemiológicas sobre el patrón de presentación y difusión de la infección por virus de gripe aviar.

·         Algunas empresas facilitan la vacunación a sus empleados.

 

Efectividad de la vacuna de la gripe

La mayor parte de los adultos desarrollan altos títulos de anticuerpos tras una dosis de vacuna.

La vacuna previene entre el 70 y el 90 % de las gripes en sujetos sanos menores de 65 años. En personas mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas es efectiva en la prevención de complicaciones derivadas de la gripe. Se pueden evitar un 50 a 60% de hospitalizaciones y el 80% de fallecimientos derivados de estas complicaciones.

 

MITO: Puedo contraer la gripe al recibir la vacuna

La vacuna de la gripe no puede provocar la enfermedad al contener virus muertos no contagiosos. Si una persona sufre en los días posteriores a la vacunación un cuadro de vías respiratorias altas en ningún caso puede estar relacionado con la administración de la vacuna antigripal. Puede tener un catarro producido por alguna de las 5 familias de virus que ya conocemos.

 

Isabel Méndez

Socióloga Salubrista VACUNADA DE GRIPE

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Y que hay del Tiomersal que contiene hoy por hoy (todavia) esta vacuana, y de su acumulación en el organismo año tras año. No dudo de la eficacia de la vacuna,… pero…

Nadie puede demostrar que el tiomersal sea perjudicial porque hay muchas variables que impiden establecer una causalidad. Pero si hay una conexión bastante importante entre problemas neurologicos y tiomersal. Ademas de una recomendación del ministerio de sanidad de usar vacunas libres de tiomersal.

hey yo tengo un catarro pulmonal que no se me quita con nada que me podrian recomendar por que me molesta tanto la garganta cuando termino de come las glandulas saloiv ales tengo que escupir el catarro y que pproduce ese catarro me provoca recequedadf en la piel espero su respuerta gracias .

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*