Archivo de mayo 17th, 2008

Infecciones nosocomiales (Intrahospitalarias):Acinetobacter baumannii

Ahora que ha pasado la urgencia informativa sobre el posible brote nosocomial provocado por acinetobacter baumannii multiresistente seguiremos profundizando en  las infecciones nosocomiales, sus agentes y la forma de prevención de las mismas.

 

El 11 de abril El País publicó la noticia

El hospital público 12 de Octubre de Madrid ha mantenido durante casi dos años una lucha sin cuartel contra una cepa de la bacteria Acinetobacter baumanii multirresistente a los antibióticos y especialmente letal para las personas con el sistema inmunológico deprimido. El brote, que se inició en febrero de 2006 y ha tardado 20 meses en ser controlado, ha afectado a 252 pacientes, de los que 101 han fallecido. En 18 casos “la muerte fue atribuible a la bacteria”, según la investigación del hospital, y en el resto, pacientes ya muy graves, fue “un elemento contribuyente, pero no determinante”.

Las alarmas saltaron en la UCI el 16 de febrero de 2006 tras diagnosticarse el tercer caso de infección por acinetobacter en la UCI. Situación “preocupante pero casi rutinaria, porque estas infecciones son algo a lo que nos enfrentamos muy a menudo”.

Poco a poco, el acinetobacter fue desplegando sus dos principales características: la facilidad para expandirse y desarrollar resistencias a los antibióticos. “Rozas a un enfermo que la tenga en la piel y, si no te desinfectas las manos de inmediato, la vas dejando en todo lo que tocas”.

En los meses siguientes, la bacteria se hizo fuerte en la UCI y desde allí se extendió a otros servicios del hospital: medicina interna y plantas de enfermos quirúrgicos. Y lo que fue aún peor se hizo resistente a los antibióticos disponibles. De las decenas de principios activos, el acinetobacter sólo era sensible a uno en febrero de 2006, la colistina. Meses después, sin embargo, ni este fármaco podía ya matarlo. En al menos tres pacientes, de los más de 252 afectados, la cepa desarrolló resistencias y el centro tuvo que “pedir autorización para usar un antibiótico que entonces aún no estaba comercializado, la tigeciclina“, explica Montero.

(más…)

Etiquetas: