Infecciones nosocomiales (Intrahospitalarias):Acinetobacter baumannii

Ahora que ha pasado la urgencia informativa sobre el posible brote nosocomial provocado por acinetobacter baumannii multiresistente seguiremos profundizando en  las infecciones nosocomiales, sus agentes y la forma de prevención de las mismas.

 

El 11 de abril El País publicó la noticia

El hospital público 12 de Octubre de Madrid ha mantenido durante casi dos años una lucha sin cuartel contra una cepa de la bacteria Acinetobacter baumanii multirresistente a los antibióticos y especialmente letal para las personas con el sistema inmunológico deprimido. El brote, que se inició en febrero de 2006 y ha tardado 20 meses en ser controlado, ha afectado a 252 pacientes, de los que 101 han fallecido. En 18 casos “la muerte fue atribuible a la bacteria”, según la investigación del hospital, y en el resto, pacientes ya muy graves, fue “un elemento contribuyente, pero no determinante”.

Las alarmas saltaron en la UCI el 16 de febrero de 2006 tras diagnosticarse el tercer caso de infección por acinetobacter en la UCI. Situación “preocupante pero casi rutinaria, porque estas infecciones son algo a lo que nos enfrentamos muy a menudo”.

Poco a poco, el acinetobacter fue desplegando sus dos principales características: la facilidad para expandirse y desarrollar resistencias a los antibióticos. “Rozas a un enfermo que la tenga en la piel y, si no te desinfectas las manos de inmediato, la vas dejando en todo lo que tocas”.

En los meses siguientes, la bacteria se hizo fuerte en la UCI y desde allí se extendió a otros servicios del hospital: medicina interna y plantas de enfermos quirúrgicos. Y lo que fue aún peor se hizo resistente a los antibióticos disponibles. De las decenas de principios activos, el acinetobacter sólo era sensible a uno en febrero de 2006, la colistina. Meses después, sin embargo, ni este fármaco podía ya matarlo. En al menos tres pacientes, de los más de 252 afectados, la cepa desarrolló resistencias y el centro tuvo que “pedir autorización para usar un antibiótico que entonces aún no estaba comercializado, la tigeciclina“, explica Montero.

El 13 de abril de 2008 el País amplía la noticia:

El brote de la bacteria Acinetobacter baumanii multirresistente a antibióticos que al parecer ha afectado a 252 pacientes y ha causado 18 muertes, es el mayor por este microorganismo documentado en España.

En Europa el más parecido es el ocurrido en el norte de Francia en la segunda mitad de 2003, cuando otra cepa multirresistente de Acinetobacter fue identificada en 21 hospitales, en los que infectó a 118 pacientes y causó 18 muertes, según un informó de la Dirección General de Salud del Gobierno francés.

 

Este brote nosocomial de Acinetobacter, probablemente con un mecanismo de transmisión persona a persona, debe ser utilizado para ser conscientes de un problema mundial: las infecciones hospitalarias por bacterias cada vez más resistentes a los antibióticos.

 

Acinetobacter baumannii según Wikipedia

El Acinetobacter pertenece a la familia de cocobacilos gram negativos, oxidasa negativos, no fermentadores, no esporulados y aerobios estrictos. Se encuentra ampliamente disperso en la naturaleza, básicamente en agua y suelo. Se ha aislado en personas sanas a partir de la piel, faringe y otras localizaciones.

Acinetobacter sp se comportan generalmente como especies no virulentas pero, en pacientes críticamente enfermos, está bien documentado su rol patogénico.

Muchos brotes de infecciones nosocomiales han sido comúnmente asociados con Acinetobacter baumannii.

 

Epidemiología

Fuentes ambientales:

Las especies de Acinetobacter pueden ser encontradas en:

  • objetos animados e inanimados.
  • Crecen en casi todas las muestras de suelos y agua fresca.

 

En el medio hospitalario han sido aislados de:

  • humidificadores,
  • equipos de ventilación,
  • la piel del personal de salud,
  • colchones,
  • cojines y
  • otros equipamientos.

 

Se ha reportado sobrevida en superficies secas mayor a 25 días para Acinetobacter baumannii.

La persistencia de las especies de Acinetobacter en las superficies medioambientales es su característica más distintiva entre los patógenos nosocomiales, explicando su mayor patogenicidad entre pacientes hospitalizados.

 

Portadores humanos

Acinetobacter sp es parte de la microbiota cutánea. El 31% del personal de salud es portador de bacilos gramnegativos en sus manos. Los microorganismos más comúnmente aislados son Enterobacter sp (16,5%) y Acinetobacter sp (7,5%). Tanto la persistencia sobre superficies secas como su presencia en la piel del personal sanitario, contribuyen a la transmisión cruzada entre pacientes. De esta manera, para prevenir o minimizar potenciales brotes, es esencial el cumplimiento de las medidas de óptimo control de infecciones.

 

Factores de riesgo

Las especies de Acinetobacter se consideran generalmente microorganismos de baja virulencia, salvo en pacientes críticamente enfermos o inmunocomprometidos.

 

  • enfermedad grave,
  • infección o sepsis previa,
  • ventilación mecánica prolongada,
  • antibioterapia previa,
  • colonización previa por Acinetobacter y
  • estadía prolongada en unidad de cuidado intensivo
  • uso previo de antimicrobianos
  • Otros factores de riesgo, como la ventilación prolongada y la estancia en Unidades de Cuidadas Intensivos (UCI), no son específicos para Acinetobacter sp, sino que están relacionados con la enfermedad subyacente del paciente.

 

Brotes nosocomiales

A nivel mundial, se han notificado numerosos brotes nosocomiales causados por Acinetobacter. Estos se han asociado con contaminación de equipos de ventilación, colchones, cojines y humidificadores, y con el abuso de antimicrobianos específicos.

A menudo estos brotes exhiben patrones de multi-resistencia, lo que hace muy dificultosa su erradicación desde el paciente y desde el medioambiente.

 

Algunas cifras

Las infecciones del torrente sanguíneo por A. baumannii alcanzan al 2% del total de las adquiridas en hospitales y al 6% de las neumonías asociadas a ventilador mecánico en EEUU… En Europa, Acinetobacter baumannii fue el noveno patógeno más común en infecciones hospitalarias del torrente sanguíneo. En Latinoamérica alcanza al 5,3% de todos los aislados de bacteriemias nosocomiales. En Chile las especies de Acinetobacter representaron 9,4% de todos los brotes nosocomiales. Acinetobacter baumannii representa la primera causa de neumonía asociada a ventilador mecánico en adultos.

Acinetobacter baumannii puede causar:

  • neumonía,
  • bacteriemia,
  • meningitis,
  • infecciones del tracto urinario,
  • peritonitis e
  • infecciones de piel y tejidos blandos.


Medidas de control:

  • aislamiento de los pacientes infectados,
  • limpiezas generales y periódicas de la UCI,
  • cultivos de vigilancia de todos los pacientes,
  • potenciación del lavado de manos del personal que atiende a los pacientes
  • sistemas de detección precoz.

 

La mortalidad de tales infecciones es alta. La tasa de mortalidad cruda asociada a bacteriemia es de alrededor de 52% y la asociada a neumonía está entre 23 y 73%. La resistencia múltiple a antimicrobianos es muy frecuente lo que complica su erradicación y su terapéutica en infecciones graves. Se han identificado aislados resistentes a prácticamente todos los antimicrobianos comercialmente disponibles, lo que limita extremadamente sus alternativas terapéuticas.

 

 Consuelo Ibáñez Martí médico salubrista y epidemiólogo

 

Más información sobre enfermedades nosocomiales

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*