Salud Comunitaria: Organización de la Comunidad (promotores de salud comunitarios)

Voy a compartir con ustedes una experiencia de Salud Comunitaria desarrollada en Nicaragua en el departamento de Madriz, dentro de un proyecto más amplio ejecutado por Médicos del Mundo España. El proyecto se ejecutó entre los años 1999 y 2001. Pueden pensar que  ¡uf cuánto tiempo hace¡ No obstante puedo asegurarles que está, aún de plena actualidad y que lo que les vamos a contar pueden ponerlo en práctica si así lo desean porque sigue plenamente vigente.

Empezamos con la organización de las comunidades, aldeas, parroquias, veredas. …. en cada país lo nombran de una manera. En este post lo nombraremos comunidad porque así fue cómo yo conocí estos núcleos de población.

 

Según Wikipedia

Una comunidad es un grupo o conjunto de seres humanos, que comparten elementos en común, tales como un idioma, costumbres, valores, tareas, visión del mundo, edad, ubicación geográfica (un barrio por ejemplo).  Por lo general en una comunidad se crea una identidad común, mediante la diferenciación de otros grupos o comunidades (generalmente por signos o acciones), que es compartida y elaborada entre sus integrantes y socializada.

En términos administrativos de división territorial, una comunidad puede considerarse a cualquier área habitable de un término municipal claramente diferenciado dentro del mismo y que es conocida por una denominación específica que la identifica sin posibilidad de confusión. Pueden estar constituidas por varios núcleos de población o un diseminado, que engloba a las edificaciones o viviendas que no pueden incluirse en el concepto de núcleo.

 

 

Comunidad en Guatemala

Foto: Ángel Ezpeleta 1994

 

La Salud es uno de los componentes de desarrollo de una comunidad, está directamente relacionada con la disponibilidad y distribución de los recursos:

  • recursos de carácter sanitario tales como acceso a médicas/os, enfermeras, hospitales o medicamentos
  • recursos de carácter socioeconómico como son la educación, el abastecimiento de agua potable, la letrinificación , viviendas salubres etc…

 

Para mejorar las condiciones sanitarias y de salud de una comunidad es preciso que los propios interesados, en tanto que individuos, familias o comunidades participen activamente en el proceso, tomen iniciativas por su propia cuenta, adopten un comportamiento saludable y se esfuercen por mejorar la higiene ambiental. Es preciso, fomentar en mayor grado la autorresponsabilidad. Para que la salud comunitaria se pueda desarrollar con éxito se necesita una participación activa de la comunidad que tiene que convertirse en un elemento permanente de la vida colectiva animado por el mayor número posible de personas dedicadas a una acción sanitaria consecuente. Por ello se hace necesario incidir en una formación integral en salud que revise y analice cada una de las facetas  a las que se va a dedicar un promotor en salud.

 

PROPUESTA DE ORGANIZACIÓN EN LAS COMUNIDADES.

En general las comunidades tienen diferente organización dependiendo del municipio en el que estén asentadas. Tomando en consideración la organización que ya tengan sólo quedaría por completar la organización que aquí se propone con el fin de llevar a la práctica proyectos de salud. Dos figuras parecen imprescindibles: Brigadistas o promotores de Salud y líderes comunitarios.

 

PROMOTORES DE SALUD.

Iniciamos los procesos de fortalecimiento de la salud comunitaria eligiendo a lo que serán los promotores de salud. La comunidad reunida en asamblea debe ser la que designe quiénes van a ser sus promotores de salud. Esta elección debe estar apoyada y aprobada tanto por las autoridades sanitarias  como por los ayuntamientos. De que los promotores elegidos tengan estos respaldos va a depender, la mayoría de las veces, la sostenibilidad del sistema. No obstante una persona que va a dedicar parte de su tiempo a ser promotor de salud y en el que se van a invertir recursos en su formación debe reunir unas características previas.

 

Asamblea para elección de promotores de salud

Nicaragua 1999

Foto: Isabel Méndez

 

El  promotor de salud de una comunidad debe ser una persona de la comunidad con las siguientes características:

 

  • Estabilidad dentro de la comunidad: la persona aspirante a promotor de salud debe tener un cierto arraigo en la comunidad: que haya formado su familia en la comunidad; que sea natural de la comunidad, que sus medios de subsistencia sean dependientes, lo más posible, del lugar de origen.

 

  • Disponibilidad de tiempo para dedicarlo a las actividades de salud:  La/el aspirante a promotor deberá disponer de tiempo para  dedicarlo a actividades de salud en la comunidad (al menos una hora al día) y para los diferentes cursos de reciclaje; los habitantes de la comunidad deben de saber que el/la promotor abrirá el centro de salud comunitario al menos una hora diaria, preferiblemente después de que concluya su jornada de trabajo. Durante este espacio/tiempo dedicado a la salud deberán realizarse actividades de promoción y de prevención así como suministro y administración de medicamentos. Las actividades de promoción y prevención se deben de programar por grupos de “iguales”.(mujeres, niños jóvenes, adultos)

 

  • La edad es un factor importante a tener en cuenta: debe de conjugar la experiencia con la capacidad de aprendizaje y también la previsible duración del promotor de salud en su cargo. A una persona de edad avanzada se la debe tener en consideración siempre y debe de estar presente cuando el más joven realice actividades de Educación para la Salud en la comunidad pero se debe cuestionar su inclusión en el grupo que debe de realizar los cursos iniciales y los de reciclaje.

 

  • Alfabeto: El/la promotor/a de salud de una comunidad debe ser una persona alfabetizada. Es decir, que sepa leer, escribir, sumar, restar, multiplicar y dividir.

 

  • Líder natural  en la comunidad.

 

FUNCIONES DE UN PROMOTOR DE SALUD EN UNA COMUNIDAD

La elección de un buen candidato por toda la comunidad depende de que se tenga una idea clara de la función del promotor y de las tareas que le corresponden

 

Se consideran las siguientes funciones y tareas:

 

  • Promotor de Salud y dinamizador de hábitos saludables: entendemos por actividades de promoción de salud aquellas que se realizan para reforzar hábitos saludables y para prever factores de riesgo.

 

  • Agente para la prevención de la enfermedad y para el control de factores de Riesgo.

 

  • Notificador, a las autoridades municipales de salud de los siguientes eventos ocurridos en la comunidad:

ü       Enfermedades de Notificación obligatoria en pacientes no derivadas a las Unidades superiores de Salud.

ü       Nacimientos.

ü       Defunciones.

ü       Migraciones.

 

§         Actualizar permanente del censo de su comunidad.

        

§         Debe de derivar a las personas con enfermedades crónicas a los diferentes programas, (hipertensos, diabéticos, asmáticos, dolores articulares crónicos…)

 

§         Debe  de derivar a los programas de prevención y control desarrollados por las autoridades sanitarias  (Inmunizaciones, Control de crecimiento y desarrollo en el niño sano; Control prenatal, Control del puerperio).

 

§         Debe resolver procesos patológicos tales como:

ü       Urgencias comunitarias.

ü       Diarreas de menos de tres días de duración.

ü       Infecciones respiratorias agudas leves (síntomas catarrales de menos de 10 días  de duración sin fiebre y síntomas catarrales con fiebre de menos de tres días de  duración).

ü       Malaria.

  • Debe de derivar a las Unidades municipales de Salud, a aquellos pacientes que presenten procesos patológicos que el promotor no pueda resolver.

 

  • Coordinador: el promotor o voluntario de salud debe de ser el coordinador entre los distintos niveles donde se presta atención de salud: Puesto de salud, Centro de Salud, Hospital; también deberá ser la persona en la comunidad que mejor conozca los circuitos de derivación para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.

 

  • Hacer gestiones locales e interlocales que permita el desarrollo del trabajo.

 

  • Dispersar sus experiencias y conocimientos a otras comunidades que presentan problemas de salud comunitaria. Reuniones de promotores para intercambio de experiencias.

 

 

 

 

Isabel Méndez Navas

Socióloga Salubrista

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*