La Higiene oral en pacientes intubados, ingresados en la UCI, disminuye la mortalidad entre los mismos

Descubrir que la higiene bucodental u orofaríngea no solo contribuye a mantener limpia esa zona, sino que es un factor determinante de la salud en el resto del organismo, no es nada nuevo, pero darle la importancia y difusión que merece sí que lo es.

 

El año pasado escribí un par de post sobre este tema:

 

Comenzamos el año con otro artículo que resalta la importancia de mantener la higiene aún en condiciones extremas como pueden ser las de pacientes con ventilación mecánica ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

La revista ‘The New England Journal of Medicine‘ ha publicado un artículo, mucho más amplio, del que solo voy a resaltar la importancia de este tipo de profilaxis. El resto del artículo lo podéis encontrar en el enlace.

 

El estudio se basa en el estudio de 6000 pacientes que fueron ingresados en la UCI de 13 hospitales holandeses. El único requisito era que estuvieran intubados al menos 48 horas o con una estancia esperada en esta unidad de un mínimo de tres días.

 

Fueron divididos en tres grupos:

 

  • El primero de ellos recibió los cuidados normales, es decir, ningún cuidado extra.
  • Otro grupo recibió además una descontaminación orofaríngea (administración de antibacterianos tópicos en la zona oral)
  • El último grupo fue sometido  a una descontaminación digestiva selectiva (que suma a los anteriores el tratamiento gástrico e intravenoso con antibióticos).

 

Cuando se habían cumplido cuatro semanas de tratamiento, los investigadores calcularon la mortalidad de cada grupo. Los pacientes que recibieron los cuidados habituales tenían una tasa del 27,5%. Al comparar esta cifra con la de los otros grupos, y ajustar los resultados a los posibles factores de confusión (edad, enfermedades previas, gravedad de la enfermedad presente, etc.) los investigadores determinaron que el uso de la profilaxis orofaríngea redujo en un 2,9% la mortalidad mientras que la digestiva lo hizo en un 3,5%.

 

De Smet y su equipo detectaron además una tendencia a la baja en la duración de la ventilación mecánica, la estancia en la UCI y en el hospital entre los pacientes que recibieron antibióticos, aunque la diferencia no era significativa. El número de infecciones adquiridas también era inferior en estos participantes y no se detectó repunte alguno de las bacterias resistentes, aunque no se puede descartar la posibilidad de que éstas aparezcan a largo plazo.

Precisamente el miedo ante la aparición de microorganismos resistentes a estos fármacos es el principal límite para su uso profiláctico. A tenor de estos resultados, los investigadores holandeses se inclinan por la descontaminación orofaríngea como régimen preventivo ideal, ya que utiliza menos antibióticos “minimizando el riesgo de desarrollo de resistencia a largo plazo”.

 

Evidentemente una disminución en la mortalidad de un 3,5% es mayor que una de un 2,9%. Pero la gran diferencia estriba en que aplicando una terapia no invasiva como el uso de la profilaxis orofaríngea ya se consigue una importante disminución de la mortalidad

 

 

Consuelo Ibáñez Martí

Médico salubrista

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*