Archivo de abril 5th, 2009

Síndrome del Edificio Enfermo (SEE): la maldición de los edificios inteligentes

Los que hemos tenido el “dudoso privilegio” de trabajar en estos edificios sabemos el descalabro para nuestra salud que supone pasar muchas horas en ellos.

 

Arquitectónicamente son preciosos, supuestamente funcionales y muchos de ellos han conseguido premios a su diseño. Pero la realidad que se esconde en su interior no es tan glamourosa.

Un ejemplo

De entrada, consisten en enormes plantas diáfanas,  en su mayoría con cristal de suelo a techo, totalmente expuestas a las inclemencias del tiempo, herméticamente cerradas  y que producen, según el ángulo del sol, reflejos en todas las direcciones, o sobre tus ojos o sobre la pantalla del ordenador; con un sistema de climatización cerrado (calor en invierno y frío en verano) situado pegado a los ventanales para intentar neutralizar la temperatura exterior y cuya regulación es general para la planta, lo que se traduce en que mientras unos se asan de calor otros se hielan.

Para maximizar el espacio unas mesas han de situarse pegadas a los ventanales con lo que los chorros de aire caen directamente sobre su nuca y espalda, genial ¿no?. El resto de las mesas quedan en el interior sin posibilidad de acceder a la luz natural., aunque eso no debería de preocuparnos porque la luz artificial permanece siempre encendida.

 

Bueno, pues lo que suele igualarlos a todos es que estos maravillosos sistemas de climatización no suelen limpiarse, al menos con la frecuencia requerida, con lo que se respira un aire viciado, lleno de contaminantes y alergenos como se explica más adelante

(más…)

Etiquetas: