Cáncer de mama: Epidemiología. Hoy 19 de octubre es el día mundial del Cáncer de mama

“El cáncer de mama es una enfermedad que se cura”

 

En España se diagnostican anualmente unos 16.000 casos y produce la muerte de unas 6.000 mujeres. La tasa estimada en el año 2002 fue de 78 casos por 100.000 mujeres-año. La tasa ajustada es de 51 casos por 100.000 mujeres-año, similar a la tasa de Grecia, Portugal y Polonia. (López-Abente et al. 2005).

Es el cáncer más común en las mujeres.

Gracias a los programas de detección precoz y los avances en el diagnóstico y el tratamiento la supervivencia desde el diagnóstico esta en un 75% a los 5 años; por ello se estima que la probabilidad de morir por un cáncer de mama, antes de los 85 años de edad  es de un 2,9%.

 

 

Clasificación:

Hay varias formas de clasificar los cánceres de mama:

  • Por su localización en la mama: ductal, intraductal…
  • Por la presencia o ausencia de receptores de estrógenos
  • Por la edad de presentación

 

Lo dividiremos para su clasificación en dos grandes grupos con edad de comienzo diferente:

       1.-Mujeres premenopáusicas, sin receptores de estrógenos y más agresivo.

       2.- mujeres postmenopáusicas, con receptores de estrógenos positivos y de curso clínico más lento.

 

 

Los hombres también pueden presentar cáncer de mama; puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en hombres de entre 60 y 70 años. El cáncer de mama en los hombres es muy raro. Por cada 100 casos de cáncer de mama, menos de 1 afecta a un hombre.

Signos de advertencia del cáncer de mama son:

  • Aparición de un bulto en las mamas (senos) o debajo del brazo (axila).
  • Endurecimiento o hinchazón de una parte de las mamas.
  • Irritación o hundimientos en la piel de las mamas.
  • Enrojecimiento o descamación en el pezón o las mamas.
  • Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
  • Secreción del pezón, que no sea leche, incluso secreción de sangre.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de las mamas.
  • Dolor en cualquier parte de las mamas.

Estos signos también pueden aparecer debido a otras enfermedades no relacionadas con el cáncer.

 

Factores de riesgo

Las investigaciones han demostrado que existen ciertos factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de contraer cáncer de mama (seno).

  • Edad
  • La primera menstruación a edad muy temprana (menarquia precoz).
  • Menopausia tardía.
  • Tener el primer hijo a edad avanzada
  • No haber tenido hijos.
  • No haber amamantado.
  • Tener antecedentes personales de cáncer de mama o de otras enfermedades no cancerosas en las mamas.
  • Tener antecedentes familiares de cáncer de mama (madre, hermana, hija).
  • Haberse hecho algún tipo de radioterapia en el pecho o la mama
  • Tener sobrepeso (aumenta el riesgo de cáncer de mama después de la menopausia).
  • Uso prolongado de la terapia de reemplazo hormonal
  • Cambios en los genes vinculados al cáncer de mama, los genes BRCA1 o BRCA
  • Tomar píldoras anticonceptivas, también llamadas anticonceptivos orales
  • Consumir bebidas alcohólicas (más de un vaso al día).
  • No hacer ejercicio regularmente.

 

 El hecho de tener alguno de estos factores de riesgo no significa que se va a contraer la enfermedad. Casi todas las mujeres tienen algunos factores de riesgo y en su mayoría no contraen cáncer de mama

 

Detección precoz

Mamografías.

  • Las mamografías son el mejor método de detección temprana del cáncer de mama, cuando todavía el tumor no ha crecido demasiado, no se han manifestado los síntomas y aún es fácil de tratar. Hacerse una mamografía de forma habitual puede reducir el riesgo de morir de cáncer de mama. A partir de los 40 años debe hacerse una mamografía una vez al año o cada dos años.
  • Examen físico de las mamas realizado por un médico o una enfermera
  • Autoexamen de las mamas.

 

La mejor forma de descubrir el cáncer de mama es mediante una mamografía.

 

Estadios

Una vez diagnosticado el cáncer de mama, se realizarán pruebas para saber si las células cancerosas se han diseminado dentro de la mama o a otras partes del cuerpo. A este proceso se le llama clasificación por estadios. El estadio del cáncer se determinará a partir de la localización del cáncer, es decir, si está únicamente en la mama o si se ha extendido a los ganglios linfáticos en la axila o al resto del cuerpo. El médico planificará el tratamiento de acuerdo al tipo de cáncer y al estadio en que se encuentra.

 

Tipos de tratamiento

Hay varios tipos de tratamiento para el cáncer de mama dependiendo del tipo de cáncer y de su diseminación.

Los tratamientos incluyen cirugía, quimioterapia, terapia hormonal, terapia biológica y radioterapia. Las personas con cáncer de mama a menudo reciben más de un tipo de tratamiento.

 

Cirugía. Una operación en la que los médicos cortan y extirpan el tejido canceroso.

Quimioterapia. Tratamiento a base de medicamentos o fármacos especiales para reducir el tamaño del tumor canceroso o eliminarlo.

Terapia hormonal. Algunos tipos de cáncer necesitan de ciertas hormonas para crecer. La terapia hormonal se utiliza para impedir que las células cancerosas reciban ese tipo de hormonas.

Terapia biológica. Este tratamiento ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer o a controlar los efectos secundarios de otros tratamientos contra el cáncer.

Radioterapia. Consiste en el uso de radiación de alta energía (similar a los rayos X) para matar las células cancerosas. La radiación se dirige a la parte del cuerpo donde se localiza el cáncer.

 

Los distintos especialistas trabajan conjuntamente para tratar el cáncer de mama. Los cirujanos realizan las operaciones, los oncólogos tratan el cáncer con medicamentos y los oncólogos radiólogos tratan el cáncer con radiación.

 

Medicina complementaria y alternativa

La medicina complementaria es un conjunto de medicamentos y prácticas que pueden utilizarse para complementar los tratamientos tradicionales para el cáncer. La medicina alternativa es un conjunto de prácticas o de medicamentos que se utilizan en lugar de los medios tradicionales o estándar para tratar el cáncer. Algunos ejemplos de medicina complementaria y alternativa son la meditación, el yoga y los suplementos alimenticios como vitaminas y hierbas.

La medicina complementaria y alternativa no trata el cáncer de mama en sí mismo, pero puede ayudar a reducir los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer o los síntomas de la enfermedad. Es importante que tenga en cuenta que muchas prácticas de medicina complementaria y alternativa no han sido probadas científicamente y podrían no ser seguras. Consulte a su médico antes de utilizar cualquier tipo de medicina complementaria o alternativa.

Para obtener más información, visite la página La medicina complementaria y alternativa del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU.

 

Consuelo Ibáñez Martí

Médico salubrista

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Muy Interesante y didáctico.

Mis Felicitaciones Especiales!!!!!

Dr. M. Diez

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..