Catástrofe de Bhopal. secuelas para la salud en el 25 aniversario

Se ha cumplido el 25 aniversario de la catástrofe, de origen químico, de Bhopal, aunque, ya hablamos ampliamente de la Catástrofe de Bhopal en un post anterior, hay que refrescar la memoria para que estas cosas no vuelvan a ocurrir.

En primer lugar hay que reseñar que este tipo de accidentes tiene varias fases la primera son las víctimas que se cobra el desastre inicial y la segunda son los efectos a corto, mediano y largo plazo de la contaminación de la zona. Efectos que se magnifican si no se procede a la retirada inmediata de los elementos contaminantes que impregnan el suelo y los acuíferos de la zona, cosa que aquí no ha ocurrido, y no se presta asistencia a los afectados, lo que sigue ocurriendo.

No solo no se ha limpiado la zona, las personas afectadas y sus familias, a falta de una alternativa mejor son pobres claro, siguen viviendo en la zona y, por lo tanto, siguen expuestos a los mismos tóxicos que desprende el suelo contaminado y las aguas también contaminadas ya que estos productos han infiltrado las capas freáticas contaminando el agua de bebida. Union Caribde se vendió a Dow Chemical pero ni ellos ni el gobierno han hecho nada por sanear la zona y siguen apareciendo nuevos casos en los descendientes de aquella catástrofe.

Recordemos un poco que fue lo que pasó: la noche del 3 de diciembre de 1984, una nube de gas isocianato de metilo escapa de la fábrica dejando a su paso entre 16.000 y 30.000 muertos y más de medio millón de afectados. Sólo en la primera semana murieron entre 6.000 y 8.000 pesonas. Una cuarta parte de la población expuesta a los gases venenosos se ha convertido hoy en enfermos crónicos, de los cuales 50.000 han quedado con incapacidad laboral absoluta para el desempeño de cualquier tipo de trabajo.

Se han realizado estudios que muestran las terribles secuelas que ha provocado este accidente. La investigación realizada por el Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR) mostró de 25.000 personas han muerto por las consecuencias de la exposición desde 1984 y que 100.000 personas han desarrollado enfermedades crónicas, con más de 30.000 personas que continúan bebiendo aguas contaminadas alrededor de la fábrica.

Entre las secuelas detectadas se encuentran:

? Cáncer

? Ceguera

? Alteraciones respiratorias

? Trastornos inmunológicos

? Trastornos neurológicos

? Malformaciones en los niños que nacen de madres afectadas

En un comunicado publicado para coincidir con el aniversario, Dow Chemical – que compró Union Carbide en 1999 – manifestó que con una indemnización de 470 millones de dólares, pagada en 1989 al gobierno indio, ya se habían resuelto todas las reclamaciones actuales y futuras contra la compañía. Y reseñó que desde ese momento el gobierno de la India debería ser responsable de la provisión de agua potable y servicios de salud a los residentes. La mayoría del dinero se utilizó para pagar una indemnización de 1.000 a 2.000 dólares a alguna de las víctimas que quedaron incapacitados para trabajar o con dolencias a largo plazo.

Amnistía Internacional está llevando a cabo una campaña exigiendo que estas compañías asuman su responsabilidad, recomiendo que todos participemos en esta campaña.

Consuelo Ibáñez Martí Médico salubrista

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] 42 toneladas de isocianato de metilo, un pesticida, en una fábrica de la americana Union Carbide. En la primera semana murieron de 6.000 a 8.000 personas por culpa de los gases tóxicos, después otras 12.000 más directamente por la catástrofe que [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*