Enfermedades diarreicas o Gastroenteritis agudas: Epidemiología de la Enteritis por Campilobacter

Muchas veces, cuando leo los grandes propósitos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos supranacionales, me quedo pensando si en vez de ser tan grandilocuentes con sus objetivos: “vamos a erradicar la polio para el año…(pongo puntos suspensivos porque tenemos un nuevo brote de polio en Tajikistan) o vamos a erradicar el sarampión (enfermedad que ataca de nuevo), etc”. no deberíamos trabajar más y hablar menos. En otras ocasiones pienso que esos objetivos, obligan a realizar antes una evaluación y exigen un seguimiento para ver si somos capaces de alcanzarlos.

 Hoy sale un informe en Madrid+d: Mueren 800.000 niños menos de lo estimado.

 Las nuevas estimaciones sobre la mortalidad infantil traen una buena noticia. Al parecer, estos fallecimientos están descendiendo en los países en vías de desarrollo a un ritmo más rápido de lo que se creía y, frente a los 8,8 millones de pequeños menores de cinco años que UNICEF estimó que murieron en 2008, el último informe sobre el tema rebaja la cifra en más 800.000 niños. Asimismo, el documento recoge que, de los países desarrollados, Estados Unidos y Reino Unido son los que menos progresan en este terreno.

 

Se trata de El cuarto Objetivo para el Desarrollo del Milenio (ODM) reducir dos tercios la mortalidad infantil para 2015.

 Las enfermedades infecciosas, especialmente las enfermedades diarreicas, constituyen un grupo de afecciones que afecta especialmente a la población infantil y que, por suerte, son de las más fácilmente prevenibles si se siguen una serie de medidas higiénicas; no vamos a desarrollar todas las enfermedades diarreicas sino las más frecuentes. 

 Como siempre veamos lo que nos dice nuestro manual de cabecera: El Control de las enfermedades transmisibles en el hombre. 18º edición. American Public Health Association, 2004

 Es una zoonosis entérica bacteriana aguda de gravedad variable, que se caracteriza por diarrea (a menudo con heces sanguinolentas), dolor abdominal, malestar, fiebre, náusea y vómito. Suele durar una semana y por lo general no se extiende más de 10 días. Otras formas de presentación mucho menos frecuentes son: meningitis o un síndrome similar a la fiebre tifoidea y en algunas ocasiones pueden presentar complicaciones postinfecciosas como convulsiones febriles, artritis reactiva, síndrome de Guillain-Barré, eritema nodoso, urticaria e incluso simular una apendicitis aguda o enteropatía inflamatoria. Muchas infecciones permanecen asintomáticas.

 Agente infeccioso

Los agentes más comunes causantes de diarrea por Campylobacter en humanos son Campylobacter jejuni y, con menor frecuencia, C. coli.

Se han presentado brotes relacionados con alimentos, en particular pollo mal cocido, leche no pasteurizada y agua sin clorar. La mayoría de los casos son esporádicos y ocurren en los meses de verano. También son una importante causa de la diarrea del viajero.

 El diagnóstico se basa en el aislamiento del microorganismo de las heces por cultivo. Las especies Campylobacter jejuni, C. coli, C. lari, y C. upsaliensis son termófilas, capaces de crecer a 42-43°C pero no a 25°C. Esta característica, junto con la incubación en condiciones microaerófilas, es utilizada en el laboratorio para su aislamiento de otras bacterias comensales presentes en la flora intestinal.

 Distribución

Es la causa bacteriana más frecuente de gastroenteritis en el mundo desarrollado; ocasionan de 5% a 14% de los casos de diarrea en todo el mundo. Los niños menores de 5 años de edad y los adultos jóvenes muestran la mayor incidencia.

 Reservorio

El reservorio son los animales, principalmente aves de corral y ganado porcino y vacuno. Se han encontrado en intestinos de animales domésticos y salvajes sanos.

 Modo de transmisión

 La transmisión es por ingestión de los microorganismos en alimentos y agua contaminados o leche cruda; contacto con mascotas infectadas, animales de granja o lactantes infectados. La contaminación de la leche se produce por las heces del ganado vacuno portador. Los alimentos se pueden contaminar si se manipulan en superficies o con herramientas contaminadas. No es común la transmisión de persona a persona.

 Periodo de incubación

El periodo de incubación es de 2 a 5 días, con límites de 1 a 10 días.

 Periodo de transmisibilidad

Se transmite durante todo el curso de la infección. Las personas no tratadas con antibióticos pueden excretar microorganismos durante dos a siete semanas.

 Métodos de control:

1.- Medidas preventivas

  •  Pasteurizar toda la leche y clorar o hervir el agua.
  • Cocinar completacontrol y prevención en todas las etapas de la cadena alimentaria.mente todos los productos de origen animal, en particular las aves de corral.
  • Evitar el uso de una misma tabla de cortar para distintos alimentos y la recontaminación a partir de alimentos crudos.
  • Después de preparar la carne cruda, lavar y enjuagar todos los utensilios, recipientes y las manos.
  • Reducir la incidencia de Campylobacter en las granjas con medidas específicas, como cambio de botas y ropas de trabajo, limpieza y desinfección minuciosa, prácticas adecuadas de matanza y manipulación; y reducir la contaminación mediante la congelación de las aves de corral.
  • Lavarse las manos antes, durante y después de preparar los alimentos
  • Lavado de las manos después del contacto con animales.
  • Lavarse las manos después de usar o limpiar el baño, cambiar pañales y después de manipular toallas o sábanas sucias.
  • Reconocer, prevenir y tratar la infección por Campylobacter en animales domésticos y mascotas. Evitar el contacto de los recién nacidos y jóvenes con mascotas que estén enfermas con diarrea.

 

2.- Medidas de control frente al caso

 Tratamiento: rehidratación y reposición de electrolitos.

Aunque el tratamiento de elección para C. jejuni o C. coli con antimicrobianos es eritromicina o fluoroquinolonas, debe tenerse en cuenta el alto nivel de resistencias frente a estos antimicrobianos entre las cepas españolas, sobre todo frente a las fluoroquinolonas, por lo que sería recomendable realizar un antibiograma previo a la instauración de un tratamiento. Además, estos agentes tienen valor si se trata en las fases tempranas de la infección, en casos graves y para la eliminación del estado de portador.

  • Limpiar las áreas y los artículos contaminados con heces.
  • Precauciones de tipo entérico en pacientes hospitalizados hasta que los síntomas hayan desaparecido y tengan un cultivo de heces negativo.
  • Excluir a las personas sintomáticas de actividades que entrañen la manipulación de alimentos o el cuidado de personas en hospitales, guarderías y otros centros de atención. Una vez resuelta la diarrea, estas personas pueden volver a sus actividades una vez tengan un cultivo de heces negativo. Si el caso ha sido tratado con antibióticos, la muestra de heces no debe ser recogida hasta 48 horas después de finalizar el tratamiento.

 

 

Consuelo Ibáñez Martí

Médico salubrista

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*