‘General’

Arturo Azcorra, premio Reginald Fessenden

El director del Instituto IMDEA Networks ha sido reconocido por su contribución al desarrollo del 5G

 

 

Arturo Azcorra, director de IMDEA Networks Institute, catedrático de Ingeniería Telemática de la Universidad Carlos III de Madrid y vicepresidente de 5TONIC, ha sido distinguido con el prestigioso Premio Reginald Fessenden por sus contribuciones al desarrollo de la tecnología 5G. Otorgado por la Conferencia Internacional ACM-MSWIM, el premio reconoce las contribuciones científicas en aspectos como comunicaciones inalámbricas, redes y sistemas móviles.

La distinción, creada en 2014 como homenaje al pionero canadiense de la Radiodifusión, ha premiado a científicos como Ian Akyildiz (referencia mundial en redes de datos), Mario Gerla o Jean-Pierre Hubaux. En este caso, el profesor Azcorra es uno de los principales creadores (sino el principal) de la tecnología 5G europea (en 2013 fue elegido Chairperson del Expert Advisory Board de la European Technology Platform “Networld 2020”, votado por alrededor de mil organizaciones públicas y privadas de I+D). En este contexto, una de sus responsabilidades fue la elaboración de las directrices de investigación en 5G para toda Europa, reflejadas en documento de 2016  “Strategic Research and Innovation Agenda” (SRIA).

Azcorra es, además, uno de los dos únicos miembros académicos del Partnership Board de la 5GPPP, comité conjunto entre la Comisión Europea, la industria y entidades académicas que ha hecho realidad la tecnología 5G Europea. Ha contribuido también, de forma directa, con sus trabajos de investigación a la tecnología 5G (coordinador de los proyectos como 5G-Crosshaul y 5G-TRANSFORMER) con aportaciones adoptadas en estándares de 5G y en productos comerciales (midhaul de 5G, el estándar de eCPRI para 5G, la arquitectura del plano de control de 5G basada en NFV/SDN y el sistema de emergencias 5G con realidad aumentada desarrollado para el SAMUR). Junto con David del Val (CEO de Telefonica I+D), fue el co-fundador del laboratorio de investigación 5TONIC, que ha contribuido a situar a España a la vanguardia de Europa en el desarrollo de la tecnología 5G, y del que han salido contribuciones como el swarm intelligence para controlar flotas de AGVs desde el borde de la red.

En su curriculum figura su condición de diseñador, fundador, y director durante muchos años de la red regional de investigación REDIMadrid, así como la fundación y dirección hasta la actualidad de instituto internacional de investigación IMDEA Networks (en cuarta posición europea en los campos ‘Mobile Computing’ y ‘Measurement & perf. Analysis’ según CS rankings). Fundador y primer presidente de la Sociedad Científica de Telemática “ATEL”, ha sido investigador visitante en UC Berkeley y en MIT, así como Director General del CDTI (con la responsabilidad de dirigir la investigación industrial en España, principalmente en áreas de ingeniería). Académico de la Academia de Ciencias Europea “Academia Europaea”, que agrupa a los científicos más distinguidos de Europa, incluyendo 70 Premios Nóbel, ha sido el único español miembro del Steering Committee del congreso IEEE INFOCOM (el congreso más prestigioso en Computer Communications).

Con más de 150 publicaciones y 6 patentes, sus contribuciones científicas se han incorporado a estándares o han dado lugar a productos comerciales, como el ‘residential Gateway’ (en millones de hogares) o el procedimiento para generar direcciones IPv4. Ha sido coordinador o investigador principal de más de 30 proyectos, la mayoría europeos, así como de más de 10 contratos con empresas. Ha obtenido más de 15 millones de euros de fondos competitivos para financiar sus investigaciones, sin contar los 23 millones gestionados como Director de IMDEA Networks.

Etiquetas: , , , , ,
Categorias: General

Cerca de 150 millones de sitios web, entre un billón a estudio, contienen contenidos sensibles (y rastreados)

Un destacado esfuerzo de investigación para proteger nuestra intimidad: la Ley sobre Privacidad está hecha para ser usada por humanos…

¿Cómo podemos enseñársela a las máquinas? Nikolaos Laoutaris, Profesor de Investigación en IMDEA Networks Institute, participa en el mayor estudio sobre rastreo de aspectos sensibles en la red

El Reglamento General de Protección de Datos incluye clausulas específicas que marcan restricciones a la captación y procesamiento de datos personales sensibles, definidos como cualquier dato que revele el origen racial o étnico, opiniones políticas, religiosas o creencias filosóficas y de pertenencia sindical, además de datos genéticos, datos biométricos con el propósito de identificar a una persona, datos relativos a la salud o a la vida y a la orientación sexuales…

Después de dos años de duro trabajo, y de haber cruzado datos de más de un billón de sitios web (la mayoría de la web en lengua inglesa) un equipo internacional, con Nikolaos Laoutaris (Profesor de Investigación en IMDEA Networks Institute, Madrid) e investigadores de TU Berlin y Cyprus University of Technology, han desarrollado clasificadores de aprendizaje de máquinas especializadas capaces de identificar urls sensibles en internet y así buscarlas entre un billón de ellas.  Como principal (y preocupante) conclusión, cerca de 150 millones fueron detectadas por incluir contenido sensible sobre Salud, Creencias Políticas, orientación Sexual… etc., tan rastreables como las del resto de internet.

Detección en tiempo real

La legislación actual sobre datos personales sensibles está dirigida sobre todo al uso humano, como en los casos de presentación de denuncias y realización de investigaciones, incluso en el seguimiento de casos por tribunales de justicia. Con el uso de los nuevos clasificadores de aprendizaje de máquinas especializadas, se pueden poner por primera vez en práctica adicionales medidas proactivas. Por ejemplo, el navegador de un usuario, o un programa añadido que puede avisarle antes de ‘hacer clic’ y seguir urls que lleven a contenido sensible.

Al visitar este tipo de sitios, los rastreadores pueden quedar bloqueados, y las quejas pueden archivarse automáticamente. Algo que depende de poder clasificar automáticamente si una URL es sensible o no en tiempo real, algo que es más fácil decir que hacer. El motivo radica en la ambigüedad de términos como ‘Salud’, usado en documentos legales para indicar qué tipo de información se considera sensible. De hecho, la palabra se puede encontrar en sitios web como los relativos a alimentación saludable, deportes y comida orgánica, pero también en aquellos sobre enfermedades crónicas, enfermedades de transmisión sexual y cáncer. La mayor parte del esfuerzo para crear el sistema clasificador antes mencionado se centró en recopilar suficientes datos auténticos de verdad para entrenar al clasificador y permitirle distinguir entre el uso realmente sensible de palabras como ‘salud’ frente a otras menos sensibles.

Los resultados del trabajo se presentarán como documento científico en el ACM IMC’20 (ACM Internet Measurement Conference 2020, 27-29 October, Pittsburgh, EE.UU.). Laoutaris también participa en PIMCity (Construyendo las plataformas de datos personales de próxima generación), el proyecto con financiación de la Unión Europea para incrementar la transparencia y dotar a los usuarios con el control sobre sus datos. «La Privacidad se hizo para ser usada por humanos -comenta Laoutaris-, normalmente después de una violación de la privacidad -por ejemplo, en un proceso ilegal de tratamiento de esos datos-… pero ¿cómo podemos enseñar esto a las máquinas y hacer que nos protejan antes de que se produzcan violaciones de la privacidad?». El equipo está trabajando para ofrecer esta solución tecnológica al usuario durante 2021.

«Rastrear a la gente -señala el investigador- cuando visitan sitios web con contenido perteneciente a las categorías sensibles de la RGPD es el auténtico ‘elefante en la habitación’ de la privacidad. A mucha gente no le importa ser rastreada por asuntos que consideran inocentes, pero probablemente se alarmarían al saber que sus visitas a sitios web sensibles también se registran y se divulgan a terceros. Nuestro estudio es, con diferencia, el mayor sobre asuntos sensibles en la web. Muestra que una considerable parte de ella incluye contenidos de ese carácter. Desafortunadamente, este tipo de páginas aparecen rastreadas de la misma forma que las del resto de las presentes en internet».


Sobre Nikolaos Laoutaris

Profesor de investigación en IMDEA Networks desde diciembre de 2018. Laoutaris es doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad de Atenas (Grecia) y ha sido investigador en las universidades de Harvard y Boston. Sus áreas de investigación están centradas en la privacidad, la transparencia y la protección de datos; la economía de redes e información; el transporte inteligente; los sistemas distribuidos y los protocolos y mediciones de redes.

Etiquetas: , ,
Categorias: General

“El Plan de Choque para la Ciencia dedica cero euros específicos para investigación en el sector TIC”

Arturo Azcorra, director de IMDEA Networks, catedrático de la UC3M y vicepresidente de 5TONIC señaló, durante el 34 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, la importancia del apoyo a la investigación en España

 

El 34 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones (organizado por AMETIC del 2 al 4 de septiembre, junto con el Banco Santander y el respaldo de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), ha contado, el jueves 3, con la participación de Arturo Azcorra, director de IMDEA Networks, catedrático de Ingeniería Telemática de la Universidad Carlos III de Madrid y vicepresidente de 5TONIC. El evento, celebrado este año en Santander, Madrid, Barcelona y Málaga, en formato híbrido (digital y presencial) y multisede, cuenta con representación empresarial e institucional de primer nivel, tanto nacional como internacional.

“Digitalización y Sostenibilidad para la Reconstrucción. Ahora o nunca”, es el lema de esta edición, en cuyo encuentro “Retos y Oportunidades del 5G en la transformación digital” participó Azcorra. María Teresa Arcos, directora General de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual, presentó el acto moderado por Federico Ruíz, director del Observatorio Nacional 5G, con la presencia, además, de Narcís Cardona, catedrático de la Universitat Politècnica de València, director del Máster de Comunicaciones Móviles y director del Instituto de Investigación de Aplicaciones de Telecomunicaciones y Multimedia (iTEAM) de la UPV, y de Luis Manuel Díaz de Terán, director de la División de Telecomunicaciones y Servicios de Altran España.

El director de IMDEA Networks agradeció la infraestructura de investigación paneuropea SLICES, del programa ESFRI (“si se aprueba, será la PRIMERA VEZ que se financia una infraestructura paneuropea de investigación para el sector TIC”), así como el apoyo español a esta iniciativa: “Quiero agradecer públicamente al Secretario General de Coordinación de Política Científica, Rafael Rodrigo, que el gobierno de España la haya apoyado formalmente”.

Pero, a su vez, reivindicó la necesidad de invertir no solo en programas públicos de investigación en 5G, sino en la investigación en el sector TIC en general: “Desde el año 2013, la Unión Europea ha dedicado 700 millones de euros a investigación en 5G. Alemania, Francia, Finlandia y otros países han lanzado fuertes programas públicos de investigación en 5G, mientras que en España, salvo en Cataluña, no hemos tenido ningún programa público de investigación en 5G. Al mismo tiempo, de los mil millones de euros del Plan de Choque para la Ciencia, que se ha aprobado recientemente, se han dedicado cero euros específicos para investigación en el sector TIC”.

Azcorra aportó una muestra de este estratégico apoyo: “Por estos motivos, queremos solicitar al Ministro de Ciencia e Innovación que para futuras acciones en ciencia, en particular en base al fondo de recuperación, considere si sería oportuno incluir programas específicos de I+D en 6G, …como ya están haciendo Finlandia, Suecia, Alemania y otros países de nuestro entorno. Creo que la gran importancia económica del sector TIC y su enorme contribución para paliar los efectos de la crisis del COVID justifican programas específicos de investigación para el sector TIC.”. Una aportación, desde la ciencia y la tecnología, a las imprescindibles estrategias para la reconstrucción económica, industrial y social.

Fotos: AMETIC

Etiquetas: , ,
Categorias: General

El proyecto liderado por el investigador de IMDEA Networks para medir la incidencia real de la covid con encuestas en redes sociales llega ya a 150 países

El investigador de IMDEA Networks, Antonio Fernández Anta, lanzó su innovador método para medir la incidencia de la pandemia a mediados de marzo en España

En la actualidad, las encuestas están ya disponibles en 60 idiomas

El proyecto denominado CoronaSurveys para “Medir el iceberg” partió de la idea de que hay una punta del iceberg que se ve, y que es el número de casos confirmados, pero debajo de esa punta, sumergido bajo las aguas, está el resto del bloque de hielo, de una dimensión incierta, y que puede hacer naufragar un buque que desconozca su tamaño real. Para lograr esa cifra más próxima a la real de afectados por la covid-19, el equipo liderado por Antonio Fernández Anta publicó a mediados de marzo las primeras encuestas en Twitter en español. Con el paso de las semanas, el proyecto se ha ido ampliando hasta alcanzar unas dimensiones casi globales. En la actualidad las encuestas cubren 150 países y 60 idiomas.

La encuesta está abierta a la participación de cualquier persona. En ella se hacían inicialmente solo tres preguntas: ¿de qué área geográfica puedes proporcionar datos?; ¿a cuántas personas conoces en esa área? y ¿a cuántas personas de esa área conoces que tengan síntomas de covid-19 o que puedan asociarse con esa enfermedad? Actualmente se pregunta también por casos recientes para poder detectar rebrotes. Uno de los objetivos a la hora de diseñar el método de búsqueda de datos fue respetar escrupulosamente las leyes de protección de datos. Por esa razón, la encuesta es anónima y no recoge ninguna información que pueda llevar a la identificación ni de los participantes ni de los enfermos que se cuentan.

Los investigadores consiguen, a partir de los datos recogidos diariamente en las encuestas, estimaciones que, según han podido comprobar, están muy cercanas a los datos más reales sobre la incidencia de la enfermedad de los que se dispone, como los obtenidos con el estudio serológico que puso en marcha el Gobierno de España pero con un coste mucho menor: “Teniendo en cuenta que en el estudio de seroprevalencia se han hecho más de 100.000 tests, su coste no puede haber sido menor de un millón de euros, mientras que nuestro estudio, sin contabilizar las horas y los recursos aportados por voluntarios, ha costado menos de 2.500 euros”, explica Antonio Fernández Anta, investigador de IMDEA Networks, instituto promovido por la Comunidad de Madrid.

CoronaSurveys tiene como objetivo actual detectar con prontitud el aumento de casos de covid-19 para evitar rebrotes graves o la vuelta al confinamiento. Para hacer más sencilla la participación el proyecto dispone de una aplicación para teléfonos móviles que facilita la colaboración de la ciudadanía. Esta aplicación está disponible tanto para Android como para iOS.

Además de registrar los datos en tiempo real, CoronaSurveys que principalmente consiste en un proyecto de investigación, también avanza en el ámbito científico. Y en esta línea, un artículo con los datos de España, Brasil, Ecuador y Ucrania ha sido aceptado para su presentación en la reunión Humanitarian Mapping que se celebrará en San Diego (Estados Unidos) el 24 de agosto.

La iniciativa del equipo de Antonio Fernández Anda ha tenido repercusión fuera de nuestras fronteras. En su última edición, la revista estadounidense The Scientist se refería al proyecto CoronaSurveys como uno de los dos a destacar en todo el mundo dedicados a la recopilación de datos sobre la covid-19 y liderados por científicos ajenos al mundo de la investigación médica.

CoronaSurveys aporta además como novedad que se trata de la primera vez que se utiliza este método, la técnica de estimación que usa informes indirectos llamada Network Scale-up Method, para recoger datos online de forma continua y a nivel global. El equipo de Antonio Fernández Anta ha tenido que desarrollar nuevas técnicas de análisis de datos porque no existían para encuestas de estas características. Y tanto esta innovadora forma de recogida de datos como las nuevas técnicas de análisis podrán utilizarse a partir de ahora en campos tan diversos como los sondeos políticos o los estudios de consumo.

El equipo dirigido por Antonio Fernández Anta busca en la actualidad patrocinio para continuar con el proyecto.

Sobre Antonio Fernández Anta

Profesor de investigación en IMDEA Networks desde septiembre de 2010. Antonio Fernández Anta es doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad de Louisiana en Lafayette y realizó una estancia postdoctoral en el Laboratorio de Ciencias de la Computación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Su investigación está centrada en redes y comunicación, procesamiento paralelo, algoritmos y matemática discreta.

Más información:
Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

“La estrecha relación entre el supervisor y los estudiantes de doctorado te hace aprender mucho más de tu mentor”

Por qué, qué, cómo y dónde: un antiguo alumno evalúa su experiencia como investigador predoctoral en IMDEA Networks

Entrevistamos a uno de los miembros de nuestra red de Alumni, el Dr. Arash Asadi. Obtuvo su doctorado de IMDEA Networks y la Universidad Carlos III de Madrid en marzo de 2016. Ahora es líder de un grupo independiente en Secure Mobile Networking Lab (SEEMOO) en TU Darmstadt, Alemania. Su investigación se centra ampliamente en las comunicaciones inalámbricas, tanto en bandas de ondas inferiores a 6 GHz como en ondas milimétricas. Está interesado en el tratamiento matemático de los problemas de comunicación inalámbrica y la evaluación experimental utilizando herramientas de creación de prototipos de radio definida por software (SDR).

¿Por qué decidió hacer un doctorado?

Siempre me interesó la educación superior, pero no estaba seguro de si podría hacerlo o no, y después de realizar el máster trabajé en un pequeño proyecto de investigación que me gustó. Así que decidí probar a hacer un doctorado.

¿Qué destacaría de su experiencia como estudiante de doctorado en IMDEA Networks?

Hubo un par de puntos destacados que encontré en IMDEA Networks que, realmente, no había visto en otros lugares hasta ese punto. Uno fue el hecho de que era muy internacional, eso fue muy agradable para nosotros. Creo que había personas no solo de diferentes países sino también de diferentes continentes. Especialmente para un instituto que se encuentra en un país de habla no inglesa, para mí es muy importante la forma en que todo el instituto logró crear un entorno en el que pudieras hacer tu investigación e integrarte con personas solo con el idioma internacional, eso fue realmente agradable.

La otra cosa que me gustó mucho y creo que no es particular de IMDEA, pero es uno de mis entornos de investigación favoritos es que, como estudiante de doctorado, trabajas muy de cerca con tu supervisor. Por lo tanto, no teníamos, al menos que yo sepa, estos grandes grupos donde hay una gran jerarquía y apenas conoces a tu tutor. Por otro lado, el supervisor y los estudiantes de doctorado tienen un proyecto de investigación conjunto, siempre trabajan juntos muy de cerca, lo que hace que su progreso sea mucho más rápido y que también aprenda mucho más de su mentor. Así que supongo que ese es otro punto importante que vi durante mi doctorado.

¿Considera que IMDEA Networks le preparó bien para su carrera profesional?

Es muy difícil en un lapso de cuatro años preparar a alguien para la investigación y todo lo que necesita después, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que lo que viene después se ramifica: puedes ir a la industria, puedes estar en la academia, puedes hacer diferentes cosas. Puedes hacer investigación en la industria, investigación en la academia, así que tal vez no puedas preparar a alguien por completo para lo que viene después, pero diría relativamente que estaba bien preparado. Pero parte de esto es dedicación personal y la otra parte es si el entorno proporciona lo que necesitas. En gran medida, la mayoría de las personas que conozco aquí proporcionarían ese entorno.

¿Se ha movido a la industria, a la academia o al sector de la investigación?

Terminé en la academia. Realicé una pasantía en la industria, pero prefiero la libertad académica y el entorno académico. Sigo trabajando estrechamente con la industria, para ser sincero, por lo que tenemos mucha colaboración con las empresas. Algunos de ellos son antiguos alumnos de IMDEA, amigos que ahora están en la industria, pero principalmente me quedo en la academia y creo que me gustaría continuar con la carrera académica.

Fuente(s): IMDEA Networks Institute
Etiquetas: , , ,
Categorias: General

Cómo sacar el máximo partido a los tests

Con la Covid-19 azotando todas las áreas de nuestras vidas, existe una necesidad tanto social como política por saber cuál es el estado de la ciudadanía. Necesitamos conocer cómo evoluciona el Covid-19, cuántos ciudadanos la tienen, cómo y dónde se contagian, qué probabilidad hay de que enfermen, etc. Todos estos datos son necesarios para tomar las medidas adecuadas y saber cuándo y cómo vamos a recuperar ciertos ámbitos de nuestras vidas y qué otros aspectos van a cambiar para siempre.

Para la toma de decisiones más inmediata, lo que necesitamos es conocer, en tiempo real, cuál es el estado exacto de la ciudadanía. Para ello, deberemos estar al tanto de cuál es la evolución del virus en la población. Y los tests son la única herramienta que tenemos para conseguirlo. La forma de lograrlo es hacer tests a toda la población todos los días para saber si tienen la Covid-19 o no. Pero carecemos de los recursos suficientes para hacerlo, ya que no hay la capacidad de fabricar ni de realizar casi 50 millones de test diarios. En sustitución de esta posibilidad, la mejor opción es utilizar los pocos que tenemos de la mejor manera posible.

Pero esos pocos tests de los que disponemos pueden usarse de diversas maneras. Cada una tiene ventajas y desventajas. Depende de qué política de uso se escoja, se obtendrá una visión más o menos real del estado de la población.

Para entender el efecto de cada una de esas opciones de utilización del número limitado de tests de los que se dispone, hemos desarrollado un simulador que reproduce el contagio del virus en una población de 10.000 personas. Y sobre esa población aplicamos las diferentes políticas de testeo para observar los efectos que tiene cada una de ellas.

 

Gráfica que muestra la evolución de la población. El número de contagiados crece de forma exponencial hasta que ya no hay personas suficientes para alimentar ese ritmo de contagio. Una vez las personas se empiezan a recuperar, los recuperados crecen. La enfermedad se extingue cuando no hay nadie más a quien contagiar.


Un simulador es una herramienta informática que utiliza modelos matemáticos o reglas para imitar el comportamiento de algún aspecto de la realidad. En este caso, el simulador desarrollado imita la propagación del virus en un conjunto de personas y la evolución de las personas contagiadas en el tiempo. Las reglas del simulador son las siguientes: cada día se computa una probabilidad de contagio dependiendo de las personas ya contagiadas alrededor y de su cercanía; una vez un ciudadano está contagiado, tiene una pequeña probabilidad diaria de desarrollar síntomas; los que desarrollen síntomas, tienen una pequeña probabilidad de fallecer; toda persona contagiada que no haya fallecido tras el tiempo que dura la enfermedad se considera curada y, en el modelo utilizado, no se puede volver a contagiar así que se considera inmune.

El primer día, colocamos a un único individuo infectado en el centro de la población. La simulación finaliza cuando no hay nadie contagiado ya sea porque todos o una parte han fallecido o porque todos o una parte son inmunes. En la simulación el número de infectados crece de forma exponencial durante un tiempo, pero luego el crecimiento se ralentiza. Esto se debe a dos factores: el primero es que al empezar a recuperarse los primeros contagiados, baja el número de infectados. Además, llegados a este punto el número de personas curadas crece de manera exponencial, quitando cada vez más casos a la estadística de contagiados. El segundo es que no hay un número infinito de gente a contagiar. Una vez la mayoría de gente de una zona está contagiada, el virus no tiene nuevos huéspedes donde alojarse y con el tiempo, al curarse la mayoría, el número de contagiados baja. El número de personas infectadas con síntomas es menor que el de infectadas en general pero sigue la misma progresión por exactamente los mismos motivos. En el simulador podemos ver esta evolución. En la vida real, por desgracia, no tenemos test suficientes para conocer a ciencia cierta el estado de cada uno de los individuos de la población. Por eso hay que decidir a quién se le hacen los tests y a quién no.

Debemos recordad que el objetivo final es obtener, de la manera más precisa posible, el número de infectados de esta población. Por ello, vamos a utilizar tres políticas de testeo diferentes: en la primera sólo se hacen tests a personas con síntomas; en la segunda se hacen tests aleatorios a toda la población pero priorizando a las personas con síntomas y en la tercera, se hacen pruebas de manera aleatoria sin tener en cuenta los síntomas.

Resultado de utilizar diferentes políticas de testeo. Obsérvese que la mejor política es hacer test de manera aleatoria. Los resultados no son exactos pero la tendencia sí que se sigue. Si los tests se focalizan en un conjunto de la población (como puede ser la sintomática), podremos saber cómo están los sintomáticos, pero no la población general.


En la simulación, hemos asumido que somos capaces de realizar el test de la Covid-19 al 1% de la población siguiendo las diferentes políticas de testeo. Lo que muestra el simulador es que al testear únicamente a las personas sintomáticas el dato difiere muchísimo de la realidad. Desde un punto de vista estadístico estas personas no representan al conjunto de la población lo que es lógico porque en la muestra solo entran personas con síntomas, esto es, con gran probabilidad de estar enfermas y por ello obtendremos que una gran parte de los testeados está enfermo. Al extrapolar este valor a toda la población, el resultado será que muchos tienen el virus.

Algo similar pasa cuando priorizamos que se hagan los test a gente sintomática y lo hacemos de manera aleatoria en el resto. Cuando hay pocas personas sintomáticas la extrapolación da buenos resultados pero cuando se empiezan a priorizar a personas sintomáticas, los datos vuelven a ser poco representativos.

Es probable que este sea el motivo por el cual los gobiernos que siguen estos métodos no hagan extrapolaciones al conjunto total de la población, precisamente porque no serían válidas estadísticamente. Por ello los datos de casos confirmados que muchos gobiernos ofrecen, aunque puedan servirnos para tener una cota inferior, están incompletos matemáticamente y no nos permiten entender la realidad que vivimos.

Desde un punto de vista puramente estadístico, para poder extrapolar hay que realizar las pruebas a un conjunto de la población que represente a la población entera. A menos que exista una política mejor, lo que se suele hacer es elegir a los testeados de manera aleatoria. Como toda predicción, los datos no son exactamente los mismos que los reales, pero la tendencia de la curva se ajusta de manera acertada a la realidad utilizando una pequeña cantidad de recursos.

Por supuesto, todo esto es sólo una cara del problema. Es muy posible que en algunos casos se intente priorizar los tests a personas hospitalizadas por miedo al contagio del personal médico y resto de los pacientes, o porque el tratamiento al paciente cambie dependiendo si da positivo o no.

En España, uno de los problemas a la hora de hacer las pruebas es que cada comunidad autónoma ha seguido su propia política de testeo. Algunas de ellas han cambiado los criterios, desde no hacer tests a hacérselos exclusivamente a los pacientes hospitalizados. La semana pasada el Gobierno español requirió que los resultados se reportasen en un formato determinado específicamente para evitar esto. Y a partir de la semana próxima comenzará ya un gran estudio aleatorio para realizar pruebas a unas 60.000 personas.

Sin esas pruebas y a menos que  busquemos alguna alternativa para conocer el estado de la población (como la liderada por el doctor Antonio Fernández Anta de IMDEA Networks, con encuestas diarias sobre cuánta gente enferma conoces en http://coronasurveys.org en las cuales toda la población puede participar), estamos resignados a luchar contra el virus con un brazo atado a la espalda y un ojo tapado, ya que para minimizar las pérdidas y prepararse lo mejor posible, es necesario saber contra lo que se lucha. Y a día de hoy no lo sabemos.

Este artículo tiene como objetivo explicar un concepto matemático y su implicación en la toma de decisiones. Las simulaciones realizadas en el mismo tienen como objetivo explicar este concepto. Se ha intentado que el modelo concuerde con la realidad, pero como todo modelo, tiene sus limitaciones. Este modelo no representa el estado actual y futuro de ninguna región.

Artículo escrito por Ander Galisteo, investigador predoctoral del Instituto IMDEA Networks y la UC3M.

Etiquetas:
Categorias: General

Un equipo internacional liderado por un investigador de IMDEA Networks cifra en más de dos millones los casos sintomáticos actuales de Covid-19 en España

El investigador Antonio Fernández Anta ha puesto en marcha un estudio para estimar la incidencia real de la pandemia en once países

El método empleado por el equipo científico consiste en la realización de encuestas abiertas y anónimas a la población, promocionadas a través de redes sociales

Para gestionar adecuadamente la pandemia de Covid-19, los gobiernos y los científicos que los asesoran necesitan datos lo más reales posible de la situación. El problema es que esos datos no existen. Los únicos con los que cuentan son los que proporcionan los test en laboratorio. Es decir, los gobiernos saben cuántas personas han dado positivo, cuántas hay en los hospitales y cuántas están siendo atendidas telefónicamente. Pero a estas alturas es ya más que evidente que esos no son los datos reales de la pandemia. Científicos de todo el mundo están estos días ideando fórmulas para estimar cifras que se ajusten más a la realidad. Un equipo internacional liderado por el investigador Antonio Fernández Anta del instituto IMDEA Networks está entre ellos.

Este equipo ha puesto en marcha el proyecto @CoronaSurveys para “Medir el iceberg”. Este objetivo es totalmente gráfico: hay una punta del iceberg que se ve y que es el número de casos confirmados, pero debajo de esa punta, sumergido bajo las aguas, está el resto del bloque de hielo, de una dimensión incierta, y que puede hacer naufragar un buque que desconozca su tamaño real. Para lograrlo, el equipo liderado por Antonio Fernández Anta lanzó hace más dos semanas las primeras encuestas en Twitter.

Actualmente se hace una encuesta diaria, abierta a la participación de cualquier persona. En ella se hacen solo tres preguntas: ¿de qué región puedes proporcionar datos (entendiendo que región puede ser un país o un área administrativa más pequeña) ?; ¿a cuántas personas conoces en esa zona?; ¿a cuántas personas de esa zona conoces que tengan síntomas de Covid-19 o que puedan asociarse con esa enfermedad? Uno de los objetivos a la hora de diseñar el método de búsqueda de datos fue respetar escrupulosamente las leyes de protección de datos. Por esa razón, la encuesta es anónima y no recoge ninguna información que pueda llevar a la identificación ni de los participantes ni de los enfermos que se cuentan.

En un primer momento, la encuesta se lanzó solo en España pero en los días siguientes se han ido añadiendo más países: Portugal, Argentina, Chile, Chipre, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos. Además, se amplió también la forma de difusión de las encuestas que, además de usar Twitter, ahora están disponibles a través de Facebook y LinkedIn.

Los resultados se recogen cada día. De esa forma el estudio no solo proporciona un número estimado diario total de infectados sintomáticos, sino que permite observar la evolución de la enfermedad. Los datos proporcionados por las encuestas que se refieren a España estiman que el pasado lunes 30 de marzo el número de personas con síntomas de Covid en España era de 2.361.650, una cifra mucho más alta que la oficial, que ese día era de 85.195 enfermos confirmados de Covid-19 en nuestro país.

Para hacer la estimación, los investigadores toman las respuestas obtenidas en la encuesta con una serie de matizaciones. Primero eliminan las respuestas que son muy posiblemente incorrectas, como alguien que conoce a mil personas y todas tienen síntomas. Luego se calcula la proporción de personas con síntomas respecto al total. Esta proporción finalmente se extiende a toda la población del país. El equipo de investigadores está trabajando para elaborar métodos más sofisticados que compensen posibles sesgos en los datos, pero lo que se ha observado es que las estimaciones obtenidas son cercanas a las que se obtienen con otros métodos indirectos.

Sobre Antonio Fernández Anta

Profesor de investigación en IMDEA Networks desde diciembre de 2010. Antonio Fernández Anta es doctor en Ciencias de la Computación por la Universidad de Louisiana en Lafayette y realizó una estancia postdoctoral en el Laboratorio de Ciencias de la Computación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Su investigación está centrada en redes y comunicación, procesamiento paralelo, algoritmos y matemática discreta.

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

Julien Gamba, galardonado con la beca Norton LifeLock/Symantec 2020

Julien Gamba, estudiante predoctoral de IMDEA Networks Institute, ha sido galardonado con una de las becas de posgrado del Grupo de investigación NortonLifeLock 2020. Esta es una de las becas mundiales más selectivas en el área de ciberseguridad. Como en anteriores ediciones (la primera fue en 2007), ha habido tres premiados, entre ellos Gamba. Cada uno recibirá como premio 20.000 dólares.

“Mi propuesta se centró en la cadena de suministro de Android y sus desafíos en términos de atribución, privacidad y seguridad. El objetivo es diseñar formas confiables de atribuir software a los desarrolladores y crear herramientas para realizar análisis estáticos y dinámicos en aplicaciones de Android preinstaladas”, explica Gamba.

Para recibir financiación de una de estas becas, los estudiantes de doctorado deben trabajar en una investigación innovadora que “no solo tiene valor en el mundo real, sino que se alinea bien con áreas clave dentro de nuestro negocio”, como se destaca en la convocatoria. Los temas de interés que abarca son los siguientes: privacidad e identidad, seguridad, aprendizaje automático y minería de datos y factores humanos (seguridad utilizable, uso de tecnología para el bien social, privacidad efectiva, seguridad y notificaciones de robo de identidad, e inteligencia artificial (IA) asistida por humanos y humanos asistidos por IA).

Julien Gamba cuenta que ganar este premio es “un gran honor” porque “se trata de un premio muy competitivo con tan solo tres becas otorgadas cada año. Haber sido seleccionado entre todos los candidatos es un gran reconocimiento a mi trabajo”. Además, el investigador predoctoral admite que esta beca le permitirá crecer profesionalmente, dado que le ayudará a continuar con su trabajo sobre la cadena de suministro de Android. “Esta es una confirmación de que mi investigación puede tener un impacto real en los usuarios, lo que demuestra que estamos trabajando en la dirección correcta”, concluye Gamba.

Sobre Julien Gamba

Julien Gamba es estudiante de doctorado en el Grupo de Análisis de Internet en el Instituto IMDEA Networks. Se graduó en la Universidad de Estrasburgo, Francia, en 2015 con una licenciatura en informática. Después de eso, Julien pasó a obtener un máster en redes informáticas y sistemas integrados con honores en la misma universidad en 2017. Su tesis de máster se centró en encontrar reglas de concepción para redes iBGP para garantizar la corrección de BGP. Durante los estudios de máster, Julien también realizó una pasantía en Internet Initiative Japan (Tokio) donde investigó la fragmentación de la tabla de enrutamiento BGP.

Por otro lado, recientemente ha sido galardonado, junto a otros investigadores, con el premio de “Investigación en protección de datos personales Emilio Aced” de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y el CNIL-Inria Privacy Award por el paper “Un análisis del software de Android preinstalado”. El estudio tiene un enorme impacto social en tanto que revela los problemas de privacidad y seguridad asociados con el software preinstalado en dispositivos Android y su cadena de suministro.

Etiquetas: , , , ,
Categorias: General

Un salario a cambio de nuestros datos, nuevo sistema económico propuesto por un investigador del Instituto IMDEA Networks

La revista científica IEEE Internet Computing, una de las más importantes del sector, publica la revolucionaria propuesta de Nikolaos Laoutaris

El investigador del instituto IMDEA Networks de Madrid asegura que esta medida beneficiaría no solo a las personas que recibieran esos pagos sino a toda la sociedad y a las propias empresas que pagaran por ellos

Los datos y la economía derivada de ellos son el motor de la cuarta revolución industrial. Pero en este sistema, según Nikolaos Laoutaris, hay un importante protagonista que no recibe nada de los enormes beneficios que genera la actividad: las personas que proporcionan esos datos. Solo en algunos casos, los humanos generadores de datos reciben por ellos una escuálida compensación en especie: servicios online gratuitos.

La idea de una economía basada en que los generadores de esos datos cobren por cederlos a las compañías fue propuesta por el científico y artista Jaron Lanier en su libro Who Owns the Future. En su artículo de IEEE Internet Computing, Laoutaris desarrolla esa idea y explica que él y su equipo del Instituto IMDEA Networks están trabajando ya en la construcción de los algoritmos, los sistemas y el software para lograr que la compensación económica por los datos sea una realidad. Laoutaris defiende que un pago monetario adecuado sería la solución para algunos de los problemas más graves a los que vamos a enfrentarnos como sociedad en un futuro inmediato.

Que cada persona recibiera una compensación económica por los datos que produjera sería, según el investigador de IMDEA Networks, “una alternativa a la recepción de un salario por la mano de obra cuando en el futuro la mayor parte del trabajo sea realizado por máquinas”. Algunos análisis han concluido, dice también Laoutaris en su artículo, “que una familia de cuatro personas podría ganar hasta 20.000 dólares (unos 18.000 euros) anuales por sus datos”.

El investigador de IMDEA Networks destaca que este sistema tendría grandes beneficios para la protección de la privacidad. Dado que la recolección de datos es en la actualidad gratuita, las compañías recogen todos los que están a su alcance sin discriminación y sin saber si les serán útiles o no. Si tuvieran que pagar por ellos, afirma Nikolaos Laoutaris, sí existiría discriminación ya que solo recopilarían aquellos que fueran a ser aprovechados: “el pago por los datos –explica el investigador– ejerce una presión económica sobre las compañías para que apliquen el principio de minimización”.

No solo eso, la obligación de remuneración a cambio de los datos provocaría la desaparición de las compañías “parásitas” que en la actualidad recopilan listas de cualquier cosa, “desde presuntos alcohólicos hasta personas con VIH positivo”. Servicios estos que provocan, también según el investigador, “enormes riesgos para la privacidad”. “Proporcionar compensación económica por los datos permitirá a las compañías de internet adquirir datos de mayor calidad. Esos datos mejores aumentarían sus ingresos porque permitirían ofrecer una mayor utilidad para sus usuarios”. La idea de pagar por los datos ya ha captado el interés de algunos de los líderes de este sector como Elon Musk, Mark Zuckerberg y Bill Gates.

El investigador reconoce en su artículo que la transición de la actual economía a un sistema en el que el pago por los datos fuera no solo obligatorio sino el motor económico primordial no es sencillo pero, según afirma, es posible: “Sentar las bases de esta nueva económica y lidiar con los desafíos de escalabilidad en el cálculo de los pagos es solo la punta del iceberg en el camino para hacer realidad una economía de datos centrada en el ser humano”. Pero en la opinión de Laoutaris, se trata de una opción factible y propone un modelo para su despegue: “Se necesita un pequeño ejemplo de visionarios conscientes de los beneficios del nuevo enfoque (moderación de las disputas entre privacidad y utilidad, animar a los usuarios a compartir más datos, etc…) que lo usen como elemento diferenciador frente a sus competidores. Si tienen éxito, habrá más empresas que adopten esta práctica y, finalmente, se convertirá en un sistema común”.

Sobre Nikolaos Laoutaris

Profesor de investigación en IMDEA Networks desde diciembre de 2018. Laoutaris es doctor en ciencias de la computación por la Universidad de Atenas (Grecia) y ha sido investigador en las universidades de Harvard y Boston. Sus áreas de investigación están centradas en la privacidad, la transparencia y la protección de datos; la economía de redes e información; el transporte inteligente; los sistemas distribuidos y los protocolos y mediciones de redes.

Sobre IMDEA Networks

IMDEA Networks es un instituto independiente promovido por la Comunidad de Madrid para realizar investigación en redes de datos, un área en la que se ha situado a la cabeza a nivel internacional. Sus investigadores están dedicados a poner a punto tecnologías y principios en los campos tecnológicos más punteros: 5G, big data, blockchains, computación en la nube, redes de distribución de contenidos, analítica de datos, redes energéticamente eficientes, computación en la niebla y en el borde, posicionamiento en interiores, internet de las cosas, machine learning, redes de ondas milimétricas, computación móvil, economía de red, etc…

Etiquetas: , ,
Categorias: General

AEPD y CNIL otorgan sus premios de protección de datos a un equipo en el que participan investigadores de IMDEA Networks

AEPD y CNIL otorgan sus premios de protección de datos a un equipo en el que participan investigadores de IMDEA Networks

Los investigadores durante la ceremonia de entrega de los premios en el Senado © AEPD


El artículo “Un análisis del software de Android preinstalado” de Julien Gamba, Mohammed Rashed, Abbas Razaghpanah, Juan Tapiador y Narseo Vallina-Rodriguez, ha recibido este mes dos prestigiosos premios: uno de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y otro de la CNIL (Autoridad de Protección de Datos de Francia) e Inria. El estudio tiene un enorme impacto social en tanto que revela los problemas de privacidad y seguridad asociados con el software preinstalado en dispositivos Android y su cadena de suministro.

El 28 de enero, la AEPD eligió el Senado como escenario para otorgar el galardón “Investigación en protección de datos personales Emilio Aced” a este equipo de investigadores procedentes de IMDEA Networks Institute (institución promovida por la Comunidad de Madrid), la Universidad Carlos III de Madrid, el International Computer Science Institute (ICSI) en Berkeley (EEUU) y Stony Brook University de Nueva York (EEUU). La agencia falló el 18 de diciembre de 2019 los ‘Premios de Protección de Datos 2019’, que reconocen los trabajos que promueven en mayor medida el conocimiento, la investigación y la difusión del derecho fundamental a la protección de datos. En la ceremonia de entrega se presentó, asimismo, la campaña de la AEPD “Por todo lo que hay detrás”.

Unos días antes, el 22 de enero, los científicos recibieron el CNIL-Inria Privacy Award por el mismo paper en la conferencia internacional CPDP 2020 – Data Protection and Artificial Intelligence celebrada en Bruselas. Julien Gamba presentó en ella este estudio que, además, ha sido aceptado para publicación en el IEEE Symposium on Security and Privacy 2020 (EEUU). Un artículo muy profundo, ya que abarca más de 82.000 apps preinstaladas en más de 1.700 dispositivos fabricados por 214 marcas. De la investigación se desprende que muchas de las aplicaciones preinstaladas facilitan el acceso privilegiado a datos y recursos del sistema sin posibilidad de que un usuario medio pueda desinstalarlas.

“Nuestros resultados muestran hasta qué punto la cadena de suministro de dispositivos Android es opaca para los usuarios y poco entendida por los investigadores. La gran mayoría de las aplicaciones preinstaladas no son públicas, lo que hace que sean difíciles de recopilar y analizar: esto es en parte porque han escapado al escrutinio de la comunidad científica durante mucho tiempo. Se nos ocurrió una solución innovadora para reunir un gran conjunto de datos de aplicaciones preinstaladas y detectamos que había una gran cantidad de empresas involucradas en la creación de dispositivos Android, incluidas aquellas con modelos empresariales orientados a datos, que podrían poner la privacidad y la seguridad de los usuarios en riesgo”, explica Gamba, estudiante de doctorado en IMDEA Networks e investigador principal del estudio.

Principales resultados

Aparte de los permisos estándar definidos en Android y que pueden ser controlados por el usuario, los investigadores han identificado más de 4.845 permisos propietarios o personalizados por los intervinientes en la fabricación y distribución de los terminales. Este tipo de permisos permite que apps publicadas en Google Play puedan eludir el modelo de permisos de Android para acceder a datos del usuario sin requerir su consentimiento al instalar una nueva app.

En cuanto a las apps preinstaladas en los dispositivos, se han identificado más de 1.200 desarrolladores tras el software preinstalado, así como la presencia de más de 11.000 librerías de terceros (SDKs) incluidas en la mismas. Una parte significativa de las librerías están relacionadas con servicios de publicidad y monitorización online con fines comerciales. Estas apps preinstaladas se ejecutan con permisos privilegiados y sin posibilidad, en la mayoría de los casos, de ser desinstaladas del sistema. Un análisis exhaustivo del comportamiento del 50% de las apps identificadas revela que muchas de ellas presentan comportamientos potencialmente peligrosos o no deseados.

En relación con la información ofrecida al iniciar un nuevo terminal, se pone de manifiesto un déficit de transparencia de las apps y del propio sistema operativo Android al mostrar al usuario una relación de permisos distinta de la real, limitando su capacidad de decisión para gestionar su información personal.

Según Gamba, “el verdadero desafío es identificar con certeza a las partes interesadas de la cadena de suministro”. Aunque este estudio ha permitido arrojar algo de luz sobre este ecosistema y destapar a muchas partes interesadas de la cadena de suministro, “todavía hay muchas maneras de evitar la detección”. “Actualmente estamos trabajando para mejorar las herramientas de vanguardia con el fin de diseñar formas de descubrir la presencia de todos estos interesados y finalmente pintar una imagen completa de la cadena de suministro de Android”, expone el investigador de IMDEA Networks.

Etiquetas:
Categorias: General