De la sostenibilidad a la economía real

El discurso de las energías renovables y el empleo

Desde hace años las energías renovables son como el río Guadiana siempre está ahí, pero en ocasiones se hacen más visibles y se escriben más titulares. En este año 2009 que acaba de comenzar, están de plena actualidad. Son varias las razones: De un lado, el relanzamiento del compromiso y apuesta por la sostenilidad por parte de la mayoría de los países desarrollados. Y de otro lado, el mercado de las energías renovables ha alcanzado ya enormes dimensiones: según datos de la ONU, entre 2004 y 2007 las inversiones en el sector se han duplicado, alcanzando a 100 mil millones de dólares, además de ser fuente de generación de empleo en momentos de crisis como el actual. Así en los últimos meses nos encontramos con frecuentes declaraciones sobre la apuesta  en energías renovales, que de forma breve habría que señalar:

El presidente estadounidense, Barack Obama, anuncia la creación de 5 millones de puestos de trabajo en energías limpias con una inversión de 150.000 millones de dólares durante la próxima década. Señalando que los objetivos federales en materia de energías renovables serán de un 10% la electricidad proveniente de energías renovables en 2012 y un 25% en 2025. (Finales del mes de enero de 2009).

 

Nace la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por las siglas en inglés), en la ciudad alemana de Bonn. La nueva agencia colaborará con el Banco Mundial y tendrá como cometidos asesorar y ayudar a los distintos países en materia de política energética y fomentar las energías renovables. Además, se cuidará del mantenimiento sostenible de dichas aplicaciones y creará las estructuras que las soporten. (Finales de  enero de 2009).

 

El Parlamento Europeo  aprobó la Directiva 20-20-20 esto es, un 20% de reducción de emisiones de dióxido de carbono, un 20% de aumento de la eficacia energética y un 20% de la energía de la UE procedente de fuentes renovables, en el 2020. (Mediados del diciembre de 2008).

 

La Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marino de España, refiriéndose a las energías renovables informa que podrán suministrar hasta un 40% de la demanda energética del país para el año 2020. (A principios de diciembre de 2008).

 

En 2008, el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO, señalaba que las energías renovables generan en España cerca de 90.000 empleos directos y crean  aproximadamente otros 100.000 empleos indirectos en otras empresas. Además informaba que más de 270.000 trabajadores estarán empleados de forma directa en dicho sector en el año 2020.

 

Incluso algunas empresas  y expertos afirman que el empleo generado estará próximo al medio millón de empleos en 2020, al tiempo que se reducen las emisiones de CO2.

 

Ante estas afirmaciones, recurro a un clásico como René Descartes y a su magistral obra el Discurso del Método de 1637 “Divide los temas que examinas en tantas partes como sea posible para su comprensión”. Por ello es necesario hacerse diferentes preguntas:

 

       1.- ¿Cuáles son los tipos de energías renovables y su particular situación actual?

 

?         Eólica La mejor situada

?         Solar fotovoltaica  Nuevos objetivos y el Real Decreto 1578/2008   

?         Solar térmica, delParálisis del sector de la construcción” y “El Código Técnico de la Edificación”

?         Solar termoeléctrica: “Un momento actual exigente”

?         Biomasa: “El suministro y  la logística”  

?         Biocombustibles  Un nuevo escenario  

?         Geotérmica, Minihidráulica, energía de las olasDiferentes Oportunidades

 

2.- ¿Qué empleo genera cada tipo de energías renovables?

En España, de acuerdo a los datos que se manejan y que han sido ampliamente difundidas la distribución en cifras aproximadas son: eólica (32.906) y la fotovoltaica (26.449) son los que más trabajo generan, seguidos de solar térmica (8.174), el minihidráulica (6.661), biomasa (4.948), biogas (2.982) y biocarburantes (2.419) y otras energías (entre ellas hidrógeno, geotérmica) 3.494 empleos. Estos datos fueron indicados en 2008.

3.-  ¿Qué características presenta el empleo de las energías renovables?

 

De acuerdo a expertos se trata de un empleo que se caracteriza, por su estabilidad, ya que el 81,3% de los empleos en renovables son indefinidos, duración determinada 15,3% y un 1,8% en prácticas o de formación. Además, las empresas contratan gente muy cualificada: la mitad de ellos son técnicos, ya sean titulados superiores (32%) o medios (18%). En principio parece existir coincidencia en un empleo de calidad.

 

        4.- ¿Cuál es el perfil de las empresas de las energías renovables?

 

Los mismos estudios afirman, que la mitad de las empresas relacionadas con el sector de las energías renovables combinan en mayor o menor proporción su participación en actividades de otro sector. Ello es especialmente relevante en las más grandes, muchas de las cuales o bien tienen tradición en la generación de energía mediante fuentes convencionales o su origen se encuentra en otros sectores como el de la construcción. Las que realizan toda su actividad dentro del sector son de un tamaño mediano y pequeño, con una plantilla media de 44 trabajadores/as. El 41% de las empresas tiene una plantilla de menos de 10 empleados, el 42% dispone entre 11 y 50 trabajadores, el 14% entre 51 y 250 y el restante 3% de empresas cuentan con más de 251 personas.

 

 

       5.-¿El papel de la I+D+i  nacional en las energías renovables?

 

Para el desarrollo de tecnologías nacionales que conduzcan y aseguren la fiabilidad de los equipos e instalaciones con costos competitivos, es esencial avanzar en procesos de innovación de estas energías en los próximos años. En este sentido, resulta clave que exista una coordinación de las actuaciones y recursos en I+D+i de todas las partes interesadas (organismos públicos, centros tecnológicos, e incluso las propias empresas) para la  transformación del conocimiento en proyectos de energías renovables rentables.

En el mismo sentido, se pronuncia el Prof. Hans Müller-Steinhagen que destaca que la investigación fundamental y aplicada son necesarias para mejorar la eficiencia de los procesos existentes y para desarrollar conceptos innovadores. Un seguimiento de la inversión en I+D+i y sus resultados es esencial.

 

 

      6.-¿Son costosas las energías renovables?

 

Esta pregunta enlaza con la anterior, efectivamente el coste que supone generar energía a partir de fuentes renovables sigue bajando gracias a que la tecnología avanza con gran celeridad. Numerosas tecnologías aplicadas a las energías renovables han alcanzado la madurez necesaria y se pueden introducir al mercado. Sin embargo, este comentario aunque cierto, exige ser matizado puesto que no se puede establecer un diagnóstico generalista, sino que es recomendable estudiar cada energía renovable y reflexionar sobre su futuro. Algunos datos indican que los costes de la generación de electricidad a partir de la energía solar se han reducido aproximadamente un 60 por ciento entre 1991 y 2005. En la eólica, el coste ha bajado más del 80 por ciento desde principios de los 1980 hasta 2007.

 

En resumen, asistimos a un renovado impulso en  el discurso de las energías renovables, que son claves en el desarrollo sostenible, tanto para los países industrializados como los emergentes. Pero el avance sostenido conlleva y exige un compromiso consensuado más allá de las palabras entre todos los agentes implicados para su translación a la economía real (empresas ecoeficientes y generación de empleo) y que a veces se hecha en falta.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Quiero en primer lugar la idea y el planteamiento. Es imprescindible el desarrollo de una política realista y ambiciosa de energías renovables. Pero, en algún caso y con determinadas líneas de ayudas, no se ha fomentado más un conjunto de actuaciones de "caza subvenciones", en lugar de apoyar a instalaciones realmente eficientes y rentables.

Un saludo y espero nuevas ediciones

Un gusto leer un planteamiento en positivo ante tanta miseria

Buena señal que Estados Unidos lidere un cambio de rumbo en el aspecto energético, más vale tarde que nunca. Gracias por explicar puntos clave de un tema que nos afecta a todos.

Leila

La Directiva 20-20-20 aprobada por el Parlamento Europeo es exigente y debe ir acompañada de una intensa Campaña de Concienciación para facilitar el cambio de actitudes, conductas y hábitos necesarios.

El debate y la apuesta por las energías renovables es, como indica la autora, un asunto recurrente desde hace años. Desde una primera apuesta con las primeras crísis del petróleo, sufrió un importante parón en nuestro país con posterioridad. De él sólo se salvaría la energía eólica, que ha tenido un importante desarrollo desde los años noventa, con grandes instalaciones especialmente en regiones menos desarrolladas, excepción hecha de la Comunidad Foral de Navarra. Este desarrollo por otra parte está teniendo unos costes ambientales, por otra parte, tampoco desdeñables (paisaje, afección a avifauna). Por otra parte el empleo que genera estas instalaciones está muy vinculado a la construcción de los parques y molinos, no tanto a su explotación, ya que ésta es muy bajo. Con el avance de los compromisos de Kyoto, junto con el último alza del precio del petróleo, se vuelven a relanzar nuevas y viejas alternativas. Para no aburrirla, sólo me centraré en la biomasa. Es un sector que, como comenta, tiene un problema de logística, tanto en las repercusiones de su transporte, como en el uso en consumidores. No obstante son problemas resolubles. En cuanto a su empleo podemos evaluar dos tipos. Uno menos cualificado, el del trabajador forestal, realizaría el aprovechamiento en monte, y otro de mayor nivel de formación, el del técnico de calderas y centrales. No obstante ese primer eslabón tiene una gran transcendencia. Ello se debe a la repercusión social y medioambiental que puede suponer. En primer lugar se trata de empleo, en su mayor parte, que se crea en zonas de España normalmente muy deprimidas y de pocas oportunidades. Con ello se contribuye a la lucha contra el despoblamiento y se tiende a un mayor desarrollo rural. Además, la generación de esta demanda, contriubuirá al incremento del tiempo de ocupación de éstos, evitando su fuga a otros sectores por la falta de continuidad, permitiendo la mejora en su cualificación y profesionalización del sector.

Medioambientalmente tiene claras ventajas y un riesgo. La ventaja es la mejora en la rentabilidad de los montescon lo que se garantizará su permanencia en el tiempo al ser atractivo hacia sus propietarios. Por otra parte la extracción de biomasa reducirá el importante incremento de combustible existente en nuestros bosques desde la irrupción de los combustibles fósiles en el medio rural, con lo que se reducirá el riesgo de grandes incendios forestales. Pero tiene un riesgo, su compatibilización con la conservación de los valores ambientales. Por ello este aprovechamiento debe contar con una adecuada planificación que garantice su compatibilidad, limitando puntualmente, métodos, períodos o zonas.

Enhorabuena por el blog. Me parece muy acertado tanto en la elección de base (sostenibilidad y responsabilidad social corporativa) como en la forma de aproximarse a los temas. Espero que siga con este nivel de análisis en el futuro (ya iremos viendo).

(requerido)

(requerido)


*