¿Es posible ser viajeros sostenibles? Ideas y reflexiones

En los próximos días, muchos ciudadanos inician las Vacaciones de Semana Santa. Ésta, de acuerdo a los datos de la Dirección General de Tráfico, supuso el pasado año 2008 más de 9 millones de desplazamientos. Si nos detenemos por un momento, nos vienen las imagenes: miles de coches en las carreteras, los trenes están completos, los aeropuertos con cientos de viajeros, estaciones de autobuses con multitud de ciudadanos dispuestos a iniciar su trayecto, etc. Sin duda, todos estos viajeros habrán seleccionado un destino en función de distintos factores, y que según el Informe del Eurobarómetro de la Unión Europea, en la decisión de nuestros viajes tenemos en cuenta principalmente la calidad del servicio, precio, y las consideraciones ambientales vienen a ocupar un tercer o cuarto lugar.

Esta información me ha hecho reflexionar y recordar uno de los comentarios en mi anterior post en relación a la importancia de ser un ciudadano sostenible. ¿Cuántos de estos ciudadanos que inician sus vacaciones podrían ser considerados como viajeros sostenibles? Aunque es muy difcil responder a esta pregunta. Es importante analizar los distintos aspectos que intervienen en el viaje y que sin duda pueden influir en el medio ambiente: el destino, transporte, tipo de alojamiento, actividades en el lugar de vacaciones, bienes y servicios que adquirimos o compramos.

A continuación, se expone una serie de ideas que debería tener en cuenta el viajero que tiene un compromiso con el medio ambiente y quiere que su huella ecológica tras las vacaciones no haya tenido un fuerte impacto en el entorno. Comenzamos:

1. El destino de vacaciones: ¿Hay destinos sostenibles?

Evidentemente, en la elección del lugar donde pasaremos las vacaciones intervienen distintos elementos. Pero un ciudadano que le preoupa el medio ambiente, por coherencia, tal vez no debería elegir un lugar que haya supuesto una grave transformación ecológica del entorno. La Unión Europea viene insistiendo en los graves impactos que ha sufrido y viene soportando las costas, y que la ha llevado a poner en marcha políticas que promueven el desarrollo sostenible de las zonas marítimas y costeras. Todos tenemos en nuestra mente la imagen de macrourbanizaciones en zonas de playa.

Con lo cual deberiamos buscar lugares respetuosos con el entorno, entre ellos estarían poblaciones que vienen actuando buscando un equilibrio entre desarrollo económico, respeto al medio ambiente y apoyo social, han implantado verdaderamente Agendas 21 Locales y que de forma transparente nos informan de sus actuaciones a los ciudadanos.

Continuando con lugares comprometidos con el entorno, las poblaciones incluidas o próximas a Espacios Naturales y de Reservas de la Biosfera, han sabido gestionar compromiso medioambiental con desarrollo local.

También nos encontramos con islas como Lanzarote o la del Hierro que tienen vocación  claramente sostenibles y son referentes.

   

2. Transporte. ¿Qué transporte deberíamos elegir para cumplir con ser un viajero sostenible?

En muchas ocasiones la selección del transporte no depende de nosotros. Y en el caso de viajar Islas desde la Peninsula evidentamente hay que utilizar avión o barco. Sin embargo, no podemos olvidar que el transporte tiene una gran incidencia en el cambio climatico. Una primera opción es el tren, uno de los medios que desde la Unión Europea se está estudiando su huella ecológica en nuestros desplazamientos. En el caso de Renfe Operadora ha establecido un sistema de gestión ambiental.

Pero como es lógico el tren no siempre nos puede llevar a todos los lugares, y otros transportes como el avión deben ser utilizados. El sector aéreo está siendo objeto de avances para lograr que sean más eficientes y que incluso utilicen biocarburantes. Así Bristish Airways ha realizado inversiones en aviones para ser ecológicos.

Los autobuses es quizá uno de los medios más populares de transporte, en algunas estaciones de autobuses se muestra información de las emisiones de CO2 en relación a los kilometros recorridos por un autobus frente a un automóvil. Además se están desarrolando autobuses más ecológicos.

Pero, es el coche el medio de transporte que más frecuentemente se utiliza, en muchos casos debido a la independencia que supone para el viajero en cuanto poder elegir el horario, en el trayecto poder realizar las paradas que se deseen, … Dentro de la gama de los coches existen desde aquellos que son muy poco ecoeficientes con grandes consumos de carburantes, hasta aquellos que usan biocombustibles y que son considerados más ecológicos.

3.  En cuanto al alojamiento ¿Hoteles más eficientes energéticamente? ¿Casas rurales integradas en el entorno y bioclimáticas? o ¿Paradores Nacionales que han realizado una apuesta de uso de tecnologías renovables y el reciclaje? 

No siempre estos alojamientos estan en nuestro lugar de destino, pero resulta importante indagar y comprobar cuando sea posible su grado de sostenibilidad.

4. Las actividades elegidas en nuestro destino

Tal vez nuestro ecoviajero también debería planificar en su tiempo de vacaciones actividades compatibles con el entorno como pueden ser: senderismo, cicloturismo, paseos por los espacios naturales, frente a rutas en quads, vehiculo todoterreno que generan una mayor huella ecológica en su lugar de descanso.

5. Las compras en nuestro destino

En 2006 la FAO (Naciones Unidas) publicaba que la adquisición de productos de la propia región donde estamos, es clave para favorecer el desarrollo agrario o artesanal y que en algunas zonas es básico para preservar el entorno y por supuesto un nivel de vida de sus pobladores.

En resumen, hay que favorecer un turismo sostenible. Así desde la Unión Europea se insiste en la importancia de este sector tanto desde el punto de vista económico como medioambiental y social. En esta línea, para alcanzar este turismo sostenible, es necesario que nosotros como viajeros dediquemos el tiempo suficiente para integrar la componente ambiental en nuestros viajes. Como el gran viajero Marco Polo (1254-1324) manifestó: “para que nuestro viaje resulte interesante es esencial una adecuada preparación del mismo”. No se trata de que todos los factores que forman parte de nuestras vacaciones: destino, transporte, alojamiento, etc. sean cien por cien sostenibles, pero en la medida que en nuestra elección y preparación tengamos presente la sostenibilidad ya habremos dado un paso importante.

Disfruten si van a iniciar sus vacaciones y espero me comenten sus opciones en relación a la sostenibilidad

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Me ha interesado mucho tu blog concienciador, para viajar mirando bien lo que hacemos para preservar el entorno. Es una buena cosa ser conscientes de nuestra huella ecológica, pero… ¡somos tantos y nos movemos tanto! ¿Tienes datos para comparar lo que podemos ahorrarle al entorno si viajamos a un mismo destino de forma más o menos "sostenible"?

La huella ecológica del turismo es innegable, sea mayor o menor. Si todos fueramos algo más conscientes de ello y usasemos las consecuencias sobre el medio ambiente a la hora de tomar decisiones, los promotores y administraciones incluirían este parámetro en sus decisiones de manera que poco a poco, todo el turismo fuese mucho más "sostenible".

En respuesta a la petición de Nieves López en relación a la Huella Ecológica. He incluido en enlaces viajeros sostenibles una información complementaria a este tema.

Nieves te agradezco tu participación y te animo a que sigas participando en este Blog.

,

no estoy de acuerdo con un concepto: evitar las macrourbanizaciones. ¿sabia usted que Benidorm es un ejemplo de turismo sostenible? No sólo por la concentración que supone de miles de turistas en un área reducida, lo que produce un mucho menor impacto que el turista de hierro o lanzarote que usted comenta, sino que además es un ejemplo de buena gestión medioambiental. Así que el que de verdad quiera tener poca huella ecológica, debe veranear en sitios de alta concentración, pero claro, normalmente a la gente ecologista no le gusta este concepto.

[...] vino a la mente que, paradójicamente, es, en estos días de Semana Santa, cuando miles de personas como cada año han iniciado o estarán a punto de emprender sus vacaciones   y que va a suponer, cientos de [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*