La agricultura 4.0: un futuro que es presente

Pasear por el campo tras de un día de lluvia tiene algo especial, pero más allá de eso lo verdaderamente importante es que favorece a los cultivos y crea reservas para el largo verano. Normalmente los pluviómetros informan a los agricultores de los litros de agua en sus explotaciones, pero en la era digital cada vez será más fácil tener información exacta del agua de sus parcelas, con lo cual facilitará la gestión del riego de forma eficiente.

Les comento esto porque hace unas semanas leía un interesante artículo de la revista de Cooperativas Agro-alimentarias de España, titulado La revolución de los datos en la agricultura pasa por las cooperativas, donde se incluía que “En la Producción se espera que el consumo de datos se regularice en el futuro como un «input» más, al nivel de los productos de sanidad vegetal o animal, los fertilizantes, semillas, piensos, etc. Estamos en transición desde una agricultura basada en decisiones sustentadas en la experiencia del agricultor y el conocimiento del territorio, hacia una complementada con una evaluación sistemática de información masiva recogida en la explotación o fuera a través de sensórica, satélites, drones, etc. Es la evolución hacia el Smart Farming o Agrointeligencia”.

Cada vez con mayor frecuencia me llegan más noticias sobre que esta agricultura inteligente supondrá una comunicación máquina a máquina que permitirá controlar de forma remota diferentes tareas en una instalación agropecuaria: activación de bombas de riego, electroválvulas u otra maquinaria presente en su explotación. Además, mediante la instalación de sensores agronómicos es posible conocer fácilmente varios parámetros de los cultivos, como la temperatura o la humedad de suelo. Estos sensores se instalan en diferentes zonas de la parcela y recogen información sobre los cultivos, permitiendo conocer en tiempo real las distintas necesidades de las plantaciones. Desde la red WiFi que puede extenderse desde el domicilio hasta la nave o explotación, y todos los dispositivos conectados a la red se pueden controlar cómodamente desde el ordenador, smartphone o tablet. Y por supuesto el  uso de drones.

No cabe duda que la agricultura ha comenzado una importante revolución que le llevará a que el agricultor/ra cada vez más sea un profesional y gestionando de sus explotaciones aunque sea desde varios kilómetros.

Para finalizar, me gustaría parafrasear a Eleanor Roosevelt:El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños” y yo añadiría el futuro de la agricultura pertenece a las personas que creen que una agricultura inteligente es posible.

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*