¿Necesita la Responsabilidad Social Corporativa un Algoritmo?

Como profesora y consultora en Responsabilidad Social Corporativa, llevo bastantes años impartiendo clases de RSC, tanto para empresas, como impartiendo clases para profesionales y alumnos/as. Asimismo escribo diferentes posts que hacen referencia a la importancia estratégica e internacionalización de la RSC o artículos en prensa. Recientemente asistía a una conferencia donde los ponentes explicaban a en qué consiste la RSC, como si fuese una recién llegada e incluso confundiendo su verdadero contenido.

Esta situación, me ha hecho reflexionar que esto no ocurra tal vez la solución esté en diseñar un algoritmo que ayude a comprender a los profesionales ¿Qué es y cómo aplicar la RSC? Pues en las últimas semanas leía que existe: Un algoritmo mejora la integración de refugiados o el algoritmo que permite saber qué aspecto tendrás a los 60 años, pues los algoritmos “son un conjunto prescrito de instrucciones o reglas bien definidas, ordenadas y finitas que permite llevar a cabo una actividad mediante pasos sucesivos que no generen dudas a quien deba hacer dicha actividad. Dados un estado inicial y una entrada, siguiendo los pasos sucesivos se llega a un estado final y se obtiene una solución”.

 Con lo cual los algoritmos nos podrían ayudar a evitar la RSC aparezca y desparezca como el Guadiana,y sobre todo que aquellas personas que se autodefinen como expertas en Responsabilidad, realmente comuniquen bien el valor de la RSC.

 Para finalizar, indicar que René Descartes, afirmó La matemática es la ciencia del orden y la medida, de bellas cadenas de razonamientos, todos sencillos y fáciles”. Y que yo parafrasearía los algoritmos tal vez puede servirnos para llegar a un razonamiento, sencillo y fácil de la RSC.

Me gustaría conocer vuestras opiniones…

Etiquetas: ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

La RSC en la práctica no existe. Forma parte del márketing de las empresas, en particular de las menos éticas, que a anuncian a bombo y platillo para encubrir los efectos de sus hechos.

Gracias Diego por tu comentario.
No comparto contigo que la RSC en la práctica no existe. Este post tiene como motivo destacar que hay confusión en RSC, y lamentablemente hay empresas que solo lo utilizan como publicidad. Pero considero que los ciudadanos tenemos que poner el foco también en aquellas organizaciones que dan pasos implantando acciones dentro de las RSC.

Un algoritmo no, desde luego. En todo caso varios, y no algoritmos, sino procedimientos. Lo que va a resultar práticamente imposible va a ser que la RSC parta de un inventillo de la propia empresa. Tendrá que hacer un análisis de marca y de impacto social. Descubrir a qué asocia la gente su marca y cómo quiere revertir o potenciar esa visión. Luego tendrá que elegir acciones y prever cómo se pretende con ellas dar valor, tanto a la sociedad como a la propia empresa, lógicamente más allá del valor pecuniario. Entiendo que Diego afirme lo que afirma, porque detrás de muchas acciones de RSC sólo se ve un lavado de cara, pero me temo que se debe a lo patoso del planteamiento más que a la mala intención.

Gracias Herminio.
Tienes razón cuando comentas “Tendrá que hacer un análisis de marca y de impacto social. Descubrir a qué asocia la gente su marca y cómo quiere revertir o potenciar esa visión”.
Pero la RSC además del ámbito social, tiene el medioambiental y el ético de las finanzas. Bien implantada la RSC genera innovación a medio y largo plazo, pero la visión cortoplacista hace que se aplique como “lavado” de cara. Son necesarios indicadores que permitan comprobar los beneficios tanto tangibles como intangibles que la RSC genera para la empresa, medioambiente y para la sociedad.

(requerido)

(requerido)


*