Archivo para la categoría ‘SETInitas’

ciberciencia de masas y habilidades colectivas

El fascinante mundo de los amateurs, ensanchado vertiginosamente por las nuevas tecnologías, asiste en nuestro días a otro proceso espectacular de expansión.

Hoy_cumplo_tres_años_bloguenadoEntrelos muchos sueñosque nos legaron los hackers que visualizaron el futuro deinternet en los aledaños de 1970 siempre aparecíanmultitudes conectadas entre sí, sin el obligado tránsitopor un ordenador central, intercambiando experiencias, ideas ocapacidad de computación. Los gurú de la red siguenteniendo el mismo sueño, aún cuando sus declaracionessean menos entusiastas a la vista de que losseñores del aire, como felizmente los nombró JavierEcheverría, han impuesto en muchos sectores de la culturadigital procesos de privatización, censura u otros mecanismosde control de flujos.

TimBerners-Lee, la persona a quién asignamos la invenciónde Internet, viene explicado en los últimos años que lared acabará integrando todos los PC en una inmensa plataformade computación que nos convertirá a todos en unacomunidad global de base tecnológica. Y, de alguna manera, setrata de ideas que ya está funcionando en los múltiplesproyectos de computación distribuida (Amazon, eBay o Google,por sólo citar tres ejemplos sorprendentes mencionados enLinuxInsidero en los de computaciónvoluntaria.

(más…)

Etiquetas:

la descorporativización del talento

Abundan los estudios y los ejemplos que justifican la creencia en que estamos próximos a la emergencia de un nuevas formas de entender la riqueza de las naciones basadas en la economía del don.

Las nuevas tecnologías están reduciendo los costes de producción. Entre sus consecuencias inesperadas está la apertura de un mercado muy interesante para el trabajo amateurs que puede competir abiertamente con el profesional. Y desde que hay un mercado para sus esfuerzos ha comenzado a emerger lo que  Jeff Howe en Wired llama Crowdsourcing, un término que pertenece a la saga del más frecuentado outsourcing (buscar recursos fuera de la empresa para disminuir costes). Crowdsourcing equivale a resolver externamente una necesidad de servicios especializados sin buscarlos en otras empresas, sino en las masas.  El crodwsourcing entonces (ver la definición que Howe da en su blog  crowdsourcing.  tracking the rise of the amateur) da por hecho que en nuestra sociedad hay mucho talento que no está integrado en estructuras formales como, por ejempo, empresas o instituciones públicas.
(más…)

Etiquetas:

gimps, el altruismo y los números primos

La computación voluntaria acaba de lograr el descubrimiento de otro número primo de Mersenne con cerca de diez millones de dígitos. [Antonio Lafuente]

El 25 de diciembre se confirmó, informan Nobel Intent, Cnet y mathworld, el descubrimiento del 43 número primo de Mersenne, un numerito que tiene más de 9 millones de dígitos y que fue descubierto por un grupo integrado en GIMPS perteneciente a la Central Missouri State University formado por unos 700 computadores interconectados. Se trata de un número que, como todos los del tipo Mersenne, es de la forma 2n – 1 (dos elevado a n menos 1). Aunque el hallazgo se anunció el 16 de diciembre, su verificación independiente por Tony Reix en Grenoble necesitó cinco días de trabajo ininterrumpido en un 16 Itanium2 a 1.5 Ghz de Glucas, un programa para la verificación de números primos inventado por Guillermo Ballester Valor, meteorólogo y vecino de Granada (España). (más…)

Etiquetas:

seti y la computación voluntaria

El proyecto de búsqueda de vida extraterrestre SETI migra hoy definitivamente a la plataforma BOINC tras haber conseguido federar a más de cinco millones de computadores y desplegar una capacidad de computación cercana a los 100 TeraFLOPS. [Antonio Lafuente]

Desde hoy, 15 de diciembre, el proyecto SETI@home, Search for Extraterrestrial Intelligence, ya está completamente integrado en BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing), una plataforma que permite la gestión múltiple y simultánea de proyectos de computación voluntaria.

SETI no fue el primer proyecto de computación distribuida basado en la tecnología P2P (peer-to-peer), la misma utilizada por Napster para el intercambio de música y que también sostiene a las comunidades Kazaa o eMule. Lo que no hay duda es que es el más popular, pues hasta el día de hoy ha logrado federar 5.436.301 de ordenadores que ceden cantidades variables de tiempo de computación, y especialmente los tiempos muertos en los que el PC está encendido pero sin (o muy escaso) uso.
(más…)

Etiquetas:

tecnocidanos

tecnocidanos es un neologismo que se forma de la hibridación entre tecnociencia y ciudadanos. Los tecnocidanos son todos esos ciudadanos expertos que proliferan en esta era tecnocientífica.

No es sencillo conceptualizarlos, aunque sea muy fácil visualizarlos. Son tecnocidanos, entre otros, los miles de hackers que dominan las TIC, como también todos los ciudadanos cuyas preocupaciones medioambientalistas o sanitarias les han conducido hasta la lectura y discusión competente de temas especializados y hasta muy recientemente reservados al mundo académico.

Siempre hubo gentes con una enorme afición por la astronomía, la ornitología o la arqueología, por sólo citar algunos ejemplos muy conocidos. Sabemos que estos colectivos son muy diversos, además de celosos defensores de su identidad amateurs, lo que no impide que podamos decir que su contribución a la expansión de la ciencia ha sido más decisiva de lo que los historiadores les han reconocido.

Durante las primeras fases del desarrollo de la radio, la electricidad o el teléfono, aparecieron numerosos grupos de ciudadanos que lucharon para impedir que el desarrollo de estas tecnologías derivase hacia su monopolización financiera, centralización administrativa y privatización tecnológica. Sus luchas de entonces nos recuerdan las batallas más recientes a favor del software libre, el copyleft y el wireless.

También tenemos otras lecciones que aprender de los movimientos antinucleares de la década de los 60 o de los afectados por el SIDA en los 80. En ambos casos, surgieron ciudadanos que no aceptaron dejar en manos de los expertos asuntos de tanta trascendencia política y social. Aparecieron colectivos que lograron apropiarse del lenguaje técnico y expresar sus inquietudes en unos términos que no pudieran ser ignorados por los propios ingenieros o médicos. Y así es como algunos ciudadanos trataron de compatibilizar la necesidad del rigor con la voluntad de ser solidarios.

Pero hay más. Todos los días brota en la red una nueva página que vertebra a familias afectadas por una enfermedad calificada de incurable. El origen de estos grupos de afectados es muy parecido. Siempre hay una primera persona que no acepta el ultimátum de un diagnóstico fatal y que acude a Internet buscando información para alimentar su esperanza. Nunca falta tampoco quien, emulando la deriva emprendida en la década de los ochenta por los enfermos del SIDA, pierde el miedo al lenguaje y decide profundizar en las bases de datos médicas. Y como el interés agudiza el ingenio y espolea la voluntad, el amateur se convierte en experto y así comienza a discutir con científicos sus propias hipótesis sobre la enfermedad.

¿De qué hablamos? De la citizen science, de las sciences citoyennes, de un cataclismo que está socavando las estructuras del saber y que, en definitiva, anuncia un mundo en el que ya no tendrá cobijo la vieja imagen de la ciencia que creaba barreras infranqueables entre los sabios y los legos o entre la academia y la urbe.

De todos los nuevos mecanismos de participación ciudadana en ciencia, ninguno es más espectacular, ni cuestiona con mayor fuerza el dominio sobre el saber de las corporaciones, académicas o empresariales -si es que todavía pueden hacerse estas discriminaciones tan características del siglo pasado-, que el movimiento vinculado al open source, el open content y al Open Access.

Mucho se discute acerca de si estas iniciativas son el germen de un nuevo contrato social, basado en ideales comunitaristas, filantrópicos, descentralizados, horizontales, abiertos, como los únicos valores capaces de restaurar en toda su amplitud las nociones de bien común, libre acceso al conocimiento, y gestión coparticipativa en los proyectos.

En fin, tecnocidanos nace para darle importancia a estos procesos y con la clara voluntad de convertirse en una referencia en lengua castellana para quienes estén interesados en los distintos movimientos que reclaman mayor participación ciudadana en ciencia. (más…)

Etiquetas: