Posts etiquetados con ‘pseudociencia’

38) Mejor un estafador que un iluminado.

Una enfermedad grave nos puede hacer a todos muy vulnerables al engaño. (Foto original de Matthew Yohe, Wikimedia commons)

Hay un aspecto muy delicado, al menos para mí, a considerar cuando se habla de pseudociencia y pseudoterapias. En particular cuando nos dirigimos a pacientes y a sus familiares, pero también frente al público en general. Hay que encontrar el equilibrio entre el ser críticos con los que recomiendan y venden remedios sin evidencia científica, y el ser respetuosos con aquellos oyentes, normalmente varios, que han echado ya mano de ellos. Estos últimos se pueden poner a la defensiva si se sienten ridiculizados. Y, en el caso de pacientes y sus familiares, no debemos profundizar en su más que probable angustia ante la enfermedad. Me temo que los divulgadores no siempre logramos mantener el equilibrio.

Además de tenerlo muy en cuenta, al preparar mis charlas empleo un ejemplo que me sale de lo más profundo. Hay enfermedades que nos dejan muy desvalidos… por más inteligentes o racionales que seamos, o creamos ser. Steve Jobs murió prematuramente por un cáncer de páncreas, en principio, tratable. Puedes leer un excelente artículo de Ángela Bernardo al respecto. No creo que nadie dude de que Steve Jobs fue uno de los mayores visionarios del siglo xx. Y tampoco de que tenía suficiente dinero para pagar los mejores médicos y tratamientos. Sin embargo, prefirió las terapias alternativas a la medicina basada en la evidencia.

Tras explicar esa historia brevemente en mi charla, reconozco que yo mismo, si por desgracia algún día tengo una enfermedad grave, puedo cometer el mismo error. Y te aseguro que dicha aseveración no es un recurso retórico. En tal caso, espero caer en manos de un estafador y no de un iluminado. Un estafador me venderá su remedio; me timará, pero no me incitará a dejar el tratamiento médico. Pero un iluminado creerá sus propias mentiras y no solo me robará, sino que, además, puede llegar a matarme.

Etiquetas: , ,
Categorias: Divulgacion

32) Imperativos éticos (II).

Infórmate de la iniciativa en http://supportprecisionagriculture.org/nobel-laureate-gmo-letter_rjr.html

Siento que mi sobrecarga de trabajo haya retrasado esta entrada. Si la hubiese logrado publicar cuando correspondía, habría salido antes que la iniciativa de 110 premios Nobel de criticar a los detractores de la transgénesis. No, no era ni es mi intención abundar en esa crítica. Obviamente mi impacto sería ínfimo en comparación con el que espero que ellos logren tener. Mi intención es hablar del imperativo ético que tenemos los investigadores de explicar y defender la ciencia, de hacer frente a la pseudociencia y de atender a las críticas, pero exigiendo que estén basadas en evidencias. Ni más ni menos que lo que nuestros colegas han hecho.

Decía en mi entrada anterior que, en general, los investigadores nos sentimos mucho más cómodos trabajando en nuestros laboratorios que participando en este tipo de controversias. Probablemente por eso no son frecuentes este tipo de iniciativas. Muchos científicos, como a mí me pasaba antes, no dan importancia a los crecientes movimientos anticientíficos y pseudocientíficos que van proliferando en la sociedad. O piensan que no es nuestra labor el contrarrestarlos con la divulgación de nuestro trabajo. El resultado es que, poco a poco, más gente va siendo engañada y manipulada con argumentos simples, en principio más sencillos que los científicos, y verdades a medias. Y no lo tenemos fácil, pues la ciencia siempre tiene un grado de incertidumbre. Cualquier resultado se pone en duda, se reanaliza, se vuelve a estudiar. Por eso la ciencia se corrige a sí misma y evoluciona. La ciencia es incertidumbre, pero nos proporciona las evidencias más sólidas; revisables, eso sí, mejorables. Nunca se debe esperar de la ciencia la respuesta definitiva. Una buena respuesta a una pregunta siempre planteará nuevas preguntas. La ciencia es una lista de preguntas, no de respuestas.

No hay otro camino que “arremangarse”, bajar a la arena y, con un lenguaje claro, sin perder el rigor, explicar lo que es ciencia y lo que no lo es. Divulgar el conocimiento y el pensamiento crítico a la sociedad. Es lo que nuestros colegas han hecho cuando, sin pelos en la lengua, se preguntan: ¿Cuántas personas pobres del mundo deben morir antes de que consideremos esto un “crimen contra la humanidad”? ¡Qué cunda el ejemplo!

 

Etiquetas: , , ,
Categorias: Divulgacion