Patentes como propiedad

Hace un tiempo que leo el blog Technological Innovation and Intellectual Property, mantenido principalmente por James Bessen. Últimamente se pueden leer en él varias notas mostrando el apoyo que va teniendo el análisis del sistema de patentes como sistema de propiedad en Estados Unidos. Este tipo de análisis, que se expone con cierto detalle en el libro Patent Failure, puede usarse para entender los efectos (tanto negativos como positivos) para los diferentes actores en el mundo de las patentes. Una de las ventajas de este modelo, con todos los problemas que pueda presentar, es que permite hacer cuantificaciones de efectos, y por tanto ir un paso más allá de las meras opinones.

James Bessen fue, junto con Eric Maskin, autor de uno de los primeros estudios académicos rigurososen estudiar los problemas que causan las patentes en el campo delsoftware (y en general, en todos los campos donde la innovación esincremental). No deja de sorprenderme cómo estos temas en EstadosUnidos tienen también un enfoque tecnológico y económico, en el quetanto los que están a favor como los que están en contra del actualsistema de patentes se plantean cuáles son sus efectos, cómo medirlos,cómo entenderlos, etc. Mientras tanto, en Europa el debate esfundamentalmente jurídico, sobre cómo armonizar distintas “escuelas”jurídicas en propiedad industrial, y cómo extender conceptos que fueronpensados para la industria de hace dos o tres siglos.

En fin, puede que estén llegando tiempos de cambio al mundo de laspatentes, y puede que finalmente llegue el momento de tener quejustificar qué gana la sociedad con este sistema que tan caro nos estásaliendo a todos, al menos en ciertos campos…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*