Lluvias Rojas, Polvos Rojos, Suelos Rojos: La Naturaleza Jugando a los Transbordadores de Star Trek

Al hablar de la edafodiversidad y de la “Teoría de la Biogeografía Insular”, comenté que difícilmente podíamos decir que los suelos fueran transportados por el aire. Pues bien, habría que puntualizar lo previamente mentado. A modo del trasbordador de Star Trek, la naturaleza se las ingenia para trasportar suelos (mejor dicho materiales de estos) a miles kilómetros de distancia, para formar otros suelos aunque no sean necesariamente, en este caso,  los mismos edafotaxa.

Como ya vimos recientemente, haciendo referencia a una nota de la weblog de Ruiz Elvira, los problemas de erosión y deposición eólica de materiales edáficos, transciende las fronteras territoriales de estados y continentes, teniendo efectos tan perversos, como acelerar el derretimiento de los suelos árticos, entre otros (y con una cierta independencia del “presunto” calentamiento climático). Pero el tema, que concierne parcialmente al ámbito de la edafología, va mucho más allá. No se trata de un fenómeno anómalo, sino que ha existido siempre, o al menos durante millones de años. Podemos decir, por tanto que es recurrente. Expliquemos porqué, poniendo un simple ejemplo.

 

Los suelos rojos son muy abundantes en la Cuenca Mediterránea. Tanto es así que se han celebrado muchos congresos internacionales sobre los “Suelos Rojos Mediterráneos.”  Un tipo muy característico fue denominado “Terra Rossa” (suelos rojos en latín). Se trata de sedimentos muy arcillosos y rojos que aparecen esencialmente asociados a las grietas de disolución por karstificación de rocas calcáreas.   

 

Durante mucho tiempo se creyó que se trataba del residuo remanente de partículas texturales finas tras la disolución por el agua de los carbonatos de tales formaciones litológicas.  Sin embargo por razones que no vienen al caso explicar, los edafólogos comenzaron a dudar de que, como mínimo su origen fuera siempre este. Suelos demasiado espesos indicaban, por ejemplo, unas tasas de disolución de metros y metros de rocas calizas, lo cual requería un tiempo que parecía desproporcionadamente largo respecto a la edad del modelado en los que aparecían. Comenzó cada vez a tomar más fuerza la idea de que al menos parte de estos sedimentos procedieran de deposiciones eólicas que los vientos saharianos transportaban a lugares remotos de la vertiente norte del mediterráneo. Posteriormente fueron acumulándose evidencias de esta última hipótesis.

 

El la génesis de suelos se ha dado escasa importancia y plausibilidad a que ciertos suelos se generaran por deposición eólica de materiales transportados de áreas muy lejanas (miles de kilómetros). Sin embargo, esta idea ha comenzado a calar en la comunidad científica tras un gran acumulo de evidencias empíricas. Comienza a existir una abundante bibliografía sobre el tema, como por ejemplo en el artículo: “Terra Rossa in the Mediterranean Region: Parent Materials, Composition and Origin de reciente aparición y que he bajado de la Web, como pudiera haber hecho con cualquier otro.

 

Pero, también existe otro mecanismo relacionado, u otra manera de depositarse en material edáfico trasportado por los vientos. Cuando era joven, veraneando cerca de la ciudad de Valencia, observé atónito una gran tormenta de granizo rojo, cuyos tamaños superaban el de las pelotas de golf. Tras derretirse, una capa de más de medio centímetro de espesor recubría los coches. No cabe la menor duda de que los vientos rojizos saharianos y las tormentas rojas asociadas a ellos en algunos casos, pueden generar suelos “cumúlicos” en lugares remotos, también rojos, dicho sea de paso.

 

Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

esto es mala informacion no esta los suelos rojos y ademas no tiene titulos
un consejo:si no saben no escriban
ok
malo
malo
malo

[...] noticias a este respecto, eso sí, en suahili). Ya os comenté hace años mi asombro por una granizada roja que depositó sobre el suelo y pavimentos unos dos cm. de materiales del mismo color al licuarse. [...]

[...] Lluvias Rojas, Polvos Rojos, Suelos Rojos: La Naturaleza Jugando a los Transbordadores de Star Trek [...]

[...] Lluvias Rojas, Polvos Rojos, Suelos Rojos: La Naturaleza Jugando a los Transbordadores de Star Trek .addthis_toolbox.addthis_pill_combo a { float: left; margin-right: 4px; } .addthis_toolbox.addthis_pill_combo a.addthis_button_tweet, .addthis_toolbox.addthis_pill_combo a.addthis_counter { margin-top: -2px; } .addthis_button_compact .at15t_compact { margin-right: 4px; float: left; } Compartir Etiquetas: autóctonos, edafogénesis, materiales parentales, procesos edafogenéticos o pedogenéticos, roca madre, suelos Carpeta sobre Paisajes de Suelos y los Suelos en el Paisaje, Componentes, Estructuras y Procesos en los Suelos, El Concepto de Suelo y Sus Representaciones, Filosofía, Historia y Sociología de la Edafología, General, La Crisis de la Edafología, Pérdida de los Recursos Edáficos: La Erosión, Procesos Superficiales terrestres: Relieve, Geomorfología y Cuencas de Drenaje:, Suelos de Zonas Áridas, Semiáridas y desertificación, Taxonomías y Clasificaciones catalogCode = "AAA-0312-01"; [...]

[...] mismo modo, soslayamos la incorporación de materiales acarreados por la atmósfera, que a menudo pueden ser mayores que los desprendidos por la roca madre al edafizarse. Pero también el grado de alteración biogeoquímica de los materiales parentales [...]

(requerido)

(requerido)


*