Influencia de la materia orgánica sobre las propiedades físicas del suelo

La estructura puede definirse como la ordenación de las partículas individuales del suelo en unidades secundarias, a las que se denomina agregados, de mayor tamaño y con un carácter persistente, junto con el espacio de huecos que llevan asociadas. La estructura pues, surgirá a partir de las interacciones fisicoquímicas entre las arcillas y los grupos funcionales de la materia orgánica.

La importancia de la estructura del suelo es clara, ya que nos permite diferenciar los suelos de los materiales geológicos. Los huecos contenidos en los agregados van a permitir la transferencia de aire y agua en el suelo, incidiendo por tanto en la actividad de los microorganismos y en el crecimiento vegetativo.

 

Además la estructura condiciona toda una serie de propiedades del suelo como :

 

-Evita el sellado y la formación de costras superficiales al secarse la superficie del suelo.

-Favorece la infiltración el agua y la germinación de las semillas.

-Permite el desarrollo de la microflora aeróbica.

-Favorece la actividad de la microfauna del suelo, actividad que repercutirá a su vez favorablemente en el mantenimiento de una buena estructura.

-Influye positivamente sobre la capacidad de retención de agua en el suelo.

-Favorece las prácticas culturales.

 

Por el efecto combinado de estos parámetros conseguiremos una buena estructura del suelo, que actuará previniendo la erosión y la degradación, de ahí la importancia en mantener unos niveles adecuados de materia orgánica en el suelo, sobre todo en zonas de climas semiáridos como es el caso de la cuenca mediterránea, donde la problemática de desertización es lamentablemente una realidad.

 

Pero no sólo es importante la formación de agregados, sino que los agregados que se formen sean estables, de ahí la necesidad de conocer el mecanismo de formación de estos agregados, donde intervienen factores químicos, físicos y biológicos, así como los factores de control de su degradación. Algunos de estos factores se podrían enumerar como:

 

-microorganismos, segregan productos de naturaleza mucilaginosa, que favorecen la unión de las partículas del suelo por mecanismos de adsorción, además intervienen en la transformación de la materia orgánica.

 

- lombrices, abren canales que facilitan el movimiento de agua y de aire,  así como posibilitan el movimiento de la restante microfauna del suelo hacia horizontes más profundos. Además al ingerir cantidades de suelo, que posteriormente eliminan mejor estructurado, contribuyen favorablemente a la formación de complejos organo-minerales en el suelo.

 

-características de las arcillas. Si en el suelo existen arcillas expansibles, los procesos de expansión-retracción favorecerán la formación de agregados

 

-condiciones climatológicas. Los periodos hielo-deshielo o humectación-desecación conducen a cambios en las características estructurales.

 

-lluvia o riego. Si la lluvia es intensa, se puede producir la rotura de agregados por el impacto de las gotas de lluvia, favoreciendo la aparición de costras superficiales. El efecto también puede producirse en función del tipo de riego, a manta, por aspersión, etc.

 

-prácticas culturales. En función del tipo de suelo, la utilización de maquinaria puede producir procesos de compactación y destrucción de agregados.

 

 En resumen podríamos decir que la materia orgánica del suelo desempeña un papel fundamental en la formación, control y mantenimiento de los agregados, lo que redundará en la formación del complejo órgano-mineral del suelo, de esta forma además  de favorecer la reserva nutricional, contribuiremos al freno de los procesos degradativos del medio edáfico.

 

Continuaremos hablando de más funciones de la materia orgánica en el suelo……

 

Carmen Lobo

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*