La Haploidización y sus Repercusiones sobre la Génesis de Estructuras Superficiales de Tipo Hexagonal

En una contribución precedente mostramos como los procesos naturales que tienden a destruir la horizonación del suelo (haploidización) tales como la crioturbación, bioturbación o edafoturbación intrínseca, tienen frecuentemente como resultado la génesis de estructuras poliédricas superficiales a modo de geometrías que pavimentan el suelo. Las fronteras naturales de tales polígonos son por las que suelen circular los materiales en el proceso mentado. Resulta curiosa esta transmutación estructural desde la organización en vertical a la horizontal. Como ya mentamos las últimas son, como mínimo, de más difícil aparición en los suelos pobres o carentes en horizontes edáficos.

Debido al sesgo agronómico de las clasificaciones de suelos, los taxónomos dan mucha importancia a la horizonación, pero también a las propiedades químicas de los suelos, habiendo soslayado en gran medida considerar la “pavimentación poligonal superficial” como criterio diagnóstico en las clasificaciones edafológicas. Sinceramente considero que, en una clasificación edafológica “sin sesgos”, las últimas estructuras deberían ser tenidas en cuenta.

 

Lo llamativo de tales polígonos (que también se dan en lagunas someras cuyos sedimentos quedan temporalmente desecados, y que actualmente comienzan a ser consideradas como suelos “hídricos” en las nuevas clasificaciones edafológicas) es que se asemejan a las células convectivas cuya morfología mostró Henri Bérnard al calentar un fluido desde su fondo en una  placa Petri, ya alrededor de 1900. También son muy comunes en los Criosuelos o Geliduelos (ver galería de fotos de suelos)

 

Las células de Bérnard se asemejan a las creadas en un panal de abejas y suelen ser una de las ilustraciones favoritas de los divulgadores de las ciencias de la complejidad. Las estructuras convectivas son típicas de los sistemas abiertos a los flujos de energía y materia  en los que, en un momento dado, incrementa la energía libre que alimenta al sistema y tienen que cambiar abruptamente de configuración macromorfológica con vistas a poder disipar lo antes posible la energía degradada por el sistema en forma de calor.  

 

Lo curioso es que suele aparecer en los fluidos o en los materiales que, por las condiciones de contorno (p. ej. altas presiones), se comportan como fluidos. En el mundo de los suelos también se presentan a veces en suelos altamente salinos, en los que los cristales de sal conforman las líneas de contorno de cada polígono, de morfología generalmente hexagonal.

 

También resulta llamativo, que la mentada morfología en panal sea una de las mejores fórmulas que tiene la naturaleza para pavimentar una superficie sin dejar espacio entre sus unidades constitutivas  (los mentados polígonos con tendencia a la hexagonalidad). Así por ejemplo, sin tener que acudir a “pavimentaciones-fragmentaciones” artificiales, los geomorfólogos ya mostraron que la pavimentación de la superpie terrestre emergida en cuencas de drenaje se modeliza muy bien considerando que las diferentes cuencas corresponden a hexágonos deformados en función de las constricciones que imponen las condiciones de contorno.

 

Resulta que en muchas de las “feras”: geosfera, atmósfera, hidrosfera, intuyendo la de nuestra estrella “El sol”, se encuentran sujetas a una estructura-dinámica semejante horizonación-convección. De este tema ya hablaremos en una contribución posterior.

 

Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

muy muy bueno el material editado en esta pagina, lo he utilizado para aclarar dudas edafologicas. un abrazo grande.

[...] como termitas, hormigas, lombrices, así como las propias raíces de las plantas que tienden a mezclar los horizontes edáficos en un proceso conocido por haploidización. Y al hacerlo, reciclan los nutrientes que tienden a [...]

(requerido)

(requerido)


*