Fraude Científico, I+D+i, Autores Fantasma y Transnacionales Farmacéuticas

En nuestro último post hablábamos de los riesgos inherentes al fraude y la mala praxis científica. Aunque el estudio realizado por  PLoS MEDICINE, afectaba fundamentalmente a las industrias de la alimentación, yo personalmente finalizaba el texto mentando a las farmacéuticas. Pues bien, hoy 23 de enero de 2007, nuevamente el Boletín de la CAM se hace eco de otra noticia: Estudios hechos por autores “fantasma”, en donde se denuncia abiertamente el fraude y la mala praxis de las publicaciones científicas, etc., sobre esta materia. Antonio La Fuente ya nos ha habló en su weblog Tecnocidanos de “La Crisis del Peer Review” así como de la iniciativas Open Peer review, entre las cuales destaca la llevada a cabo por los NHI (Institutos de Salud de Estados Unidos). Y “par diez” que comienzan a realizar con valentía su trabajo, ese del que no les gusta hablar ni a los “Sacerdotes de la Ciencia” (al menos a los de nuestro país), y menos aun a las editoriales transnacionales que dominan el mercado de las revistas de prestigio (que como vemos, no cumplen con su trabajo, como ya os he comentado en los post que nuestra bitácora realiza sobre el espinoso tema del fraude). Un dia ya hablamos de los “jóvenes prodigiosos” hoy enriquecemos nuestro vocablo con el de los autores fantasma. Veamos tanto las trampas, como lo poco fiables que son los “papers” y otros informes publicados por las multinacionales farmacéuticas y aláteres a ella vendidos.

 

 

 

Foto: Dr. Jejill y Mr. Hyde

Fuente: Aquí

 

En la noticia mentada “Estudios hechos por autores “fantasma”, se nos alerta muy seriamente sobre este tema. Insistimos que el rumbo actual de las políticas de I + D + i de los países no son más que parte del problema. Era lógico esperar que ocurriera lo que está sucediendo, cuando el capital se adueña de la objetividad científica. La cuestión estriba en que a los gobiernos tal conflicto de integridad parece no preocuparles lo más mínimo. Lo importante es el crecimiento económico, no la veracidad de las noticias que ofrece la prensa científica (en este caso la especializada). Por estas razones, en la Categoría Fraude y Mala Praxis Científica incluimos varios post relacionados con estos temas, que preocupan y mucho en otros países pero no al nuestro. En España publicar es lo importante y la calidad se mide de la manera más simplona posible, como también apunta la siguiente noticia aparecida hoy en el boletín de la CAM. Pero, ¿como se puede definir que es un autor fantasma? De acuerdo a la susodicha noticia:

 

Este término se refiere a las personas que realizan una contribución sustancial a un artículo científico (elaboran el protocolo inicial, analizan la información estadística o redactan el manuscrito final) pero cuyo nombre no aparece en la lista de firmantes ni en el apartado de reconocimientos.

 

¿A que nos cuentan sobre sus indagaciones?

 

El 75% de los trabajos (31 de 44) tenía autores ‘fantasma’ y en todos los casos los profesionales cuya identidad se ocultaba eran estadísticos, miembros habituales de las plantillas de las compañías farmacéuticas. Otros nombres que se obvian con frecuencia son los de los redactores médicos profesionales que trabajan para agencias contratadas por la industria

 

Sobre cualquier comentario. Las iniciativas PLoS (Public Library of Science), con revistas del tipo PLoS ONE y PLoS MEDICINE comienzan a hacernos un inmenso favor. El dicho de que “los trapos sucios se deben lavar en casa” no nos vale en este contexto. Somos los ciudadanos los que pagamos, a menudo con impuestos, pero también comprando medicamentos y productos fraudulentos, todos estos desatinos. Del mismo modo, en otra noticia de hoy se nos informaba como las multinacionales tabaqueras están “deliberadamente”, enriqueciendo el tabaco en nicotina, con la esperanza de que no bajen sus ventas. Como fumador moderado  (menos de 10 cigarros al día) me indigna que la administración interfiera en mis libertades. Sin embargo, resulta más indignante aún que durante décadas, y aún hoy en día, permitieran que tales multinacionales añadan aditivos impunemente. La obligación de nuestras autoridades sanitarias consiste en velar por la calidad de los productos que consumimos, así como de advertirnos de los riesgos inherentes a nuestros hábitos de consumo, no tratarnos como a niños y prohibir lo que no les parece “sano”. Veamos pues si castigarán duramente a las transnacionales farmacéuticas y alimentarias que han infringido delitos tan graves como los mentados en tanto en este como en el post anterior. ¿Lo harán? Tengan ustedes seguros que no. 

 

Finalmente, por estas y otras razones os animo que leáis las noticias del blog Tecnocidanos, ya que os va a abrir a muchos los ojos del mundo en que vivimos. En mi opinión es la bitácora de las bitácoras del sistema “Compromiso Social por la Ciencia” de la CAM. Os insto a que leáis artículos generales sobre el tema, como La Crisis del Peer Review, o Open Peer review,  y también algunos más relacionados con el tema de nuestra bitácora, como: Silencio, les estamos envenenando. Sinceramente a mí, al contrario que a Antonio Lafuente no me extrañan algunos experimentos fallidos como el reciente de Nature. Tanto la empresa científica como sus practicantes somos tremendamente conservadores y parece gustar lo de vivir en la “Torre de Marfil”. A final tendremos que pasar por el aro, nos guste o no. Hoy por hoy la postura del Avestruz. Lo que realmente me fastidia es que los norteamericanos se nos adelantes siempre. Parecemos paralíticos ante nuestras propias miserias. 

 

 

Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Gracias Juanjo por tus comentarios. Además de los post que mencionas tecnocidanos, también me parece de interés un opar más. El primero sobre "negros" en ciencia, un fenómeno paralelo al de los "negros" en literatura. Y, el segundo, que habla de tráfico de enfermedades.

Los dos links.

"negros" en ciencia

http://weblogs.madrimasd.org/tecnocidanos/archive/2005/08/03/4558.aspx

tráfico de enfermedades

http://weblogs.madrimasd.org/tecnocidanos/archive/2006/05/04/20987.aspx

Hola Antonio

Gracias por la información y perdón por la omisión. La verdad es que intentar escribir un post de media al día no me da para revisar toda la información.

Un Cordial saludo

Juanjo Ibáñez

Señores:

Gracias por la informacion y me gustaria resaltar el caso del conocido edulcorante artificial llamado "Aspartame", el cual ha sido muy silenciado por el poder del dinero. Les recomiendo que busquen un poco de informacion CIENTIFICA seria sobre el efecto de este edulcorante, ya que la multinacional Monsanto se ha encargado de silenciar muchos de sus efectos.

gracias por los articulos

(requerido)

(requerido)


*