La percepción Social de la Ciencia en España. Unos Resultados Más Que Previsibles

Hoy, el Boletín de Noticias MI+D recogía una noticia cuyo título rezaba así: “Los Españoles dan la Espalda a la Ciencia”. Se trata del resultado de una encuesta (Tercera Encuesta Nacional de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología). Daniel Cano, desde su Bitácora, lanza unas reflexiones cuya respuesta es obvia. Como el bien sabe, ¡vamos listos! Y lo dicho aquí también es válido para los países Latinoamericanos. No se trata de una cuestión que tan solo nos concierna a nosotros. En mi opinión, los resultados de la encuesta eran predecibles. Pero ¿De que nos extrañamos? Quien lea el Boletín de Noticias MI+D tendrá que asentir que se trata del lastre dimanante de unas políticas desafortunadas en materia educativa (en todos los tramos de la enseñanza) y de política científica. Y ambas las llevamos arrastrando durante décadas. Aquí tenemos sus frutos. Y no se trata de mi opinión, sino de datos puros y duros que pueden rastrearse en el susodicho Boletín.

 

Hoy no son necesarios los enlaces, ya que si no, no terminaría nunca. Los resultados de la política educativa a todos los niveles, desde la que concierne a nuestros más tiernos infantes hasta la universitaria, están dando sus frutos envenenados. Todo ha sido dar comodidades y licencias: ¡No sea que se nos frustren los niños! Hay que motivarlos, dicen nuestros pedagogos, que al perecer no deben tener muchos hijos. Una educación blanda, poco exigente, que no adiestra en la disciplina, y en la que el profesor se encuentra más desamparado que el estudiante, no es la mejor manera de formar a las futuras generaciones. El fracaso escolar está ahí (más en los varones que en las mujeres). Las estadísticas lo han reiterado una y otra vez. Una de las peores docencias de Europa. Resumiendo, salen mal formados y no solo en las materias educativas, sino también en el valor de la disciplina, el trabajo, comportamiento social, etc.

 

Me comentaba hace unos meses un catedrático de universidad que en la asignatura que impartía comenzaban el curso sesenta o setenta alumnos y ya en diciembre tan solo asistían a clace una docena. ¿Razón?. Al parecer argumentaban las criaturas que se aburrían, no les motivaba. Otro compañero me dice que tiene que leer tres veces los exámenes para no suspender a todos. Esa es la opinión generalizada, no la de mis colegas. La mayoría de mis amigos con hijos adolescentes se encuentran frustrados ya que sus retoños de estudiar no quieren saber nada, tan solo pretenden ponerse a trabajar para ganar”pelas” tan pronto como sus progenitores se lo permitan (hastiados de intentar convencerles). Resumiendo fracaso total en las enseñanzas preuniversitarias.  Sinceramente, creo que se ha implantado la cultura de la “dolce vita o la del dolce far niente” (perdón porque si me equivoco porque no sé italiano)

 

Al margen de que el 25% de los parados en España tienen títulos Universitarios  (y teniendo en cuenta que otra buena proporción gana su salario en trabajos de baja cualificación), datos que no son muy “motivantes”, casi todo el mundo considera que el sistema de enseñanza universitario sufre una grave crisis. No entraremos en detalles de si la razón es la endogamia universitaria, etc., se trata de un hecho multifactorial. La valoración de las Universidades de este país, así como su posición en los rankings internacionales es como para echarse a llorar.  Y mientras tanto las CC.AA., se dedicaron a implantar enseñanza universitaria en todas sus provincias. Ahora resulta que no hay alumnado, por lo que la lógica dicta que habrá que cerrarlas por ser un verdadero despilfarro. Poco dinero por alumno y deleznablemente distribuido.

 

¿Y que decir de la política científica? Desde hace décadas, mucho ruido y pocas nueces. Por mucho que se empecinen nuestros políticos, los hechos y las cifras son contundentes. Seguimos, más o menos, a la misma distancia que los del resto de los países miembros de la UE desde hace casi 20 años, y eso que una buena parte de estos últimos se encuentran también en crisis (y algunos como Francia van a comenzar a cerrar también las universidades pequeñas de muchas provincias). Mucho bombo con cazar talentos y ya hemos visto lo sucedido con los RyC.  No es que sean rácanos, es que nos engañan con toda impunidad. De los salarios para que hablar, ¿verdad? Y sin necesidad de acudir a datos estadísticos, que los hay y muchos, todos sabemos que en una economía en donde el sector de la construcción (trabajo no cualificado y de paupérrima innovación) constituye un pilar fundamental, por no hablar del turismo, inducen a pensar que nos hemos decantado por ser un país destinado a convertirse en un sector de servicios. Ni más ni menos. Como buenos paletos tendremos que asentir: ¡que inventen ellos!.

 

Nos dice la encuesta que la sanidad y medio ambiente son las actividades relacionadas con la ciencia que más interesan y preocupan a los ciudadanos. Un fiel reflejo de lo que cuenta una prensa, que a demás no se distingue precisamente por la calidad de las noticias y que hace especial hincapié en estos dos temas, no en otros muchos que deberían ser de interés del ciudadano. De la TV: ¡NO COMMENT!

 

Decía hoy la Sra. Ministra, al hablar de tal encuesta que, declarar 2007 como año de la ciencia ha sido una decisión afortunada (“No podía ser otro el Año de la Ciencia”). Vamos que 100 años tras le creación de la malograda Junta de Estudios y tras treinta de democracia estamos donde estamos y por quien estamos.

 

Y se podría seguir, y seguir y seguir, abundando en más y más y más razones. Simplemente tenemos lo que hemos sembrado. Entones ¿de que estrañarse?. Daniel: ¡Vamos vistos!, ¡Vamos aviaos!

 

Esta es la España Cañí que estamos construyendo entre todos

 

Juan José Ibáñez

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola Juanjo, y a quién le extraña que los jóvenes no quieran estudiar??? para qué??? supongo que todos tenemos conocidos y compañeros que tienen una tesis y 2 post-docs y aún no han conseguido volver a España, y alguno con un Juan de la Cierva o similares cobrando 1000 euros, lo mismo que un becario recien licenciado!!!!!!!! Si empiezas a trabajar con 18 años, cuando tienes 28 tienes dinero, una casa, una familia tal vez. Si haces una tesis, cuando tienes 28 años no tienes nada, ni siquiera has cotizado 1 año a la seguridad social. A quién le extraña entonces????

La culpa es de un sistema educativo y social que nos ha engañado, que nos ha hecho creer a todos aquellos que nacimos en los 70 que si no ibas a la universidad no eras ni ibas a ser nadie en la vida. No es un problema único y exclusivo de la ciencia, el problema es que en un país no pueden licenciarse 20.000 abogados al año porque la sociedad no puede absorber esa oferta, la calidad del trabajo se degrada y llegamos a donde estamos. Hay que dar un paso atrás, hay que volver a admitir que NO todo el mundo tiene que estudiar, que NO todo el mundo sirve para estudiar y que, por tanto, no se pueden elaborar los planes educativos para que todo el mundo sienta que puede ser ingeniero, biólogo o matemático. Tenemos que volver a escuchar aquella frase que decía mi abuela: "éste no vale pa estudiar"….porque ahora todo el mundo sirve, y ese el error fundamental de nuestra educación.

Un saludo.

Estimado Juanjo,

pues sí, vamos listos, aunque me temo que el pesimismo tampoco sea la mejor estrategia. Nos guste o no, la velocidad de un sistema social es lenta. Los cambios que se están produciendo en nuestro entorno físico (biosfera) y social son mucho más rápidos. El rápido análisis que haces me parece acertado, y por otro lado es el que se escucha en muchos entornos. Así pues, el primer paso es que ese análisis sea compartido por los que legislan. Establecer un rumbo correcto.

A mí la pregunta que realmente me preocupa es si podremos llegar a tiempo y evitar la la desestablizicación del precario equilibrio que permite la vida, tal y como la conocemos, sobre la faz de la tierra.

Es una tarea complicada la de anunciar una catástrofe sin ser catastrofista.

Un abrazo y a seguir "tratando de remediarlo"

Juanjo, aquí como dijera alguien tan lejos de dios y tan cerca de los estados unidos, también sobrevivimos a la educastración. Pero parece ser que en esa pandemia no podemos pecar de ser los exclusivos. Bernard Show, decia:

Mi educación fue perfecta hasta que entré a la escuela. La Secretaria de Educación publica y el mismo omnipotente Sindicato de Maestros, tienen perfecto conocimiento que un factor que afecta de manera importante el aprendizaje de los alumnos es su falta de creatividad. Pero donde la perdieron. Creo que si los genios, que por cierto para algunos no soy el santo de su devoción, hubieran leido la Escuela del Papagayo del inmortal Tagore, pensarian un poco en un poema que escribí hace algunos años y mas o menos dice así:

A UN TÍTULO

¿Qué envileció tu sino? ¿Algún travieso?

¿El funcionario corruptor y mitotero?

¿El docente ganapán y poco seso?

¿O el alumno sin valor y montonero?

¿Podrá tu origen vegetal o peletero

disfrazar con caracteres góticos,

las maniobras del alumno chapucero

o la mena de programas estrambóticos?

No pueden rescatarme de mi esplín precario

las imágenes doctorales, que su prensa

fabrica en la tele, el periódico, la radio

de individuos que tienen, en su presencia

el único valor, que como virgen del sagrario

cuidan, porque nada tienen en su ausencia.

Desde luego nunca voy a ganar un premio novel, vamos ni el Cervantes, pero por ganas no falta de expresar mis inquietudes.

Salud.

Juanjo espero disculpen el lapsus, escribí novel y lo correcto es Nobel. Es cierto que algunos maistros, con fe y entusiasmo me trataron de educastrar, pero soy un ejemplo de su fracaso y a mucha honra.

Régulo,

No has sido el único en comenter ese error y uno se pregunta si los correctores ortográficos son un peligro más que una ayuda.

Saluods cordiales

Juanjo Ibáñez

Uno no puede hecharle la culpa de todo al sistema educativo ya que uno tambien tiene que poner de suparte cada quien tiene la opcion de decidir si quiere estudiar o no xmas lento o si acaso malo que fuese el sistema educatibo al que le gusta el estudio y quiere superarse en la vida no le importa eso lo que si hay que tener claro es que si tu no tienes los estudios necesarios y un titulo no puedes llegar ah ocupar ningun cargo importante porque un ejemplo para un cargo de secretaria te preguntan si aprobastes los estudios completos y si tu dices que no mal por ti porque entonces no te dan el puesto hay que estar claros en las cosas para llegar ah ser algien en la vida y optener lo que uno quiere hay que hecharle bolas al esdudio tan simple como eso o almenos aci pienso yo no se los demas.

yo tengo amistades que todo lo que han conseguido y todo lo que tienen es por hen estudiedo y le han hechado bolas ala vida porque las cosas son aci y muchas personas no son o no quieren ser consientes de las cosas y la opcion mas rapida que consiguen es hecherle la culpa al sistema educativo saludos.

Obviamente Angélica, no toda la culpa la tiene el sistema educativo. Ahora bien, sin un sistema edicativo decente un país no puede prosperar y esto es incuestionable.

saludos

Juanjo Ibáñez

(requerido)

(requerido)


*