Geografía de los Suelos del Mundo: Los Biomas del Mundo y Sus Suelos

Tras analizar la geografía o megaedafología de los suelos del mundo por continentes, comenzamos una nueva serie de post en la que analizaremos la distribución de los tipos de suelos del mundo por biomas. Los biomas son unidades ecológico-climáticas caracterizadas, en principio, por unos tipos de vegetación y bioclimas más o menos afines, con independencia de su distribución espacial en el planeta. En el presente post analizaremos, la afinidad entre estas macro-unidades en función de los tipos de suelos que presentan. Demostraremos que los edafotaxa que los constituyen los caracterizan también como su flora y su fauna. La ventaja de utilizar los tipos de suelos de la FAO (versión de 1998), en lugar de otras variables bióticas o climáticas, reside en que la edafosfera es el recurso natural terrestre mejor inventariado bajo una misma perspectiva (taxonomía): La Carta Digital de los Suelos del Mundo de la FAO. Os sorprenderá observar el gradiente latitudinal de los biomas del mundo en función de sus edafotaxa constitutivos.    

 

 

Biomas del Mundo

Fuente: Aquí

 

La geografía de los suelos del mundo y/o la megaedafología, dan cuenta de la distribución de los edafotaxa a escalas groseras, pero globales. De este modo, podemos obtener una panorámica del recurso suelo a nivel planetario. En estos dos últimos enlaces podréis aprender tanto la definición, como una breve descripción de los objetivos de ambas disciplinas. Resulta aconsejable leerlos antes de abordar los análisis que, con este post, iniciamos sobre la relación entre edafotaxa y biomas. Os recordamos que los datos con los que elaboramos el presente análisis proceden de un trabajo previo realizado por este impresentable administrador y sus sicarios en 1998. Este último, ha sido objeto de bastantes, más alabanzas que criticas (Geoderma 1998). Al fin y al cabo, tales análisis fueron realizados usando, por primera vez, técnicas cuantitativas, que soslayan apreciaciones subjetivas, en contraste a los expuestos en publicaciones precedentes por otros investigadores. Más aún, presentamos todo material con vistas a que podáis realizar indagaciones personales, si os parece procedente. Seguidamente os exponemos los post publicados hasta la fecha.  

 

Tipos de suelos de los biomas del mundo

Tipos de Suelos de los continentes del mundo

Análisis comparado de los suelos de los continentes del mundo

Relación entre los tipos de suelo las masas continentales y la tectónica de placas

Suelos representativos o idiosincrásicos de los continentes del mundo

Diversidad de suelos o edafodiversidad de los biomas del mundo

 

Como podéis observar, en el primer post o nota de esta serie, ya expusimos una descripción detallada de los porcentajes que cubrían cada tipo de suelo (grupos principales de la FAO) en la superficie de cada bioma. Seguiremos ahora una secuencia semejante a la que utilizamos al mostraros los análisis de los tipos de suelos por continentes. En consecuencia, en esta nota abordaremos como se diferencian y relacionan los distintos biomas en función de sus edafotaxa constitutivos.

 

 

Dendrograma tras realizar un análisis multivariante

denominado árbol de agrupamiento (cluster análisis)

Fuente: Ibáñez et al. 1998

 

Como podéis observar en la figura de arriba, existe una clara conexión entre los biomas y los ensamblajes de suelos que albergan. Destaca en primer lugar la estrecha vinculación entre los suelos de los ambientes áridos y mediterráneos. Este hecho no deja lugar a duda. Los suelos mediterráneos constatan la aridez imperante en este tipo de bioma.  Otra clara asociación se presenta entre los suelos tropicales húmedos y los que subyacen  bajo los trópicos con sequía estacional (los ambientes excesivamente secos, con independencia de su “tropicalidad”, fueron incluidos en el bioma árido por los expertos de la FAO). Por tanto, también podemos afirmar que, con independencia del continente en que se presentan, todos los biomas tropicales tienen, en gran medida unos tipos de suelos representativos. ¿Cuáles? Ya los describiremos en otros post. En cualquier caso, en el gráfico que exponemos más abajo sobre el análisis de componentes principales, ya podéis comenzar a haceros una idea.

 

Del mismo modo, los climas boreales (como los de la vegetación denominada la Tundra) y los fríos  poseen (Taiga) posen tipos de suelos bastante afines. Recordemos que la Tundra corresponde a la vegetación herbácea, de matorral, o árboles enanos (como cierto tipo de abedul), con abundancia de turberas (Histosoles mayoritariamente fíbricos), que rodea o circunvala los desiertos polares por sus extremos meridionales. Por su parte, la Taiga está constituida fundamentalmente por bosques de coníferas abetos, pinos, etc.) y/o de abedules al sur de la Tundra y por encima (en términos latitudinales) de los ambientes templados húmedos (mayoritariamente con vegetación natural potencial de bosques caducifolios, cerca del mar y contrastes estacionales no muy marcados) y secos (los diferentes tipos de estepas, pampas, etc., es decir vegetación herbácea y acusados contrastes estacionales de temperatura y pluviometría). Puede observarse como los ensamblajes de suelos templados se agrupan los fríos y boreales. En el siguiente enlace podréis obtener información más detallada a cerca de los biomas del mundo. Sin embargo, observar que lo que denominan chaparral corresponde en realidad al bioma mediterráneo de la FAO (sesgo norteamericano). Esta subdivisión corresponde, más o menos, a la que también se muestra en Wikipedia (versión castellana).

Mención aparte merecen los denominados climas de montaña. La razón es muy simple. La clasificación de biomas de la FAO, agrupa todas las áreas montañosas del planeta, mientras que estas reflejan gradientes altitudinales (desde las bases a cimas de las montañas) muy variopintos. Según se asciende en altitud a lo largo de las grandes cadenas montañosas (las más elevadas, como lo son los Andes, Alpes, Himalaya, etc.) vamos encontrando los denominados pisos o catenas bioclimáticas que, hasta cierto punto “reproducen” un gradiente latitudinal (trópicos ? zonas polares). Por esta razón incluyen tanto paisajes vegetales, como edafotaxa muy variados. Resulta lógico que el escaso porcentaje de suelos basales no condicionen la enorme extensión que en ellos ocupan los bosques planifolios (o siempre verdes, es decir perennifolios) de confieras, matorrales, pastos y turberas de alta montaña y glaciares. Del mismo modo, cada uno de estos pisos de vegetación tiene asociaciones de suelos más o menos idiosincrásicas.  Así pues, reiteramos que se trata de un universo que, en muchos aspectos, puede imaginarse como una miniatura de los ya mentados gradientes latitudinales a lo largo del planeta.

 

 

 

Gradiente Latitudinal que corresponde a la

salida de el análisis denominado árbol de

conexiones Mínimas: Fuente Ibáñez et al. 1998

 

La figura superior nos muestra un claro gradiente latitudinal de biomas. Esta se ha elaborado mediante un tipo de análisis multivariante denominado árbol de conexiones mínimas. De nuevo vuelve a mostrase la aridez de los paisajes de suelos mediterráneos.

 

Resulta lamentable que la clasificación de biomas de la FAO no segregara las zonas templadas más continentales (ricas en herbáceas por sufrir un clima muy extremo), de las más litorales o de influencia marítima (caracterizadas por los bosques planifolios (mayoritariamente caducifolios). Los suelos de los climas templado-continentales (praderas norteamericanas, estepas europeas y pampas del cono sur de Latinoamérica) atesoran unos tipos de suelos muy singulares e idiosincrásicos, tales como los Chernozems de la FAO o los Mollisoles de la USDA Soil Taxonomy. Con toda seguridad, un análisis estadístico llevado a cabo teniendo en cuenta tal subdivisión, habría podido discernir por sus ensamblajes de suelos ambos de sub-biomas, por cuanto poseen climas, flora, vegetación y ensamblajes de suelos muy distintos. 

 

 

Representación gráfica de la relación entre

suelos y biomas, tras realizar un análisis

multivariante denominado “componentes principales”

Fuente: Ibáñez et al. 1998.

 

 

En conclusión, cada bioma tiene unos suelos representativos característicos, de tal modo que los ensamblajes de estos últimos son tan válidos para caracterizar un bioma como la propia biota, al menos e escalas groseras.     

 

Existen muchas fotos e información sobre los biomas, por continentes y países, incluyendo muchos latinoamericanos. Tan solo hace falta poner en vuestro buscador “biomas” o “biomas” y luego añadir el continente o país deseado, con vistas a encontrar tal material. Así, por ejemplo, mediante el motor de búsqueda Google, introducís los vocablos mentados, para pinchar luego en “imágenes” y os aparecerán muchos gráficos y mapas. Con suerte, encontraréis el de vuestro país. Al final del post os expongo un ejemplo.

 

Juan José Ibáñez

 

PD. Biomas de América y Eurasia

Fuente: Aquí

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*