El Suelo Como Depurador de Contaminantes

El Suelo y el subsuelo pueden actuar como depuradores naturales de las aguas contaminadas o eutrofizadas. Sin embargo pensar que se trata de un problema sencillo no responde a la realidad. Hoy la bitácora vecina “El Agua” recogía una noticia de la Agencia EFE que llevaba el Título de “El Suelo: Esa Gran Planta Depuradora” en la que se venía a decir que recargando los acuíferos de aguas residuales y contaminadas, junto con las procedentes de los embalses y los ríos, el agua se depura y puede ser potable. ¿Verdad o mentira? Digamos que es correcto hasta cierto punto, a partir del cual se puede generar un problema mayor que el que se pretende resolver. No se trata de nada nuevo, empero debemos matizar diversos aspectos de la noticia. ¿Saben ustedes que es la bomba química del tiempo?. Permítanme explicarles de que va el tema.

 

 

 

Suelo, zona vadosa y aguas subterráneas

Fuente: Google Images

 

Comencemos citando unos breves párrafos recogidos en el mencionado post, para continuar explicándolo de la manera más sencilla posible aun a riesgo de sacrificar un poco de rigor científico.

 

Quizá en un futuro no tan lejano, beberemos aguas residuales pasadas por un terreno para recargar un acuífero. Así, el último proceso de depuración lo hará la propia naturaleza. Suena asqueroso, ¿Verdad? Sin embargo, quienes hayan estado en Berlín o en otras ciudades de Alemania o Dinamarca ya lo han bebido.

 

Berlín se abastece de aguas subterráneas procedentes  de un acuífero que recargan para mantener su nivel y aprovechan las recargas para eliminar contaminantes. Así lo afirma Juan Antonio López Geta, presidente del Grupo Especializado del Agua de la Asociación Nacional de Ingenieros de Minas, unos días antes de (…): “Meten el agua de los ríos al acuífero y al pasar por él se va depurando, y ése es el agua que beben. Incluso beben la que procede de la depuradora de aguas residuales, que vierte al río, y aguas abajo la vuelven a coger y la meten en el acuífero” En España, de momento, no se hace. Pero podría hacerse.

 

¿Y ya está? Pues ni si, ni no. Vayamos despacio. Cuando hablan de suelo se refieren al suelo propiamente dicho y al regolito subyacente (a veces incluyendo también rocas sedimentarias). Es decir hablamos de lo que en términos hidrológicos se denomina zona vadosa, la que se encuentra entre el solum y los acuíferos o aguas subterráneas. Tanto los materiales del suelo como los de la zona vadosa tienen lo que los edafólogos denominamos capacidad de intercambio iónico. Es decir, en contacto con el agua que circula por ellos,  pueden adsorber ciertos elementos y/o compuestos de la misma y desprender otros. Si el líquido se encuentra, por ejemplo, cargado de ciertos metales pesados y por nitratos, parte de ellos pueden ser absorbidos por los minerales del suelo y regolito, que a su vez desprenden otros que se encontraban asociados a ellos. De esta manera depuran el agua, pero también retienen los contaminantes llegando a establecerse un determinado equilibrio iónico (simplificando mucho en tema).

 

La capacidad de adsorción dependerá del tipo de materiales (la materia orgánica y ciertas arcillas poseen un  gran potencial) y de su grado de saturación previa por otros iones, así como de la carga eléctrica de los contaminantes, entre otros factores. No todos se retienen por igual. Pues bien, al principio puede ocurrir que efectivamente entre agua polucionada y se desprenda otra limpia. Sin embargo, si tal proceso continua durante mucho tiempo los intercambiadores de suelo y regolito pueden terminar saturándose de los polucionantes hasta que no pueden absorber más al haber alcanzado su “capacidad de carga” (saturación). A partir de ese momento se pierde el poder depurador. Más aún, en contacto con aguas más limpias (por ejemplo recarga natural por aguas pluviales) desprenderán los elementos retenidos contaminándola. A veces, el tiempo transcurrido entre la contaminación del suelo-regolito y el desprendimiento de los contaminantes retenidos dura, años y entonces súbitamente se liberan más o menos masivamente, generando una contaminación abrupta e inesperada, si no se ha monitorizado el proceso (o existían contaminaciones no detectadas). Se trata de lo que los anglosajones denominan “chemical time bomb” (bomba química del tiempo, por no hablar de relojería). Tal proceso ya ha ocurrido, produciéndose “accidentes” de graves repercusiones para la salud humana y del medio natural.

 

Los organismos del suelo degradan muchas sustancias tóxicas (obviamente no los elementos químicos), empero tienen un potencial de acción limitado en función de su actividad y tiempo para actuar.

 

Por tanto, la noticia hay que tomarla con cautela. No se puede decir que el suelo depura el agua indefinidamente. Todo dependerá de sus propiedades, la carga contaminante, así como de la velocidad de recarga de los acuíferos (ya sea natural o forzada por el hombre). Desgraciadamente, la pluviometría en ciertos países es más abundante y regular que en otros (por ejemplo en Alemania y Dinamarca que en España). Por lo tanto, si no se evalúan las estructuras (capacidad del sistema suelo-regolito bajo un clima concreto), así como los procesos adecuadamente, a la par que se monitorizan con la frecuencia debida, podemos llevarnos sorpresas muy desagradables.

 

 

 

Contaminación de los acuíferos

Fuente: Google images

 

La recarga natural de acuíferos comienza a ser valorada en España, tomando ciertas CC.AA. acciones al respecto, como lo está haciendo la de Madrid (en los de las arcosas al norte de la capital). Recordemos que nunca debe sobrepasarse el umbral de los caudales ecológicos mínimos con vistas a mantener unos ambientes fluviales ecológicamente viables (si es que quedan en España) a lo largo del tiempo. Pero jugar con la potabilidad del agua es otro asunto aún más delicado. Alemanes y daneses deben haberlo hecho, ya que en caso contrario estarían jugando con fuego. Nosotros deberíamos también comenzar desde el principio, antes de lanzar las campanas al vuelo. Recordemos, como dice la noticia comentada, que la salinización de acuíferos, o su contaminación con nitratos ya son una realidad, y no es nada fácil depurar un acuífero, como bien saben los hidrogeólogos.  Cuidado con las noticias que demos y de cómo las damos.

 

Finalmente digamos que muchas ciudades del norte de Europa están haciendo mapas y monitorizaciones muy detalladas de sus urbisuelos (por algo será), mientras en la mayor parte de los países ni siquiera se le ha pasado por la cabeza a nuestros gobernantes y expertos en la materia. ¡Cuidada, Cuidado!.

 

Juan José Ibáñez

 

PD: He intentado poner el enlace de las gráficas, pero un misterioso problema me lo ha impedido Pido disculpas. Esto es lo que aparecía: 

 http://www.songtranslator.net/wiki/wiki.php?title=Agua_subterr%C3%A1nea

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Juanjo efectivamente en la depuración de los suelos tiene un papel importante la capacidad de intercambio catiónico o CIC, originado en las micelas de arcillas y del humus, sobre todo de la interacción fisico-química de ambos. Sin embargo no podemos olvidar de uno de los efectos de la desertización, que a troche y moche favorecen nuestros ínclitos políticos, es la pérdida de materia orgánica de los suelos. Además la CIC, depende de el pH y sobre todo en los suelos tropicales. Así que con la lluvia ácida, laboreo inadecuado y aplicación de "fertilizantes" muchos elementos retenidos pueden volver a liberarse. Tienes razón, no se trata de echar las campanas al vuelo, existen muchos asegunes. Ojalá y pudiéramos tener soluciones mágicas, pero más vale que empecemos a conocer mejor a ese gran ignorado, llamado suelo.

me encanto el informe, muchas gracuas me sirvio mucho, porque estoy haciendo un trabajo de investigacion de la contaminacion del agua, soy del profesorado de tecnologia, en argentina y la coclucion a la que llego siempre al terminar de leer cada informe e que la tierra esta enferma, tiene humanidad!!!

Hola, me parece interesante el aporte, yo estoy trabajando en la Universidad Nacional de Río cuarto y cursando la Maestria en ciencias agropecuarias y me interesa como tema de tesis la función depuradora del suelo. Este tema surgue en función de la demanda de una respuesta a la problemática que representan los efluentes de tambo que se generan en una cuenca lechera del sur de Córdoba. Me gustaria compartir información.

[...] salud humana. También comentamos que lo que podía acaecer en el futuro era lo que se denomina “bomba química del tiempo”. Pues bien posteriormente otra noticia, independiente de la primera, y que llevaba por [...]

(requerido)

(requerido)


*