Suelos Sumergidos y Zonas Húmedas: La Perspectiva de la FAO (WRB 2006)

Como ya comentamos en post anteriores, la hidroedafología y el estudio de los suelos hídricos son líneas de investigación en creciente auge durante los últimos años. Sin embargo, la percepción del objeto de estudio varía según la escuela e institución. Ya vimos en otro post como el NRCI de Estados Unidos, entiende como suelos hídricos a aquellos con problemas de hidromorfía ya plenamente contemplados en la clasificación de la USDA-Soil Taxonomy. Sin embargo, la FAO, en su nueva clasificación WRB-2006, incluye dentro de uno de sus grupos de referencia a los suelos sumergidos permanentemente bajo una lámina de agua. En consecuencia, esta última clasificación va mucho más allá que la taxonomía americana, considerando como suelos, cuerpos naturales que con anterioridad no lo eran. Se abre una nueva vía que quizás, en un futuro próximo, pudiera deparar muchas y gratas sorpresas. Sin embargo, también es cierto que la WRB impone unas restricciones que a mi modo de ver son un tanto absurdas y arbitrarias. Se como sea, más vale algo que nada. Veamos pues que nos dice la WRB al respecto.

 

 

Sedimentos del lago Baikal (Siberia) a 5 m de profundidad

Por llevar la contraria a los criterios de la WRB

 

La WRB dio un gran salto hacia delante o en el vacío (según opiniones), al pretender clasificar todos los materiales de la epidermis de la tierra, con independencia de antiguas restricciones para considerar a un cuerpo natural como suelo o no. Se trata de un tema que por su importancia en edafología y taxonomía de suelos será motivo de otro post. De cualquier forma, esta clasificación si considera los suelos sumergidos permanentemente bajo agua con una serena restricción que la lámina de esta última no supere más de dos metros de profundidad. El calificador empleado es el vocablo “subacuático”, y es definido en la edición en suahili (a la fecha de escribir el texto aún no se ha colgado la versión electrónica en español   de la página Web de la de la WRB): 

 

Subaquatic (sq): being permanently submerged under water not deeper than 200 cm (in Fluvisols only).

 

Como se puede observar, estos “nuevos suelos” se han clasificado dentro del grupo de referencia de los Fluvisoles, lo cual, “en parte” no es incorrecto, por cuanto estos no sólo conciernen a los edafotaxa formados sobre sedimentos fluviales recientes, sino también a los lacustres y marinos. Ahora bien, el calificador “subacuático” Se muestra también para las turberas (Histosoles), lo cual no se si se debe a un error, o a una omisión involuntaria. En cualquier caso, el lagunas, deltas, albuferas y marismas si pueden aparecer horizontes muy ricos en materia orgánica en zonas permanentemente sumergidas, que pudieran clasificarse como tales (¿?).

 

Al margen de otros calificadores (prefijos y sufijos contemplados para los Fluvisoles, la WRB también considera lo que denominan materiales límnicos (la limnología es la ciencia que estudia la ecología de los sistemas acuáticos continentales y su relación con los substratos subyacentes, etc.). Más concretamente, en suahili, la WRB dice lo siguiente de ellos.

 

 

Limnic materia (Diagnostic criteria): Limnic material (from Greek limnae, pool) includes both organic and mineral materials that are:

 

1. deposited in water by precipitation or through action of aquatic organisms, such as diatoms and other algae; or

 

2. derived from underwater and floating aquatic plants and subsequently modified by aquatic animals.

 

Field identification: Limnic material occurs as subaquatic deposits (or at the surface after drainage). Four types of limnic material are distinguished:

 

1. Coprogenous earth or sedimentary peat: dominantly organic, identifiable through many faecal pellets, Munsell colour value (moist) 4 or less, slightly viscous water suspension, non- or slightly plastic and non-sticky consistence, shrinking upon drying, difficult to rewet after drying, and cracking along horizontal planes.

 

2. Diatomaceous earth: mainly diatoms (siliceous), identifiable by irreversible changing of the matrix colour (Munsell value 3, 4 or 5 in field moist or wet condition) as a result of the irreversibly shrinkage of the organic coatings on diatoms (use 440× microscope).

 

3. Marl: strongly calcareous, identifiable by a Munsell colour value, moist, of 5 or more, and a reaction with 1 M HCl. The colour of marl does not usually change upon drying.

 

4. Gyttja: small coprogenic aggregates of strongly humified organic matter and minerals of predominantly clay to silt size, 0.5 percent or more organic carbon, a Munsell colour hue of 5 Y, GY or G, strong shrinkage after drainage and an rH value of 13 or more.

 

 

 

Laminas de Kubiena de suelos sumergidos de tipo “Gyttja”

 

Por lo tanto se diferencian dos tipos de materiales hímnicos de diagnóstico: (i) los creados o  precipitados desde el agua al suelo, ya sean minerales o los restos de los pequeños organismos acuáticos tales como las algas y las diatomeas (es decir orgánicos e inorgánicos si poseen caparazones de tal naturaleza) y (ii) los que proceden de los propios sedimentos y la biota que se desarrolla sobre estos. Del mismo modo, a nivel de campo se pueden distinguir cuatro tipos según se procedencia, composición y grado de alteración.   

 

Obviamente, también conviene repasar en el manual lo que se entiende por materiales flúvicos (Fluvic material), así como aquellos ricos en materiales sulfurosos (Sulphidic material).  

 

Pare este tipo de “suelos”, el típico olor a tierra puede ser reemplazado por los que generan las emisiones de metano (descomposición anaeróbica de los restos orgánicos) y/o el fétido de los huevos podrido de los sedimentos ricos en los mencionados materiales sulfurados. Podríamos extendernos más sobre este tema, pero por hoy considero que es más que suficiente. Pasemos ahora a analizar las limitaciones más conspicuas de las especificaciones de la WRB en lo que concierne a los suelos sumergidos.    

 

 

Vegetación Anfibia del Río Bullaque (España)

 

La limitación de profundidad es absolutamente arbitraria. Puede entenderse que se tengan en cuenta razones logísticas (¿edafólogos buceando?: ¿y por qué no?). ¿Es que acaso a 2,30 cm. deben existir cambios cualitativos en lo que concierne a los suelos sumergidos?). ¡No!. Por esta razón, permanecerá una laguna sería de conocimiento que deberá ser cubierta por otras disciplinas. Mantengo la opinión de que podía haberse utilizado un criterio más natural, como por ejemplo considerar toda la zona fótica, es decir analizar todos los sedimentos hasta donde alcanza la luz solar. Del mismo modo, otra alternativa consistiría en contemplar en la definición de estos edafotaxa la vegetación: los límites que permiten el desarrollo de una  vegetación subacuática o anfibia (la que enraíza en el suelo y emerge parcialmente por encima del agua).  Cabe mentar que ambas propuestas se asemejan mucho, a la par que también padecen limitaciones, pero al menos son más naturales.

 

Otro tema que me preocupa es que, a menudo, los niveles de las aguas pueden elevarse o descender ya sea cíclicamente o por otras razones (por ejemplo: cambios climáticos, creación de presas y lagunas artificiales, etc.). El vocablo permanente aquí resulta pues un tanto ambiguo. En consecuencia, pueden presentarse “suelos aéreos” a cierta profundidad que no atesoren las propiedades de los Fluvisoles, aunque su estructura y dinámica quede modificada por su inmersión.  No se trata de circunstancias excepcionales, ni mucho menos. En cualquier caso, en mi opinión se ha dado un gran paso adelante. El futuro de la WRB siempre se encontrará abierto a revisiones conforme se testen en campo los criterios actuales.

 

Se trata de una propuesta que tanto yo personalmente, junto a Jaime Boixadera (2002), como Victor Targulian (2004) realizamos a los arquitectos de la WRB, sin que este hecho signifique que seamos o no los que les convencimos. Por una vez hemos dado un pasó más allá que los norteamericanos. ¡Aleluya!, aunque se de sobra que a muchos colegas no les va a gustar demasiado.

 

Juan José Ibáñez

 

Homenajeando a Kubiena ya que fue uno de los primeros proponentes en incluir en una clasificación de suelos los sedimentos sumergidos

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

olz amito como estas aki te mando la tareaa!

hola

soy asistente de la presidenta Cristina Fernandez de Kirchner y necesita informacion confidencial sobre unos analisis practicos.

La Presidenta se ha quejado de que borran los comentarios.

Los tendrían que dejar para que el publico pueda ver quienes opinan, y para que ustedes tengan mas gente que le pregunte y los recomiende para otras personas.

Por favor, mañana me fijare si la respuesta esta en esta pagina, y si no lo esta ni tampoco este comentario, se cerrara esta pagina dentro de las 72hs

Un saludo para la comunidad,

Silvina Dopren, Secretaria de la Nacion

Silvina,

¿Es que la Sra. Presidenta no tiene nada mejor que hacer?.

Pues así va la Nación. Mejor rezar.

Juanjo Ibáñez

[...] Suelos Sumergidos y Zonas Húmedas: La Perspectiva de la FAO (WRB 2006) [...]

(requerido)

(requerido)


*