Archivo de diciembre 8th, 2007

Ciencia, Religión y Filosofía: Evolución, Creacionismo, Teoría del Diseño Inteligente y las Elucubraciones de Científicos y Filósofos

Siempre he pensado que la física es la carrera que mejor amuebla una cabeza para hacer ciencia y filosofía de la ciencia. Matemáticas, contacto con el mundo físico, grandes dosis de abstracción y también especulación. Sin embargo, a veces los teóricos involuntariamente desbarran en demasía. Jamás leí texto alguno sobre creacionismo, por cuanto conocía bien sus argumentos y me parecía la peor forma de perder el tiempo. Sin embargo, cuando surgió la “Teoría del Diseño Inteligente”, inmediatamente me acordé de las numerosas ocasiones, en las que leyendo libros de divulgación de afamados físicos teóricos, me topaba con el denominado “Principio Antrópico”, en sus versiones débil y fuerte. Y es aquí donde comenzó a surgir el problema. Tales desbarres dieron aliento al “enemigo” y así surgió la “Teoría del Diseño Inteligente”, fundada sobre una interpretación maniquea de las comentadas elucubraciones de los cosmólogos. No obstante, al fin y al cabo, las fuentes sobre las que construyeron su edificio hacen uso de comentarios y posiciones discutidas en el mundo de la ciencia. Flaco favor, pensé, han hecho esta vez nuestros colegas a los biólogos, y a fin de cuentas a la ciencia en general, así como a la docencia de los jóvenes estadounidenses. Sin embargo, el otro día, desde la bitácoraA Bordo del Otto Neurath”, Jesús Zamora Bonilla nos informaba de los desbarres especulativos de uno de los más afamados filósofos de la biología. Me refiero a los que Michael Ruse derrama en su último libro “¿Puede un Darvinista Ser Cristiano?¿Porqué entonces los científicos se rasgan la vestidura sobre esta forma de neocreacionismo?, cuando algunos de ellos parecen ser sus principales ideólogos, lo quieran reconocer o no. Vamos, que los Republicanos del Senado de EE.UU. que defienden incluir en la enseñanza la “teoría” del diseño inteligente, junto al darvinismo, deberían imponerles una medalla.   

 

(más…)

Etiquetas: