El Riego con Aguas Residuales 2/3: Una Alternativa que Atenta contra la Salud del Hombre y del Medio Ambiente (Régulo León Arteta)

Una corriente urbana contaminada por aguas negras, en Maidens Choice.

Baltimore Maryland (Foto Gary T. Fisher, U. S. Geological Survey)

 

Aunque la contaminación de los ríos y arroyos con nuestras excretas, no es privativo de los países tercermundistas, como se observa en la imagen inicial de este post, es en estos últimos donde su incremento, a no ser que cambiemos sustancialmente nuestros hábitos consumistas acarreará mayores problemas ambientales y de salud. Sin embargo, a la espera de que nuestras autoridades tengan a bien preocuparse por estas nimiedades, estamos obligados a considerar  el uso de aguas negras o residuales como algo cotidiano y quizá hasta indispensable. Escribo este post deseando que algún día nuestro amigo el Dr. Salvador González Carcedo, nos regale su docta opinión y corrija, si fuera el caso, mis desaguisados involuntarios desde una perspectiva bioquímica (actualmente parece estar en paradero desconocido). Un ejemplo del problema, que procede de México, es el Valle del Mezquital (Estado de Hidalgo,) en donde este tipo de contaminación lleva más de 100 años de esperando a que nuestras autoridades se dignen en atenderlo. Siembre hay otras cuestiones de mayor premura que les impiden abordar un proceso de degradación que tan solo afecta al ciudadano y la naturaleza ¿verdad?

 

Al evaluar la contaminación con algunos de los metales pesados en el enclave mentado se encontró que ya se han acumulado cantidades importantes de metales pesados en sus suelos. En 1996, la cantidad promedio de cadmio (Cd) acumulada anualmente en el suelo oscilaba entre  384 y 640 gramos por hectárea, ya es considerada como muy elevada. La cantidad de Cd, níquel y plomo (Ni y Pb) extraída del medio edáfico se asoció con la antigüedad de riego con agua residual. Y de acuerdo con la pendiente de los modelos lineales de regresión entre estas variables, la tasa de acumulación anual es mayor para Ni y Pb que para el Cd. El resto de este último metal, obviamente, se ha infiltrado para contaminar los mantos acuíferos (aguas freáticas), como una herencia inconsciente y no deseada para los futuros habitantes de dicho Valle.

 

 

Daño cerebral por envenenamiento con plomo (Pb)

Fuente: http://www.healthynj.org/dis-con/lead/espanol.htm

 

Por el valor de las relaciones entre el contenido Cd y Ni en las hojas y en granos de trigo, se pudo inferir que esos metales se acumulan en el grano del mencionado cereal. Esto indica un riesgo potencial (por no decir real) para la salud de una población que consume sin saberlo este alimento básico peligrosamente contaminado. Dada la movilidad de los metales Cd y Ni, tanto en suelo como en las plantas cultivadas, los investigadores consideran necesario establecer criterios de calidad del suelo, así como su monitoreo. Todo ello en función de la cantidad “aceptable” de metales que se puedan acumular en nuestros recursos edáficos, con vistas a minimizar los riesgos por exposición nociva a Cd y Ni, según Vázquez-Alarcón et al (2001). En el artículo consultado desgraciadamente no se menciona al mercurio.

 

 

Aguas Residuales o Aguas Negras:. Fuente:

http://www.atlanticanglers.com/fish/sandbar_shark.html

 

Haciendo un paréntesis, el consumo de peces comienza a ser es una forma más de envenenamiento con mercurio, metal pesado extremadamente peligroso, que como otros muchos terminan intoxicando los últimos eslabones de las cadenas alimenticias (en las que se encuentra el ser humano). Tal es el caso del consumo del tiburón en forma de aceite de su hígado, si no han sido tratados adecuadamente, lo cual es la excepción y no la regla. Lo mismo sucede con muchas especies de agua dulce, por cuanto desgraciadamente ya están contaminadas en muchos países, entre los que se encuentra México. Este es el resultado de los lixiviados de las baterías o “pilas” y otros contaminantes que llegan a los abundantes e irracionales tiraderos (vertederos) de basura, que tarde o temprano pasan ineludiblemente por los arroyos y ríos, terminando finalmente en el mar. La contaminación de los suelos solo es local si se toman medidas a tiempo (algo extraordinario más que inusual).

 

 

 

Entamoeba histolytica Fuente:

www.umanitoba.ca/…/dick/z346/entahome.html

 

Es innegable que una alternativa racional para nutrirnos entre otras materias con carbohidratos, y atenuar los efectos de la pandemia de obesidad, ateroesclerosis y vejez prematura, son las hortalizas, que para los anglófilos o pochos son vegetales. Un aspecto a considerar es la elevada contaminación de las aguas residuales, por microorganismos y lombrices en cantidades nocivas (coliformes y helmintos), que generan serios problemas de salud, tanto en México como en otros países. La población afectada suele desconocer tales problemas sanitarios, consumiéndolos sin saberlo. En México, una buena parte de sus ciudadanos consumen hortalizas regadas con las aguas negras, creando un serio problema de salud pública.

 

 

 

Coniformes, E. coli O157 en color morado. Fuente:   

www.westhighlandwhite.co.uk/…/ecoli_pedestal.jpg     

 

Lamentablemente, se trata de una práctica común entre los productores de hortalizas de estados como Morelos, a pesar de que obvia y oficialmente esta prohibido hacerlo. Así se han encontrado hasta cinco huevos de Ascaris lumbricoides o lombriz común, uno de Trichuris trichuria o tricocéfalo (ambas intestinales) y 240 coliformes fecales por 100 g de bulbo de cebolla, según Cuenca-Adame et al. (2001). Aunque no están reportadas no seria raro incluir quistes de amibas, responsables involuntarias junto con los coniformes de muchas disenterías, sobre todo en el trópico. Así mi padre, medico, recordaba que al menos uno de sus maestros decía: Las amibas de mis amigos son mis amigas.

 

Aunque en este estudio no se evaluaron los metales pesados y substancias como los pesticidas y nitratos, es más que razonable pensar que están presentes, con todos sus potenciales efectos nocivos. El uso de dichas aguas es atractivo para los productores, dado su elevado contenido de materia orgánica y su disponibilidad. Les permite obtener buenos volúmenes de cosechas y visualmente atractivas.

 

 

 

Imagen endoscópica de Trichuris trichuria o tricocéfalo Fuente:

http://www.gastrointestinalatlas.com/ English/Colon_and_Rectum/Parasites/parasites.html

 

 

Citas selectas:

Cuenca-Adame, E., D. Riestra-Díaz, J. M. Pérez-Mangas y A. Echegaray-Alemán. 2001. Uso de aguas residuales y control de organismos patógenos en la producción de cebolla. Agrociencia 35(3): 255-265.

 

Vázquez-Alarcón A., L. Justin-Cajuste, Ch. Siebe-Grabach, G. Alcántar-González y M. de L. de la Isla de Bauer 2001. Cadmio, Níquel y plomo en agua residual, suelos y cultivos en el valle del mezquital, Hidalgo, México Agrociencia. 35(3):

267-274.

 

En el siguiente Post de la serie, veremos algunos ejemplos de la contaminación por el uso de aguas negras. Agrociencia es una revista científica electrónica de libre acceso y publicada por el Colegio de Postgraduados de México.

 

PD. Del Impresentable Administrador. Si en México el riego con aguas residuales es un problema más que serio, en China puede hablarse de pandemia demoledora en e mundo rural.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] alarmante e irracional, debido  a que estamos ante un elemento químico muy escaso, por lo que el agotamiento de las escasas reservas mundiales, podría amenazar el futuro de la agricultura mundi… y, como corolario la salud alimentaria.  ¿Cómo es posible que un elemento químico que [...]

(requerido)

(requerido)


*