Horizontes Plácicos o Plágicos (Etnoedafología de los Suelos Europeos)

Como ya analizamos en otro post, la etnoedafología nos narra que los pueblos aborígenes del centro y norte de Europa, utilizaban un sistema de abonado orgánico con vistas a incrementar la fertilidad de los suelos naturales y ponerlos así en cultivo. Tal gestión, sin el uso del arado, se remonta hasta la “Edad del Bronce”, y fue muy extendida durante el medievo. De hecho, aun quedan rastros heredados, tanto en la Europa Septentrional como posiblemente en el norte de la Península Ibérica.  Estos suelos antrópicos generados por la adición continuada de materia orgánica, restos de cerámica, etc., podían llegar a alcanzar un espesor del horizonte A que superaba el metro de profundidad, quedando el resto del perfil sepultado. Otros detalles adicionales pueden encontrase en el mencionado post.  Hoy elevaremos un poco el nivel del discurso con vistas a mostraros los criterios básicos sobre los que la WRB crea un tipo de horizonte al que se denomina plácico o plágico, que da cuenta de aquellos suelos alterados premeditadamente por las actividades humanas que hemos narrado.

 

 

Plaggen soils. Fuente: Antiquity Journal

 

Con vistas a alcanzar nuestro propósito haremos uso de la versión en español de la WRB (2006-2007) traducida por nuestra amiga Mabel Susana Pazos. Omitiremos los detalles más técnicos, ya que pueden encontrarse en el Manual. Ya os hemos comentado, que una cuestión es que los suelos poseen rasgos plácicos, y otra bien distinta que cumplan todos los requerimientos para que tal horizonte orgánico se pueda clasificar como tal. Un horizonte semejante es el denominado “térrico”, por lo que también incluimos su descripción, al objeto que podáis comparar sus similitudes y diferencias.  Adelantemos tan solo que estos últimos poseen colores más relacionados a los del material parental, por cuanto la cantidad de materia orgánica que se añadía era menor y también se lo enmendaba con otro tipo de materiales minerales. Personalmente albergo dudas acerca de si los plácicos se situaban más cerca de los cauces fluviales y los térricos en ambientes menos favorables hídricamente para la producción vegetal, o si se trata abiertamente de sistemas de gestión distintos. Dicho de otro modo, lo que yo me pregunto es sí cohabitaron ambos, o si por el contrario, tales manejos corresponden a culturas y edades diferentes. ¿Por qué?. No termino de explicarme la razón de la enorme proporción de restos cerámicos y otros artefactos lejos de las aldeas, tanto en ellos como en las Terras pretas.

 

 

 

Paisaje en donde se encontró el perfil del

suelom plácico en un estudio geoarqueológico.

Fuente: Antiquity Journal.

 

Es cierto que los suelos plácicos fueron generados por prácticas ancestrales, mientras que los térricos pueden darse en la actualidad. Ahora bien, como ya señalé en el post aludido, ciertas prácticas de gestión campesina en Galicia, se asemeja mucho a las narradas para los horizontes plácicos en la literatura, por lo que el umbral entre lo “etno” y las “practicas tradicionales” resulta ser un tanto difusa. Eso sí, como podréis leer abajo, los horizontes térricos atesoran una mayor cantidad de nutrientes y una menor acidez. Quizás por ese motivo, (mayor fertilidad) las dosis de enmiendas necesarias para alcanzar una buena producción fueran menores. En ese caso, sería la geoarqueología, junto a la geografía de suelos, las que debieran analizar en profundidad las cuestiones (conjeturas) que previamente os he planteado. Finalmente, comentemos que el hecho de la mezcla de horizontes que se cita para los horizontes térricos pudiera ser derivada del uso de aperos de labranza más contundentes, cuando no de algún tipo de arado. Sinceramente no soy experto en el tema.  

 

Vayamos pues sin más retrasos a ver que nos narra la WRB sobre el tema (eliminando los detalles más técnicos), no sin antes decirlos que no he encontrado fotos en la Web sobre ninguno de los dos.

 

Juan José Ibáñez

 

Horizonte plágico

Un horizonte plágico (del holandés plag, tierra vegetal, sod) es un horizonte superficial mineral negro o pardo inducido por el hombre que se ha producido por abono continuo y prolongado. En tiempos medievales el heno y otros materiales se usaban comúnmente como cama para el ganado y el abono se desparramaba en los campos de cultivo. Los materiales minerales aportados por este tipo de abonado eventualmente producían un horizontes engrosado (en algunos sitios tanto como 100 cm o más de espesor) que es rico en carbono orgánico. La saturación con bases es típicamente baja.

 

Criterios de diagnóstico

Un horizonte plágico es un horizonte superficial mineral y: tiene una textura arenosa, arenosa franca, franco arenosa o franca, o una combinación de ellas; y contiene artefactos, pero menos del 20 por ciento, tiene marcas de pala por debajo de 30 cm de profundidad u otras evidencias de actividad agrícola por debajo de 30 cm de profundidad; y (….) tiene un contenido de carbono orgánico de 0.6 por ciento o más; y ocurre en superficies con tierras localmente sobreelevadas; y (…)

 

Identificación de campo

El horizonte plágico tiene colores parduzcos o negruzcos, relacionados con el origen de los materiales inciales. Su reacción es ligeramente a fuertemente ácida. Muestra evidencias de operaciones agrícolas como marcas de pala así como antiguas capas de cultivo. Los horizontes plágicos están por encima de suelos enterrados aunque la superficie original puede estar mezclada. El límite inferior es típicamente claro.

 

Características adicionales

En la mayoría de los casos la textura es arenosa o arenosa franca (…). El contenido de P2O5 (extractable en ácido cítrico 1-por ciento) en horizontes plágicos puede ser alto, con frecuencia mayor de 0.25 por ciento dentro de los 20 cm desde la superficie, pero frecuentemente más del 1 por ciento. Debido al abandono de la práctica, los contenidos de fosfato pueden haber disminuido considerablemente, y ya no pueden tomarse como de diagnóstico para el horizonte plágico. Pueden observarse suelos enterrados en la base del horizonte aunque el mezclado puede oscurecer el contacto.

 

Relaciones con algunos otros horizontes de diagnóstico

Pocas características del suelo diferencian al horizonte térrico del plágico. Los horizontes térricos generalmente muestran una actividad biológica alta, tienen reacción del suelo neutra a ligeramente alcalina (pH [H2O] normalmente es mayor de 7.0), y pueden contener calcáreo libre.

 

El horizonte plágico tiene muchas características en común con horizontes úmbricos, y con frecuencia se requiere evidencia de actividad humana, tal como marcas de pala o sobreelevación de la superficie para distinguir entre los dos.

 

 

Horizonte térrico

 

Descripción general

Un horizonte térrico (del latín terra, tierra) es un horizonte superficial mineral inducido por el hombre que se desarrolla a través de la adición por un período de tiempo largo, de abonos terrosos, compost, arena de playa o barro. Se construye gradualmente y puede contener piedras, distribuidas y clasificadas al azar.

 

Criterios de diagnóstico

Un horizonte térrico es un horizonte superficial mineral y tiene un color relacionado con el material de origen; y contiene menos de 20 por ciento de artefactos (en volumen); y tiene una saturación con bases ….. del 50 por ciento o más; y ocurre en superficies de tierras localmente sobreelevadas; y no muestra estratificación pero tiene una diferenciación textural irregular; y tiene una discontinuidad litológica en su base (…).

 

Identificación de campo

Los suelos con un horizonte térrico muestran una superficie sobreelevada que puede inferirse por observaciones de campo o a partir de registros históricos. El horizonte térrico no es homogéneo, pero los subhorizontes están completamente mezclados. Comúnmente contiene artefactos tal como fragmentos de cerámica, restos culturales y rezagos que son típicamente muy pequeños (menos de 1 cm de diámetro) y muy desgastados.

 

Relaciones con algunos otros horizontes de diagnóstico

Pocas características del suelo diferencian al horizonte térrico del plágico. Los horizontes térricos comúnmente muestran una alta actividad biológica, tienen reacción del suelo neutra a ligeramente alcalina (…), y puede contener calcáreo libre, mientras que los horizontes plágicos tienen reacción del suelo ácida. El color del horizonte térrico está fuertemente relacionado con el material de origen. Pueden observarse suelos enterrados en la base del horizonte aunque la mezcla puede disimular el contacto.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

cual seria entonces con claridad un concpto de horizonte de diagnostico no esplica bien…….

[...] punto de que algunos autores los han clasificado en dos tipos diferentes de Antrosoles  Plágicos (plagen, plácico). También construían montículos en donde depositaban las semillas de las especies a cultivar, [...]

[...] Antrosoles Plágicos tienen el característico “horizonte Plágico” producido por la adición prolongada de los residuos de los establos consistente en una mezcla [...]

(requerido)

(requerido)


*