Fraude y Falsificación de los Resultados Científicos: Conclusiones de un estudio publicano en PlosOne

Preguntar a los científicos si han cometido fraude o mala praxis resulta, lógicamente, ser problemático. Obviamente nadie esperará que una buena parte de ellos responda la mitad de lo que ha hecho  (si fuera el caso), o de lo que sabe a cerca de otros colegas (eso ya es otra cosa). Pero si encima los porcentajes son altos y afectan en mayor medida a uno de los colectivos más arrogantes…….  La revista más prestigiosa en Open Access PlosOne, en la que la mayoría de los investigadores desearía publicar (véase su factor de impacto), ha llevado a cabo un meta-análisis de estudios-encuesta previos. Francamente, los resultados son demoledores. El trabajo original titulado How Many Scientists Fabricate and Falsify Research? A Systematic Review and Meta-Analysis of Survey Data es pues de libre acceso, por lo que podéis leerlo pinchando sobre el título. Abajo dejo el resumen traducido al español (castellano), así como el original en la lengua del imperio (Suahili, para más señas). Cada uno que extraiga sus propias conclusiones. La gravedad del problema es palmaria y las cifras escandalosas. Y eso que se trata de una subestima de la realidad, como los propios autores reconocen, por cuento muchos no lo reconocerán jamás, ni con el anonimato garantizado (por si acaso….). Ahora bien, pregunten a un sacerdote de la ciencia española sobre este tema y verán lo que responde: ¿Cómo osa usted preguntarme tal estulticia?, es indignante, etc. etc. ¡Me callo ante tal corporativismo del malo! De hecho, deberíamos ser los principales interesados en que si discierna el grano de la paja. Y por no hacerlo, el ciudadano, día a día, alberga más dudas sobre la honorabilidad, en general, del colectivo. Ya han dejado comentarios de esta guisa en algún post previo (podéis comprobarlo en la Categoría  Fraude y mala Praxis Científica”). No me invento nada. Os dejo pues con las cifras que cantan por sí solas.    

 

 

 

Fraude Científico. Un tema preocupante

PHOBIA PHOBIA SCIENTIFIC FRAUD | 45revolution

 

Juan José Ibáñez

 

Resumen en español

La frecuencia con la que los científicos fabricar y falsificar datos, o cometer otras formas de mala conducta científica es materia de controversia. En numerosos estudios se les ha preguntado directamente si han cometido fraude, mala praxis, o saben de algún colega que incurriera en este tipo de conductas en sus investigaciones. Sin embargo, este tipo de cuestionarios son difíciles de comparar y sintetizar. En este artículo abordamos el  primer meta-análisis de las mencionadas encuestas.


Con vistas a normalizar los resultados, el número de encuestados que recordó al menos un incidente de mala conducta se calculó para cada pregunta concreta, mientras que el análisis se limita a las conductas que distorsionan el conocimiento científico: la fabricación, falsificación, “cocción” de datos, etcLas preguntas de la encuesta sobre el plagio y otras formas de mala conducta profesional fueron excluidas. La muestra final estuvo compuesta de 21 estudios que se incluyeron en la revisión sistemática, y 18 en el metanálisis.


Una media ponderada-agrupada mostró que
 el 1,97% (N = 7, IC 95%: 0.86-4.45) de los científicos han admitido fabricar, falsificar o modificar los datos y resultados, como mínimo. Se habla por tanto de una forma grave de mala conducta por cualquier estándar. Sin embargo el 33,7 % admitió haber llevado a cabo otras prácticas questionales en sus investigaciones. Al preguntarse en las encuestas a cerca del  comportamiento de otros colegas, las tasas ascendieron al 14,12% (N = 12, IC 95%: 9.91-19.72) en materia de fraude (falsificación) y 72% en lo concerniente a las prácticas de investigación cuestionables. El análisis de meta-regresión mostró que en los cuestionarios e inventarios por correo en los que se utilizan los vocablos “falsificación” o “fabricación”, ofrecen los porcentajes más bajos de mala conducta. Cuando tales factores fueron ponderados, la denuncia de “mala conducta” afectó en mayor medida a la rama médico-farmacológica que a los investigadores de otras disciplinas.


Teniendo en cuenta lo delicado de la materia contenida en tales encuestas preguntar cuestiones, así como otras limitaciones, parece más que probable que las estimaciones ofrecidas sen conservadoras de la verdadera prevalencia de la mala conducta científica.

 

 

How Many Scientists Fabricate and Falsify Research? A Systematic Review and Meta-Analysis of Survey Data

 

The frequency with which scientists fabricate and falsify data, or commit other forms of scientific misconduct is a matter of controversy. Many surveys have asked scientists directly whether they have committed or know of a colleague who committed research misconduct, but their results appeared difficult to compare and synthesize. This is the first meta-analysis of these surveys.

 

To standardize outcomes, the number of respondents who recalled at least one incident of misconduct was calculated for each question, and the analysis was limited to behaviours that distort scientific knowledge: fabrication, falsification, “cooking” of data, etc… Survey questions on plagiarism and other forms of professional misconduct were excluded. The final sample consisted of 21 surveys that were included in the systematic review, and 18 in the meta-analysis.

 

A pooled weighted average of 1.97% (N = 7, 95%CI: 0.86–4.45) of scientists admitted to have fabricated, falsified or modified data or results at least once –a serious form of misconduct by any standard– and up to 33.7% admitted other questionable research practices. In surveys asking about the behaviour of colleagues, admission rates were 14.12% (N = 12, 95% CI: 9.91–19.72) for falsification, and up to 72% for other questionable research practices. Meta-regression showed that self reports surveys, surveys using the words “falsification” or “fabrication”, and mailed surveys yielded lower percentages of misconduct. When these factors were controlled for, misconduct was reported more frequently by medical/pharmacological researchers than others.

 

Considering that these surveys ask sensitive questions and have other limitations, it appears likely that this is a conservative estimate of the true prevalence of scientific misconduct.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

(requerido)

(requerido)


*