Sobre los Posibles Orígenes de la Vida (Entre Jaimito y Mafalda)

Para la mayoría de nosotros, el origen de la vida es uno de los misterios más fascinantes que deseamos que revele la ciencia. Eso sí, llevamos decenios esperando y a saber (…) Ante tanta noticia aparecida en los últimos tiempos, acerca su presunto origen extraterrestre, son varios los chavales y niños que comienzan a preguntar en este blog si la vida vino del cielo. Frente a la plétora de notas de prensa que defienden que la vida debió originarse, aquí, allí o acullá, los ciudadanos, grandes y pequeños andan un tanto desconcertados. Y no es para menos. Permitirme (aunque se sobradamente que a algunos de vosotros no os gusta) que de rienda suelta a mi imaginación y vislumbre un aula de una escuela en el que cohabitan dos afamados personajes de los cómics que leía durante mi infancia. Me refiero a Jaimito y Mafalta. Doña Eucrasia, la profesora, pregunta al sempiterno sabiondo de la clase. ¡Veamos Pancho! ¿Dónde está Dios?, a lo cual el gafotas responde: “En el cielo, en la Tierra y en todas las partes”. Muy bien, como siempre el primero. Veamos ahora Jaimito, ¿Dónde se origino la Vida?. Y para su sorpresa,  este trasto de criatura espeta ¿depende de la fuente de información científica que utilice?. ¡¡¡¡¡Jaimito!!!!!!, no te repito la pregunta, o me respondes o te quedas castigado después de clase. ¡Pues en el cielo en La Tierra y en todas las partes!. Mientras Doña Eucrasia castiga a Jaimito, Mafalda piensa para si misma: ¡¡¡Qué vida tan divina!!!!. Empero Jaimito llevaba la razón, al menos si uno atiende a la documentación aparecida en los noticieros científicos, de los cuales os exponemos algunos ejemplos abajo.

panspermia-fuente-blog-arturo

¿En donde se Origina la Vida?. Fuente: Blog de ArTuRo

Y es que como ya podemos leer en el párrafo que encabeza la primera noticias que os ofrezco, debido a nuestra ignorancia, “los científicos especulan con muy diversas teorías (más propio aquí el vocablo hipótesis), que aun no han podido se demostradas. El problema estriba en que los pobres chavales y ciudadanos de leer y asumir todas las noticias “aparentemente contradictorias” que aparecen en los medios de comunicación se volverían locos de remate.

Y aquí nos enfrentamos con uno de los núcleos gordianos que aqueja a la prensa y divulgación científica. En la inmensa mayoría de las ocasiones, se le da el mismo valor a pruebas irrefutables que a meras conjeturas basadas en escasas evidencias, pero con una enorme dosis de especulación.  Del mismo modo, se equiparan los resultados de un modelo de simulación con los experimentales, etc. etc. Si usted busca, por ejemplo, un buen sistema de nutrición basado en “sólidas evidencias científicas” se dará cuenta de a lo que me refiero. En nuestro post: El Método Científico, la Docencia de las Ciencias y la Divulgación Científica (Estimulando el Pensamiento Crítico)” dábamos cuenta que Dorion Sagan recordaba que para su Padre Carl, la mejor divulgación de las ciencias debía consistir en incidir al ciudadano en que consiste el método científico, así como el valor de la teoría y experimentación en el mismo. Cuando comencé a mostrar al Sr. Ruiz Elvira (catedrático de Universidad) en que consistía (léanse los post incluidos en nuestra categoría “curso básico de filosofía y sociología de le ciencia”, leídos en orden inverso, es decir comenzando desde el más antiguo al más reciente) tal cosa, jamás pude imaginarme el éxito que alcanzarían. ¿Qué es pues lo que ocurre? No nos engañemos, la mayoría de los investigadores desconocemos que es el método científico. De los periodistas mejor no hablar, salvo honrosas excepciones. Y como corolario, la divulgación científica deviene en desastre ¡No es lo mismo información que conocimiento! Me sorprende que la mayoría de los colegas adoren la obra de Carl Sagan, pero casi ninguno de ellos aplique sus enseñanzas.

En primer lugar, cabría discernir que no es lo mismo hablar de los “ladrillos de la vida”, es decir de las moléculas sobre las cuales se asienta la misma, que de los propios organismos. Por lo tanto sus orígenes no tienen porque ser “necesariamente lo mimos” aunque (…). De hecho, se ha demostrado que las moléculas orgánicas complejas pueden aparecer en diferentes ambientes. Seguidamente, la solidez de una noticia debería valorarse en la de las propias evidencias. Como veréis en alguna de las que os ofrezco abajo, “algunos defienden que la vida “llovió del cielo”.  ¡Menos mal que en el peor de los casos se referen a microorganismos” ya si se diluviaran dinosaurios (….).

Pues bien, unos defienden, con sus argumentos en la mano, que efectivamente pudo venir del espacio exterior (conjetura o hipótesis de la panspermia, que no teoría; al margen que debemos tener en cuenta si el estudio concierne a los susodichos ladrillos o a la vida misma), otros que en los fondos marinos, otros siguen hablando del caldo primordial (que pueden ser muchas cosas), otros que tuvo que ver mucho el silicio (ver noticia abajo), por lo que no es descartable que surgiera del suelo, ahora otros que la atmósfera también resulta ser otra posibilidad (ver noticia abajo), etc., etc.

Sin embargo, he leído tales propuestas desde hace más de veinte años, con la excepción del “escenario atmosférico”, que no se si es nueva o la pasé por alto en su día. Del mismo modo, hace algunos decenios que ya se planteaba la posibilidad de las esferuelas o burbujas, y como hemos mentado del posible papel de las arcillas (lo cual reafirme de nuevo que el suelo no puede descartarse). Dicho de otro modo, ¡nada nuevo bajo el sol”. Versiones más refinadas de las antiguas conjeturas lanzadas por otros. Eso si, la última noticia enlazada que os muestro abajo, lleva el ingenioso encabezamiento “Hallan elementos claves para la vida en un lugar imposible” .“Vaya por Dios”, si es en un lugar imposible la ciencia ya no debería poder decir nada. Soslayaremos aquí otras alternativas defendidas por los puritanismos religiosos (como el creacionismo y el diseño inteligente), ya que no quiero que míos colegas me asesinen. Falta sentido del humor.

Tan solo os sugiero, para aquellos locos aventureros ¿ansiosos? por leer el material que os proporciono abajo, que tras realizar tal heroico acto os repitáis la pregunta que le hizo Doña Eucrasia a Jaimito: ¿Dónde Surgió la vida?: En el Cielo, el mar, la atmósfera, aguas estancas, suelos, otras partes del universo y en definitiva, en todas las partes. Eso si Mafalda, cierra la boca y no pronuncies la palabra “divina”, que los talibanes de ambos lados no atesoran ni el más mínimo sentido del humor, pero si muy mala leche.

Para finalizar, un comentario al post que procede del Blog Ciencia Kanija, uno de los más populares y respetados del ciberespacio hispanoparlante (a mi también me lo parece, al manos en muchos post). Como veréis en el podéis leer ¿arcilla inorgánica?. Eso parece. Como soy edafólogo y me agarro al mundo terrenal, se me antoja de lo más interesante. Francamente desconocía que existieran “arcillas orgánicas” ¿Alguien me puede mostrar, por favor, un ejemplo de las últimas? ¿¿??. Eso si que para mi sería un verdadero notición.

Juan José Ibáñez

Los meteoritos pudieron detonar el inicio de la vida

La ciencia aún no tiene una respuesta para la pregunta ¿Cómo surgió la vida? En la investigación, casi todas las preguntas sencillas tienen respuestas muy complicadas. Debido a este vacío, los científicos especulan con muy diversas teorías que aún no han podido ser demostradas.

FUENTE | El Mundo Digital; 01/03/2011

Una de ellas es la teoría de la Panspermia acuñada por el químico sueco Svante August Arrhenius para explicar el origen de la vida en la Tierra. Según esta hipótesis, la vida está diseminada por el Universo y llegó en forma bacteriana unida a un meteorito que sirvió de simiente para que evolucionara hasta los organismos que habitan hoy el planeta.

Otra de las posibilidades que manejan los astrobiólogos consiste en que los meteoritos no trajeron la vida, pero sí los elementos y moléculas necesarios para su surgimiento. Y en este sentido, una investigación recién publicada en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS) acaba de aportar importantes datos que apoyan la posibilidad de un origen extraterrestre de las moléculas precursoras de la vida terrestre. (…)

IMITACIÓN DE LA TIERRA PRIMITIVA

Para ello imitaron las condiciones ambientales que había en la Tierra antes de la aparición de la vida. Siempre con escalas temporales de laboratorio (sería imposible recrear los tiempos reales), emularon la actividad hidrotermal, la temperatura y la presión de la Tierra primitiva.

Y los resultados mostraron, para la sorpresa de los investigadores, que aquel meteorito liberó una enorme cantidad de ion amonio (NH4), un importante precursor de las moléculas biológicas complejas, como los aminoácidos o el ADN.  (…)

De esta forma, Pizzarello y sus colegas lanzan en su trabajo la idea de que la llegada de estos meteoritos pudo acelerar, o desencadenar, la evolución de las moléculas que dieron lugar a la vida.

Autor:   Miguel G. Corral

Noticias relacionadas

Las «buckybolas» pueden ser el origen de la vida

En busca de las primeras señales del Universo

Nuevos hallazgos en asteroides pueden alterar la teoría del origen de la vida en la Tierra

Burbujas recubiertas de arcilla pueden haber formado las primeras protocélulas

Blog Ciencia Kanija

El descubrimiento de vesículas de arcilla inorgánica semi-permeable indica que los minerales podrían haber desempeñado un papel clave en los orígenes de la vida.

Un equipo de físicos aplicados de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard (SEAS), Princeton y Brandeis han demostrado la formación de vesículas semi-permeables a partir de la arcilla inorgánica.

La investigación, publicada esta semana on-line en la revista Soft Matter, demuestra que las vesículas de arcilla proporcionan un contenedor ideal para la compartimentación de las moléculas orgánicas complejas.

Los autores dicen que el descubrimiento abre la posibilidad de que las células primitivas puedan haberse formado dentro de micro-compartimentos en la arcilla inorgánica.

Hay mucho trabajo, que data de hace varias décadas, que explora el papel de las burbujas al concentrar moléculas y nanopartículas para permitir que tenga lugar una química interesante”, (..).

“Ahora hemos proporcionado un mecanismo físico completo para la transición de un sistema de burbujas de arcilla-aire de dos fases, el cual impide cualquier química en fase acuosa, a un sistema de vesícula de arcilla en fase acuosa”, dice Subramaniam, “creando una vesícula semi-permeable a partir de materiales que están fácilmente disponibles en el entorno”.

Las burbujas recubiertas de arcilla” se forman de manera natural cuando las partículas en forma de placas de montmorillonita se agrupan en la superficie exterior de burbujas de aire bajo el agua.

Cuando las burbujas de arcilla entran en contacto con líquidos orgánicos simples como el etanol y el metano, que tienen una tensión superficial menor que el agua, el líquido moja las placas solapadas. Conforme se humedece la superficie interna de la capa de arcilla, la burbuja de aire interno perturbado se disuelve.

Los científicos han estudiado la montmorillonita, una abundante arcilla, durante cientos de años, y se sabe que el mineral sirve como catalizador químico, animando la formación de membranas por parte de los lípidos y la unión de nucleótidos en hebras de ARN.

Debido a que los liposomas y ARN habrían sido precursores esenciales de la vida primigenia, Subramaniam y sus coautores sugieren que los poros en las vesículas de arcilla realizan la doble tarea de ser puntos de entrada y lugares de catálisis.

“La conclusión aquí es que las pequeñas moléculas de ácidos grasos entran y se auto-ensamblan en estructuras mayores, y luego no pueden salir”, dice (…) “Si hay un beneficio en quedar protegido por una vesícula de arcilla, ésta es una forma natural de favorecer y seleccionar las moléculas que pueden auto-organizarse”.

Futuras investigaciones explorarán las interacciones físicas entre las partículas de arcilla en forma de placa, y entre los líquidos y la arcilla. Los investigadores también están interesados en ver si estas vesículas de arcilla pueden, de hecho, encontrarse actualmente en el entorno natural.

“Si las vesículas de arcilla desempeñaron un papel significativo en el origen de la vida es algo que, desde luego, desconocemos”, dice Subramaniam, “pero (…)

Autor: Caroline Perry; Fecha Original: 7 de febrero de 2011; Enlace Original, Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard

Articulos Relacionados

Vida en el espacio – Nueva Teoría; LHa115-N19: Soplando súper-burbujas cósmicas; La arcilla arroja luz sobre el agua que sugiere antiguos microbios en Marte; El Telescopio Fermi descubre dos colosales burbujas en nuestra galaxia; Lago antiguamente habitable encontrado en Marte

¿La vida podría haber surgido en el cielo? Titán brinda algunas pistas

“… somos hijos tanto de la Tierra como del cielo”. (Carl Sagan)

Diciembre 30, 2010: En las películas de ciencia ficción, los primeros indicios de vida aparecen usualmente en un espeso charco de cieno primigenio. Sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que la acción se inició en los tormentosos cielos, muy por encima de la superficie de la Tierra.

La idea surgió de la investigación dirigida por Sarah Hörst, quien (…) Su equipo recreó, en el laboratorio, las reacciones químicas que se llevan a cabo en la atmósfera de Titán, la luna más grande de Saturno.

Estamos descubriendo que el tipo de química que puede ocurrir en una atmósfera tiene intrigantes implicancias para la vida en la Tierra y en cualquier otro lugar del sistema solar“, dice Hörst. “Los cielos de Titán podrían producir una química interesante: la fabricación de los bloques de construcción básicos para que exista la vida”.

Hörst y sus colegas mezclaron diversas moléculas (monóxido de carbono), nitrógeno molecular y metano) halladas en la atmósfera de Titán. Luego, bombardearon dicha mezcla con radiación electromagnética con el fin de simular la radiación solar. (…) Apareció un conjunto de múltiples moléculas complejas, que incluye a los aminoácidos y a los nucleótidos.

Nuestro experimento es el primero en demostrar que se puede fabricar los precursores de la vida arriba, en una atmósfera, sin la necesidad de contar con agua líquida. ¡Esto quiere decir que los componentes básicos de la vida podrían formarse en el aire y luego llover desde el cielo!” (….)

“Nuestra intención inicial no fue demostrar que se puede crear ‘vida’ en los cielos de Titán”, explica Hörst. “Estábamos tratando de resolver un misterio. La nave espacial Cassini detectó moléculas pesadas en la atmósfera de Titán, y queríamos averiguar qué podrían ser”.

En busca de indicios vinculados con las moléculas misteriosas, Hörst empleó códigos de computadora para buscar fórmulas moleculares conocidas en los resultados del laboratorio. Casi por capricho, decidió buscar nucleótidos y aminoácidos.

“Cuando oprimí la tecla ‘enter’, esperaba recibir un claro: ‘no, no hay nada allí’”.

Salió un rato y, cuando regresó, recibió una gran sorpresa. “¡La computadora estaba imprimiendo un listado tan extenso que pensé que había cometido un error!” Pero no había ningún error.

“Teníamos alrededor de 5.000 moléculas que contenían los componentes adecuados: carbono, nitrógeno, hidrógeno y oxígeno. Sabíamos que teníamos los elementos de las moléculas orgánicas, pero no podíamos determinar cómo estaban organizados. (…)

Entre las estructuras que ya han identificado en el experimento de laboratorio hay cinco nucleótidos que se encuentran en el ADN y en el ARN, y dos aminoácidos. Pero ella sospecha que podría haber más aminoácidos en la mezcla.

¿Cómo podría generarlos la atmósfera de Titán?. La respuesta se encuentra en otro descubrimiento de la sonda Cassini: columnas de agua que son eyectadas desde la luna hermana de Titán, Encélado. Los investigadores tienen evidencia sólida de que estos géiseres son la fuente del oxígeno que se requiere para poner en marcha las primeras reacciones en cadena necesarias para la vida.

“El agua que es eyectada en las columnas se descompone en hidrógeno y oxígeno. Y la cantidad de oxígeno que ingresa a la atmósfera de Titán desde afuera es precisamente la necesaria para fabricar la cantidad de monóxido de carbono detectada en esa atmósfera”.  Después, tienen lugar otras reacciones químicas(4), las cuales producen las moléculas pesadas que detectó la nave espacial Cassini. Si los resultados de laboratorio son correctos, en esa mezcla hay aminoácidos y nucleótidos.

“Aún no sabemos con certeza cuáles son las moléculas que se encuentran en la atmósfera de Titán”, dice Hörst, “pero hay una posibilidad bien definida de que los precursores de la vida estén cayendo en forma de lluvia sobre la superficie de Titán”. Imagínelo: una luna que rocía a otra con agua para generar los bloques de construcción básicos de la vida, los cuales luego caen sobre la superficie de la luna en forma de tormenta de metano.  Después de todo, la vida real podría ser más extraña que la ficción (…)

La idea de que los asteroides pudieron traer la vida a la Tierra, conocida como Panspermia y ampliamente debatida durante años por la comunidad científica, cobra más fuerza. (…)El estudio aparece publicado online en la revista Meteoritics and Planetary Science.

FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. ; 20/01/2011

Hallan elementos claves para la vida en un lugar imposible

Un meteorito encontrado en Sudán en 2008 contiene aminoácidos esenciales y refuerza la teoría de que la vida pudo llegar a la Tierra en una lluvia de rocas. FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. ; 17/12/2010

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

[...] actos de fe. Por tanto, lamentablemente, nos hemos convertido en parte del problema. De ahí la irrazonable racionalidad científica de la que hemos venido lamentándonos en numerosos [...]

[...] el post que redactamos hace más de ocho años y que llevaba como título: Sobre los Posibles Orígenes de la Vida (Entre Jaimito y Mafalda) escribíamos en clave de humor: ¡Veamos Pancho! ¿Dónde está Dios?, a lo cual el gafotas [...]

(requerido)

(requerido)


*