Las Energías Renovables y su Sustentabilidad

energias-renovables

Energías Renovables. Fuente: AutodidactaOnlile

Si las ayudas a las energías verdes han costado más de 50.000 millones de Euros  a las arcas públicas durante la última década, habrá que reflexionar acerca de su sustentabilidad. Una de las razones para subvencionar este gran negocio estriba fundamentalmente en intentar garantizar la soberanía energética y, a la larga, ahorrar dinero a los consumidores. No debe olvidarse que esta ingente cantidad de financiación desembolsada, es suministrada por los ciudadanos (sus impuestos), por lo que el tema en tiempos de crisis resulta ser más que espinoso. Más aun, según la prensa, estas compañías energéticas (que suelen obtener también ganancias de los combustibles fósiles) han cometido diversas anomalías, tanto en la gestión de los fondos desembolsados por el estado/consumidores, como en otros asuntos sobradamente denunciados en Internet. Vivimos en un mundo capitalista, y el dinero prima, lamentablemente, sobre cualquier beneficio medioambiental y social. También estas enormes cantidades de financiación debieran estar fuertemente vigiladas y fiscalizadas. Y las cuentas no cuadran.

La mayor parte de los ciudadanos desearíamos ir reemplazando los de combustible fósiles (recursos energéticos), por las renovables. Nadie lo duda. Sin embargo, si no son sostenibles, todo este entramado debe analizarse en profundidad y adoptar las medidas pertinentes. 50.000 millones de Euros son casi el doble de lo que en este país hemos pagado  por un rescate bancario. Los trabajadores somos de nuevo los “paganisis” de una corrupción descontrolada (léanse las encuestas). ¿Se encuentra la industria de las renovables en el mismo saco que el contubernio bancario y/o inmobiliario?.

Si toda actividad ambiental debe ser sufragada por unos ciudadanos empobrecidos, no puede hablarse de desarrollo (actividades) sostenibles, sino de ganancias  buitre por parte de unos pocos. Ellos hablan de primas y yo asevero que nosotros somos los “primos“, en el sentido que se utiliza, a menudo en España. Y en el momento de editar este post, en España, ya nos suben la tarifa eléctrica un 10%. Sin comentarios (…)

Entiendo que algunos ciudadanos ambientalmente concienciados defiendan que deben mantenerse a toda costa este tipo de incentivos, pero lo que no puede ser no puede ser y además es imposible. Lo que debiéramos preguntarnos y preguntar, es si las empresas responsables de implantar estas tecnologías no pueden ser también acusadas de fraude, y si este fuera el caso pedir responsabilidades. ¿Es así?.

Del mismo modo, otra cuestión a resolver sería si adecuadamente gestionadas, las arcas del estado se resentirían menos. Es decir: ¿son rentables a corto medio o largo plazo, con las actuales tecnologías las reiteradas energías renovables sin tanta subvención? ¿Podrían serlo en manos de otras compañías o incluso las del propio Estado? ¿Se han cometido fraudes palmarios y onerosos?. En una economía de mercado, y más aún en un País en el que el estado del bienestar da paso al del malestar (millones de personas desplazadas hacia el umbral de la pobreza), hay posturas que no se pueden defenderse. Tengamos en cuenta que buena parte de las multinacionales que lideran este negocio, han sido acusadas por su gestión en este y otros temas. El Gobierno tiene la información y debiera suministrarla con una claridad tan palmaria que todos los ciudadanos fueran conscientes de lo que realmente está ocurriendo, antes de creerse el marketing de estos lobbies, que encuentran el campo abonado a la hora de lamentarse con un falso ambientalismo, falazmente urgido por la sensibilidad ambiental de los ciudadanos. Cabe recordar aquí, una vez más, la implicación de muchas de ellas en la producción, y comercialización de los combustibles fósiles. Desde que todo lo “verde” de convirtió en negocio comenzó a pudrirse bajo el imperio de una feroz economía neoliberal que solo busca ganancias, que no protección medioambiental.  Os dejo ya con la noticia de marras.

Industria quita la prima a un tercio de los molinos eólicos

Soria quita la subvención a los molinos eólicos anteriores a 2005 por verlos amortizados

Las ayudas a las energías verdes han costado más de 50.000 millones en la última década

VÍCTOR MARTÍNEZ Madrid ; Actualizado: 04/02/2014 14:24 horas

El consumidor eléctrico ha pagado 52.000 millones de euros en primas a energías renovables desde los noventa. El grueso de este gasto -50.000 millones- se concentra en la última década, con un incremento del 800% entre 2005 y 2013. Así consta en la memoria económica de la orden ministerial sobre la nueva retribución regulada de estas energías, remitida ayer por Industria a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

El documento que ha llegado al regulador en fase de consultas volvió a poner patas arriba a un sector lastrado por los continuos cambios regulatorios. Ya era conocido el recorte de 1.750 millones de euros global a estas energías aprobado el pasado año por el Gobierno en el marco de la reforma eléctrica, así que la importancia de la orden radicaba en saber qué energía en particular se iba a llevar el grueso del tijeretazo y a qué empresas les va a pasar una mayor factura.

Las primeras fuentes consultadas coinciden en señalar a la energía eólica como la más perjudicada por el recorte, si bien todas piden más tiempo para analizar en detalle los más de 1.400 modelos de retribución incluidos en la propuesta. Por primera vez, Industria opta por suspender las primas a las instalaciones de este tipo en funcionamiento desde antes de 2005 al considerar que ya ha recibido «una rentabilidad razonable» durante su vida útil y, por tanto, están amortizadas. Esta medida afectará a un tercio de los parques instalados en España.

1.171 millones menos

La Asociación Española Eólica (AEE) cifró ayer en 1.171 millones el recorte a esta tecnología tras sumar la suspensión de primas a algunas instalaciones y el recorte del 50% a otras más modernas. Esta cantidad supone un 67% del recorte total a las renovables y a la cogeneración aprobado en la última reforma eléctrica, y aproximadamente la mitad de la retribución que esta tecnología recibe anualmente. Hasta noviembre del pasado año, las primas recibidas por la eólica ascendieron a 2.231 millones de euros.

Ahora, los molinos que han perdido el derecho a prima sólo ingresarán el precio del mercado. Esto es una controversia en sí ya que, esta tecnología, es la que ha permitido hasta ahora rebajar el precio global de la electricidad al casar sus ofertas a cero euros en el mercado mayorista o pool. Su ausencia durante el mes de diciembre fue una de las causantes de que el precio se disparara un 70% en las semanas previas a la subasta eléctrica Cesur.

Así, la energía eólica se ha posicionado como la primera fuente de generación eléctrica del país al cubrir el pasado año un 21,1% de la demanda eléctrica peninsular, por encima de la nuclear y la hidráulica. La patronal advirtió del «error político histórico» que supone cargar contra una tecnología que aporta el 50% de la energía renovable del país y «sólo» cobra un 25% de las primas. Además, AEE cargó contra la «retroactividad» de la norma, que obliga a devolver las primas recibidas en el segundo semestre del año pasado a algunas instalaciones y golpea al valor de los activos de las empresas.

Iberdrola y Acciona, asumen el mayor golpe al tener el 43% del parque eólico

Las empresas más perjudicadas por el recorte a la eólica son Iberdrola y Acciona. Entre ambas cotizadas gestionan un 43% de los molinos terrestres instalados en España. Ambas lideran también las instalaciones maduras ya que Iberdrola impulsó la instalación de esta tecnología -en 2004 controlaba un 30% del parque- y Acciona compró activos anteriores a 2004 a Endesa durante su proceso de transformación empresarial.

Industria justifica el recorte a estas tecnologías en su objetivo de devolver la estabilidad financiera al sector eléctrico y taponar el conocido como déficit de tarifa, que tiene origen en el desfase crónico entre los ingresos y los costes regulados del sistema. El ministro José Manuel Soria siempre ha vinculado parte del agujero de 30.000 millones que arrastra el sistema al crecimiento de las primas a estas tecnologías.

En la última década el gasto medio anual cargado al recibo eléctrico para impulsar estas energías asciende a 5.000 millones de euros, equivalente al presupuesto sumado de los ministerios de Justicia, Exteriores y Educación en 2013. El pasado año el coste de estas energías ascendió a 9.000 millones, según las estimaciones de Industria.

Energía solar

Gran diversidad en 61.000 instalaciones

Parece imposible conocer a cuánto asciende en detalle el recorte a las energías solares (fotovoltaica y termoeléctrica) recogido en la nueva orden ministerial que regula el sector. El sector está compuesto por 61.000 instalaciones agrupadas en 576 estándares en el caso de la primera de las energías y de 18 tipos en el segundo. El sector especulaba ayer con recortes de hasta el 40% para los huertos más eficientes y con mayor producción, mientras que otros se quedan como están y en algunos casos la memoria económica establece aumento del incentivo a la producción. En la energía termoeléctrica, la memoria recoge supuestos incrementos de primas de hasta el 10,6% y reducciones del 5,9%. Estas instalaciones cobraron 925 millones en 2012 y generaron un 3% del total de electricidad renovable.

Cogeneración

Otro recorte a las cuentas de la industria

La cogeneración recibió 1.961 millones de euros en concepto de prima durante 2012 por crear un 22% de la energía en el Régimen Especial (renovables más cogeneración). La propuesta de orden ministerial remitida por Industria a la CNMC establece 806 estándares de retribución para esta tecnología por la gran diversidad de la industria que utiliza esta técnica. En España hay en activo 985 plantas. Es difícil concretar aún a cuánto asciende el recorte para el sector, que el año pasado ya sufrió un tijeretazo de 650 millones de euros. Los ejemplos que incluye la memoria económica adjunta a la orden recogen recortes desde el 12,1% para una planta del 1995 con turbina de gas natural de 16 megavatios que funcione de media 6.500 horas hasta aumentos de la retribución del 3,9% en otros casos.

Biomasa y residuos

Los pequeños no esquivan el ajuste

Hay energías que no por ser minoritarias han logrado esquivar las cuchillas de Industria. Algunas plantas de biomasa sufrirán fuertes recortes de hasta el 11,3%, según señala la orden ministerial para una planta de 10 megavatios de 2010 que aproveche residuos de industria agroalimentaria para generar electricidad. Esta energía es una de las renovables menos desarrolladas en España, con una potencia de 519 megavatios, equivalente a un 1,3% del total instalado en el régimen especial y 240 millones en primas. La situación es similar en las plantas de tratamiento de residuos con fines energéticos. Aquí el tijeretazo asciende al 20% para una instalación de 10 megavatios puesta en marcha en 2012 que funcione con una media anual de 4.895 horas al año.

La Comisión Europea señala a España como uno de los países con…(El Mundo.es)

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Afortunadamente el nuevo comisario de energía seguro abordara este complejo entramado de intereses, no os parece la persona idónea?

(requerido)

(requerido)


*