Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

vegetacion-en-las-calles-y-bosques-urbanos

 (Madrid+Natural)

En nuestros post precedentes sobre el proyecto del Ayuntamiento de la Ciudad de Madrid para conseguir una ciudad más verde, saludable y sostenible  (Madrid+Natural), ya editamos varios que relacionamos abajo, quedando aun varios más. Repetimos, los contenidos de esta serie de post pretende ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, siempre y cuando los países no deban hacer frente a necesidades mucho más apremiantes, como en casi todos los del tercer mundo. 

Relación de post previos

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

 Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos

 Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

 Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Reiteramos también como los objetivos pueden sintetizarse con unos párrafos que hemos mostrado en todos los post anteriores sobre las deseables ciudades verdes. cuyo  Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto como lo purden ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse pinchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Se trata de una idea loable aunque tras intentar llevar a cabo una serena reflexión, entiendo que no no es oro todo lo que reluce”:  ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas: ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podrían tornar en pesadilla,.  Y nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural.

 Conforme voy redactando post, aumenta mi desconcierto sobre los contenidos de Madrid+Natural. Si bien tengo la idea de terminar con una última entrega en la que os explicaré mi valoración personal, Francamente, poco a poco me voy desencantado con la estructura bastante anárquica de estos documentos. En ocasiones pienso que muy bien podrían haber sido escritos por algún nórdico, cuyos conocimientos acerca de la realidad ambiental y cultural de la Ciudad de Madrid brillan por su ausencia.  No dudo de las buenas intenciones de los redactores aunque sí de la idoneidad de la estructura del documento e incluso si realmente conocen bien esta ciudad. Pero vayamos sin más dilación sobre los temas que abordaremos someramente hoy:  Vegetación en las calles, Superficies permeables, Vegetación adaptada y Bosques urbanos.

 Respecto a la  Vegetación en las calles, tan solo mentar que conforme a la ideología de los alcaldes y alcaldesas precedentes,  han aumentado y disminuido arrítmicamente. Nada que objetar al reverdecer en la ciudad, como es lógico, ya que sus beneficios son indudables. Sin embargo, estamos ante un texto sumamente breve y retórico, sin iniciativas concretas, no dice mucho ¿verdad?. Ya hablaremos sobre el sentido de pertenecía y la participación ciudadana, debido a que como ya que como hemos mentado, en materia de urbanidad, esta ciudad corre cuesta abajo vertiginosamenteLa insistencia acerca del cambio climático que aparece en casi todas las iniciativas se me antoja espuria, ya que el primer y principal objetivo estribaría es conseguir una ciudad verde, sostenible y limpia, pero ninguna de estas tres facetas se cumpleNo  es necesario apelar al cambio climático con vistas a alcanzar una ciudad más sustentable. Simplemente ante la degradación sufrida y la galopante contaminación que padece Madrid, urge a intervenir con todos los medios a nuestro alcance con vistas a frenar el alarmante proceso, como también ocurre en París, Londres y otras mega-ciudades. Ahora bien, dado que para alcanzar tales objetivos se requeriría más de una década, cualquier programa que merezca llevar tal nombre debe ir precedido de u acuerdo consistorial formato por todas las fuerzas políticas y sociales que alcance varias legislaturas. Sin embargo estos compromisos brillan por su ausencia en el mundo latino. Si no se logra tal implicación, todo tornará en papel mojado.

La insistencia por los carriles para bicicletas y “otros transportes alternativos”  es viable en los barrios periféricos pero no en el centro del núcleo urbano. Tengo la impresión de que nadie de los redactores de la iniciativa vive en el centro de Madrid, ni ha visto como se planificaron estos carriles para bicicletas en otras ciudades del norte de Europa. Tampoco al parecer los usuarios, ya que han convertido transitar las aceras del casco urbano en un deporte de alto riesgo para ancianos y niños. No se trata ya de la falta de infraestructura, sino de la carencia absoluta de urbanidad por parte de un gran número de usuarios. En la ciudad de Barcelona, un agrio debate se ha abierto. Francamente ha visitado por motivos laborales más de una veintena de grandes ciudades europeas y jamás he visto tal falta de respeto e imprudencia. Pero volveremos a cargar las tintas en otro post sobre un tema de suma gravedad: las reglas de urbanidad vialtan solo las recordamos los ciudadanos de mayor edad, y no todos. Lo que debía ser el primer mandamiento de los ciclistas,  se ha esfumado por no decir que resulta violado sistemáticamente. O enseñamos a como se debe transitar, o comenzarán a proliferar los accidentes como los de la recién fallecida diputada de Junts per Sí y eso que el causante iba por un carril de “bicis”, muy raros en el centro de Madrid. Yo personalmente ya he visto el atropello de dos ancianos(as).

Reiteramos que en diversos barrios periféricos pueden hacerse progresos pero en otros muchos no. Con vistas a analizar el impacto real sobre la vida de los ciudadanos se requieren cifras, diseños, etc., que no buenas palabras. Una vez más se vuelven a retomar, como en otras iniciativas, ejemplos, foráneos, cuya implementación dista mucho de adaptarse a nuestro ambiente e idiosincrasia.

Mucho de lo anteriormente expuesto también sería válido para otros apartados como en de Superficies permeables. Sin embargo, si encuentro viable que extensas zonas de la capital pueden ser pavimentadas poco a poco con las mentadas tecnologías que señala el apartado. De nuevo faltan datos y sobra retórica, como la del caso que relatan de Melbourne. Abundan las aceras muy estrechas, estando a demás invadidas por las terrazas de bares y restaurantes, hasta tal punto que en momentos de transito activo, se producen micro-atascos. Si se añaden maceteros., etc., los viandantes deberán volar para moverse de un lugar a otro. Sin embargo volvemos a reiterar por enésima vez, que muchos árboles desaparecieron en el pasado, debido a la mala urbanidad de los conductores de vehículos a motor a la hora de aparcar. De nuevo las reglas de urbanidad vial han pasado al limbo de los justos, cuando necesitan ser el punto de partida de cualquier iniciativa que demande la participación ciudadana. No se trata de echar toda la culpa a los gobernantes, que la tienen en buen medida, sino también demandar de los vecinos un comportamiento acorde con los objetivos que explotan los documentos.

 Por lo que respecta al apartado de Vegetación adaptada, cabría mentar que, efectivamente debieran utilizarse especias autóctonas y resistentes a los contrastes estaciones, aunque resultaría más difícil que lo fueran a la polución atmosférica, mientras lamentablemente una parte considerable de la ciudadanía las utiliza los espacios alrededor del arbolado callejero como vertedero. El problema estribaría ahora en erradicar la enorme “diversidad” de especies ornamentales que trufan la ciudad, varias de las cuales son alergógenas.   Llama la atención que en el texto se mencionen especies tales como el algarrobo catalogándolo especie a introducir ya que  fundamentalmente crece en ambientes marítimos (Madrid se ubica en ambientes continentales) o el abeto pinsapo, por cuanto tan solo hace falta leer Wikipedia para entender que Madrid no debería ser un hábitat idóneo para su crecimiento. En cualquier caso, debemos añadir que aprobando el uso de especies autóctonas como las señaladas, el ciudadano debe entender que gran parte de las mentadas son de crecimiento lento, por lo que se tardarán varias dedadas con vistas a disfrutar de su sombra.

 Finalmente, mención especial reclama el apartado dedicado a los Bosques urbanos. Justamente la ciudad de Madrid disfruta de algunos bosques urbanos extensos con vegetación natural en sus dominios como lo son El Monte del Pardo y la Casa de Campo. Otros como el Parque del Buen Retiro, ya en el centro, albergan plantas exóticas, como ha sido frecuente en este y otras zonas verdes de las urbes de Europa. También cabe añadir el más reciente corredor verde de Madrid Rio que bordea tramos del Río Manzanares. Otros son de menores dimensiones, aunque que no dejan de ocupar áreas nada despreciables. Incluso varios de ellos aun son poco conocidos por los ciudadanos, algunos de gran belleza como el Capricho der la Alameda de Osuna. En otras palabras Madrid goza de amplias zonas verdes aunque no palien el galopante deterioro de la calidad del aire en el centro de la ciudad.  Nada de esto aparece en Madrid+Natural. No me parece fácil ampliar más aun estas zonas en el centro, aunque siempre es posible en la periferia. Al leer el texto de Madrid+Natural, Personalmente tengo la impresión de que los redactores no han hecho evaluación alguna de lo que Madrid dispone y de lo que carece, como si un experto nórdico hubiera hecho un informe en un mes, si apenas conocer la ciudad.

 También resulta bastante criticable hablar de bosques, en lugar de masas forestadas o forestales, que no es lo mismo. Debemos instruir al ciudadano, no confundirlo, hablando a menudo de corredores de biodiversidad, fauna silvestre, etc., que pueden acaecer por la periferia (por ejemplo en El Monte del Pardo y la Casa de Campo), pero jamás en las zonas verdes del casco urbano. Y así no queda nada claro frases como “aumentar la cobertura arbórea con el objetivo de alcanzar un 60% de copas de árboles en la ciudad dentro de 20 años “. ¿Y qué decir acerca de crear bosques sobre los  vertederos ya rellenados y sellados?.  Ser trata de un asunto conflictivo, del que los ingleses han sufrido lamentables consecuencias, al crear parques y zonas polideportivas que a la postre han dado lugar a problemas de salud en varios casos.  No es el momento y lugar para hablar de la problemática de la estructura y dinámica de los vertederos (obviamente siempre alejados del centro urbano). Sin embargo, no se puede hablar de ellos alegremente de convertirlos en ¿bosques? Urbanos sin tener en cuenta los riesgos que conlleva el uso del suelo sobre los mismos.

 Resumiendo, algunas ideas interesantes, otras no, basados sobre una texto que no deja de ser una declaración de intenciones un tanto desnortadas, sin que se observe el menor atisbo de valoración alguna de la situación actual y como cada medida puede mejorarla. Afortunadamente ya quedan pocos post por redactar, por cuanto mi humor comienza a decaer según prosigo la lectura de los contenidos de   Madrid+Natural.

 Juan José Ibáñez

 Abajo os muestro los contenidos de los documentos que hoy mentamos de Madrid+Natural……..

 Vegetación en las calles

El aumento de espacios revegetados y de árboles en los vecindarios proporciona beneficios tanto a nivel económico como social. La vegetación en las calles es crucial para la creación de recorridos de sombra, filtra la polución proveniente del tráfico, y favorece el uso de medios de transporte alternativos como la bicicleta, fomentando en su conjunto, un estilo de vida más saludable. La vegetación en las calles, ayuda a aumentar el sentido de pertenencia a la comunidad por medio de iniciativas que involucran a los residentes, como por ejemplo, el mantenimiento de los árboles de la calle por parte de los vecinos, en respuesta a la inversión inicial de plantación hecha por el ayuntamiento.

 Revegetando las aceras de Melbourne

La ciudad de Melbourne ha desarrollado una iniciativa para los residentes y dueños de negocios que incentiva la inclusión de elementos de jardinería en las aceras en las que se ubican. Maceteros, parterres o cubiertas ajardinadas son ejemplos de esta estrategia de naturalización de aceras. Los residentes y dueños de negocios pueden incorporar estos elementos vegetales con poca o ninguna necesidad de permiso municipal y hasta, en algunos casos, conseguir fondos para la realización del ajardinamiento.

 La inclusión de estos elementos vegetales reduce la probabilidad de inundaciones reteniendo la escorrentía de aguas de tormenta que proviene de las calles aledañas, filtrando la contaminación del agua, y agregando una capa adicional de aislamiento para los edificios que las incorporan. La inclusión de vegetación aumenta a su vez el atractivo de la calle, la salud, y la felicidad de las personas que frecuentan esas vías.

 Superficies permeables

Los pavimentos permeables y áreas revegetadas se han configurado como herramientas de transformación del ámbito urbano. Una tecnología simple que permite concebir las áreas ahora pavimentadas como superficies permeables y porosas que mejoran la absorción del agua de escorrentía infiltrándola lentamente en el terreno. Estas superficies permeables podrían ser fácilmente implementadas en los espacios intersticiales entre los edificios, que generalizados a la escala urbana, ayudarían a las ciudades a hacer frente a condiciones climáticas extremas y tormentas, a la vez que mejorarían significativamente la estética visual del paisaje urbano.

 Proyecto Pavimento Vivo

“Pavimento Vivo” es un concepto desarrollado por el diseñador holandés Bennie Meek. Este concepto es el resultado de la idea de incluir más naturaleza en la ciudad. Su idea se basa en reconsiderar la forma de integrar la naturaleza en el entorno urbano de un modo más espontáneo. Como tal, diseña un pavimento que permite el crecimiento de la vegetación y que incita a los habitantes a experimentar la naturaleza en su puerta. Este diseño de pavimento permeable mejora a su vez el drenaje de las aguas urbanas, y aplicado a gran escala, puede ayudar mitigar alguna de los aspectos negativos del microclima urbano como es el efecto de isla de calor.

 Derbyshire Street Pocket Park

El “Derbyshire Pocket Street Park” en Londres ha transformado lo que antes era un callejón sin salida, destinado a estacionamiento, en un pequeño parque que mejora tanto la estética del entorno como la capacidad de drenaje local. Sus superficies permeables y la vegetación, ayudan a reducir el riesgo de inundación en esa zona de la ciudad, y crean un ambiente más habitable para la comunidad local. La capacidad de gestión de escorrentías a través de una red de parques urbanos extendida a toda la ciudad podría actuar de manera similar a la del túnel de Thames Tideway, un proyecto de infraestructura de gran escala que fue concebido para mejorar la capacidad de drenaje de Londres.

 Vegetación adaptada

Los proyectos orientados a la creación de hábitats naturales a largo plazo serán cada vez más importantes a medida que nuestros ecosistemas necesiten adaptarse a los cambios en las condiciones ambientales venideras. Períodos de sequía más largos, clima más cálido o lluvias poco frecuentes pero más intensas, marcan las predicciones del escenario de cambio climático.

 Las directrices de selección de especies vegetales y técnicas de plantación, en espacios públicos y privados pueden integrarse como parte de la estrategia de adaptación al cambio climático. Estas directrices deberían a su vez considerar el

impacto de las alergias provocadas por algunas especies vegetales sobre la población.

 La Comisión Forestal

La Comisión Forestal, el organismo gubernamental responsable de la gestión de los bosques de Inglaterra y Escocia, está gestionando el impacto del cambio climático en los bosques a través de la selección correcta de especies. Como parte de este estudio, se han realizado análisis de las reservas de árboles existentes para evaluar su vulnerabilidad ante los probables efectos del cambio climático, y los actuales criterios de reforestación se están adaptando para asegurar que las existencias de árboles de Inglaterra y de Escocia siguen siendo consistentes y resistentes al cambio climático. Se está dando especial atención a la silvicultura urbana, y la Comisión Forestal ha invertido en la investigación sobre los efectos del cambio climático en los árboles, creando una base de datos para ayudar en la selección de especies de arbolado urbano, resistentes de cambio climático.

 Guía para paisajes urbanos

Una de las iniciativas del grupo “Trees and Design Action Group”en UK, ha sido el desarrollo de una guía para el diseño de las plantaciones de arbolado en las ciudades, “Trees in Hard Landscapes: A Guide for Delivery”. Esta guía, que aborda los retos y prácticas para la integración de los árboles en las ciudades del siglo XXI, tiene como objetivo apoyar a los responsables en el diseño del ámbito urbano en su proceso de toma de decisiones. El documento destaca la importancia de dar un enfoque integrado al planeamiento urbano con el objetivo de lograr una convivencia armónica entre los elementos urbanos funcionales y la vegetación. Todos aquellos que participan en el diseño, construcción y gestión de la ciudad, pueden beneficiarse de esta guía que incluye principios de selección, plantación y mantenimiento de diferentes especies de árboles en diversos contextos urbanos.

 Bosques urbanos

Los bosques urbanos son unos de los componentes más importantes de la infraestructura verde urbana por su función en proporcionar sombreado, gestión del agua de lluvia y filtración de agua y aire. Los bosques urbanos, cuando se diseñan en base a especies locales, aumentan la diversidad de flora y fauna silvestres, preservan hábitats naturales y también pueden incluso concebirse como estrategias de recuperación de terrenos tales como vertederos tras el fin de su vida útil. Las comunidades urbanas que se benefician de éstos bosques están dotadas de espacios en los que pueden interactuar, hacer actividades que mejoran su salud, y tener una vía de escape del ambiente urbano. En el futuro, serán necesarias políticas más efectivas para proteger y restaurar a los bosques urbanos.

 Bankside Bosque Urbano

El “Bankside Urban Forest” en Londres fue lanzado en 2007 con el objetivo de mejorar las calles y espacios públicos entre la ribera del Támesis y el barrio de Elephant and Castle. Este bosque tiene como objetivo desarrollar calles vegetadas que fomentan el uso de la bicicleta y el tránsito peatonal como modos de transporte urbano, y disminuyen la velocidad del tráfico. El bosque aporta los beneficios de regeneración y hace de Bankside un mejor lugar para vivir, trabajar y visitar. Varias instituciones privadas y públicas están trabajando juntas para crear una red de conexiones verdes. Esto demuestra el gran impacto de integrar una serie de proyectos de paisajismo a pequeña escala.

 Masterplan de Bosque Urbano de Pittsburgh

Tree Pittsburgh, es una ONG, dedicada a la revitalización de la ciudad a través de la conservación y restauración de sus bosques. Cuenta con socios como el ayuntamiento de Pittsburgh y ha desarrollado un masterplan del bosque urbano para la ciudad de Pittsburgh. El plan proporciona una metodología para gestionar, proteger y mantener el bosque urbano de Pittsburgh y fue el resultado de una evaluación rigurosa de los árboles existentes y estudio de los procesos y las medidas para aumentar la cobertura arbórea con el objetivo de alcanzar un 60% de copas de árboles en la ciudad dentro de 20 años. Las estrategias están enfocadas en hacer participar a los principales actores de la ciudad en la protección y el mantenimiento de los árboles, desde ciudadanos hasta el sector público.

Algunos Otros Post Relacionados con el Tema

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Calidad del Aire, Nitrógeno del Suelo y Biodiversidad de Plantas

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*