Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto: Madrid+Natural)

cordoba-verde-1 

Córdoba Ciudad adaptada al calor en Ambientes Mediterráneos desde hace siglos: Fuente: Anoche tuve un sueños ¿¿??

cordoba-verde-2 

Fachadas verdes: Córdoba Ciudad adaptada al calor en Ambientes Mediterráneos desde hace siglos. Fuente: ArtenCordoba

En este post os ofrecemos nuestras conclusiones finales sobre el proyecto del Ayuntamiento de Madrid para conseguir una ciudad más verde, saludable y sostenible  (Madrid+Natural), Abajo os mostramos las entregas realizadas. Repetimos que los contenidos de esta serie pretenden ser igualmente útiles para otras grandes ciudades del mundo en general, siempre y cuando los países no deban hacer frente a necesidades mucho más apremiantes, como en varios del tercer mundo. 

Relación de post previos

Ciudades Verdes y Jardines Urbanos: Carta Abierta a Manuela Carmena

Ciudades Verdes: Fachadas verdes y fachadas ajardinadas a gran escala (¿Suelos verticales?)

Ciudades Verdes: Los Huertos Urbanos y periurbanos

Ciudades Verdes, Ciudades Ecológicas: Urbanismo resiliente

 Ciudades Verdes: Tejados y Cubiertas verdes y/o sostenibles

Ciudades Verdes: Infraestructuras verdes y restauración de riberas

Ciudades Verdes: vegetación en las calles, superficies permeables y vegetación adaptada

Ciudades Verdes: Revegetación de Solares, Microclimas con Agua, Áreas Inundables, Drenaje sostenible y sombreado estacional

La respiración de suelos urbanos versus naturales y las huellas de la contaminación de las ciudades Industriales

Agricultura urbana y periurbana, suelos, cultivos, contaminación y riesgos para la salud

Suelos Urbanos: Estudio, Inventario y Cartografía

Construyendo Ciudades Verdes: Beneficios y Problemas (valoración de un caso concreto)

Los objetivos pueden sintetizarse con unos párrafos que hemos mostrado en todos los post anteriores sobre las deseables ciudades verdes. Los que leyeron algunos de ellos pueden omitir su lectura:

Manuela Carmena, la alcaldesa de la Ciudad de Madrid, junto a su equipo municipal ha presentado públicamente un ambicioso plan denominado Madrid+Natural, cuyo objetivo reside en que esta urbe llegue a convertirse, en la medida de lo posible, en una ciudad verde, proponiendo diversas iniciativas al respecto, como lo pudieran ser las fachadas ajardinadas, cubiertas sostenibles, urbanismo resiliente,azoteas frescas, infraestructuras verdes, vegetación en las calles, restauración de riberas, superficies permeables, huertos urbanos, vegetación adaptada, revegetación de solares, bosques urbanos, sombreados estacionales, microclimas con agua, áreas inundables, drenaje sostenible. Los contenidos de cada una de estas iniciativas pueden descargarse pinchando en sus respectivos enlaces o conjuntamente. Incluso se ha colgado de la Web del ayuntamiento una versión en inglés.

Se trata de una idea loable pero tras intentar llevar a cabo una serena reflexión, entiendo que no “no es oro todo lo que reluce”:  ¿resultan viables?, e incluso en el algunas de las propuestas concretas, ¿Cabe la posibilidad de que para nuestra sorpresa sean contraproducentes?. A menudo lo que sobre el papel parece una maravilla, en la práctica podría tornar en pesadilla,.  Y nos referimos a todo lo que leemos en la prensa y visionamos en televisión, al margen de este programa denominado Madrid+Natural.

 ¡¡Aleluya!! Finalizamos la serie, ya que he terminado atacado de los  nervios, y con la tez tan pálida como la de los habitantes del norte de Europa, en la que parecen haberse inspirado los autores del documento. Pero Madrid pertenece al bioma Mediterráneo, y los factores ambientales, económicos  y sociológicos se parecen tanto entre ambos espacios geográficos como los de un huevo a una gallina. Y este es el kit de la cuestión. Por mucho que la prensa muestre soluciones casi universales. En estas cuestiones siempre debe recurrirse a la frase depiensa globalmente y actúa localmente”. Lo que en unos sitios resulta ser posible, en otros no. Más aun, iniciativas que en determinados lares serían una bendición en otras devendrían en maldición.    

Los contenidos de (Madrid+Natural) parecen consistir en un ejercicio intelectual de salón, ajeno al espacio y el tiempo.  Numerosos criterios, y como corolario las iniciativas propuestas, pueden ser aptos para la Europa templada o fría, es decir de Bélgica a Escandinavia. En ocasiones he llegado a preguntarme a mí mismo si existiría otro Madrid  ubicado varios miles de kilómetros al norte del que yo vivo, es decir en España. Pero no, no es así. Y lamento ser tan crítico ya que soy un admirador de Manuela Carmena y votante del movimiento político que la alzó hasta la alcaldía de la Capital, al margen de mi participación desde la primera gran manifestación del movimiento 15-M. Sin embargo, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.  Y también los lectores asiduos sabéis sobradamente que “no me caso con nadie”. En cualquier caso todo este asunto, y más concretamente el contenido de la propuesta de (Madrid+Natural) me ha causado una profunda decepción. Vayamos pues a esbozar unas conclusiones.

 Madrid+Natural, tiene la pretensión de lograr una ciudad más sustentable, saludable y sostenible, poniendo como punto de mira su “adaptación” al presunto calentamiento climático que se avecina. Y ya en este punto comienzo a discrepar en vista del estado actual de la ciudad, aún más agravado por la crisis económica, respecto a décadas precedentes. Si “los árboles no dejen ver el bosque”, en el caso de los autores tal “adaptación” les ha cegado por completo. Todos debemos tener muy presente que la mayor parte de las medidas encaminadas a lograr habitar en ciudades más sustentables que las actuales,  suelen ser también positivas contra el calentamiento climático, de producirse. Por lo tanto y ante todo, hubiera sido recomendable analizar los acuciantes problemas actuales de la ciudad e intentar corregirlos en la medida de lo posible teniendo en cuenta las veleidades del clima, pero no al revés, como han hecho los autores. Debe tratarse de personas jóvenes, muy concienciadas en esta materia, pero con escasa formación en ecología, la problemática de la ciudad, sociología de sus habitantes y tribus urbanas, posibilidades económicas de una alcaldía endeudada desde hace muchos años, etc.  De otra forma no pueden explicarse muchos de los contenidos incluidos en  Madrid+Natural. Estos son breves para cada una de las iniciativas que proponen, todos ellos bastante conocidos, si se lee la prensa científica “extranjera”. No es casual que un buen número de ellos han sido concebidos por expertos del oeste de y norte de Europa, es decir con abundantes precipitaciones, ambientes frescos o fríos, ciudadanos que en su mayoría disfrutan de un estado de bienestar envidiable y un grado de civismo y urbanidad aún más encomiable. Eso sí, bastante aburridos y en muchos casos un tanto xenófobos (cuanto más hacia el norte peor). Cada pueblo tiene sus virtudes y sus defectos, nada que reprochar. Ahora bien, que una perspectiva de allí recaiga en las mentes de los de aquí, es decir latinos, poco puede aportar. 

Así por ejemplo, el énfasis del documento en llevar a cabo tareas irrealizables, ya sea por sus costos, ya porque en ambientes mediterráneos no tienen sentido, ya porque socialmente no estamos preparados, y un largo etc., tan solo constata que los autores han llevado a cabo una revisión bibliográfica, espetando a la postre lo que les ha parecido más bonito.  Tal hecho implica que algunas ideas si puedan ponerse en práctica en el sur de Europa, pero muchas más no.

El énfasis en paliar los “escenarios futuros” de eventos extremos, con especial énfasis en las inundaciones, pone en evidencia el origen de las iniciativas (que los autores del texto de Madrid+Natural hacen suyas) que no se manejan adecuadamente todos los elementos de la ecuación. Evidentemente tales inundaciones pueden aumentar también en el mediterráneo, nadie lo duda, si los vaticinios actuales sobre el cambio climático se producen. Empero los mayores riesgos del calentamiento en el sur de Europa estribarían en aumentos de las temperaturas (incluidas olas de calor) y sequías prolongadas. Resulta curioso observar el tipo de cultura del agua que se desparrama por casi todo el texto de Madrid+Natural. Con ello no deseo decir que algunas de ellas sean disparatadas (otras sí), sino que, ante la escasez de recursos hídricos, devienen en inviables. Del mismo modo, se habla de restaurar los sistemas de ribera del Rio que cruza Madrid, lo cual es totalmente inviable y disparatado. Da la impresión de que los redactores no han paseado, ni percatado de los alrededores de tal entorno, ya que no se pueden proponer ideas irrealizables. Por ejemplo, si lográramos aumentar el verdor de las ciudades se demandaría mucha agua. Efectivamente las sofocantes temperaturas veraniegas de Madrid (que a menudo superan los 40ºC en el centro de la urbe) disminuirían unos pocos grados. Empero el calor húmedo resulta más agobiante que el seco, por lo cual muchos ciudadanos sentirían más agobio, que no menos. Se trata de lo que se denomina sensación térmica. Más aun bajo un calor húmedo, con nichos en fachadas verdes, cerca de las cálidas salidas de humos de los comercios y aires acondicionados de los hogares, generan la aparición de microclimas aptos para ser ocupados por insectos, que a la postre podrían actuar como vectores de enfermedades tropicales y subtropicales. De conseguirse mucho verdor estival, “a lo peor”, causamos alguna que otra epidemia que nos coja desprevenidos. Y así podríamos explayarnos redactando diversos ejemplos, varios de los cuales han sido explicados en los post precedentes. 

Vayamos ahora con  los carriles de bicicletas la contaminación del aire etc.…..

La contaminación del aire en Madrid, como en otras muchas ciudades densamente pobladas, es lamentable, habiéndose ya tomadas en innumerables ocasiones medidas para la restricción de tráfico cuando las condiciones atmosféricas no son propicias. Sin embargo hay que tener en cuenta que no se puede cambiar el tráfico de vehículos fácilmente sin que buena parte de la ciudadanía se enfurezca. Urge tomar medidas, no lo dudo (como persona alérgica soy un afectado entre otros muchos, las asumiría sin rechistar).  El ciudadano debe entender que antes de derrochar cientos de millones de euros, lo razonable es restringir el tráfico cuando proceda. ¿Pero estamos sociológicamente preparados?.

Mucho se habla de los transportes alternativos, como un carril para bicicletas. Y “en teoría” sería una medida acertada. En los barrios periféricos resulta una propuesta viable, pero no en el casco urbano antiguo, por cuanto no hay espacio en las aceras. Tampoco hay cultura para ello. He transitado plácidamente por varias ciudades del centro y norte de Europa en donde el carril de bicicletas es usual. Y es un placer. Ahora bien los ciudadanos del norte cumplen a rajatabla las buenas normas de circulación vial: van despacio, no se salen de su trazado, avisan con los timbres si algún viandante anda despistado, raramente pedalean dos o tres personas en paralelo, mientras que en el sur, para nuestra vergüenza,  ocurre todo lo contrario. Yo que vivo en el casco antiguo y ya he visto dos atropellos de viejecitos por jóvenes insensatos y maleducados. También he sufrido acaloradas discusiones, viendo su falta de respeto: o te apartas o te atropellan.  Somos ya muchos los que sufrimos estos carriles con veloces ciclistas, que se creen profesionales, y que no vemos razón de ser de tanto dislate. Deberían sacarse un carnet de conducir  y multárseles cuando incumplieran las normas de circulación, como hacen la mayoría de ellos. 

En el sur se vive en la calle con nuestras amistades, mientras que en el norte los jóvenes tienden más a reunirse en casas particulares. La suciedad que generan sus residuos permanece en las casas hasta que ellos las recogen. Sin embargo muchos de nosotros las abandonamos en las calles, proceso que se ha agravado sobremanera con esas tribus urbanas que hacen gala de su cultura del botellón, desprecio por sus mayores y una soberana falta de respeto con todos los demás ciudadanos. Los domingos por la mañana el viajo casco urbano amanece como un vertedero.  Se trata de problemas de urbanidad vial que debemos reconocer e internar solucionar. Indudablemente tales normas de urbanidad, poco y mal enseñadas en los colegios, debían ser implantadas a la mayor brevedad y con rigor en los planes de estudio. Pero lo jóvenes con vehículos a motor tampoco son ningún ejemplo. Si necesitan aparcar sus coches y motos en las aceras, queda poso espacio por ocupar, terminan por taponarlas y provocando que los viandantes deban bajarse a las calzadas, para su riesgo y el susto de los conductores por donde transitan con los coches y otros medios de transporte. Más aun tanto autos como motocicletas reitero que taponando aceras sistemáticamente, rompiendo árboles y señales de tráfico, etc. (lo veo continuamente desde la terraza de mi casa). Somos mucho más alegres, extrovertidos, comunicativos y posiblemente simpáticos, pero los malos modales deben también ser erradicados. La mejor y más económica medida para no limpiar estriba en no ensuciar, por lo que de nuevo en esta materia tenemos que mejorar nuestros hábitos cívicos.  

Entiendo y comparto, que a la alcaldía ha llegado aire fresco, animando a que la juventud comience a creer en la cooperación ciudadana y el reiterado sentido de pertenencia a los barrios. Sin embargo, en muchos de ellos los inquilinos alquilados son jóvenes foráneos, por lo que tal sentido de pertenencia y cooperación vecinal no resulta ser precisamente su punto fuerte. Como adalides de movimientos ciudadanos los miembros del consistorio deberían comprender que no podemos seguir cerrando los ojos. Primero viene la dura labor de concienciar a los ciudadanos y luego todo lo demás. En caso contrario resultará que unos vecinos cooperan y otros sabotean. Es decir, unos construyen y otros demuelen.  Sin carril de bicicletas y modales para conducirlas, no puede permitirse, como se ha hecho, que transitar por algunas calles de Madrid sea un deporte de alto riego para niños y ancianos.  No se trata de demonizar estos medios de transporte (todo lo contrario) sino de exigir que su uso se lleve a cabo con educación y cuando sea posible. No se puede promover el uso de “algo” cuando conlleva riesgos para otros.

Pudiera parecer a los lectores que se trata de un alegato contra mis convecinos pero no es así. Amo esta ciudad y somos muchos los que pensamos lo mismo. Sin embargo es evidente que la educación abre el camino, luego viene la limpieza,  el respeto y la cooperación ciudadana. Intentar promover un proceso inverso es la mejor forma de encaminarse hacia el fracaso

No mentaré mucho de las implementaciones técnicas del texto de Madrid+Natural., ya que reitero que hemos dado cuenta de ello en los post precedentes.

Resumiendo Madrid+Natural atesora buenas ideas y muchas quimeras. Un texto inmaduro, escrito por gente aun inexperta, ya que de no ser así el problema es muy serio. Habrá que dejarles madurar. Hoy por hoy el 70% Madrid+Natural, consta de medidas poco meditadas y a menudo inviables. Las restantes pueden ayudar, en cierta medida, aunque no resolver los problemas de la cuidad en modo alguno. Y si no logramos reorientar el presente, menos aún el futuro.

Juan José Ibáñez

Etiquetas: , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola JJ !!!
Llegint una pàgina americana d’edafo me’n he enrecordat de tu i he anat al teu bloc.
M’ha fet molta gràcia veure que coincidim molt en la forma de veure les coses i que estàs actiu i combatiu generant i transmetent coneixement.
Espero que tinguis un molt bon 2018 i reb una forta abraçada d’un seguidor incondicional !!!
@jdFBrusi

Ah ! Això que passa a Madrid passa a molts molts llocs ;) .
Ja esborraràs els meus comentaris i,si vols, em passes el teu mail per a observacions en privat !
Salut !!

Bé, crtec que he perdut un comentari sobre Madrid. Passa el mateix a moltes ciutats ;)
Ja esborraràs els meus comentaris i, si vols,em passes el teu mail i comentem en privat quan calgui.
Salut !!!

jd

Hola Joan Gracias por tus comentarios. Afortunadamente entiendo relativamente bien el catalán ya que mi madre era “Martí, Joan, Valls, Domenech”. Pero en fin… creo que tus comentarios en catalán pierden audiencia en un foro en castellano.
No tengo el menor problema en intercambiar comentarios contigo, pero recuerda que soy edafólogo que habla sobre estos temas, que no un “experto” en urbanismo sostenible o como se le quiera denominar. Un cordial saludo Juanjo Ibáñez. El problema es donde dejar los la dirección de los respectivos mails (aquí es peligroso).
Un cordial saludo.
Juanjo

(requerido)

(requerido)


*