No hay agricultura sustentable basada en el riego, con sobreexplotación de los acuíferos

 agricultua-sustentabilidad-y-acuiferos

Fuente: Colaje Google imágenes

 El título por si solo ya resume el contenido de toda la noticia, la cual se me antoja trivial, aunque a muchos expertos al parecer no. Cuando hablamos de agricultura sustentable deben tenerse en cuenta todos los factores, no solo que el manejo del suelo sea el adecuado bajo las condiciones actuales. Son muchos los espacios geográficos en los que una agricultura “aparentemente sostenible”, resulta no serlo, al no considerar otras circunstancias que actualmente ignoran numerosos colegas, con ramplonas premisas y sus modelitos numéricos “ad hoc”.

 Hoy por hoy, el cultivo bajo riego es imprescindible con vistas a garantizar la soberanía alimentaria. Ahora bien, al margen de los quebraderos de cabeza que suponen para los técnicos, evitar que los suelos no se deterioren ni salinicen, debemos añadir que muchos  son irrigados con aguas procedentes del subsuelo.  Empero en grandes extensiones de los mismos, tal práctica se hace con aguas subterráneas, cuya recargas son ostensiblemente menores de las necesarias, con vistas a no incurrir en su sobreexplotación.

Del mismo modo, en territorios dispersos por todo el mundo, el uso de tal agua, procedente de los acuíferos con objetivos de irrigación, compite con otras demandas, como pueden ser, por ejemplo, el abastecimiento a una población creciente y/o urbanización en expansión. En consecuencia, incluso si la gestión de este recurso pudiera ser en sustentable en sí misma, también lo es que  dejar de serlo bajo una demanda en constante aumento que exigen o reclaman otras actividades socioeconómicas. Y así, como señala uno de los autores del estudio que os mostramos hoy, abajo traducido del suajili al español castellano: “Nuestros resultados sugieren que, para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, lo que se necesita son políticas que aborden simultáneamente los elementos socioeconómicos y ecológicos del problema..

Dicho de otro modo, cuando se llevan a cabo políticas agrarias que buscan la sustentabilidad, deben tenerse en cuenta tanto la productividad vegetal, la no degradación del suelo, el mantenimiento de la cantidad/calidad de las aguas subterráneas, incluida su potencial contaminación con pesticidas/herbicidas, así como otros usos y proyecciones de futuro del recurso explotado, es decir los acuíferos. Pero aquí no termina el problema.

En muchos países, incluso con una adecuada planificación y legislación, lamentablemente se incrementa ilegalmente el número de pozos de extracción por campesinos poco honestos, echando al traste todas las buenas intenciones precedentes. Este es el caso, por ejemplo, de España. Con harta frecuencia los políticos y legisladores vuelven la vista hacia otro lado, ante estas ilegalidades, por lo que también debieran entrar en el grupo de los responsables.  Así pues, se necesita también mejorar la cultura ciudadana (evitar tal fraude ambiental), así como sostener una férrea monitorización por los técnicos a los que les corresponde velar de tal competencia, y las propias comunidades de regantes, que si cumplen la ley, a la hora de evitar este tipo de atropellos, que a la postre  generará daño al conjunto de toda la comunidad.

Por estas razones, se publican muchos artículos que proclaman la bondad de ciertos modelos cuyos escenarios son desmentidos por la cruda realidad… Luego se publican otros, abundando en la ceremonia de la confusión: muchas propuestas, aunque ninguna óptima.

En algún país, como Israel, se propicia la recarga artificial de acuíferos, cuando los embalses o caudales fluviales rebosan tras lluvias torrenciales, realizando las obras de ingeniería oportunas.  Estas iniciativas, ayudan a mitigar, en mayor o menor medida, la sobreexplotación de los acuíferos. Se trata de un procedimiento poco explorado y quizás (lo desconozco) excesivamente oneroso para ponerlo en práctica en numerosos por otros Estados. Finalmente, os dejo otra noticia relacionada que he leído en la página Web NOSoloSIG de José Ignacio Sánchez, y que lleva por título: WaterCloud, Teledetección e IA para racionalizar el uso del agua en regiones áridas.

ver también el post:  La escasez de agua subterránea en las regiones semi áridas del norte de Chile: el conflicto por la demanda de agua afecta a los ecosistemas de aguas subterráneas

Juan José Ibáñez

Continúa…….

Sustainable irrigation may harm other development goals
by Staff Writers
Washington DC (SPX) Oct 10, 2017

Pursuing sustainable irrigation without significant irrigation efficiency gains could negatively impact environmental and development goals in many areas of the world, a new study has found. Over-extraction of groundwater for crop irrigation is one of the main causes of groundwater depletion in regions including Mexico, North East China, northern Africa, the Middle East, and the Midwest, south and west US.

El riego sostenible puede dañar otros objetivos de desarrollo.

por escritores del personal; Washington DC (SPX) 10 de octubre de 2017

Perseguir un riego sostenible sin mejoras significativas en la eficiencia del riego podría acarrear un impacto negativo en los objetivos ambientales y de desarrollo en muchas áreas del mundo, según un nuevo estudio. La sobreexplotación de aguas subterráneas para el riego de cultivos es una de las principales causas del agotamiento de este recurso en regiones como México, el noreste de China, el norte de África, Medio Oriente y el medio oeste, sur y oeste de EE. UU.

The research, from Purdue University and the University of New Hampshire, examined how water use at a local level is shaped by large-scale effects such as changing population, affluence, climate, and technology. It is published in the journal Environmental Research Letters. Lead author Dr Jing Liu, from Purdue University, said: “Our findings show that pursuing sustainable irrigation – targeting future water security – cannot be done in isolation. It is important to consider its interaction with other sustainable development goals.

“In fact, without significant simultaneous improvements in the productivity of irrigation water, it could cause a rise in food prices and additional cropland expansion. Our modelling shows that this in turn would lead to a further 800 thousand undernourished people, and an additional 0.87 gigatons of carbon emissions.”

La investigación, realizada por la Universidad de Purdue y la Universidad de New Hampshire, examinó cómo el uso del agua a nivel local se encuentra determinada por efectos a gran escala, como el cambio de población, la riqueza, el clima y la tecnología. El articulo ha sido publicado en la revista Environmental Research Letters. El autor principal, el Dr. Jing Liu, de la Universidad de Purdue, comentó: “Nuestros hallazgos muestran que la búsqueda de un riego sostenible -que apunta a la seguridad del agua en el futuro- no puede hacerse aisladamente. Es importante considerar su interacción con otros objetivos de desarrollo sostenible.

De hecho, sin importantes mejoras simultáneas en la productividad del agua de riego, podría causar un aumento en los precios de los alimentos y una expansión adicional de las tierras de cultivo. Nuestro modelo muestra que tal hecho conduciría a la desnutrición adicional de otras  800 mil personas, así como a emitir  0.87 gigatoneladas adicionales de carbono a las ya generadas. “.

In water-focused economic models, ignoring geophysical variations within an economy can give misleading projections of local water demand and supply.

To overcome this, the researchers used a gridded global model of crops, land use, and carbon emissions, known as SIMPLE-G. They combined this with the global Water Balance Model to investigate the implications of pursuing sustainable irrigation in terms of food security and land use change.

Dr Liu said: “Our results suggest that, to achieve United Nations’ Sustainable Development Goals (SDGs), what is needed are policies that simultaneously address the socio-economic and ecological elements of the problem.

En los modelos económicos centrados en el agua, que ignoran las variaciones geofísicas dentro de una economía puede ofrecer proyecciones engañosas de la demanda y el suministro de agua local. Con vistas a superar este grave problema los investigadores utilizaron un modelo global (conocido como SIMPLE-G. ) por cuadrículas de cultivos, uso de la tierra y emisiones de carbono, Combinaron estos últimos con el Modelo mundial de balance hídrico investigaron las implicaciones de buscar un riego sostenible en términos de seguridad alimentaria y cambios en el uso del suelo. El Dr. Liu comentó: “Nuestros resultados sugieren que, para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, lo que se necesita son políticas que aborden simultáneamente los elementos socioeconómicos y ecológicos del problema.

“It’s also crucial to distinguish between sustainable irrigation and the overall conservation of the irrigated land. To ensure food security, irrigation should be encouraged wherever and whenever it is environmentally sustainable, so the key is to improve the spatial and temporal allocation of water used for irrigation.”

También es crucial distinguir entre el riego sostenible y la conservación general de la tierra irrigada. Para garantizar la seguridad alimentaria, se debe alentar el riego donde y cuando sea ambientalmente sostenible, por lo que la clave estriba en mejorar la asignación espacial y temporal del agua utilizada para irrigación.

 WaterCloud, Teledetección e IA para racionalizar el uso del agua en regiones áridas

Detalles; EOS; c02 Octubre 2017

teledetección Cloud empresas software

NOSoloSIG de José Ignacio Sñánchez

Watercloud es un servicio de software basado en la nube que automatiza la clasificación de la cobertura de la Tierra haciendo uso de la Inteligencia Artificial (IA) para crear un modelo de consumo de agua objetivo, lo que permite por ejemplo calcular las tarifas de agua escalonadas.

En los últimos años, muchas zonas del mundo sufren periodos de sequía de intensidad variable, que afecta no solo a la agricultura (y a los ingresos de las personas que viven del campo) sino también a la vida en las ciudades, afectando al abastecimiento de agua. En situaciones extremas y en algunas zonas del planeta puede causar la emigración de personas e incluso causar hambrunas y muertes.

Sin llegar a esos extremos, el ahorro de agua es un tema delicado que origina múltiples problemas en ciudades y zonas densamente pobladas.

Cuando los modelos de predicción climática indican una tendencia al incremento de estos fenómenos, se hace evidente la necesidad de buscar soluciones. Aunque los impactos de las sequías dependen de la capacidad de las comunidades para enfrentar el fenómeno, en función de las condiciones socioeconómicas, productivas y de calidad de los recursos de las poblaciones, la primera solución que se suele plantear de manera inmediata es el hacer un uso racional del agua.

Identificando las necesidades de agua en una región

Actualmente se puede calcular las necesidades de agua en las distintas regiones utilizando datos obtenidos por teledetección, predicciones meteorológicas y datos históricos de consumo, que permiten estimar y planificar el uso de los recursos hídricos.

En este proceso, el factor humano no solo afecta a la precisión de los datos, sino que también origina desconfianza entre la población y los posteriores procesos legales. Por ejemplo, el ojo humano no siempre reconoce dónde están las piscinas, la vegetación y los caminos usando fotografías del territorio. Asimismo, los inspectores de gestión hídrica no pueden obtener dicha información sin violar los derechos de propiedad privada (sin invadir propiedades privadas para efectuar las mediciones). Esta estrategia es sumamente inexacta y es injusta con los consumidores con un flujo elevado debido a la evaporación de agua en grandes áreas de cultivo.

La compañía con sede en California EOS (EEUU.) ha desarrollado la tecnología más reciente. El servicio WaterCloud, en colaboración con Google Maps y los distritos hídricos de California (EEUU), utiliza imágenes de alta resolución para clasificar automáticamente el terreno y separar la información de las áreas de follaje de plantas y piscinas de tejados, caminos y edificios, y la comprara con los datos de evaporación o uso de agua para un determinado tipo de planta. A continuación, el flujo estimado se compara con los contadores, lo que permite identificar a los consumidores que despilfarran agua y marcar sus zonas en el mapa del distrito, por ejemplo, en rojo.

Tal variedad de información gráfica y estadística se puede procesar para calcular y analizar la superficie total de cada tipo de superficie a escala de todo el distrito. El consumo de agua se calcula utilizando la metodología aprobada por el Departamento de Recursos Hídricos de California. El consumo de agua diario para uso interior per cápita es de 0,25 metros cúbicos. Para efectuar los cálculos, WaterCloud utiliza los datos s iniciales del distrito hídrico: APN (Assessor’s parcel number) o ID único de parcela; dirección postal, (calle, ciudad/estado, código ZIP), número de residentes registrados; datos del contador en galones; el tamaño del terreno en pies cuadrados, etc.

Para evaluar el uso exterior, el mapa de datos importados se realiza mediante APN; el consumo total de agua en el edificio, etc.

La compañía EOS puede resolver, usando la tecnología WaterCloud, numerosos problemas relacionados con el desbordamiento de agua en los distritos hídricos de California (Santa Rosa, Marine Water e East Bay). Al evaluar comparativamente la precisión de la clasificación automática de edificios, vegetación y objetos hídricos utilizando imágenes aéreas multiespectrales y redes neuronales, el valor medio de la precisión de las pruebas es del 92,47%.

Etiquetas: , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*