Cambio Climático ¿“Soluciones Milagrosas o “Pensamiento Inverso”?

alimentacion-y-cambio-climatico

Fuente: Google imágenes

 Ya os hemos comentado que, en nuestra opinión, la mayor parte de los políticos, gestores y científicos se equivocan de plano al interpretar un síntoma (cambio climático), como si se tratase de la enfermedad (un modelo de sociedad insustentable), para a la postre intentar remediarlo, proponiendo parches, pero siempre eludiendo enfrentarse al corazón/origen del problema.  Y hoy os ofrecemos otra vuelta de tuerca más, en las que se nos proponen una batería de soluciones ¡hasta el año 2050! ¿Y después qué? Sin embargo, al analizar las estrategias que nos salvarían de la catástrofe mil veces anunciada y otras tantas ignoradas, se puede llegar fácilmente a la conclusión de que no pueden ser implementadas mientras el paciente siga enfermo y el origen de su problema de salud en el limbo de la mente de los que gobiernan nuestros destinos. Y todos ellos tienen la solución delante de sus narices. Intentando ser más claro y preciso, al pretender implementar sus recetas mágicas contra el cambio climático, los autores topan con el genuino problema y exigen sin pensarlo detenidamente,  medidas que, hoy por hoy, devienen en imposibilidades metafísicas, imposibles de ser adoptadas, dado el modelo socioeconómico que sufrimos, y una gobernanza mundial, egoista, incompetente, caótica, y sobre todo opuesta a la toma de las decisiones de los propios proponentes. “O cambiamos de modelo socioeconómico, o cualquier paquetes de medidas adoptar estará encaminada al fracaso. Permitirme que os exponga tan solo un mero ejemplo, tan trivial como ilustrativo.

 Los médicos salubristas y lo nutricionistas, se lamentan de que los hábitos alimentarios de la población infantil son totalmente insalubres. Sin embargo, en los  medios de comunicación, se publicitan todo tipo de mensajes que impelen a que nuestros pequeños consuman venenos, sí, esos que hacen enfermar, como lo es el consumo de golosinas a las que en España llamamos chuches, ricas en todo tipo de sustancias que no les conviene ingerir. Dado que son venenos: ¿Cómo se admite la publicidad que estimula su consumo? Nuestras criaturas se encuentran muy expuestas, por su tierna edad, a este tipo de marketing, entre otras muchos que tampoco les conviene visionar. ¿No sería más lógico prohibir tal propaganda mórbida e incluso adoptar medidas de disuasión para padres e hijos?. Antaño, esas golosinas, solían estribar en pipas, almendras, avellanas y otros frutos que no dañaban la salud, sino que incluso la beneficiaban. Las soluciones son fáciles de pensar, pero difíciles de adoptar en una economía de libre mercado en la que todo vale.  Y si nos referimos a los adultos, se intentan lógicamente adoptar decisiones con vistas a que esa señora o señor mayor abandone el consumo de tabaco y otros hábitos que atentan contra su salud. Empero si se compara el esfuerzo realizado ante el tabaquismo y las drogas con el llevado a cabo frente al consumo de alcohol, uno obtiene una visión más clara y precisa del paisaje que tenemos ante nosotros. El alcoholismo, y en general el consumo de alcohol, genera tantos problemas o más que el de tabaco, ya que el hábito de ingerirlo se encuentra muy expandido. Empero muchos países poderosos somos productores de esos caldos, por lo que a diversas “industrias nacionales” no le interesa, como a la española, francesa, chilena, italiana, etc.

 Los autores del estudio que os mostramos hoy, en dos notas de prensa distintas, defienden una “pócima mágica” contra el cambio climático y “el desastre que parece avecinarse”. Adelantémoslas de forma concisa, siguiendo su orden e intentando ser siendo fieles a su contenido, aunque no literalmente:

 + El cambio climático no podrá ser mitigado en su totalidad sin drásticos cambios en la dieta, hacia otras basadas en el consumo prioritario de vegetales, aunque ello no signifique excluir totalmente las proteínas animales. Es decir debemos adoptar dietas más “flexitarias” que reducirían la emisión de gases de invernadero en un 50%, mitigando de paso otros impactos ambientales, como la aplicación de fertilizantes y el uso de tierras de cultivo.

 + Además, resulta inexcusable mejorar las prácticas y tecnologías del manejo de las tierras agrícolas, explotación de agua dulce y el uso de fertilizantes.

 + Finalmente, es necesario reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de comida,con vistas mantener el sistema alimentario dentro de unos límites ambientales sostenibles.

 Y así usando un modelito numérico (mal asunto) alegan que sería posible mantener el crecimiento previsto de la población, que en 2050, alcanzaría los 10.000 millones de habitantes.  Sin embargo a lo largo del texto, como podéis observar se espetan frases, más o menos, como las que expongo a continuación.

 Sin una acción concertada, y una rápida coordinación global, en contra de una alimentación como la actual basada en el aumento de dietas ricas en grasas, azúcares y carne.

 “Hacer frente a la pérdida y el desperdicio de alimentos requerirá medidas en toda la cadena alimentaria, desde el almacenamiento y el transporte, el envasado y el etiquetado de los alimentos hasta los cambios en la legislación y el comportamiento empresarial que fomenten la el reciclado de residuos (“cero residuos” (…)) la reforma de la industria y una mayor eficiencia como formas de abordar el problema.

 “Cuando se trata de dietas, las políticas y los enfoques comerciales integrales son esenciales para hacer que nos encaminemos hacia dietas saludables por parte de toda la población. Los aspectos importantes incluyen programas escolares y laborales, incentivos económicos y etiquetado, etc.

 Y es aquí, en donde nos topamos con el meollo del problema. Las medidas que proponen los autores son correctas aunque cabría que matizar acerca d varias de ellas. Por ejemplo, en muchos espacios geográficos con recursos hídricos limitados la ganadería resulta ser más rentable y posiblemente eficiente que la producción agraria requerida, según la propia FAO.  Como veréis abajo, existe otro tipo de ganado a los rumiantes, como las gallinas, que no generan tal cantidad de gases de invernadero. Pero no desviamos del tema del post. Una agricultura no contaminante, como alternativa a los efectos devastadores de la agricultura industrial, requerirá efectivamente gastar ingentes sumas en investigación, etc., etc., y tiempo…..

 No obstante que todos los países del mundo actúen coordinada y raídamente en la adopción de tales medidas significa de facto, un organismo de coordinación global efectivo y sin fisuras que obligue a muchos tipos de industria de lo más dispar a que abandonen sus modelos de negocios. En un mundo bajo el imperio del sistema financiero ultra-neoliberal, basado en una competitividad enfermiza, tal posibilidad se me antoja más remota, al menos hoy por hoy. Sería de obligada implementación legislaciones que fomenten otro tipo de valores, así como una estricta gobernanza que subyugue a los poderes de los Estados,industriales, y económicos, entre otros. Y ese es el punto central de la discusión. Ya habeís visto el resultado del COP25 Chile-Madrid. ¿Necesitáis más pruebas?.

 Ninguna de las medidas que proponen estos autores resulta ser nueva. Se ha escrito mucho sobre cada una de ellas, empero implementarlas a la vez y rápidamente significa enfrentarse a los poderes que actualmente gobiernan el mundo. Este es justamente el problema. Si desde el principio se hubiera utilizado  un encadenamiento  o pensamiento inverso al actualmente imperante, otro gallo nos cantaría, al atajar el problema desde su raíz. Y por cierto, después de 2050 y cuando se superen los 10.000 millones de habitantes… ¿No nos toparíamos con el mismo problema y una menor capacidad de maniobra?.  Nuestros sesudos expertos y sus “modelitos y algoritmos” han logrado alcanzar similares conclusiones que otros muchos antes que ellos, tropezando en la misma piedra.

 Juan José Ibáñez

Continúa……..

Pensamiento inverso: La guerra del 6

Escrito por: Jaime Arbeláez Botero / Consultor Departamento Fomento; Empresarial Comfandi

En el proceso de crear e innovar las personas utilizan diferentes métodos para llegar a esa idea que puede generar cambio. Uno de esos métodos es el Pensamiento Inverso, el cual desafía las técnicas del pensamiento convencional y rompe los esquemas para procesar respuestas y soluciones.

Este método es utilizado para encontrar soluciones diferentes y aunque no son del todo lógicas pueden ser efectivas en la búsqueda de resolver una dificultad.

El Pensamiento Inverso nace desde la corriente del Pensamiento Creativo, y los diferentes expertos la describen como “la habilidad para concebir ideas ingeniosas orientadas a enfrentar y resolver problemas, generando creencias potenciadoras que desaten la ejecución de acciones cristalizadoras”.

Por lo anterior podemos definir que este método involucra tres elementos fundamentales:……

 

Feeding 10 billion people by 2050 within planetary limits may be achievable
by Staff Writers
Stockholm, Sweden (SPX) Oct 15, 2018

A global shift towards healthy and more plant-based diets, halving food loss and waste, and improving farming practices and technologies are required to feed 10 billion people sustainably by 2050, a new study finds. Adopting these options reduces the risk of crossing global environmental limits related to climate change, the use of agricultural land, the extraction of freshwater resources, and the pollution of ecosystems through over application of fertilizers, according to the researchers.

The study, published in the journal Nature, is the first to quantify how food production and consumption affects the planetary boundaries that describe a safe operating space for humanity beyond which Earth’s vital systems could become unstable.

“No single solution is enough to avoid crossing planetary boundaries. But when the solutions are implemented together, our research indicates that it may be possible to feed the growing population sustainably,” says Dr Marco Springmann of the Oxford Martin Programme on the Future of Food and the Nuffield Department of Population Health at the University of Oxford, who led the study.

Un nuevo estudio halla que se requiere un cambio global hacia dietas saludables y más basadas en plantas, reduciendo a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos, y mejorando las prácticas y tecnologías agrícolas para alimentar a 10 000 millones de personas de manera sostenible. La adopción de estas opciones reduce el riesgo de cruzar los límites ambientales globales relacionados con el cambio climático, el uso de tierras agrícolas, la extracción de recursos de agua dulce y la contaminación de los ecosistemas a través de la aplicación excesiva de fertilizantes, según los investigadores.

El estudio, publicado en la revista Nature, es el primero en cuantificar cómo la producción y el consumo de alimentos afectan los límites planetarios que describen un espacio operativo seguro para la humanidad más allá del cual los sistemas vitales de la Tierra podrían volverse inestables.

Ninguna solución individual es suficiente para evitar cruzar los límites planetarios. Pero cuando las soluciones se implementan juntas, nuestra investigación indica que puede ser posible alimentar a la creciente población de manera sostenible“, dice el Dr. Marco Springmann, del Programa Oxford Martin sobre el futuro de los alimentos. y el Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford, quien dirigió el estudio.

“Without concerted action, we found that the environmental impacts of the food system could increase by 50-90% by 2050 as a result of population growth and the rise of diets high in fats, sugars and meat. In that case, all planetary boundaries related to food production would be surpassed, some of them by more than twofold.”

The study, funded by EAT as part of the EAT-Lancet Commission for Food, Planet and Health and by Wellcome’s “Our Planet, Our Health” partnership on Livestock Environment and People, combined detailed environmental accounts with a model of the global food system that tracks the production and consumption of food across the world. With this model, the researchers analysed several options that could keep the food system within environmental limits. They found:

Sin una acción concertada, encontramos que los impactos ambientales del sistema alimentario podrían aumentar en un 50-90% para 2050 como resultado del crecimiento de la población y el aumento de dietas ricas en grasas, azúcares y carne. En ese caso, todos los límites planetarios relacionados con la producción de alimentos serían superados, algunos de ellos por más del doble”.

El estudio, financiado por EAT como parte de la Comisión EAT-Lancet para la Alimentación, el Planeta y la Salud y por la asociación de Wellcome “Nuestro Planeta, Nuestra Salud” sobre el Medio Ambiente y las Personas, combinó cuentas ambientales detalladas con un modelo del sistema alimentario global que Rastrea la producción y el consumo de alimentos en todo el mundo. Con este modelo, los investigadores analizaron varias opciones que podrían mantener el sistema alimentario dentro de los límites ambientales. Los autores llegaron  a las siguientes conclusiones:

+ Climate change cannot be sufficiently mitigated without dietary changes towards more plant-based diets. Adopting more plant-based “flexitarian” diets globally could reduce greenhouse gas emissions by more than half, and also reduce other environmental impacts, such as fertilizer application and the use of cropland and freshwater, by a tenth to a quarter.

+ In addition to dietary changes, improving management practices and technologies in agriculture is required to limit pressures on agricultural land, freshwater extraction, and fertilizer use. Increasing agricultural yields from existing cropland, balancing application and recycling of fertilizers, and improving water management, could, along with other measures, reduce those impacts by around half.

+ Finally, halving food loss and waste is needed for keeping the food system within environmental limits. Halving food loss and waste could, if globally achieved, reduce environmental impacts by up to a sixth (16%).

+ El cambio climático no puede ser mitigado lo suficiente sin cambios en la dieta hacia más dietas basadas en el consumo de vegetales. Adoptar más dietas “flexitarias” basadas en plantas a nivel mundial podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en más de la mitad, y también reducir otros impactos ambientales, como la aplicación de fertilizantes y el uso de tierras de cultivo y agua dulce, de una décima parte a un cuarto.

+ Además de los cambios en la dieta, se requiere mejorar las prácticas y tecnologías de manejo en la agricultura con vistas a limitar las presiones sobre las tierras agrícolas, la extracción de agua dulce y el uso de fertilizantes. El aumento de los rendimientos agrícolas de las tierras de cultivo existentes, el equilibrio entre la aplicación y el reciclaje de fertilizantes y la mejora de la gestión del agua podrían, junto con otras medidas, reducir esos impactos en aproximadamente la mitad.

+ Finalmente, es necesario reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos para mantener el sistema alimentario dentro de los límites ambientales. Reducir a la mitad la pérdida y el desperdicio de alimentos podría, si se logra globalmente, reducir los impactos ambientales hasta en una sexta parte (16%).

“Many of the solutions we analysed are being implemented in some parts of the world, but it will need strong global co-ordination and rapid upscale to make their effects felt,” says Springmann.

“Improving farming technologies and management practices will require increasing investment in research and public infrastructure, the right incentive schemes for farmers, including support mechanisms to adopt best available practices, and better regulation, for example of fertilizer use and water quality,” says Line Gordon, executive director of the Stockholm Resilience Centre and an author on the report.

Fabrice de Clerck, director of science at EAT says, “Tackling food loss and waste will require measures across the entire food chain, from storage, and transport, over food packaging and labelling to changes in legislation and business behaviour that promote zero-waste supply chains.”

“When it comes to diets, comprehensive policy and business approaches are essential to make dietary changes towards healthy and more plant-based diets possible and attractive for a large number of people. Important aspects include school and workplace programmes, economic incentives and labelling, and aligning national dietary guidelines with the current scientific evidence on healthy eating and the environmental impacts of our diet,” adds Springmann.

“Muchas de las soluciones que analizamos se están implementando en algunas partes del mundo, pero necesitarán una coordinación global sólida y un rápido crecimiento para hacer sentir sus efectos“, dice Springmann.

“Mejorar las tecnologías agrícolas y las prácticas de gestión requerirán una mayor inversión en investigación e infraestructuras públicas, los esquemas de incentivos adecuados para los agricultores, incluidos los mecanismos de apoyo para adoptar las mejores prácticas disponibles, y una mejor regulación, por ejemplo, del uso de fertilizantes, así como de la calidad del agua“, dice Line Gordon. , director ejecutivo del Centro de Resiliencia de Estocolmo y autor del informe.

Fabrice de Clerck, director de ciencia de EAT dice: “Hacer frente a la pérdida y el desperdicio de alimentos requerirá medidas en toda la cadena alimentaria, desde el almacenamiento y el transporte, el envasado y el etiquetado de los alimentos hasta los cambios en la legislación y el comportamiento empresarial que promueven el suministro de cero residuos cadenas.

“Cuando se trata de dietas, las políticas y los enfoques comerciales integrales son esenciales para hacer que los cambios en la dieta hacia dietas saludables y más basadas en plantas sean posibles y atractivas para una gran cantidad de personas. Los aspectos importantes incluyen programas escolares y laborales, incentivos económicos y etiquetado, y “alineando las directrices dietéticas nacionales con la evidencia científica actual sobre alimentación saludable y los impactos ambientales de nuestra dieta“, agrega Springmann.

Research Report: “Options for keeping the food system within environmental limits”

World must slash meat consumption to save climate: study
By Patrick GALEY
Paris (AFP) Oct 10, 2018

The world must drastically reduce its meat consumption in order to avoid devastating climate change, scientists said Wednesday in the most thorough study so far on how what we eat affects the environment.

As humanity grapples with tough choices to offset a rapidly heating planet, the research suggests that the Western world would need to slash its meat intake by 90 percent to avoid crippling Earth’s ability to sustain an anticipated 10 billion people by 2050.

Food production — which produces damaging greenhouse gases from livestock, ruins enormous swathes of forests and uses unsustainable amounts of water — is a major contributor to climate change.

A study published Wednesday in the journal Nature offers the most comprehensive look yet at just how bad intensive agriculture is for the planet.

Without a huge drawdown in the amount of meat consumed, its authors said, the food industry’s already vast impact on the environment could increase by as much as 90 percent by mid-century.

That coupled with a sharp projected rise in global population would devastate mankind’s ability to effectively feed itself — and dash any realistic hope of curbing runaway global warming.

El mundo debe reducir drásticamente su consumo de carne para evitar un cambio climático devastador, dijeron los científicos el miércoles en el estudio más exhaustivo hasta el momento sobre cómo lo que comemos afecta el medio ambiente.

A medida que la humanidad se enfrenta a decisiones difíciles para compensar un planeta que se calienta rápidamente, la investigación sugiere que el mundo occidental tendría que reducir su consumo de carne en un 90 por ciento para evitar la incapacidad de la Tierra para sostener los 10 mil millones de personas que se esperan para 2050.

La producción de alimentos, que produce gases de efecto invernadero dañinos del ganado, arruina enormes extensiones de bosques y utiliza cantidades insostenibles de agua, es un importante contribuyente al cambio climático.

Un estudio publicado el miércoles en la revista Nature ofrece la mirada más completa hasta el momento sobre cuán mala es la agricultura intensiva para el planeta.

Sin una drástica reducción en la cantidad de carne consumida, según sus autores, el enorme impacto ambiental de la industria alimentaria podría aumentar hasta en un 90 por ciento para mediados de siglo.

Si a ello le sumamos proyecciones que nos indican fuerte aumento proyectado en la población mundial, devastaría la capacidad de la humanidad para alimentarse de manera efectiva, y frustraría cualquier esperanza realista de frenar el calentamiento global descontrolado.

The scientists called for a “global shift” towards more plant-based diets, slashing food waste and improving farming practices with the aid of technology to cope with the burden.

“No single solution is enough to avoid crossing planetary boundaries,” said Marco Springmann of the Oxford Martin Programme on the Future of Food and the Nuffield Department of Population Health at the University of Oxford, who led the study.

“But when the solutions are implemented together, our research indicates that it may be possible to feed the growing population sustainably.”

The stark message comes just days after the publication of a landmark UN report in which some of the world’s most eminent climate scientists warned that governments must fundamentally change course in order to keep global warming under 1.5C by the end of the century.

Experts argue that cutting meat consumption is one obvious way that citizens can do their bit for the climate, even as world leaders are locked in discussions over what precisely should be done to rein in the effects of a warming planet.

Los científicos pidieron un “cambio global” hacia más dietas basadas en plantas, reduciendo el desperdicio de alimentos y mejorando las prácticas agrícolas con la ayuda de la tecnología para hacer frente a tales retos.

Ninguna solución única es suficiente para evitar cruzar los límites planetarios“, dijo Marco Springmann, del Programa Oxford Martin sobre el Futuro de los Alimentos y el Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford, quien dirigió el estudio.

Pero cuando las soluciones se implementan juntas, nuestra investigación indica que podría ser posible alimentar a la creciente población de forma sostenible“.

El severo mensaje llega solo días después de la publicación de un informe histórico de la ONU en el que algunos de los más destacados científicos del clima advirtieron que los gobiernos deben cambiar fundamentalmente el rumbo para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 ° C para finales de siglo.

Los expertos sostienen que reducir el consumo de carne es una forma obvia de que los ciudadanos puedan hacer su gran esfuerzo por el clima, incluso cuando los líderes mundiales están atrapados en las discusiones sobre lo que debe hacerse para frenar los efectos de un planeta que se calienta.

- Ditch the steak -

Livestock farming poses a triple threat to Earth’s atmosphere, as animals produce huge amounts of the greenhouse gas methane, coupled with the loss of carbon-absorbing forests that are felled to accommodate their grazing areas.

In addition, immense amounts of water are needed to sustain the livestock — 500 grammes (a pound) of beef is estimated to require close to 7,000 litres of water.

Wednesday’s report said halving the amount of food that is wasted or lost to poor management alone could reduce the environment fallout by 16 percent.

It pointed to better education, industry reform and improved efficiency as ways towards tackling the problem.

“When it comes to diets, comprehensive policy and business approaches are essential to make dietary changes towards healthy and more plant-based diets possible and attractive for a large number of people,” Springmann said.

- tirar el filete -

La ganadería representa una triple amenaza para la atmósfera de la Tierra, ya que los animales producen enormes cantidades de metano un gas con potente efecto de invernadero, junto con la pérdida de bosques que absorben carbono que se talan para acomodar sus áreas de pastoreo.

Además, se necesitan inmensas cantidades de agua para sostener el ganado: se estima que 500 gramos (una libra) de carne de vacuno requieren cerca de 7,000 litros de agua.

El informe del miércoles dijo que reducir a la mitad la cantidad de alimentos que se desperdician o pierden debido a una mala gestión por sí sola podría reducir las consecuencias ambientales en un 16 por ciento.

También enfatizaron que una mejor educación, la reforma de la industria y una mayor eficiencia como formas de abordar el problema.

Cuando se trata de dietas, las políticas integrales y los enfoques comerciales son esenciales para realizar cambios en la dieta hacia dietas saludables y más basadas en plantas, posibles y atractivas para una gran cantidad de personas”, dijo Springmann.

Diversity is key to sustainability for local chicken farming in Africa
by Staff Writers
Liverpool UK (SPX) Oct 18, 2018

Adopting a more local and flexible approach to sustainable development could be key to boosting the productivity of small-scale chicken farms in Africa, a new study reports.

Research led by the University of Liverpool, in collaboration with UK and African partners, reveals village chicken populations in Ethiopia to be genetically diverse and highly adapted to their local physical, cultural and social environments.

Published in Nature Sustainability, the study suggests that in order to be successful, development interventions, including breeding programmes, need to consider this diversity and be locally tailored and designed to allow for flexible implementation, depending on local needs.

Professor Paul Wigley from the University’s Institute of Infection and Global Health said: “That chickens are so locally adapted, despite often appearing similar, does present challenges to increasing productivity.

La diversidad es clave para la sostenibilidad del cultivo local de pollos en África

por los escritores del personal; Liverpool Reino Unido (SPX) 18 de octubre de 2018

Según un estudio reciente, adoptar un enfoque más local y flexible para el desarrollo sostenible podría ser clave para aumentar la productividad de las granjas de pollos a pequeña escala en África.

La investigación dirigida por la Universidad de Liverpool, en colaboración con socios del Reino Unido y África, revela que las poblaciones de pollos de las aldeas de Etiopía son genéticamente diversas y están altamente adaptadas a sus entornos físicos, culturales y sociales locales.

Publicado en Nature Sustainability, el estudio sugiere que para tener éxito, las intervenciones de desarrollo, incluidos los programas de mejoramiento, deben tener en cuenta esta diversidad y estar adaptadas localmente y diseñadas para permitir una implementación flexible, según las necesidades locales.

El profesor Paul Wigley, del Instituto de Infecciones y Salud Global de la Universidad, dijo: “Que los pollos estén tan adaptados localmente, a pesar de que a menudo parecen ser similares, presenta desafíos para aumentar la productividad.

“There is not a ‘one size fits all’ chicken for Ethiopia or any village system. It could be argued that improvements in management, the use of vaccination and improvements to disease control such as simple biosecurity measures are as important as the genetic potential of the bird. Such measures need improvements in access to information and training.”

Chicken production is an important agricultural activity in Africa and can play an important role in reduction of poverty, and improved nutrition and gender empowerment. Whilst many people are able to raise village chickens and they require few inputs, productivity is low and constrained by, among other things, disease, predation and scarcity of feed.

There is much interest in trying to breed a chicken resilient to its environment, whilst providing the basis of an economically sustainable enterprise. Globally, however, a wide variety of interventions have so far proved unable to deliver sustainable improvements.

To better understand the barriers to sustainable development, the researchers investigated disease challenges, the genetics of the local chickens and, crucially, the nature of the production system and the socioeconomic reasons why chickens are kept.

The study was conducted in two districts of Ethiopia; Horro, around 300 km northwest of Addis Ababa and Jarso, around 400 km east of Addis Ababa. The genetics of the village chickens showed high levels of adaptation to their local ecosystems, resistance to disease and to the management and cultural variations of their environment. On top of adaptation, the data suggest that there have been multiple introductions of chickens in Ethiopia that may relate to trade routes, religion and culture.

Professor Rob Christley, who led the project, said: “The importance of culture and location should not be underestimated. Conventionally, the transfer of technology has often taken a top-down approach – from researchers to farmers – ignoring the considerable knowledge of the farmers. This often leads to interventions that are inappropriate to the social, physical and economic settings in which farmers operate, leading to unsustainable interventions.”

“No existe un pollo de talla única para Etiopía ni para ningún sistema de aldea. Se podría argumentar que las mejoras en el manejo, el uso de la vacunación y las mejoras en el control de enfermedades como las medidas simples de bioseguridad son tan importantes como el potencial genético de El pájaro. Tales medidas necesitan mejoras en el acceso a la información y la formación “.

La producción de pollos es una actividad agrícola importante en África y puede desempeñar un papel importante en la reducción de la pobreza y en la mejora de la nutrición y el empoderamiento de género. Si bien muchas personas pueden criar pollos de las aldeas y requieren pocos insumos, la productividad es baja y está limitada, entre otras cosas, por la enfermedad, la depredación y la escasez de alimentos.

Hay mucho interés en tratar de criar un pollo resistente a su entorno, mientras que proporciona la base de una empresa económicamente sostenible. Sin embargo, a nivel mundial, una amplia variedad de intervenciones han demostrado ser incapaces de ofrecer mejoras sostenibles.

Para comprender mejor las barreras al desarrollo sostenible, los investigadores investigaron los desafíos de las enfermedades, la genética de los pollos locales y, de manera crucial, la naturaleza del sistema de producción y las razones socioeconómicas por las cuales se mantienen los pollos.

El estudio se realizó en dos distritos de Etiopía; Horro, a unos 300 km al noroeste de Addis Abeba y Jarso, a unos 400 km al este de Addis Abeba. La genética de los pollos de la aldea mostró altos niveles de adaptación a sus ecosistemas locales, resistencia a las enfermedades y al manejo y variaciones culturales de su entorno. Además de la adaptación, los datos sugieren que ha habido múltiples introducciones de pollos en Etiopía que pueden estar relacionadas con las rutas comerciales, la religión y la cultura.

El profesor Rob Christley, quien dirigió el proyecto, dijo: “No se debe subestimar la importancia de la cultura y la ubicación. Convencionalmente, la transferencia de tecnología a menudo ha tenido un enfoque de arriba hacia abajo, desde los investigadores hasta los agricultores, ignorando el considerable conocimiento de los agricultores. “Esto a menudo conduce a intervenciones que son inadecuadas para los entornos sociales, físicos y económicos en los que operan los agricultores, lo que lleva a intervenciones no sostenibles”.

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..