Una agricultura marina para el futuro ante el cambio climático

acuicultura-soberania-alimentaria-y-cambio-climatico 

Fuente: Colaje google Imágenes

 

¿Una agricultura marina para el futuro ante el cambio climático?. ¡Quizás!. ¿Pero sustentable?. Ese ya es otro problema mucho más complejo y difícil de alcanzar. Pues bien, parece que cualquier estrategia es posible si tan solo se piensa en términos de clima, aunque la realidad deviene recalcitrantemente tozuda.  Los obnubilados del cambio climático, soslayan en demasía que este no es más que un mero ejemplo de todos los procesos de degradación ambiental que nos encontramos causando a la biosfera, geosfera y edafosfera. ¡No pueden desligarse!, so pena de proponer sandeces como ya analizamos, por ejemplo, en este post: Cambio Climático, Degradación Ambiental, Demografía y Envejecimiento. Y este es el caso, una vez más, de la noticia que os mostramos hoy y que lleva un título (en suajili) que podría traducirse como Acuicultura marina para proteger la seguridad alimentaria”. Sin embargo, los autores soslayan descaradamente los problemas que está última ¡ya! se encuentra generando. Un derroche de cara dura o de ignorancia. Si realmente son expertos, me temo que mienten como bellacos, si son profanos, deberían dedicarse a jugar a la pelota.  Son tantas y tantas las evidencias que ponen en tela de juicio esta solución que no me atrevo ni a comenzar a enumerarlas. Y últimamente puedo parecer un tanto quisquilloso con la FAO, mal que  me pese, aunque en el fondo no sea exactamente cierto. Eso sí, seguramente, este Organismo no sea responsable de el dislate que exponemos hoy, sino que en ella se apoyan los ignorantes, que espetan tanta tontería, escogiendo ciertas frases y sacándolas del contexto original. Así son los advenedizos del cambio climático y los profetas que pretenden hacernos creer que tienen soluciones sencillas/milagrosas para el futuro de la humanidad.  

 En consecuencia, hoy voy a ser breve en la entradilla. Ya os he traducido abajo el material con vistas a mostraros la cara dura que tienen algunos colegas. La primera da cuenta de esa enorme expectativa, que no supera ni tan siquiera una primera lectura, si se atesoran unos mínimos conocimientos sobre el tema. Ya sabéis que no soy un experto en estos menesteres, pero a las pruebas me remitiré. Las dos siguientes refutan totalmente la tramposa “buena nueva”. La acuicultura intensiva, suele ser amenudo tan depredadora y degradante como la agricultura de la misma catadura. Podríamos pensar que los defensores de la acuicultura, tendenciosamente, trasladan nuestros problemas de Tierra firme al “mar océano”. Sin embargo, parecen soslayar que ya lo venimos haciendo desde hace décadas. Nuestros océanos ya se encuentran degradados, contaminados y transformándose en una sopa de plástico.  En consecuencia, o se nos ofrecen alternativas realmente originales para alcanzar una acuicultura genuinmente sustentable o todo lo que prometen los autores no deja de ser más que basura científica. Por favor leer a los venden sandces casi a diario, que más que una solución, pretenden que nos vayamos envenenando con cianuro químicamente puro.

Sin más comentarios os dejo con las noticias y que no se os indigesten y siente tan mal como el pescado contaminadoen estas fechas naviderñas.  

 Juan José Ibáñez

Continúa………

 Leer también:

 La mortalidad de ostras ya comienza a ser diezmada por el cambio climático

 La acuicultura puede generar grandes riegos para la preservación de los recursos oceánicos.

 Marine aquaculture and the need to protect global food  security – ScienceDaily


by Staff Writers; Santa Barbara CA (SPX) Sep 13, 2018

Many of the world’s future farmers will likely be farming oceans, as aquaculture – the cultivation of fish and other aquatic species – continues its expansion as the fastest growing food sector. New research shows that in order for this next generation of farmers to thrive, there is an urgent need to prepare them for climate change.

Researchers from the National Center for Ecological Analysis and Synthesis (NCEAS) at UC Santa Barbara have published the first comprehensive analysis of how climate change could affect marine aquaculture production, specifically of finfish and bivalves (e.g., oysters), around the world. Published in the journal Nature Ecology and Evolution, their study, “Global change in marine aquaculture production potential under climate change,” reveals that climate change is not only a threat to global production in the future, but also is affecting producers today.

Muchos de los futuros agricultores del mundo probablemente cultivarán océanos, ya que la acuicultura, el cultivo de peces y otras especies acuáticas, continúa su expansión, siendo el sector alimentario de más rápido crecimiento. Una nueva investigación muestra que para que la próxima generación de agricultores prospere, existe una necesidad urgente de prepararlos para el cambio climático.

Investigadores del Centro Nacional para el Análisis y Síntesis Ecológicos (NCEAS) en UC Santa Barbara,  publicaron el primer análisis exhaustivo de cómo el cambio climático podría afectar la producción de acuicultura marina, específicamente de peces de aleta y bivalvos (por ejemplo, ostras), en todo el mundo. Publicado en la revista Nature Ecology and Evolution, su estudio, “Cambio global en el potencial de producción de la acuicultura marina bajo el cambio climático“, revela que el cambio climático no solo es una amenaza para la producción mundial en el futuro, sino que también afecta a los productores en la actualidad.

“Climate change is impacting marine aquatic farmers now, and it’s likely to get worse for most of the world if we don’t take mitigating measures,” said lead author Halley Froehlich, a postdoctoral researcher at NCEAS.

Their analysis reveals an important and previously missing piece of the puzzle in understanding how climate change will affect the future of global food security. It provides an essential first step toward helping ocean farmers and coastal countries prepare for the coming changes and to ensure sustainable seafood production worldwide.

According to the newest State of World Fisheries and Aquaculture report by the United Nations’ Food and Agriculture Organization (FAO), aquaculture’s contribution to global seafood production now surpasses that of wild-caught fisheries. The sector is gaining increasing attention globally as important for achieving not just food security but also Sustainable Development Goals.

“El cambio climático ya se encuentra afectando a esos “agricultores acuáticos marinos”, siendo muy probable que empeore en la mayor parte del mundo si no tomamos las adecuadas medidas de mitigación”, dijo el autor principal Halley Froehlich, investigador postdoctoral en NCEAS.

Su análisis revela una pieza importante  que aún falta en el rompecabezas a la hora de comprender cómo el cambio climático afectará el futuro de la seguridad alimentaria mundial. Proporciona un primer paso esencial destinado a asistir a los granjeros oceánicos y los países costeros a prepararse para los cambios que se avecinan y garantizar una producción sostenible de productos del mar en todo el mundo.

Según el informe más reciente del Estado mundial de la pesca y la acuicultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la contribución de la acuicultura a la producción mundial de productos del mar ya ha superado al de pesquerías capturadas en la naturaleza. En consecuencia, este sector se encuentra ganando cada vez más atención a nivel mundial, comenzando a considerarse importante con vistas a lograr no solo la seguridad alimentaria sino también los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

There’s a lot of push for ‘blue growth’ in aquaculture in both developing and developed regions, but less effort has gone into how to develop adaptive measures under climate change, mostly because we do not have a good sense of the level or location of impacts,” said Froehlich. “Our study begins to shed light on these unknowns.”

The authors found that coastal countries should expect their overall potential for aquaculture production to decline over time, as water temperatures rise and oceans undergo other shifts due to a changing climate.

What is more, the region that currently accounts for 90 percent of the world’s total production – Indo-Pacific countries such as China, Bangladesh and Indonesia – will likely feel the biggest impacts. Without intervention, by midcentury declines in finfish could be as high as 30 percent in some areas, and there is even the risk of a complete loss of suitable waters for bivalves.

“Nos encontramos ante un gran impulso para el ‘crecimiento azul’ en la acuicultura, tanto en las regiones en desarrollo como en las desarrolladas, si bien se ha producido mucho menos  esfuerzo para desarrollar medidas de adaptación ante el cambio climático, principalmente debido a que aún carecemos de  una idea clara del nivel o la ubicación de los impactos  del cambio climático”, dijo Froehlich. “Nuestro estudio comienza a arrojar luz sobre estas incógnitas“.

Los autores encontraron que los países costeros deberían esperar que su potencial general para la producción de acuicultura disminuya con el tiempo, ya que las temperaturas del agua aumentan y los océanos experimentan otros cambios como consecuencia del cambio climático.

Además, la región que actualmente representa el 90 por ciento de la producción total del mundo, países del Indo-Pacífico como China, Bangladesh e Indonesia, probablemente sentirán los mentados impactos en mayor medida. Sin no se adoptan las medidas oportunas antes de mediados del siglo, las disminución de las pesquerías  pueden alcanzar hasta el 30% en algunas áreas, e incluso existe el riesgo de una pérdida completa de las aguas adecuadas para los bivalvos.

Such declines would harm not only the global availability of farmed seafood but also the lives of Indo-Pacific people, who depend more heavily on seafood for sustenance and farming for livelihoods than the rest of the world.

“The issue is less about whether or not we will be able to grow enough fish in the ocean under a changing climate globally – we can – and instead about who wins and who loses, and by how much,” said co-author Ben Halpern, director of NCEAS and a professor at UCSB. “Climate change will likely have highly inequitable consequences among ocean farmers.”

There will be some “winning” patches of ocean, however, where aquaculture production could fare well or better under climate change. For example, rising water temperatures will make sub-polar waters, such as those near Norway, hospitable for finfish farming.

Estas disminuciones perjudicarían no solo la disponibilidad mundial de productos del mar cultivados, sino también a la vida de las personas que habitan la región  Indo-Pacífica, ya que dependen más del pescado para su  sustento que el resto del mundo.

“El problema es menos cuando analizamos  si podremos o no cultivar/criar suficiente pescado en el océano bajo un clima global cambiante, podemos, y en cambio, sobre quién gana y quién pierde, y por cuánto”, dijo el coautor Ben Halpern. , director de NCEAS y profesor de UCSB. “El cambio climático probablemente tendrá consecuencias altamente inequitativas entre los agricultores oceánicos“.

Sin embargo, habrá algunos parches oceánicos “ganadores” en los que la producción acuícola podría funcionar bien o mejor bajo el cambio climático. Por ejemplo, el aumento de la temperatura del agua hará que las aguas sub-polares, como las cercanas a Noruega, sean hospitalarias para el cultivo de peces.

Even so, the study indicates there are no absolute winners or losers among countries that are farming or could farm the ocean. Rather, production levels worldwide will be patchy due to variable ocean conditions, even within the same country.

The authors looked specifically at three shifting ocean conditions that are among the most important for supporting aquaculture production, as well as with sufficient scientific information available to analyze: warming sea surface temperatures, ocean acidification and changes in algae, a primary food source for oysters and other bivalves.

The patchiness in future production potential will matter when it comes to preparing ocean farmers for climate change or mitigating its impacts – and is part of what gives Froehlich hope.

Aun así, este estudio indica que no habrá ganadores ni perdedores en términos absolutos entre los países que cultivan o podrían cultivar el océano. Más bien, los niveles de producción en todo el mundo serán irregulares debido a las condiciones variables del océano, incluso dentro del mismo país.

Los autores analizaron específicamente tres condiciones oceánicas cambiantes que se encuentran entre las más importantes al objeto de fomentar la producción acuícola, así como suficiente información científica disponible para analizar: el aumento de las temperaturas de la superficie del mar, la acidificación de los océanos y los cambios en las comunidades de algas, una fuente primaria de alimento para las ostras y Otros bivalvos.

La irregularidad en el potencial de producción futura importará cuando se trate de preparar a los agricultores oceánicos para el cambio climático o en la mitigación de sus impactos, albergando pues algunas esperanza, según Froehlich.

One strategy to help ocean farmers adapt will be to move or place farms in more favorable ocean patches, a measure the FAO also highlighted in another recent report. According to Froehlich, good planning now could help marine aquaculture adapt to the changing conditions while enabling ocean planners to balance aquatic farming with the many other uses of oceans, such as wind energy and conservation.

“The industry is still in its growing phase, and that allows some flexibility,” said Froehlich.

This flexibility is particularly advantageous for countries with large Exclusive Economic Zones (EEZs), such as the United States or Australia, since having more ocean space to move farms could alleviate much of the threat. Already, Froehlich said, there are reports of salmon farmers in Australia relocating their pens because waters are getting too warm, and U.S. oyster farmers are moving their hatcheries away from the acidified waters of the Pacific Northwest.

Una estrategia de las esperanzas que pueden ayudar a los agricultores oceánicos a adaptarse a las nuevas condiciones,  sería mover o colocar las granjas en aquellos parches (fragmentos, hábitats) oceánicos más favorables, una medida que la FAO también destacó en otro informe reciente. Según Froehlich, una buena planificación, en estos momentos, que podría ayudar a la acuicultura marina a adaptarse a las condiciones cambiantes y permitir a los planificadores de los recursos oceánicos, estribaría en equilibrar la acuicultura acuática con la ofrecida por los servicios que ofrecen los otros diversos usos de los océanos, como la energía eólica y la conservación.

“La industria todavía está en su fase de crecimiento, y eso permite cierta flexibilidad”, dijo Froehlich.

Esta flexibilidad es particularmente ventajosa para los países con grandes Zonas Económicas Exclusivas (ZEE), como los Estados Unidos o Australia, ya que tener más espacio oceánico para mover las granjas podría aliviar en gran parte las mentadas  amenazas. Según  Froehlich, existen informes de que los productores de salmón en Australia reubican sus corrales por cuanto las aguas se están calentando demasiado. Del mismo modo, los productores de ostras de los Estados Unidos se encuentran alejando sus criaderos de las aguas acidificadas del noroeste del Pacífico.

“Aquatic farmers are on the frontlines of climate change. Some are already seeing the effects and know they need to be prepared for what’s to come. But that’s going to take planning by not only the farmers, but governments too,” emphasized Froehlich.

While countries with more winning patches may be able to pick up the slack where others fall short, local planning will be essential to support small-scale farmers, the current majority of producers, who lease ocean plots or specialize in a particular species, as it may be harder for them to move their farms or switch species.

According to Halpern, their results offer a blueprint for long-term planning for ocean farming.

“Governments provide permits and leases for growing different species, and setting those locations now with the future in mind will help avoid putting things in riskier places,” he said. “If you were a land farmer, would you want to buy property that will be plagued by drought in 15 years? I doubt it. The same thinking should be applied to ocean farming.”.

“Los agricultores acuáticos se encuentran ya en la línea del frente ante el cambio climático. Algunos padecen ya sus efectos y saben que necesitan estar preparados para lo que vendrá. Pero tal estrategia requeriría una planificación no solo de los agricultores, sino también de los gobiernos“, enfatizó Froehlich.

Si bien los países que atesoren más parches/hábitats/fragmentos favorables pueden ser capaces de recuperarse en otros lugares, la planificación local será esencial para apoyar a los pequeños agricultores. Para la mayoría de los productores actuales, que arriendan parcelas o se especializan en una especie en particular, será más difícil que los que disfruten de la posibilidad de mover sus granjas o cambiar de especie.

Según Halpern, sus resultados ofrecen un plan para la planificación a largo plazo para el cultivo oceánico.

Los gobiernos proporcionan permisos y arrendamientos para el crecimiento/cría de diferentes especies, y establecer esos lugares ahora, con la mente puesta en el futuro,  ayudará a evitará o reducirá los futuros  riesgosos”, dijo. “Si usted fuera un agricultor de tierras, ¿desearía comprar una propiedad que se verá afectada por sequías pertinaces  en 15 años? Lo dudo. El mismo pensamiento debería aplicarse a la agricultura oceánica”.

REFUTACIONES A LA NOTA DE PRENSA ANTERIOR.

Aquaculture

Aquaculture is fastest-growing area of food production in the world. Often suggested as the future of the fish industry, in its current state it is NOT a solution to overfishing.

While in certain places some forms of aquaculture can provide an important food source, they must be developed in a responsible way. The rapid growth of intensive aquaculture for species with high commercial value intended for export, such as salmon and shrimp, has already caused dreadful environmental damage and the displacement of many local farmers and fishers whose livelihoods have been destroyed.

Acuicultura

 La acuicultura es el área de producción de alimentos de más rápido crecimiento en el mundo. A menudo se ha sugerido que consistiría en la  futuro de la industria pesquera, pero en su estado actual NO es una solución para la sobrepesca.

 Si bien en ciertos lugares y algunas formas de acuicultura pueden proporcionar una fuente importante de alimento, deben desarrollarse siempre de manera responsable. El rápido crecimiento de la acuicultura intensiva para especies con alto valor comercial destinado a la exportación, como el salmón y el camarón, ya ha causado un daño ambiental terrible y el desplazamiento de muchos agricultores y pescadores locales cuyos medios de vida han sido destruidos.

Some of the main problems with aquaculture:
Ecosystem Destruction

Intensive fish farms release enormous quantities of organic waste (fecal material) and contaminated water into the natural environment around the farm sites. Every day, all the salmon farms in Scotland put together produce as much excrement as the 600,000 inhabitants of Edinburgh. As a result, the surrounding waters see accelerated, chaotic algae growth, which can prove deadly for certain marine animals and indirectly constitute a danger to humans, who end up eating contaminated shellfish. When an ecosystem has become too compromised, the farm is simply moved elsewhere.

Often coastal ecosystems are completely destroyed in order to make room for intensive aquaculture.

This is the case with the artificial ponds created to farm tropical shrimp. Mangroves are chopped down, leading to the disappearance of all the species that used to shelter among the trees, including fish of commercial value, oysters, birds, and more, and the removal of natural protection against storms and tsunamis. Fresh-water sources are drained to lower the salt level of the farms and coastal communities are forced to move to survive. It has been estimated that around 35% of mangrove forests have disappeared and that some countries have lost 80% of their mangroves. The human activities causing the destruction of this tropical vegetation are aquaculture (52%, of which 28% shrimp and 14% fish), deforestation (26%) and the diversion of fresh-water streams (11%).

 Destrucción del ecosistema

Las piscifactorías intensivas liberan enormes cantidades de desechos orgánicos (materia fecal) y agua contaminada en el los alrededores (entornos naturaes) de estas piscifactorías. Diariamente si se suman todas las granjas de salmón en Escocia producen una similar cantidad de excrementos que los  600,000 habitantes de Edimburgo. Como resultado, en las  aguas circundantes se observa un crecimiento acelerado y caótico de algas (floraciones algales), que puede resultar mortales para ciertos animales marinos e indirectamente constituir un peligro en materia de salud pública, por cuanto finalmente consumimos mariscos contaminados. Cuando la viabilidad de un ecosistema se ve seriamente, simplemente  la granja simplemente se traslada a otro lugar.

A menudo, los ecosistemas costeros se destruyen por completo con vistas a  dejar espacio a una acuicultura intensiva.

Este es el caso de los estanques artificiales construidos para cultivar camarones tropicales. Los manglares se talan, lo que lleva a la desaparición de todas las especies que solían refugiarse entre los árboles, incluidos peces de valor comercial, ostras, aves y más, así como la eliminación de la protección natural contra tormentas y tsunamis. Las fuentes de agua dulce se drenan para disminuir el nivel de sal de las granjas y las comunidades costeras se ven obligadas a moverse para sobrevivir. Se ha estimado que alrededor del 35% de los bosques de manglares han desaparecido y que algunos países han perdido el 80% de sus manglares. Las actividades humanas que causan la destrucción de esta vegetación tropical son la acuicultura (52%, 28% camarones y 14% peces), la deforestación (26%) y el desvío de corrientes de agua dulce (11%).

Página Web Aquaculture Problems with Condensed Space and Waste

Concentrated fish can mean concentrated waste. Combined with uneaten food pellets, fish waste can impact the local environment by polluting the water and smothering plants and animals on the seafloor. There are also concerns that diseases and parasites—common occurrences in crowded pens—are spread to wild fish

When Farmed Meets Wild

When net pens are located near the migration routes of wild fish populations, there is the potential for on-farm diseases to be transmitted to passing wild fish. Pesticides and antibiotics used to control diseases and parasites can also be discharged into the environment, impacting local species.

La concentración de peces en espacios reducidos tiene como resultado una idéntica concentración de residuos. Estos junto a los  gránulos de alimentos no consumidos y  los desechos del pescado, afectan all medio ambiente local, contaminando el agua, asfixiando de paso las plantas y animales en el fondo marino. También existe la preocupación de que las enfermedades y los parásitos, que son frecuentes en los corrales llenos, se transmiten a los peces silvestres.

Cuando los peces cultivados se reúnen con los salvajes

Cuando los corrales se encuentran cerca de las rutas de migración de las poblaciones de peces silvestres, existe la posibilidad de que las enfermedades de la granja se transmitan a los peces silvestres que por allí pasan. Los pesticidas y antibióticos utilizados para controlar enfermedades y parásitos también pueden ser descargados al medio ambiente, impactando a las especies locales.

Issue: Chemical Use

Many types of aquaculture require chemical treatments for a successful harvest. The amount of active chemicals released into the environment determines their effect on other organisms and human health. Frequent application can reduce treatment effectiveness and the emergence of antibiotic-resistant bacteria can affect our ability to treat human diseases.

Cuando los peces cultivados se reúnen con los salvajes

Cuando los corrales se encuentran cerca de las rutas de migración de las poblaciones de peces silvestres, existe la posibilidad de que las enfermedades de la granja se transmitan a los peces silvestres que por allí pasan. Los pesticidas y antibióticos utilizados para controlar enfermedades y parásitos también pueden ser descargados al medio ambiente, impactando a las especies locales.

Containing the Problem

Onshore, “closed” farms contain wastes and other byproducts, making them easier to treat. U.S. fish farmers are experimenting with recirculating systems, which filter wastewater to reduce their impact on the surrounding ecosystem. These farms can also be located away from sensitive habitats where fish feed and spawn.

Tilapia, catfish, cobia, Arctic char and trout are several examples of species raised in onshore systems throughout the U.S. All of these fish are delicious alternatives to some poor-performing, ocean-farmed species and are proof that most any fish can be farmed with little or no impact to sensitive marine habitats.

Problema: El uso de sustancias químicas

Muchos tipos de acuicultura requieren tratamientos químicos para una cosecha exitosa. La cantidad de sustancias químicas activas liberadas en el medio ambiente determina su efecto sobre otros organismos y la salud humana. La aplicación frecuente puede reducir la efectividad del tratamiento y la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos puede afectar nuestra capacidad para tratar enfermedades humanas.

Conteniendo el problema

Las granjas “cerradas” en tierra contienen desechos y otros subproductos, lo que hace que sean más fáciles de tratar. Los piscicultores de EE. UU. Están experimentando con sistemas de recirculación, que filtran las aguas residuales para reducir su impacto en el ecosistema circundante. Estas granjas también pueden ubicarse lejos de hábitats sensibles donde los peces se alimentan y desovan.

La tilapia, el pez gato, la cobia, el carbón ártico y la trucha son varios ejemplos de especies criadas en sistemas en terrestres (dulceacuícolas) a lo largo de los EE. UU. Todos estos peces son alternativas deliciosas a algunas especies de piscifactorías de bajo rendimiento, demostrando que la mayoría de las especies comestibles  pueden cultivarse con poco o ningún impacto en los hábitats marinos sensibles.

What You Can Do

Etiquetas: , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*