La biodiversidad del suelo y la agricultura ecológica reducen los riesgos causados por los patógenos en las granjas

escarabajo-pelotero-y-agricultura-ecologica

Escarabajos peloteros, setos y biodiversidad contra los patógenos de los cultivos. Fuente: Colaje Imágenes Google

Ya ni la ONU ni la FAO, ni la UE, dudan ya del daño causado por esa bomba de relojería que ha demostrado ser la agricultura industrialTras casi medio siglo de destrozos en la agricultura tradicional/campesina, repleta de hermosos paisajes con setos, arbolado y plantas silvestres, son ahora estos organismos internacionales los que demandan viajar al pasado y rescatar aquel bagaje de sabiduría, lamentándose por el grave error cometido, el cual ha dañado casi irreversiblemente toda la biosfera. Ya os hemos hablado de este tema en diversas ocasiones, almacenando los textos en nuestra categoría:  ‘Etnoedafología y Conocimiento Campesino’. No volveremos a repetirnos.

La nota de prensa que os mostramos hoy da cuenta de una investigación en la que se muestra como las especies salvajes o asilvestradas, reducen la carga de patógenos de las granjas, disminuyendo drásticamente el riesgo para la salud animal, vegetal y humana,  inherentes a las prácticas de la agricultura industrial y sus tóxicos arsenales de agroquímicos.  Más concretamente, el estudio constata el papel de las bacterias de los suelos y los escarabajos peloteros en la descontaminación del medio edáfico, de forma natural.   Y así, en el peor de los casos, los insumos de pesticidas y agroquímicos se reducirían drásticamente, ahorrando dinero al agricultor y mejorando de paso la salud humana y la calidad ambiental.

El problema estriba en que, las cosas de palacio van despacio, es decir que entre la aceptación de las evidencias y su reconocimiento formal por los organismos multinacionales nos eternizamos. Empero lo mismo ocurre entre las decisiones de los últimos y las legislaciones nacionales e internacionales en la materia. Lamentablemente toda esta interminable burocracia da lugar a que las buenas prácticas actualmente recomendadas choquen con las leyes vigentes. Como ya hemos comentado en multitud de ocasiones la bobalización reina entre nosotros.  Hemos traducido la nota de prensa al español-castellano y creo que sobran las palabras. Los listos de los científicos y tecnólogos destrozaron la cultura tradicional del agro llevada a cabo por los ignorantes campesinos. Y ahora resulta que aquellos eran los estúpidos y los últimos sabios.

Leer, disfrutar y ver que fácil resulta solucionar numerosos problemas ambientales sin “tocar los genes“ de los organismos vivos y envenenar el ambiente y nuestros humanos cuerpos con inmensas cantidades de pesticidas y fertilizantes. Observar como el simple comportamiento de los escarabajos peloteros, al enterrar sus excrementos en el suelo, realiza una tarea de saneamiento ambiental formidable.

Juan José Ibáñez

Continua……

Dung beetles and soil bacteria reduce risk of human pathogens

Food safety regulations increasingly pressure growers to remove hedgerows, ponds, and other natural habitats from farms to keep out pathogen-carrying wildlife and livestock. Yet, this could come at the cost of biodiversity, making the farmland less hospitable to pollinators and other beneficial insects or birds. New research published in the Journal of Applied Ecology encourages the presence of dung beetles and soil bacteria at farms as they naturally suppress E. coli and other harmful pathogens before spreading to humans.

IuSS lart 6th May 2018[From: ASA-CSSA-SSSA Science Policy Report, 2 April 2019]

Read more: https://www.sciencedaily.com/releases/2019/03/190319083915.htm

Date:March 19, 2019; Source:British Ecological Society

Summary: Food safety regulations increasingly pressure growers to remove hedgerows, ponds and other natural habitats from farms to keep out pathogen-carrying wildlife and livestock. Yet, this could come at the cost of biodiversity. New research encourages the presence of dung beetles and soil bacteria at farms as they naturally suppress E. coli and other harmful pathogens before spreading to humans.

Resumen: las regulaciones de seguridad alimentaria presionan cada vez más a los cultivadores para que eliminen setos, estanques y otros hábitats naturales de las granjas para evitar la propagación de animales silvestres y el ganado. Sin embargo, esto podría ir en contra de la biodiversidad. Una nueva investigación alienta la presencia de escarabajos y bacterias del suelo en las granjas, ya que naturalmente suprimen la E. coli y otros patógenos dañinos antes de propagarse a los humanos.

FULL STORY

Food safety regulations increasingly pressure growers to remove hedgerows, ponds and other natural habitats from farms to keep out pathogen-carrying wildlife and livestock. Yet, this could come at the cost of biodiversity.

New research published today in the Journal of Applied Ecology encourages the presence of dung beetles and soil bacteria at farms as they naturally suppress E. coli and other harmful pathogens before spreading to humans.

Wild and domesticated pig feces have been known to contaminate produce in the field, leading to foodborne illnesses. Wild, or feral, pigs especially pose a risk of moving around pathogens as farmers cannot control where or when these large animals might show up.

Matthew Jones, who led the research as part of his PhD project at Washington State University, said: “Farmers are more and more concerned with food safety. If someone gets sick from produce traced back to a particular farm it can be devastating for them.”

“As a result, many remove natural habitats from their farm fields to discourage visits by livestock or wildlife, making the farmland less hospitable to pollinators and other beneficial insects or birds,” he added.

Las regulaciones de seguridad alimentaria presionan cada vez más a los cultivadores para que eliminen setos, estanques y otros hábitats naturales de las granjas para evitar la propagación de animales silvestres y ganado. Sin embargo, esto podría venir a costa de la biodiversidad.

Una nueva investigación publicada hoy en el Journal of Applied Ecology fomenta la presencia de escarabajos y bacterias del suelo en las granjas, ya que naturalmente suprimen la E. coli y otros patógenos dañinos antes de propagarse a los humanos.

Se sabe que las heces de cerdos salvajes y domesticados contaminan los productos en el campo, lo que lleva a enfermedades transmitidas por los alimentos. Los cerdos de la granja y los salvajes, especialmente, representan un riesgo de moverse alrededor de patógenos, ya que los granjeros no pueden controlar dónde o cuándo podrían aparecer estos grandes animales.

Matthew Jones, quien dirigió la investigación como parte de su proyecto de doctorado en la Universidad Estatal de Washington, dijo: “Los agricultores están cada vez más preocupados por la seguridad de los alimentos. Si alguien se enferma a causa de un producto que se remonta a una granja en particular, puede ser devastador para ellos“. “

“Como resultado, muchos eliminan los hábitats naturales de sus campos de cultivo para desalentar las visitas del ganado o la vida silvestre, haciendo que las tierras de cultivo sean menos hospitalarias para los polinizadores y otros insectos o aves benéficas“, agregó.

Dung beetles bury feces below ground and make it difficult for pathogens to survive. To study how this may aid food safety, the entomologist drove a van full of pig faeces along the US West Coast to follow the planting of broccoli at 70 farm fields during the growing season. Broccoli, much like leafy greens, is susceptible to fecal contamination due to its proximity to the ground and the likelihood of humans consuming it without cooking.

The pig faeces were used to attract dung beetles and see how quickly they would clean up. The experiment was carried out at conventional and organic farms, and farms with or without livestock.

The organic farms seemed to attract a diverse range of dung beetle species that were most effective at keeping foodborne pathogens at bay. At conventional fields or those surrounded by pastureland, a less effective and accidentally introduced species (Onthophagus nuchicornis) outweighed the number of native dung beetles.

“We found that organic farms generally fostered dung beetle species that removed the feces more rapidly than was seen on conventional farms,” said Professor William Snyder of Washington State University.

Dung beetles likely kill harmful bacteria when they consume and bury the feces. Previous research also suggested that these beetles have antibiotic-like compounds on their body.

Los escarabajos peloteros entierran las heces debajo de la tierra y dificultan la supervivencia de los patógenos. Para estudiar cómo esto puede ayudar a la seguridad alimentaria, el entomólogo condujo una camioneta llena de heces de cerdos a lo largo de la costa oeste de los EE. UU. Para seguir la plantación de brócoli en 70 campos agrícolas durante la temporada de crecimiento. El brócoli, al igual que las hojas verdes, es susceptible a la contaminación fecal debido a su proximidad con el suelo y la probabilidad de que los humanos lo consuman sin cocinar.

Las heces de los cerdos se usaron para atraer escarabajos y ver qué tan rápido se limpiarían. El experimento se llevó a cabo en granjas convencionales y orgánicas, y en granjas con o sin ganado.

Las granjas orgánicas parecían atraer una amplia gama de especies de escarabajos que eran más efectivas para mantener a raya a los patógenos transmitidos por los alimentos. En los campos convencionales o en los que están rodeados de pastizales, una especie menos efectiva e introducida accidentalmente (Onthophagus nuchicornis) superó el número de escarabajos nativos.

Encontramos que las granjas orgánicas generalmente fomentaban especies de escarabajos que eliminaban las heces más rápidamente de lo que se veía en las granjas convencionales“, dijo el profesor William Snyder, de la Universidad Estatal de Washington.

Es probable que los escarabajos maten las bacterias dañinas cuando consumen y entierren las heces. Investigaciones anteriores también sugirieron que estos escarabajos tienen compuestos similares a los antibióticos en su cuerpo.

To validate these findings, the researchers exposed the three most common species found in the field survey to pig feces contaminated with E. coli. A 7-day laboratory experiment revealed that Onthophagus taurus and Onthophagus nuchicornis, both of which bury faeces as part of their breeding behaviour, reduced E. coli numbers by > 90% and < 50% respectively.

They also found that organic farming encouraged higher biodiversity among soil bacteria, which decreased the survival of pathogens.

“Bacteria are known to poison and otherwise fight among themselves and the same may be happening here,” said Snyder.

These results suggest dung beetles and soil bacteria may improve the natural suppression of human pathogens on farms, making a case for reduced insecticide use and the promotion of greater plant and insect diversity.

“Wildlife and livestock are often seen as something that endanger food safety, but our research shows that reducing on-farm biodiversity might be totally counterproductive,” Jones concluded.

“Nature has a ‘clean-up crew’ of dung beetles and bacteria that quickly remove feces and the pathogens within them, it appears. So, it might be better to encourage these beneficial insects and microbes.”

Para validar estos hallazgos, los investigadores expusieron las tres especies más comunes encontradas en el estudio de campo a heces de cerdo contaminadas con E. coli. Un experimento de laboratorio de 7 días reveló que Onthophagus taurus y Onthophagus nuchicornis, que entierran las heces como parte de su comportamiento reproductivo, redujeron los números de E. coli en> 90% y <50%, respectivamente.

También comprobaron que la agricultura orgánica fomentaba una mayor biodiversidad entre las bacterias del suelo, lo que disminuía la supervivencia de los patógenos.

“Se sabe que las bacterias se envenenan y, de lo contrario, luchan entre ellas y lo mismo puede estar sucediendo aquí”, dijo Snyder.

Estos resultados sugieren que los escarabajos del estiércol y las bacterias del suelo pueden mejorar la supresión natural de los patógenos humanos en las granjas, lo que justifica el uso reducido de insecticidas y la promoción de una mayor diversidad de plantas e insectos.

La vida silvestre y el ganado a menudo son oercibidas como amenazas que pone en peligro la inocuidad de los alimentos, pero nuestra investigación muestra que la reducción de la biodiversidad en las granjas podría ser totalmente contraproducente“, concluyó Jones.

“La naturaleza tiene su peropio ‘equipo de limpieza’ de escarabajos y bacterias que eliminan rápidamente las heces y los patógenos que contienen en su interior, parece. Por lo tanto, podría ser mejor alentar la presencia de estos insectos y microbios beneficiosos“.

 Story Source:Materials provided by British Ecological Society. Original written by Sabrina Weiss. Note: Content may be edited for style and length.

Journal Reference:Jones MS, Fu Z, Reganold JP, et al. Organic farming promotes biotic resistance to foodborne human pathogens. J Appl Ecol., 2019 DOI: 10.1111/1365-2664.13365

Etiquetas: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..